Ponte en contacto

Columnistas

Gilberto Haaz Diez – El Juego del americano

Publicado

en

ACERTIJOS

No es cuestión de ganar o perder, es cuestión de sobrevivir”, dijo Spassky de lo que significaba jugar con Bobby Fischer. Camelot.  

Mañana de lunes, de duro cierzo invernal. Pasó un domingo de un frio del carajo, en estas Altas Montañas donde el Cabildo de Orizaba decretó poner multa y detener a aquellos que no usen cubrebocas, como ya ocurre en un municipio llamado Ecatepec en el Edomex. Bien, porque si uno se cuida los otros tienen también que hacerlo. Es la mañana de un lunes, cuando escribo esto después de un domingo de camino al Súper Bowl, donde todo el día hubo que estar enclaustrados, pues había tres juegos. Debo decir que los tres los vi ahora por Televisa, porque me gustan sus narradores: Antonio de Valdés, Enrique Burak y, por supuesto, Pepe Segarra. Excelentes narradores, me recuerdan a aquel padre de la narración del futbol americano, cuando aún eran pocas las audiencias en ese deporte, Fernando Von Rossum, pionero en esas transmisiones cuando muchos de nosotros ignorábamos muchos asuntos. Yo Mero y algunos terrablanquenses lo aprendimos cuando el profesor Hugo Barragán Ortiz, maestro querido de nuestra secundaria, que descansa en paz, nos enseñó no solo el ajedrez sino también a jugar el americano en ‘tochito’, es decir no había que derribar a nadie, lo tocabas y estaba terminada la jugada. Buen domingo rumbo al 13 de febrero, donde los americanos consumen ese día 100 mil toneladas de aguacate de mi tío, el hass rico, solo para ver ese juego con unas chelas y los nachos y chilitos jalapeños, cuando el precio del anuncio de 20 segundos en TV llega a costar 6 millones de dólares.  

EL GOBER CON LA SHEINBAUM 

Sus opositores dicen que fue a que le dieran respiración de boca a boca. Pero sus allegados escribieron en redes sociales, que fue a consolidar esa amistad. La foto la tuiteo Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de CDMX, quien recibe al gobernador de Veracruz Cuitláhuac García en una foto donde algo ven en una computadora, con el texto: “Con mucho gusto recibo la visita de Cuitláhuac, nos une una lucha de ideales por un México con justicia. El anhelo de que, el que menos tiene tenga todos los derechos y pueda cumplir sus sueños”. Sus contrarios publicaron que iba a pedirle el apoyo presidencial, por los líos que trae en Veracruz. Sus incondicionales ya lo ven como secretario de Gobernación, con la presidenta Sheinbaum.   

LUIS ECHEVERRIA (100 AÑOS) 

Decía José López Portillo, que para ser viejo hay que ser muy valiente. Luis Echeverría cumple el 17 de enero 100 años. Y si vivo cien años, cien años pienso en ti, le podrían cantar. Quedó marcado por la historia como culpable del 2 de octubre de 1968 y el Halconazo, pero también debemos recordar lo que le aportó al país, entre otras cosas, Cancún, en el estado de Quintana Roo, que fue un visionario para descubrirlo, Cómo Cristóbal Colón, ese paraíso que hoy nos genera millones de dólares de turismo. Fue fundador de instituciones que permean al día de hoy como los Colegios de Ciencias y Humanidades (CCH), el Infonavit (Cuando creó el Infonavit le decían que estaba loco, pero fue el mayor logro para que trabajadores se hicieran de una casa en propiedad) la Profeco, el Colegio de México, la Cineteca, el Fondo de Cultura Económica, la UAM y el Conacyt, CIDE, el Polyforum Siqueiros, entre muchas. Hace unos días le escribieron en las redes que solo dos personas de su gabinete le sobreviven, uno es Porfirio Muñoz Ledo y el tal Ignacio Ovalle, ambos del gobierno de AMLO. Yo Mero lo recuerdo cuando llegó como presidente a Orizaba, unos días después de aquel temblor de 1973, pero esa historia la escribo en estos días. 

www.gilbertohaazdiez.com 

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Gilberto Haaz Diez – Salinas Pliego (ParteII)

Columnistas

Miguel Ángel Cristiani – Declaración patrimonial

Publicado

en

Por

v    Todos los funcionarios están obligados a entregarla

v    Nadie que está haciendo fortunas van a declarar

v    Los fraccionamientos de los nuevos ricos en Xalapa

Por Miguel Angel Cristiani Gonzalez

El próximo martes 31 de mayo vence el plazo de la Ley de Responsabilidades Administrativas marca para que los funcionarios públicos presenten su declaración de situación patrimonial y de intereses.

Por eso es que en las oficinas de la Contraloría General en la avenida Ignacio de la Llave 105 -allá por el deportivo Ferrocarrilero- se han formado largas filas para entregar físicamente en impresiones en papel las respectivas documentaciones. Hay que reconocer que a pesar que es nutrida la concurrencia de empleados de todas las dependencias, gracias a que se establecieron varias ventanillas para revisar los papeles y luego para el sello de recibido, no es tardado, como pudiera ser.

Aunque también hay que decir que no vimos a ningún funcionario de lo que se considera la Alta Burocracia, sino que la mayoría pertenecen a la Secretaría de Educación, son maestras y maestros que apenas tienen una plaza magisterial.

No vimos a nadie desde la mismísima oficina del Gobernador del Estado, del Secretario de Despacho y homólogos, Subsecretarios de Despacho y homólogos, Director General, Coordinador de Asesores y homólogos, Director de Área y homólogos, Subdirector; Asesor y homólogos, Jefe de Departamento; Consultor, Ejecutivo de Proyectos y homólogos, Jefe de Oficina; Supervisor y homólogos.

Al final de cuentas, se trata de un mero trámite burocráticos, para poder decir que se está cumpliendo con la Ley, pero seguramente que nadie de los que están haciendo fortunas millonarias va a declarar nada de eso.

Nada más hay que darse una vueltecita por el rumbo de los fraccionamientos alrededor de Monte Magno, donde hay no una ni dos cuadras, sino manzanas completas, con residencia que valen millones de pesos, que seguramente no aparecen en esas famosas declaraciones patrimoniales.

Si realmente se quiere detectar y castigar la corrupción, como debiera ser, pues nada más basta con checar la dirección del domicilio de la Alta Burocracia -la que pese a todo lo que se diga está creando nuevos ricos en Xalapa- para ir a valorar las residencias y quienes viven en ellas, con grandes lujos y autos y camionetas que pareciera están compitiendo para ver cual es la más cara.

Seguramente que ninguno de los maestros y maestras, que estuvieron acudiendo a la Contraloría General para presentar su declaración patrimonial, viven en la parte sur de la capital, donde se siguen construyendo residencias y fraccionamientos.

Que no se olvide que el día cinco de junio del año dos mil diecinueve, mediante la Gaceta Oficial del Estado de Veracruz, Tomo CXCIX, número extraordinario 224, se publicó el Plan Veracruzano de Desarrollo 2019-2024, donde se enuncia el Objetivo 1 del Programa especial B. Honestidad y Austeridad que establece: “Erradicar la corrupción en la Administración Pública Estatal a partir de la implementación coordinada de medidas para la transparencia y la rendición de cuentas”.

La otra declaración, aparte de la patrimonial, es la de intereses, pero lamentablemente no se establece nada sobre el nepotismo, que es una de las formas de corrupción que ha venido ha proliferar en distintas áreas de la administración estatal.

Ojalá que la Contraloría General del Estado, después del martes 31 de mayo en que vence el plazo, no nada más informe de cuantos miles de empleados cumplieron con su obligación de presentar su declaración patrimonial, sino que también se informe de los casos de corrupción que debieron ser detectados ya, a estas alturas del partido.

Contáctanos en nuestras redes sociales:

https://www.canva.com/design/DAEN5B9DWgs/ZCHd2Z8KueYjlg_d59Op3A/view

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Miguel Ángel Cristiani – Transparentar la información financiera

Continua Leyendo

Columnistas

José Sobrevilla – Adiós José “Pepe” Martínez (1)

Publicado

en

Por

Por José Sobrevilla

Este martes 24 de mayo, el periodismo perdió a uno de sus exponentes mexicanos más rudo, riguroso, y estricto en el ejercicio de la profesión periodística. En su mente se llevó infinidad de anécdotas, vivencias, acontecimientos en los que fue, testigo o bien participante, tanto con personajes de la política, los negocios y del propio gremio. Escribió las biografías ‘no autorizadas’ de Carlos Slim, (Retrato Inédito” /Océano/2010), y de la profesora más famosa de México (La maestra: Vida y hechos de Elba Esther Gordillo/Océano/2013), mismas que levantaron ámpula entre los personajes aludidos como en sus cercanos. Cada uno de sus libros abordaban información generalmente poco conocida, así como enfoques, relaciones, complicidades de sus vidas que no tenían como compromiso agradar o complacer a nadie: crudos y directos en las temáticas que abordaba.

Con él hubo un distanciamiento momentáneo por un comentario en FaceBook por alguna foto donde este reportero aparecía con Isabel Arvide, Lord Molécula, Sandy Aguilera, Marco Olvera, Hans Salazar y otros de los mañaneros estigmatizados o satanizados. Después, los proyectos nos juntaron nuevamente, mismos que habríamos de emprender con el también periodista Raúl Fraga, y que nos llevaron a algunas reuniones.

Cuando concedió ser entrevistado, −entrevista reporteada y publicada en este medio− sobre su nota difundida en el Semanario Proceso acerca del vencimiento de la concesión de Telmex (marzo de 2023, ya que vence en 2026) donde señalaba que tocaría al presidente López Obrador definir si se la ratificaba o se le retiraba, fue ampliamente explícito y colaborativo. Después, y a pregunta en la mañanera de algún colega, el comandante supremo de la Cuarta Transformación dijo que “no había razones para no ratificarle la concesión al magnate”. Después de ello continuamente platicábamos por teléfono acerca de los tópicos de sus columnas. De aquellas charlas, en su memoria, les relataré una muy extensa, que sostuve un septiembre de 2021 donde comentó a este reportero adelantos de lo que pensaba difundir.

Como todos sabemos, Pepe se dedicaba al análisis de la información y prácticamente, en los días de pandemia −y otros−, desde su casa le marcaba a sus contactos para sondear los temas y enriquecer sus columnas. “Yo tengo mi propia información. Voy haciendo mis archivos, investigo. Verifico mucho mi información, porque no soporto ser desmentido”.  

Platicó, por ejemplo, que a Guillermo Correa lo había conocido cuando a finales de los ochenta, Guillermo tenía la fuente agraria en Proceso “pero yo ya andaba desde mucho antes en Chiapas, desde el setenta y siete, documentando asuntos agrarios en la selva lacandona. Ahí me tocó, antes de Marcos, ver cómo se gestaba la guerrilla. Antes de que estallara el conflicto (enero/1994), Carlos Payán censuraba muchos de mis artículos que le enviaba desde allá. Hice muchas relaciones que después me sirvieron para abrir la red de corresponsales de El Financiero a mediados de los ochenta”.

Reveló que para verificar los mínimos datos hablaba a mucha gente en cualquier parte del país. “Ayer, al revisar mi archivo de La Jornada encontré una perla negra. ¡Qué maravilla! me dije, es para la columna de mañana, que será el cumpleaños de Carmen (Lira) y le voy a dar este regalito. ¡Fíjate lo que publicaré! “Designa López Obrador a Pablo Gómez como director de la Unidad de Inteligencia Financiera”… todos los medios (Reforma, El Universal… sacaron ¿Quién es Pablo Gómez, sus antecedentes en movimiento del 68?… No. Yo tengo un amigo que vivió con él en un departamento, Joel Ortega Juárez, a quien despidieron de Milenio por órdenes de Obrador, porque lo criticaba mucho. Yo lo publiqué en una columna… 

Pero voy a lo siguiente, dijo, en 1999 Pablo Gómez había impugnado a López Obrador porque, aseguraba, no debería ser candidato al gobierno de la Ciudad de México, porque no reunía los requisitos; sin embargo, Pablo también se había postulado como precandidato para el mismo cargo, compitiendo con Obrador dentro del PRD. Entonces, escribió un artículo donde cuestionaba la precandidatura de López Obrador y lo envió a La Jornada y Carmen Lira no se lo publica. Entonces, Pablo Gómez, quien había sido fundador y socio de este medio desde hacía 15 años, mandó otra carta exigiendo su publicación, y después, como no se lo publicaron renunció al periódico. 

Fue entonces que se peleó con López Obrador. Tuvieron una relación muy distante hasta que Gómez Álvarez ingresa a Morena en 2017 con el propósito de ser diputado federal o senador. Ahí más o menos limaron asperezas, porque AMLO no estaba seguro todavía de ganar la Presidencia. Entonces, no son amigos. Lo que voy a publicar es cómo censuraba Carmen Lira a Pablo; y ante su renuncia Carmen le contestó: ‘No te censuramos, el problema es que tu eres colaborador y aparte precandidato. No se vale que tú publiques un artículo… te vamos a publicar únicamente tres párrafos’ y fue lo que le publicaron.

Por esa misma fecha, y por la misma razón, la censura de Carmen Lira, renuncia también Héctor Aguilar Camín. Ella lamenta que ambos se vayan y le dice a Aguilar Camín, ‘tú has aportado mucho con tu calidad literaria, tus conocimientos; has enriquecido a La Jornada, por eso las puertas estarán siempre abiertas para ti’. Esto fue en 1999, pero se mantiene ese encono entre López Obrador y Pablo Gómez hasta ahora. En 1997 ganó una diputación federal a través de Morena, la quinta, y quería repetir en el 2018, pero pierde la elección frente a Gabriel Cuadri y se queda sin chamba.

Cuando hicieron renunciar a Santiago Nieto, lo de su boda, decía el periodista Pepe Martínez, que el presidente lo había anunciado como ‘eficiente’ e ‘incorruptible’… pero no. Quienes lo conocemos sabemos que es bien corrupto, ‘y tengo las pruebas’, decía convencido el periodista hoy finado. Por ejemplo, argumentaba, “Pablo Gómez hizo aparecer como ‘una equivocación’ su votó a favor de la ‘Ley Televisa’. La empresa había dado la orden de que no le quitaran una coma a su ley, en marzo 2006, y todos los partidos la aprobaron por unanimidad, incluso el PRD. Y Pablo votó a favor… pero corrupción no es que te den dinero, es que seas deshonesto, ética y moralmente. 

Pablo nunca permitió que se conociera su declaración patrimonial. “Yo tengo todas las copias de hace tres años cuando se la exigieron, en 2018, y él argumentaba ante la Cámara que no se debería dar a conocer añadiendo cuestiones legales: que es un asunto confidencial y de seguridad, que no es de interés público, etcétera. Toda su declaración patrimonial, trece hojas, están en blanco con argumentos legaloides. Pero al contrario, él publicó un artículo en 2016 con Aristegui donde exigía se diera a conocer la declaración patrimonial de Enrique Peña Nieto y los integrantes de su gabinete; y que debería incluir los bienes de su esposa y familiares hasta la cuarta generación… 

Como cuando hablaba con el inolvidable Huberto Batis Martínez, las conversaciones eran variadas e interminables (hasta que se agotara la batería). Aquella ocasión, el “tocayo”, Pepe Martínez tenía enormes ganas de charlar, y este reportero tenía todo el tiempo para escucharlo. 

Pablo −comentó− había sido el responsable de la comisión instructora, el verdugo, para joder en 2020, en un ánimo de venganza, contra los que fueron sus compañeros como Mauricio Toledo, ex diputado, ex delegado de Coyoacán al que desaforaron, igual que a un diputado de Puebla, este por acoso sexual contra un chamaco. 

“En un artículo, Joel Ortega Juárez, llegó a decir que el 10 de junio de 1971, “Pablo Gómez y yo, fuimos los que le calentamos la cabeza a los estudiantes para que se manifestaran y, a la mera hora, ‘no nos presentamos’. En parte ese hecho fue nuestra responsabilidad”. Cuando corrieron de La Jornada a Jaime Avilés de una manera vil, en su renuncia (2013), publicó un párrafo interesante “¿Qué Carmen Lira no se da cuenta de que ya terminó su ciclo, y que le está haciendo mucho daño al periódico?”. Esto porque se negaron a publicarle a Jaime varios textos sobre Felipe Calderón, donde él ya avizoraba las corruptelas de Emilio Lozoya y lo de la reforma energética, afirmaba el periodista: quien dijo haber conocido muy bien a Epigmenio Ibarra, a quien llevó a presentar su libro sobre Carlos Slim. “Ahí se me puso al pedo porque yo dije que había sido seducido por Slim”. 

– ¡No!, ¡cómo crees!, me dijo.

– Cómo de que no, si ahí están todos tus artículos publicados.  

Slim le había dado dinero, yo lo sabía, por eso se lo dije en su cara. Él siempre ha ido −y sigue yendo− a las fiestas del magnate, la boda de sus hijos, bautizo de los nietos de Slim, etcétera. Tanto Payán como Epigmenio recibían financiamiento de Inbursa para los proyectos que hacía para TV Azteca, para las telenovelas. 

A todos estos personajes “Yo los padecí cuando estuve en Unomásuno, siendo reportero” Comentaba Pepe Martínez que, en aquella ocasión, él tenía la fuente más importante de política que era cubrir, como fuente a la oposición; cubría Gobernación, Senado de la República y todos los partidos opositores: el PT, PAN, PRT, Partico Comunista, PST, los sinarquistas, la Federal de Seguridad, y durante años Musacchio, Teresa Gurza, Jaime Avilés, Carmen Lira, me acosaban en la redacción… todos los que eran de la onda comunista, células, me querían quitar la fuente. Carballo (Marco Aurelio Carballo), que fue quien me asignó la fuente, siempre me respaldó. 

Esa fuente, señala, sólo la podía cubrir una persona que no militara en ningún partido. “Guardo un artículo que Carballo escribió que le llamó ‘El elogio de Martínez’ donde me daba mis ‘cebollazos’ comentó el periodista a este reportero. Y, con la esperanza de publicar una segunda parte de este triste Adiós al querido Pepe Martínez, con el pésame para su hermana Nora, la Doctora, y a toda la familia, les dejo este extraordinario elogio.

TURBOCRÓNICAS

El elogio de Martínez

MARCO AURELIO CARBALLO

José Martínez llegaba a la redacción y sin rodeos se ponía a teclear lo anunciado en el “budget”, las entradas de cada nota informativa. Formaba parte del tercio de buenos trabajadores de la noticia. Los otros nadaban digamos de a perrito, para utilizar una figura húmeda este verano lluvioso. José Martínez era reportero del moderno tabloide de hace cinco sexenios. Uno de los diez que se disputaba la primera plana.

Los mediocres cuchicheaban en la redacción y quién sabe qué tanta envidia trasudaban en la cantina. Las habladurías se detenían en el escritorio del jefe de información. Ése era yo. Aquéllos juzgaban extraño que al cubrir una fuente hermética como Gobernación, Martínez lograra notas de primera plana. La dependencia sólo se abría en elecciones y el fin de año para entregar copias del informe presidencial. La hacían de emoción. Soltaban el mamotreto de madrugada, como si fuera la fotocopia de los rollos del Mar Muerto, o las profecías de Nostradamus. Para mantener en vela a los reporteros, les exhibían películas, acaso sin el tijereteo de la infame censura burocrática.

Cuando José Martínez empezó a decantarse por los reportajes publicados en forma de libros, le comenté aquellos rumores. Su respuesta me pareció exacta en su dimensión. Ni espionaje ni contraespionaje. Lograba notas de primera plana porque él sí reporteaba.

Varios de los colegas insidiosos se convirtieron en columnistas, una de las metas del reportero. Fieles al origen escriben nomás lo del boletín. Desayunan, comen o cenan con algún vocero que, a cambio del trago, conserva el anonimato. Sobre todo si son ataques al adversario.

José Martínez reportea para ir nutriendo carpetas abiertas en su computadora. Son los expedientes de grandes personajes. Cuando un libro está redondo lo publica y si un personaje pasa de ser uno de los más ricos del mundo al más rico, la sensibilidad reporteril lo hace actualizarlo.

Sin duda habrá muchos colegas que hablen del libro en cuanto al personaje con una fortuna de 50 y tantos miles de millones de dólares. Sobre el libro “Carlos Slim. Retrato inédito” (Océano) habrá textos treinta por ciento regulares y sólo diez buenos y uno o dos excelentes.

Este libro mismo es una muestra de que el oficio podría mejorar. En ninguna parte he leído un reportaje sobre los 50 mil presos liberados, gracias a la ayuda legal y económica del empresario Carlos Slim.

Felicidades JM.

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: José Sobrevilla – Agua del acuario veracruzano “No sabía a pito”

Continua Leyendo

Columnistas

Gilberto Haaz Diez – Una de trenes del pueblo

Publicado

en

Por

Tiene razón el presidente AMLO, hay que volver la vista atrás y regresar a la historia de los trenes. Los trenes le dieron a México, desde Porfirio Díaz hasta ahora, una dimensión gigante. No había nada que no se moviera por trenes, lo escribo Yo Mero que vengo de una tierra del tren, cuando todo se movía por el allí, carga y pasaje. Había una Casa Redonda y Talleres, era un punto neurálgico para el tren. Tanto que, cuando se vino la huelga de ferrocarriles, con Demetrio Vallejo y Valentín Campa, dos líderes honestos de aquel tiempo, a Tierra Blanca la tomó el Ejército Mexicano por orden del presidente Adolfo López Mateos y tomaron la estación de trenes y hasta la estación de Radio, donde mi padre era el gerente general. Yo recuerdo de chiquillo ver pasar a Vallejo y Campa por la calle principal, seguido de miles de trabajadores ferrocarrileros, en su apoyo. Pero el presidente se hartó y terminó por encarcelarlos. Y ahí los tuvo por años hasta que descabezó ese movimiento sindical y pusieron uno a modo, un tal Luis Gómez Z. dirigente complaciente. Recuerdo que en esa zona de trenes siempre había un Haaz, como el tío Paulino, jefe de estación, o el mismo abuelo, Enrique Haaz Martínez, en Xalapa, y el tío Raúl Haaz Petriz, por años al frente de la cooperativa, aquella que tenía los zapatos GBH y mi mismo padre, en el cine de la Sección 25 yendo a México en busca de las películas que allí se estrenaban, muchos parientes laborando. Debo ir al pueblo y buscar a un viejo de aquellos, de los que me puedan contar parte de la historia, porque el mismo cronista rielero, Fernando Pavón, me asegura que la Adelita era de Tierra Blanca, aquella famosa por el corrido villista y por esa foto señera donde está arriba de un tren al pie del estribo, aunque muchos la señalan de Ciudad Juárez, pero era nuestra Adelita. Y uno recuerda cuando el tren se detenía y las canasteras ofrecían los huevos duros, o las picadas o las tortas o lo que pudieran para matar el hambre, estampa muy mexicana, con el chal tapándose la cabeza por el sol o los niños, descalzos o en huaraches vendiendo también lo que pudieran. Orizaba también formó parte de esa historia y la familia Escandón (Antonio), los ricos de aquel México que ya se fue, fueron los promotores del ferrocarril. AMLO le echó sus porras a don Porfirio. 20 mil kilómetros de vías férreas en 20 años, casi nada. Aun en los años 70 la carga comercial se movía por el ferrocarril, pero nacieron los pulpos del transporte, los Hank y los Alcántara y comenzaron a bloquear al ferrocarril, comenzó a haber pillaje y así fueron acabando con los ferrocarriles. La carga de cualquier país, Estados Unidos y Europa, se mueve por ferrocarril, es por eso que en Estados Unidos no se ve tanto camión y mucho menos los de doble tráileres de remolques doble caja, que son un peligro para los automovilistas, con tanto accidente, porque esas cajas dobles no pueden frenar. Y en Europa, los trenes de Alta Velocidad, lo son todo, mueven pasaje a placer y con la modernidad pudiente. 

LOS TRENES DE AMLO  

El presidente Andrés Manuel López Obrador informó que buscará restablecer el sistema ferroviario de México, pues aseguró que es parte de la historia del país, desde que el ex

mandatario Benito Juárez lo inauguró en 1873. En La Mañanera desde Palacio Nacional, López Obrador recordó que durante el gobierno del ex presidente Sebastián Lerdo de Tejada se inició la construcción de las vías férreas y durante la administración de Porfirio Díaz se hicieron 20 mil kilómetros más.  “Lo que estoy procurando es restablecer el sistema de trenes de pasajeros en México, es parte de nuestra historia, desde que se inició el primer tramo de México a Veracruz con el presidente Juárez y lo inauguró en 1873. El presidente Lerdo de Tejada y él inaugura el ferrocarril y a partir de ahí se inicia la construcción de vías férreas, Porfirio Díaz hizo más de 20 mil kilómetros, nada más que estuvo 20 años, pero fue impresionante porque se comunicó todo el país con los ferrocarriles. El presidente destacó que considera «interesante» el que se vuelva a utilizar el tren como sistema de comunicación, que se mantiene en Europa y en otras partes del mundo. 

Pues ahí la tiene, que invite a Carlos Slim y le entregue las concesiones y el gordis billetudo nos ponga los trenes de pasaje, como los del AVE de España (Acrónimo de Alta Velocidad Española), y ya me imagino un tren rápido saliendo de Veracruz, tocando Córdoba y Orizaba y Puebla y llegando a Ciudad de México, como el que va de Madrid a Córdoba y Sevilla. Pura vida, diría Clavillazo. 

www.gilbertohaazdiez.com 

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Gilberto Haaz Diez – Kuri rompe el silencio

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.