Ponte en contacto

Columnistas

Gilberto Haaz Diez – La Candelaria

Publicado

en

columnista invitado

Desde hace más de un siglo, los habitantes de Tlacotalpan escoltan a su Patrona, la Virgen de la Candelaria, el 2 de febrero, lideradas por una capitana, una teniente y una coronela y 600 jinetes, en una ceremonia fastuosa y bella. Al frente de la procesión suele ir el Obispo de Veracruz y una banda de la Marina toca los temas. Cayendo la noche, los toritos salen a relucir, los de los bailadores y los de tomar, para agarrar por su cuenta las parrandas. Es una fiesta veracruzana extraordinaria. Llega mucha gente de fuera, si uno tiene suerte oirás a los mejores conjuntos jarochos, como Mono Blanco, Los Vegas y Cojolitos. Hay zapateados en los tablados y la música jarocha ennoblece a ese pueblo Patrimonio de la Humanidad, nombrado por la UNESCO.

“En Tlacotalpan todo se cura, todo se olvida, se cura el alma que es incurable, cuando está herida”. Este fragmento es de la autoría de Julio Sesto, español, creador de aquella poesía cumbre, Las abandonadas: “Cómo me dan pena las abandonadas, que amaron creyendo ser también amadas, iban por la vida llorando un cariño, recordando un hombre y arrastrando un niño”. En esa zona donde el escritor Roberto Blanco Moheno magnificó la mejor novela costumbrista y pueblerina que se ha escrito: Un son que canta en el rio: “¡Bogando, con una Chingada! Llegábamos a la Trocha. El Julián, el Arturo, y el José María flojeaban con los remos, mientras el Enrique apenas si apretaba el canalete. Yo iba, acurrucado a proa, escogiendo los mejores pescados para la casa de gachupín. Y el tío Tamarindo, sentado en la popa, acababa de soltar la voz a través de la boca chimuela, amargada por años y años de chupar la fuma de tabaco traída de San Andrés: ¡Bogando, bogando, con una chingada ¡”. Llegan cientos, miles de todas partes del país a maravillarse de ese pueblo, cuyas casas de tejas y pintadas con colores muy mexicanos, asemejan cuadros de Orozco o de Diego Rivera, de aquellos nuestros grandes pintores, donde en sus corredores los viejos de la tribu y las señoras de edad en las mecedoras de madera ven pasar la tarde y contar sus cuitas, escenas muy de esa ciudad.

EL COMPAYITO (GRANDES RECUERDOS)

Hace años fui de corresponsal cuando las terribles inundaciones, el día que el agua llegó al pueblo y aquello parecía Venecia. Fui a su Fiesta. Visité la afamada Casa de Rafaela Murillo, como si fuera de Coco Chanel, se vende la mejor ropa bordada a mano. Dos mil y pico cada una, nada baratas, en casa antigua con tejados y mujeres de vestimenta típica. Reza un letrero que se hacen trajes de jarochas a la medida, que esos deben andar en los 8 mil pesos para arriba. Pero los valen. Ofertan tres mecedoras de madera, al pie. Recuerdo esa vez cuando comí con un par de amigos en la casa de Juan Carlos Molina Palacios, el famoso Compayito, muerto en condiciones terribles y a quien ni sus compañeros diputados ni la Fiscalía ni nadie, le han rendido justicia, encontrando a sus criminales. Juan Carlos Molina compró la casa en Tlacotalpan, con todo y mobiliario, cuadros y muebles, como dicen los pueblerinos: “compró potro en barriga de yegua”. Casa pegada al Rio Papaloapan, el de las Mariposas. Comimos muy rico en esa casa, unas veinte personas, y desde ahí vimos el Paseo a la Virgen. Molina era un buen anfitrión, porque en el otro lado se iban los picudos con los gobernadores, con el amigo de Germán Dehesa, el afamado escritor, Vitico Perea. Allí entraban solo los VIPS, llegaba el gobernador en turno y aquello era una romería. Si no estabas invitado, no eras nadie, como aquella fiesta del Blanco y Negro de Truman Capote, en el hotel Plaza de Nueva York, de la cual el narrador decía: “Si usted está viendo por televisión este evento, entonces no es nadie ni figura entre la lista de los 500 invitados de Truman Capote”. Así en Tlacotalpan en aquellos años.

COMO LLEGAR

Para llegar a Tlacotalpan se cruza Salinas (nada que ver con el expresidente), pueblo pegado a El Mosquitero, una aldea pueblerina donde los chamacos cambujos, tostados por el sol, con la panza descubierta y llena de lombrices piden que le compren los famosos platanitos fritos, caseros, hechos a mano, fritos con aceite casi de camión, la salsa aparte. En el cruce de un puente ya habilitado, que estuvo por años detenido, el que desvía hacia el verdadero viejo Paso del Toro, en las vías, lo bordeamos. En los puestos, guanábanas, piñas, papayas, tamarindo, plátano, yaca, algo que aseguran los vendedores es ‘como el Viagra veracruzano’, o alguna jalada. Las frutas de la tierra veracruzana, a la vista. Cerca de aquí existe una empacadora de frutas, de Herdez, venida a menos, la han cerrado por incosteable, en Los Robles. Como la leche que compraba Nestlé en toda la zona. Salinas es un pueblo que no obedece al nombre de Carlos, no se vayan con la finta. Es muy viejo, creo que lo bautizó Pedro de Alvarado cuando anduvo por estas tierras, en 1519, tierras que olían a Conquista. La carretera ahí va, mucho mejor que la de Capufe. En Salinas se venden los mejores tamales de elote. Ya rondamos por La Laguna, vemos la desviación de Tlalixcoyan. Ya huele a tamales de elote, aparece la geografía pueblerina, La Mixtequilla, El Corralito, el contraste entre la modernidad y lo clásico, un Oxxo pegado a la carretera. Uno de los miles que hay en el país, el conglomerado más grande de venta de frituras de chatarras. Una patrulla de la federal de caminos a las vivas, multan a un pobre chatarrero. Los campos sembrados de piña, a ambos lados de la carretera. Aquí llega uno a Loma Bonita, Oaxaca, la ciudad de las tres mentiras: ni está situada en una Loma, ni es Bonita, ni es Oaxaca, piensan y viven como veracruzanos. Como Santillana del mar, en la Cantabria española: ni es Santa, ni es llana y no tiene mar. Los sombreros de palma a 25 pesos. Los de tres pedradas, que usan los rancheros y lecheros de esta zona. Los del campo, pues. El presidente Echeverría, en su paroxismo de locura, creó un aeropuerto internacional en Loma Bonita, no pensaba mal el hombre, era para que desde allí se exportara la piña al mundo, lo que pasa es que en aquel tiempo los narcos se vieron más listos y la utilizaron para el trasiego de la droga. Hasta que un día llegó el Ejército y la selló. Hoy habrá algarabía en el pueblo, mucha gente, aunque las marchantas dicen que menos que el año pasado. Llegan de todo el país, el parque es una romería, conjuntos tocan música grupera. Los puesteros a las vivas. Vigente la casa de Rafaela Murillo, donde se venden las blusas bordadas a mano y los trajes de jarochas típicas, por encargo siempre. Tlacotalpan es Pueblo Mágico. Bello. Único. Y tiene un rio y una virgen.

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Gilberto Haaz Diez – Los minutos con Pepe Yunes

Columnistas

Omar Zúñiga – ¿Maximato en Derecho?

Publicado

en

DE PRIMERA MANO

*Goliza a Araceli Reyes

*Se esfuman sueños de reelección

Por Omar Zúñiga

El viernes pasado, 12 de abril, tuvo lugar una “Junta Académica Ordinaria” en la Facultad de Derecho.

Las cejas levantadas empezaron desde que en la convocatoria marcaban las 14:00 horas para el inicio de la sesión, pues regularmente (usos y costumbres) se convocaba a las 17:00 horas, pues de esta manera se garantizaba mayor participación, tanto de alumnos como de académicos, pues coincide con el término de la hora de la comida, ya no hay compromisos ni pretextos para ausentarse, por lo que los malpensados sugerían que esa hora garantizaba poca afluencia (antes de la comida), con lo que se prestaba a hacer algún movimiento ad hoc, no sé ad hoc para quién, pero ad hoc

La cosa es que la sesión arrancó  con media hora de retraso, a las dos y media de la tarde, sin embargo quien pensó que no habría quórum, le salió mal la jugada, al ser una de las más concurridas juntas, con la asistencia de 73 docentes y 40 alumnos, representantes de sección.

La siguiente ceja levantada fue en el pase de lista, cuando nombraron a tres profesores, uno que no está dando clase este semestre y dos profesoras que están de año sabático, una de ellas Bertha Alicia Ramírez Arce, quien dijo “presente” y casualmente, allegada (mucho) a la directora Araceli Reyes.

La extrañeza del respetable fue porque a otros académicos que han estado de año sabático, la directora no les ha permitido participar, con lo que se refuerza lo que los malpensados pensaban.

Una más de las cejas levantadas se dio en el punto VI de la convocatoria “Elección del (a) Coordinador (a) de Derecho Romano (…)”.

A manera de contexto, Bertha Alicia Ramírez Arce, fue coordinadora de dicho seminario durante 10 años, entre ellos el lapso de su cónyuge José Luis Cuevas como director, por 4 años.

Pues bien, ahora Araceli Reyes, la flamante directora, propuso que fuera Cuevas el coordinador del seminario, que fue aprobado, pero no por unanimidad, pues existe el recelo que Pepe Cuevas, previo a ser director de la Facultad, fue el coordinador de dicho seminario, que ciertamente fundó su madre, la maestra Gayoso.

La pregunta en radio-pasillo es por qué no se nombra a otra persona como coordinador del seminario de Derecho Romano, al haber muchísimos académicos capaces de llevar esta responsabilidad, y ya se habla de un maximato al interior de la escuela de leyes.

Por otra parte, el respetado José Lorenzo Álvarez Montero fue electo, también por mayoría, ya que hubo una abstención para proclamarse la unanimidad, como coordinador del seminario de Estudios Judiciales.

En la elección de “consejero maestro” del Consejo Técnico se registró una fórmula, la del exdirector Alberto Cruz Silva, como titular; y Laura Helena Álvarez, de suplente, misma que fue aprobada.

En el análisis del reglamento interno que rige desde 1980, (en el año 2019 se presentó un proyecto de reglamento interno), el acuerdo fue esperar la aprobación de la Ley Orgánica de la UV en el Congreso del Estado y de ahí partir para el análisis del documento de 2019, para lo cual se creó una comisión, integrada por docentes y alumnos, entre quienes se encuentra José Álvarez Hernández, estudiante de sexto semestre.

De esta manera y trasladándolo al lenguaje panbolero, el marcador fue abultado, dejando un solo tanto para Araceli Reyes (Derecho Romano), contra tres de José Lorenzo Álvarez Montero, que ganó de visitante, en la cancha de doña Ara.

Se posicionó como coordinador del Seminario de Estudios Judiciales; además de un integrante de la Comisión de Análisis de Reglamento Interno de la facultad y la suplencia del Consejero Maestro.

La ansiada reelección que pregona Araceli Reyes se ve cada más lejana, pues se pretendió dar un albazo y salió con cajas destempladas.

*****

Para documentar el optimismo…, la anarquía que priva en el Seminario de Derecho Romano, se debe a que no hay un documento de creación de dicho seminario.

No tiene reglamento o estatuto, “en virtud de que se rige bajo acuerdo de sus integrantes, con fundamento en el uso establecido desde su fundación”, es decir, se basa en usos y costumbres.

La estructura del mismo está basada en sus integrantes y el o la coordinador (a).

Y lo mejor de todo es que al no contar con un reglamento, tampoco se encuentra establecido un periodo específico para renovar la coordinación, es decir que la coordinación puede ser lo efímera o longeva que se desee, a gusto pues del director (a).

¡Qué barbaridad!

[email protected]

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Omar Zúñiga – Pepe suma, Rocío resta

Continua Leyendo

Columnistas

Ángel Álvaro Peña – Panistas agreden a la Marina

Publicado

en

ALMA GRANDE

Por Ángel Álvaro Peña

En su afán por darle solidez a lo insostenible, los partidos de oposición que sólo integran 43 de 128 senadores, asistieron pero no hicieron quórum. Es decir, sólo fueron a la sesión destinada a aprobar la facultad de Amnistía para la Presidencia de la República y limitar los efectos de la suspensión en el juicio de amparo.

En esta sesión estaba previsto entregar la “Medalla de Honor Armada de México” al Secretario Rafael Ojeda Durán.

La razón que esgrime la oposición, a través de las Senadoras del PAN, es que si se le otorga el derecho de amnistía al Presidente liberará a narcotraficantes, y así darle sustento a su campaña sucia de que se trata de un narcogobierno y que México es un narcoestado.

Pero los panistas se llevaron entre las patas a un acto que acompañaba al del Presidente que era la entrega de la medalla. Según las Senadoras esa ley de amnistía está hecha específicamente para que el Presidente pueda liberar criminales.

El pasado 15 de septiembre, el Presidente Andrés Manuel López Obrador envió a la Cámara de Diputados una iniciativa de Ley de Amnistía con la cual se busca poner en libertad a personas que estén presas de manera injusta o por delitos que no sean considerados graves.

Morena y sus aliados tienen la mayoría en la Cámara Alta, pero no la pudieron hacer valer debido a sus propias ausencias en el edificio de Reforma, de ser así le faltaron dos Senadores para realizar la sesión sin ningún contratiempo.

Por un lado, era la última oportunidad de darle validez a una acusación sin pruebas sobre la vinculación entre el gobierno y el narcotráfico y, además, tratar de convencer a la población de sus ocurrencias que han fundado sin sustento.

La oposición celebró con gran algarabía el bloqueo a la sesión como un triunfo político y criticó el contenido de las reformas que pretende aprobar la mayoría de Morena, señalando que afectan la división de poderes y contribuyen a la impunidad.

El coordinador de Morena, Ricardo Monreal, dijo que la mayoría ‘manda’ y que las iniciativas irán adelante este miércoles, cuando logren convocar a todos sus legisladores:

Somos mayoría y la mayoría manda, aquí y en cualquier democracia del mundo.

Por otra parte, el secretario de Marina estaba presente en la antesala de la sala de sesiones, y se quedó esperando que diera inicio la sesión donde sería galardonado en nombre de todos los marinos del país. La agresión de los panistas hacia los marinos del país no debe olvidarse, todo para dale veracidad a una mentira, porque nunca han encontrado una sola evidencia de sus acusaciones, ni en México ni en las corporaciones policiacas de otros países.

El panismo está desesperado ante el estancamiento de su candidata, en un proceso que no tiene futuro. Incluso, se pronostica que todos los candidatos plurinominales a las cámaras podrán obtener su curul por los bajos promedios de votación que se avecinan.

Así, la oposición tiene que echar mano de todo lo que esté a su alcance para hacerse notar, para decirle a los mexicanos que existen y que son competitivos. Los Senadores se ganan su salario en los debates y cuando no hay debate deberían renunciar a sus cargos, porque es lo único que deben hacer. Sabotear el proceso natural del Poder Legislativo por los propios legisladores, significa un agravio a la democracia, a los mexicanos y de paso a nuestras fuerzas armadas por el desaire en que incurrió una oposición cegada por la desesperación.

PEGA Y CORRE.- Los candidatos a la Presidencia de la República proponen cada uno un nuevo formato de debate para el 28 de abril. Nadie se pone de acuerdo y la condición de los debates es la sorpresa sobre su formato, que sirve para que los votantes observen cómo reaccionan los candidatos ante problemas inesperados. Pero quieren todo a su gusto… Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Ángel Álvaro Peña – México sin impuestos ni créditos

Continua Leyendo

Columnistas

Gilberto Haaz Diez – Los calores de abril

Publicado

en

columnista invitado

Comienza lunes de días de calor, parece canicular. Las campañas no aburren, los y las candidatas andan en xinga loca en busca de votos. Para la madre de todas las batallas, que será el 2 de junio, cuando tendremos nuevo gobernador o gobernadora en Veracruz. En Israel e Irán comenzó un tirito para medir fuerzas. Los drones comenzaron a llegar a Israel y los judíos los inutilizaron. En México, el indefendible Arturo Zaldívar está sintiendo lo que es amar a Dios en tierra ajena. Le echó tanta lumbre (merde, dirían los franceses) a sus antiguos compañeros magistrados, que se la tenían guardada. Hoy se la revivieron y solo Sheinbaum y AMLO lo han defendido, porque el hombre es indefendible.  

LA CINTA FRANKLIN

Mientras eso pasa, los fines de semana hay que utilizarlos para ver cine. Hay poco deporte y en lo que llega Champions, entonces el cine es el mejor y mayor escape de la vida, como los libros. Encontré una de primera. Se llama ‘Franklin’, producida y actuada por el gran Michael Douglas. Una parte de la vida de Benjamín Franklin quien, a sus 70 años, llega a Paris en compañía de un nieto para buscar el apoyo de esa monarquía, que todavía contaba con los reyes Luises. La serie nos muestra a Franklin como un animal político, quien con su fama, carisma e ingenio, juega el juego del poder entre espías británicos, informantes franceses y colegas hostiles para concretar la alianza franco-estadounidense de 1778 y el tratado de paz con Gran Bretaña de 1783, las bases para garantizar la victoria del general George Washington en la Revolución Americana. Si ustedes vieron alguna vez esa otra joya de serie llamada John Adams, la histórica vida de quien sería el segundo presidente americano, después de Washington, allí narran todas las odiseas de los líderes de las 13 colonias americanas, que lograron la independencia y parte de esa vida es del inventor Benjamín Franklin. Pero aquí Michael Douglas nos lleva a los intrincados caminos de casi rogarles a los franceses para que fueran al apoyo de los americanos, que buscaban esa independencia de los ingleses. Pasajes de cuando el nieto entabla una relación buena con quien sería un héroe de los dos países, de los americanos cuando se liberaron y de los franceses, el gran tocayo Gilbert Lafayette, marqués y político que, una mañana, agarró sus cachivaches, y se embarcó a ayudar al general Washington. La historia lo nombró uno de los próceres y héroes de los dos países. Hay calles y ciudades con su nombre, en el mismo París los almacenes más grandes llevan su nombre.

AQUÍ ESTAMOS LAFAYETTE

Y cuando lo vi en la cinta, me acordé de aquella señera columna de 2003 del gran escritor Carlos Fuentes, ‘A la gloria de Francia’. Contó Fuentes que, cuando los franceses eran hostigados y a punto de perder todo en la primera gran Guerra, “El general John Pershing, comandante de la Fuerza Expedicionaria Norteamericana en la Primera Guerra Mundial, se apresuró a inclinarse ante la tumba del héroe francés de la Revolución Americana con las palabras: “Lafayette, estamos aquí”. Luego quizá lo hicieron cuando el París ocupado, que para eso son los amigos, amor con amor se paga.

La cinta serie apenas va en el capítulo 3, pero es una gran joya histórica que relata los pormenores de aquel París, cuya sede de poder era Versalles, cuando Franklin fue a mendigar el apoyo, que un día llegó para liberarlos.   

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Gilberto Haaz Diez – Aquel París ocupado

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.