Ponte en contacto

Columnistas

Fernando Belaunzarán-Tambores de guerra

Publicado

en

Por Fernando Belaunzarán

Esto apenas comienza y ya llegaron a la barandilla. Ahí seguirán durante todo el proceso, pues las instituciones de procuración de justicia son parte fundamental de la estrategia de campaña del oficialismo. Desde el poder se busca imponer la narrativa que divide en dos campos el imaginario electoral, “transformación” vs. “corrupción”, y a la fiscalía le toca apuntalarla con sus actuaciones en contra de personas identificadas con la oposición.

Las formas importan menos que los votos. Por ello, el fiscal Alejandro Gertz Manero acudió a la mañanera un día después de presentar la solicitud de desafuero en la Cámara de Diputados contra el gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, aprovechando ese influyente foro del gobierno para difundir la visión de la parte acusadora sin reparar en el daño que con ello infringe a la autonomía de la fiscalía, la cual de por sí ya estaba en duda.

Es un juego de artificio porque para proceder penalmente contra el mandatario estatal se requiere no sólo el voto mayoritario en las cámaras federales, que lo tiene de sobra Morena y sus aliados, sino también del Congreso local, lo que no va a ocurrir porque ahí la correlación de fuerzas es muy distinta. El presidente Andrés Manuel López Obrador quiere un espectáculo electoral sin mártires y sin necesidad de tener que pagar la fianza como querían hacer con él en 2005.

Los populismos del siglo XXI ven los procesos electorales como una lucha entre adversarios irreconciliables, donde vencer significa no sólo gobernar, sino también convertir a la oposición en marginal e irrelevante; es la guerra por otros medios, pero con consecuencias similares. No en balde hablan de “revolución pacífica” y niegan toda legitimidad a quienes disienten.

Cuando el líder populista pelea por el poder exige y se beneficia de las garantías democráticas para que la contienda sea justa y equitativa, pero cuando lo consigue no duda en usar los recursos del Estado para ganar elecciones. Eso sucede aunque nunca acepte que juega con ventaja y la abrumadora propaganda se encargue de presentarlo como víctima de intereses poderosos que se confabulan.

Ese choque frontal entre lo que se dice y lo que se hace explica el Acuerdo por la Democracia, el cual recuerda los llamados Pactos de Civilidad que promovían en los comicios los gobernadores más incivilizados durante el periodo de Carlos Salinas.

Mientras operadores electorales reparten programas sociales de transferencias en efectivo a millones de ciudadanos, y hasta se les incluyó en el plan de vacunación, el Presidente que interviene cada mañana en el proceso electoral convoca a los demás gobernantes a comprometerse a no usar recursos públicos en las campañas. El chiste se cuenta solo.

Las instituciones tienen que alinearse a la narrativa oficial o pagar las consecuencias. La Auditoría Superior de la Federación (ASF) y su titular están hoy en el patíbulo de la Cámara de Diputados porque buscan sancionar a quienes elaboraron el informe de la cuenta pública de 2019, el cual dio a conocer irregularidades por más de 100 mil millones de pesos, al margen de la polémica por el costo de la cancelación del aeropuerto en Texcoco. El juicio sumario que les prepara la mayoría incondicional servirá para absolver al gobierno sin que éste tenga que rendir cuentas. Si el Presidente decretó el fin de la corrupción para diferenciarse de sus adversarios de cara a la elección, nada debe desmentirlo, ni siquiera la realidad.

No hay cabida más que para sus “otros datos”. Por eso arremetió contra medios y periodistas que dieron a conocer el informe de la Auditoría Superior de la Federación.

Toda la comunicación gubernamental fue centralizada para tener una sola y potente narrativa que incida en las elecciones de este año y pretende que ésa sea la visión que predomine, inhibiendo la crítica y descalificándola de entrada.

Lo que estamos viendo es tan sólo el entremés. Los meses que vienen serán judicialmente más intensos, pues el objetivo del oficialismo es que los ciudadanos no los castiguen por la falta de resultados, sino que culpen de los problemas a sus adversarios, usando facciosamente al Ministerio Público. Para ellos, el fin justifica los medios.

Publicada originalmente en Excélsior 02-03-21

Publicidad
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Columnistas

Ángel Álvaro Peña – Se fortalece el Poder Judicial

Publicado

en

Por

ALMA GRANDE

Por Ángel Álvaro Peña

En tiempos electorales cualquier decisión tiene significados políticos. Lo que es peor, se interpreta como un punto más o un punto menos para algún partido o funcionario público.

La simplificación de la vida política de México que han hecho algunos comentaristas intenta acercar la teoría política a jugadas de futbol, sin que se esfuercen por conocer lo que en realidad sucede y se responsabilicen de su trabajo.

El jueves 15 de abril, el Senado aprobó prolongar dos años más al actual presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar, de 2022 que termina su periodo, hasta el 2024; igual se recorre la permanencia de los siete consejeros de la Judicatura Federal.

En octubre de 2019 el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo: «la opinión que tengo del ministro Zaldívar es que es un hombre íntegro y que le tengo confianza, sí lo considero una gente honorable y de bien, me da confianza. Si no, no lo diría».

Esta reforma sólo tuvo 19 votos en contra, la mayoría de éstos pertenecientes a Movimiento Ciudadano, que parecieran no entender lo que se discutía; sin embargo, esta ley deberá tener también la mayoría en la Cámara de diputados, aunque de inmediato hay quien asegura que por existir una buena relación entre el presidente de la república y el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación puede haber concentración de poder.

La autonomía de poderes no implica que sean enemigos sus integrantes, aunque haya quienes sólo así podrán comprobar que hay poderes autónomos en el país, en realidad desde siempre el Poder Legislativo ha tenido en el partido en el poder su voto duro.

Algunas veces le llamaron mayoriteo, otras ordenanzas, otras, mayoría simple. Aquí lo que debe importar es que si la reforma judicial es utilizada para fortalecer esa parte de los poderes del país será bienvenida.

De aprobarse en la Cámara de diputados, se trata de una ley secundaria que coloca a los jueces en el banquillo de los acusados cuando se salgan de sus atribuciones, anteriormente eran juez y parte y tenían un poder con el que nadie podía luchar.

Ahora, será la Suprema Corte de Justicia de la Nación la que vigilará y sancionará a jueces que estén bajo sospecha o actúen de manera parcial. Es decir, contra los jueces que no son justos, que no son pocos.

La muy probable estancia de Arturo Zaldívar como presidente de la Suprema Corte dos años más de lo previsto, otorga continuidad a una serie de casos que ahora dentro de esta reforma deberán estar bajo la lupa, aunque algunos senadores del PRI hayan confesado que la aprobaron sin conocer su contenido o simplemente que se trata de una ley autoritaria muy cercana al Golpe de Estado, a pesar de sus dudas la mayoría que la aprobó fue aplastante, recordemos que son 128 senadores de los cuales sólo 19 estuvieron en contra.

Esta reforma podrá servir incluso para crear equilibrios entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo, que muchas veces parece uno la continuación del otro, ya que muchos diputados y senadores votan por consigna y no en conciencia, como debería de ser, porque no todos representan a la misma gente. Hay en la diversidad cultural, económica y social de México representantes en el legislativo que no pueden uniformar su criterio y menos aún su voto.

La reforma judicial llega en buen momento, sobre todo porque el tiempo electoral ha servido para que algunos jueces se hagan de la vista gorda y otros aprovechan la distracción para actuar como se les dé la gana, inventando delitos, imponiendo sentencias injustas y sanciones desproporcionadas.

Es tiempo también de que los jueces sean más celosos de su trabajo e impidan en lo particular y de manera pública que cualquiera quiera hacer su trabajo, porque últimamente ha sido muy fácil juzgar a la ligera y afirmar cosas que nunca existieron, inculpar de delitos que nunca se cometieron, incluso asegurar conductas que no son propias de quienes dicen acusar.

Es el Poder Judicial el que debía haberse transformado desde hace muchos años, donde la corrupción pareciera estar más arraigada y son tiempos de limpieza, y no porque haya un régimen diferente, sino porque el país ya no resiste más corrupción. Ni la sociedad ni la economía de México pueden permitir más corrupción sin correr el riesgo de ir a la quiebra.

Es el poder Judicial el que deberá tomar más en serio su responsabilidad social para que haga historia en momentos que no le son fácil dar a conocer veredictos, ni fallos, ni sentencias.

La sapiencia de un hombre como Arturo Zaldívar en la Suprema Corte de Justicia de la Nación por dos años más seguramente fortalecerá la justicia y consolidará la legalidad. PEGA Y CORRE. – Los mítines políticos en campañas de proselitismo siguen convirtiéndose en un verdadero peligro para los asistentes y hasta para los propios candidatos. Hugo Rosales Badillo inició su campaña por el Partido Redes Sociales Progresistas en la ciudad de Durango, durante el evento estuvo presente el grupo «Los sembradores de Durango» y asistieron aproximadamente 3 mil personas, lo cual no era una fiesta, sino un suicidio colectivo… Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.

angelalvarop@hotmail.com

Esta es opinión personal del columnista

Continua Leyendo

Columnistas

José Ignacio Rasso-O se está con la democracia o se está a favor de la destrucción

Publicado

en

Por

Por José Ignacio Rasso

En junio del año pasado el presidente hizo un llamado: “o se está con la transformación o en contra de la transformación». En su momento critiqué la declaración porque somos una gama de cientos de colores distintos, mentes, lenguas y formas de entender la vida.

Nos obligaba a tomar partido, a dibujar a México en blanco o negro. Criticarlo significaba ser inmediatamente un adversario, un neoliberal más que apoyaba ciegamente a los gobiernos anteriores. No existía lugar para debatir y llegar a consensos. Todo o nada.

Diez meses después me como mis palabras. Si es tiempo de definirse: O se está con la democracia o se está a favor de la destrucción.

Porque la democracia está en peligro cuando frente a un féretro Félix Salgado Macedonio dice, como señala Héctor de Mauleón, al puro estilo de narco manta colgada de un puente: “no le rasquen los huevos al toro, porque nos van a encontrar” “Cabroncito”. En el mismo lugar, el presidente de Morena Mario Delgado lo apoya. Y al día siguiente el presidente de la república embiste contra Lorenzo Córdova y el INE. ¿Así o más claro?

Quisiéramos votar con más argumentos que sólo estar en contra de Morena. Quisiera no tener que votar por los partidos que han fallado. Quisiera que entendiera cada uno de los candidatos de la oposición que mi voto no será a favor de ellos, no será porque bailan bien ni porque aparecen en los mercados pidiendo un kilo de tortilla. No será porque recorren el país incitando memes. No será por su “ingenio” en las campañas. No será porque olvido sus malos gobiernos. No será por su trayectoria en el deporte ni por su corona de belleza. Mi voto será en contra de todos pero a favor de la democracia.

Porque si intelectualizamos de más nuestra decisión, si romantizamos en la creencia de que los partidos de oposición y sus candidatos nos entregarán canastas envueltas de propuestas y plataformas ideológicas, corremos el riesgo de enterrar la incipiente democracia mexicana.

Este también es un llamado en defensa de Morena y López Obrador, porque si debilitamos a las instituciones, si desaparecemos el INE y dejamos a la democracia en manos del pueblo bueno, en manos del voto a mano alzada, de las encuestas telefónicas y al juicio de quien gobierne en su momento. No sería de sorprender, que a alguien se le ocurriera enjuiciarlo por el exceso de 190mil muertos que pudieron evitarse durante la pandemia, esto según el estudio elaborado por un grupo de especialistas a petición del panel independiente de la Organización Mundial de la Salud.

Y es que no podemos garantizar que en unos años más no se intenten revanchas políticas, pero si podemos fortalecer la democracia y a sus instituciones para que esto no suceda. Podemos equilibrar el Congreso para generar contrapesos y darle voz a las millones de voces que no estarían representadas. Eso también está en juego. 

Si es momento de definirse. Porque pareciera que defender la democracia es estar a favor de los corruptos y en contra del gobierno. No lo es así. Es estar a favor de México.

@JoseiRasso

Esta es opinión personal del columnista

Continua Leyendo

Columnistas

Héctor Parra Rodríguez – ¡Los 190 mil muertos de AMLO por el mal manejo de la pandemia!

Publicado

en

Por

TRAS LA VERDAD 

¡Los 190 mil muertos de AMLO por el mal manejo de la pandemia! 

PIERDEN LA ENCUESTA TELEFÓNICA LOS CANDIDATOS DE AMLO 

Por Héctor Parra Rodríguez 

A principios de esta semana se difundió el estudio profesional y científico encargado a la Organización Mundial de la Salud sobre el manejo de la pandemia a cargo del gobierno de AMLO. En resultado es terrorífico ¡190 mil muertes en México se pudieron evitar! 

Claro que el presidente López Obrador no se inmutó. Prefiere seguir en campaña y pelearse con todos para cubrir sus aberraciones, mientras miles de mexicanos siguen muriendo a causa de la pandemia del Covid-19. En tanto las autoridades de salud en México, voltean hacia otro lado para evadir la responsabilidad que les corresponde. 

El estudio arrojó una serie de deficiencias del gobierno de AMLO, caracterizadas como pésimas o malas políticas para atender la crisis, antes y ahora. Los investigadores dijeron: “Los datos muestran que México fracasó en su respuesta a la pandemia en relación con países comparables. El país tiene una de las tasas más altas de casos y muertes por Covid-19 a pesar de ocupar los últimos lugares en aplicación de pruebas. Esta escasez de pruebas implica que el subdiagnóstico y el subregistro de las muertes por COVID-19 es muy sustancial”. López Obrador está mal. 

El mismo estudio también reveló que: “un número excepcionalmente elevado de infecciones no se detecta (aproximadamente una de cada 30); que, aunque la alta prevalencia de enfermedades crónica contribuye en las elevadas tasas de mortalidad, incluso en población no anciana, al señalar que el 50.6% de las muertes se han producido entre la población de menos de 65 años. Ello en comparación con el 18.7% de Estados Unidos, que existe una proporción de muertes extra-hospitales alta, estimado en 58%, según datos del Inegi”. 

Habría que traer a colación lo dado a conocer por el Inegi, otro organismo que quiere desaparecer el presidente, para que oculte las tragedias de su gobierno. El Instituto informó que en México hubo un 45 por ciento más muertes por Cpivid-19 en relación con la cifra de la pandemia de hace 7 meses. Terrible realidad que oculta o bien ignora el gobierno federal. Seguramente ellos tienen otros datos. 

Del estudio plasmado en el documento elaborado por los investigadores del Instituto de Ciencias de la Salud Global, de la Universidad de California, San Francisco, se constata que las consecuencias derivadas de la pésima atención a la pandemia han sido devastadoras. Incluso comentan (ojo) que es “necesario instituir algún nivel de responsabilidad política por un liderazgo y desempeño deficientes”. Solo baste recordar el desprecio con que trató AMLO el inicio de la pandemia ¡Esa actitud fue criminal! 

Comentan que: “No es una coincidencia que los países con el peor desempeño en su respuesta a la pandemia de Covid-19 tengan líderes populistas. Tienen rasgos en común, como minimizar la gravedad de la afección, desalentar el uso de mascarillas, priorizar la economía sobre salvar vidas y negarse a unir fuerzas con oponentes políticos para desplegar una respuesta coherente”. Así lo escribió el propio director del Instituto, Jaime Sepúlveda. Culpabilidad directa del presidente Andrés López y su nefasto operador Hugo López-Gatell. 

Quienes participaron en la investigación también advierten que no es la primera vez que se criticó y cuestionó el pésimo manejo de la pandemia. Incluso se han sugerido cambios en el control como en la comunicación sobre los efectos de la pandemia. Todo lo han ignorado. 

No son de contenido político los resultados del estudio, son de carácter científico. Entre quienes participaron (entre otros) se encuentran Eduardo González-Pier, del Wilson Center, Carlos del Río, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Emory, así como Enrique Cárdenas, presidente comité ejecutivo de Signos Vitales. AMLO ignoró el resultado, calló como “momia”. 

A mayor abundamiento, tuvieron el apoyo y respaldo de más expertos como fue el caso del ingeniero químico Alejandro Cano, del economista Luis de la Calle, así como del exsecretario de Salud Julio Frenk, México Evalúa. Y aún hay más. La presidenta de El Colegio de México, Silvia Giorguli, el académico del Tecnológico de Monterrey, Carlos Elizondo, así como el director del Instituto de Nutrición, David Kershenobich ¿Y la momia de AMLO? Callado en relación con el estudio. 

A López le resulta más lucrativo políticamente estar fastidiando al INE y a los consejeros o presionando a los magistrados del TEPJF para que realicen, fuera del marco legal, una encuesta telefónica para verificar qué es lo que quiere el pueblo, asienta: que el pueblo decida si participan Morón y Macedonio, no los consejeros. 

A este respecto, Carlos Campos Riojas, dueño de la empresa encuestadora “Massive Caller”, llevó a cabo esa encuesta telefónica en los Estados de Michoacán y Guerrero, al igual que en toda la República Mexicana ¡Sorpresa! ¡Pierden los candidatos de AMLO la encuesta! Casi el 60 porciento de los guerrerenses no quieren que Felix Salgado Macedonio, sea candidato. Por lo que ve a los michoacanos, cerca del 70 porciento no quieren a Raúl Morón Orozco como candidato ¡Morena perdió la encuesta! Y la encuesta a nivel nacional, dijo Carlos Campos, el 79 porciento de los mexicanos exigen el respeto a las normas: que no sean contiendan los candidatos de AMLO ¡Servido señor López Obrador! Encuesta de este día. 

Siguiendo con el tenebroso tema de los 190 mil muertos de AMLO, en tibia y casi “tartamudeante” respuesta, Hugo López-Gatell, dijo que a partir de las reflexiones (así las calificó) que arrojó el estudio se podía hacer un “alto en el camino” y revisar lo que se deba mejorar. Pero el señor reculó. Posteriormente señaló que ya se estaban tomando en cuenta las consideraciones y que darían respuesta a los puntos señalados. Para ellos es asunto intrascendente las muertes de esos 190 mil mexicanos. 

AMLO privilegió la politización del manejo de la pandemia, eso es indudable. El estudio planteó que hubo fallas en el proceso de toma de decisiones y el modelo para la gestión de la emergencia, como la “excesiva concentración de autoridad” para tomar decisiones en una sola unidad de gobierno dentro del Poder Ejecutivo; la marginación de los órganos colegiados, como el Consejo de Salubridad General, responsable de la política sanitaria; la falta de supervisión independiente y consulta de expertos, y de mecanismos efectivos para la revisión constante de la evidencia científica, ante los altos niveles de incertidumbre, así como la “politización de aspectos técnicos”. “Las autoridades no evaluaron adecuadamente el grado de riesgo emergente, minimizando la amenaza; los funcionarios responsables tomaron decisiones clave con base en suposiciones sobre el virus cuya certeza científica no se había establecido; la toma de decisiones técnicas se vio obstaculizada por injerencias políticas discrecionales; surgieron tendencias de pensamiento grupal entre los funcionarios de salud, quienes como parte del modelo de gestión adquirieron un interés personal en eludir la responsabilidad y tendieron a reincidir en sus errores, y la política de salud pública no incorporó evidencia científica relevante de manera oportuna, especialmente con respecto a medidas de control de infecciones” ¡Así o más clara la responsabilidad penal de AMLO y Hugo López! 

Resultado de la incompetencia del gobierno de AMLO: «México ha sido golpeado por una sola ola que ha fluctuado entre niveles muy altos y extremos de COVID-19 sin corregir las políticas para controlar la transmisión, siendo la undécima población más grande del mundo, es el tercer país con más muertes por Covid-19 reportadas a escala global y ocupa el cuarto lugar en exceso de mortalidad en una muestra mundial, con aproximadamente un 43% más de muertes en 2020 de lo que se hubiera esperado”. 

Como conclusión el estudio determinó: “Estimamos que si México hubiera tenido un desempeño promedio, se habrían evitado alrededor de 190 mil muertes por todas las causas en 2020” ¿Quedará impune la grave responsabilidad en que han incurrido Andrés Manuel López Obrador y Hugo López-Gatell? En algún momento tendrán que parar en la cárcel. 

Esta es opinión personal del columnista

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.