Ponte en contacto

Columnistas

Gilberto Haaz Diez – Las grandes librerías

Publicado

en

ACERTIJOS

*De Groucho Marx: “Fuera del perro, un libro es probablemente el mejor amigo del hombre, y dentro del perro probablemente está demasiado oscuro para leer”. Camelot.

Rememoraba el otro día en mi coco, las ocasiones que he visitado librerías en México y el mundo. En Ciudad de México he ido a algunas que son bellísimas, quitando las de Porrúa fui al Péndulo, bella y hermosa. Cuando caminaba por el mundo, ahora no he podido porque el Covid nos tiene apanicados y apretando aquellito, me acuerdo que un día buscaba un libro difícil de encontrar. Un amigo de Córdoba, viejo periodista ya fallecido me pidió, cuando pudiera, le comprara una copia de un libro muy difícil de encontrar, Los idus de marzo del gran Thornton Wilder. Me encontré en mi caminar una pequeña librería llamada El Aleph, en homenaje al gran Borges, en la madrileña calle Ferráz. Compré dos, uno le regalé y el otro lo guardo como un tesoro, y de vez en cuando lo releo. Es la historia del crimen de Julio Cesar, y quería comentar algo, pero quien mejor que García Márquez, para que él lo explique con su sabiduría:  

“He vuelto a leer esta semana Los idus de marzo, la hermosa novela de Thornton Wilder que leí por primera vez hace unos veinticinco años en una traducción apresurada, y que he releído muchas veces desde entonces con el primer placer. Cuando estaba escribiendo El otoño del patriarca, como era natural, la tuve siempre a la mano como una fuente deslumbrante de la grandeza y las miserias del poder. La he comprado muchas veces en distintos idiomas para compartir mi estremecimiento con amigos del mundo entero, y no recuerdo a ninguno que no hubiera sucumbido ante aquel manantial de belleza. Ahora la he vuelto a leer cuando menos lo pensaba, en un vuelo apacible de cuatro horas y en un ejemplar ajeno, y sólo ahora he descubierto cuánto ha tenido que ver con mi vida esa novela magistral. Mi preocupación por los misterios del poder tuvo origen en un episodio que presencié en Caracas por la época en que leí por primera vez Los idus de marzo, y ahora no sé a ciencia cierta cuál de las dos cosas ocurrió primero. Fue a principios de 1958. El general Marcos Pérez Jiménez, que había sido dictador de Venezuela durante diez años, se había fugado para Santo Domingo al amanecer. Sus ayudantes habían tenido que izarlo hasta el avión con una cuerda, pues nadie tuvo tiempo de colocar una escalera, y en las prisas de la huida olvidó su maletín de mano, en el cual llevaba su dinero de bolsillo: trece millones de dólares en efectivo. Pocas horas después, todos los periodistas extranjeros acreditados en Caracas esperábamos la constitución del nuevo Gobierno en uno de los salones suntuosos del palacio de Miraflores. De pronto, un oficial del Ejército en uniforme de campaña, cubriéndose la retirada con una ametralladora lista para disparar, abandonó la oficina de los conciliábulos y atravesó el salón suntuoso caminando hacia atrás. En la puerta del palacio encañonó un taxi, que le llevó al aeropuerto, y se fugó del país. Lo único que quedó de él fueron las huellas de barro fresco de sus botas en las alfombras perfectas del salón principal. Yo padecí una especie de deslumbramiento: de un modo confuso, como si una cápsula prohibida se hubiera reventado dentro de mi alma, comprendí que en aquel episodio estaba toda la esencia del poder. Unos quince años después, a partir de ese episodio y sin dejar de evocarlo, o sin dejar de evocarlo de un modo constante, escribí El otoño del patriarca. Mi primer texto para aprender a descifrar el misterio fue Los idus de marzo. Como lo saben quiénes la han leído, la novela es la reconstrucción literaria de los últimos años de la República Romana y de la propia vida de su dictador, Julio César.  

A fin de cuentas, Los idus de marzo es sólo una hipótesis sobre la personalidad de César. Pero es una hipótesis que tal vez supere la realidad. «Todos comprendemos muy bien al cocinero de César que se quitó la vida cuando se le incendió el fogón», cuenta un Cornelio Nepote invitado por Thornton Wilder. Dice que había invitados importantes cuando ocurrió el percance, y el mayordomo, asustado, obligó al cocinero a que se lo contara a César. Pero éste no se inmutó cuando lo supo, sino que le pidió de muy buen modo al cocinero que le llevara dátiles y ensalada para sustituir la cena perdida. Entonces el cocinero salió al jardín y se degolló con el cuchillo de las verduras. 

www.gilbertohaazdiez.com 

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Gilberto Haaz Diez – Ahí vienen los Rusos (nuevo embajador)

Columnistas

Héctor Parra – AMLO: Soez y corrupto

Publicado

en

Por

TRAS LA VERDAD

El presidente de la República llamó “cretinos, desinformados e hipócritas de doble moral” a quienes critican su estrategia de seguridad. 

Así descalifica y vitupera el presidente, quien siguiere se debe de hablar de “hermandar y fraternidad” en la Cumbre de las Américas. Esas es la verdadera personalidad de quien promueve la “fraternidad universal, el predicador de las mañaneras”. Soez y corrupto. 

En la conferencia de prensa que dio ayer viernes en su gira de campaña, por el “triángulo dorado”, formado entre los estados de Sinaloa, Durango y Chihuahua; también se molestó porque lleva ese nombre la zona conocida por la gran producción de estupefacientes en el área, habiendo propuesto que se le cambie de nombre y se le llame “triángulo de la hermandad”; tal y como lo hiciera con el grupo delincuencial conocido como CJNG, a quienes propuso cambiar de nombre, dado que desprestigiaban al Estado de Jalisco. 

Así es como AMLO lucha en contra de la delincuencia. No solo lidia por medio de abrazos, también con propuestas de cambio de nombres, “para que no desprestigien a los delincuentes”; delincuentes (seres humanos) que deben cuidar las autoridades castrenses, nada de “atacarlos” mucho menos “dispararles”, sin hostilidades. Para López Obrador, es mejor dejarlos libres para no lastimar la sensibilidad de los delincuentes. 

En la misma conferencia mediática, a pregunta de un reportero sobre el por qué dejó en libertad a Ovidio Guzmán, AMLO simplemente dijo que en una semana o en 15 días, a más tardar, informaría de las razones que tuvo para ordenar la libertad del presunto delincuente que había sido aprehendido por las Fuerzas Armadas, a virtud de una orden de aprehensión que existía (existe) en su contra; solicitada la detención judicial por las autoridades estadounidenses. Ese acto ordenado por el mismo presidente de la República fue un delito. 

¿Una semana o 15 días para informar lo sucedido el 17 de octubre de 2019? AMLO simplemente confesó desde entonces que “iban a morir 200 inocentes” ¡Falso! Fue un fracaso el operativo la detención de Ovidio Guzmán. Los delincuentes superaron en armas y estrategia a las Fuerzas Armadas, cuyo comandante en jefe es el mismo presidente de la República, sí Andrés López Obrador, el delincuente que ordenó la liberación de otro delincuente ¿Coincidencia o contubernio? La estratagema para liberar a Ovidio. 

Luego criticaría a sus críticos, esos que calificó de: “cretinos, desinformados e hipócritas a quienes critican su estrategia de seguridad”, de no haber criticado la lucha fallida que emprendió el presidente Felipe Calderón Hinojosa, en contra de la delincuencia. 

Claro, AMLO no mencionó, más bien se hizo tonto, dado que no justificó el por qué su estrategia de seguridad, basada en las causas y no en las consecuencias, ha superado en mucho la comisión de homicidios violentos por parte de la delincuencia organizada y desorganizada, violaciones,

desapariciones de personas, muertes de periodistas y luchadores sociales, etcétera. Cualquiera que haya sido la estrategia de lucha del gobierno de Calderón en contra de la delincuencia organizada, fue mucho más efectiva que la puesta en práctica por Andrés López Obrador; simple respuesta: hubo menos homicidios cometidos con armas de fuego y otros delitos. 

Otra de las estupideces de AMLO, quien justificó su estrategia y siguió criticando a Calderón; con senda torpeza arremetió en contra de su eterno enemigo: “Y nos meten en un problema grave, no pensó en que la paz es fruto de la justicia, no pensó en atender el problema con trabajo, producción, combatiendo la pobreza, atendiendo los jóvenes, no guerra”. Lo peor de sus mentiras, que los ingenuos, ignorantes y adoradores de la estupidez aún siguen creyendo en el soez y corrupto de López. 

Calderón Hinojosa jamás ordenó liberar a ningún criminal, a diferencia de AMLO, quien después de haber sido detenido un peligroso delincuente en cumplimiento de orden de aprehensión, confesó haber dado la orden de liberarlo. Eso jamás sucedió con Calderón. Con ese acto eminentemente de corrupción, el presidente de la República también se sumó a la comisión de actos delictivos para, supuestamente, combatir a la peligrosa delincuencia. 

La iracunda y soez manera de expresarse del presidente López, no corresponde a un mandatario. Tuvo que recordar una vez más su frustración al haber perdido la elección frente a Felipe Calderón, al mencionar: “¿Por qué se nos va a olvidar que Felipe Calderón se robó la Presidencia?” 

No cabe duda que AMLO tiene en funcionamiento el hígado como cerebro y el cerebro lo utiliza como la última parte de su función digestiva, vamos es materia escatológica ¡Inconcebible! 

Por Héctor Parra Rodríguez 

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Héctor Parra – AMLO por el boicot de la Cumbre de las Américas

Continua Leyendo

Columnistas

Gilberto Haaz Diez – Dante es un misterio

Publicado

en

Por

El exgobernador del cuatrienio, dueño de su partido, MC, es un misterio. No le atinan ni los suyos a vislumbrar qué camino quiere tomar en las contiendas electorales. Al parecer se niega a hacer alianza con la oposición y cree él mismo, que solito gana, como ha ganado en dos o tres estados con un par de gobernadores y un alcalde de nombre de prosapia, nuestro Kennedy mexicano, Luis Donaldo Colosio. Ante el agravio del Acuario, una de sus grandes obras, un amigo personal de él me dijo que aún no da color. Uno de ellos piensa que Dante debe venir con todo por Veracruz, si él no quiere ir al frente, reunirse con los que suenan, con los Yunes: hermanos y primo, es decir, Miguel Ángel y Fernando y Pepe, el primo de Perote, y con Juan Manuel Diez Francos de Orizaba, y alguno otro que se apunte, para formar la gran Alianza opositora y quitarle el poder de una vez por todas a Morena, eso me decía uno de MC, quitar a estos que han venido a mal gobernar Veracruz, seguía diciendo, con todo y que el preciso nos lo venda como Ruiz Cortines. Eso sí, seguía diciendo, lo primero que revertirá será el asunto del Acuario y luego les aplicará la ley para que, como en la Segunda Guerra Mundial cuando cayeron los Nazis, huyan por todo el mundo, so pena de pasar sus días en chirona. Eso dijo, a mí no me lo crean. 

MARILYN (Manuel Vicent. El País) 

Nora Barnacle, la mujer de James Joyce, nació en Galway, una ciudad asomada a los acantilados del oeste de Irlanda. En su casa convertida en un pequeño museo, entre otras tarjetas, folletos y carteles de recuerdo los visitantes pueden comprar una foto de Marilyn Monroe leyendo el Ulises, la más intrincada cumbre de la literatura universal. La foto está hecha en Long Island, Nueva York, en 1954. Marilyn aparece sentada en un tobogán de la playa, en un traje de baño explosivo, con los labios entreabiertos, embebida en la lectura, con la mirada de miope un poco perdida en la página. Tiene el pesado volumen de tapas duras apoyado en las rodillas, abierto por el último capítulo en el que Molly Bloom a altas horas de la madrugada, mientras espera a su marido en la cama, libera toda suerte de pensamientos obscenos en el famoso monólogo interior. Por la expresión de su rostro se nota que Marilyn ni entiende lo que lee ni le importa nada lo que le pasa a esa mujer. En el momento en que se hizo esta foto Marilyn estaba enamorada de Arthur Miller, con el que ya vivía una pasión clandestina. No creo que este dramaturgo la forzara a leer el Ulises de Joyce, una cima tan difícil de escalar, para medir el nivel de su inteligencia. Parece más bien que la propia Marilyn se hubiera impuesto el reto de llegar hasta el final del libro para demostrar que era capaz de realizar semejante hazaña, bien por amor o por hambre desordenada de cultura. El sacrificio de leer el Ulises de Joyce, sin importarle nada, sólo tenía sentido como inmolación ante aquel amante al que creía superior, pero Marilyn sabía de la vida más que Joyce, más que Molly Bloom y más que el propio Miller. Fue una niña abandonada por su madre, una adolescente violada, una chica de calendario para camioneros, que pasó de los brazos del bruto y celoso héroe nacional Joe di Maggio a los de Arthur Miller, un judío intelectual neoyorquino, convertida siempre en pieza de caza mayor, para acabar

zarandeada por dos ciervos de catorce puntas de la familia Kennedy hasta la muerte. En esta tarjeta postal Marilyn parece dispuesta a sorber todo el fluido interior de Molly Bloom que arrastra grumos lascivos de su subconsciente abierto a un sexo cenagoso. No obstante, a Marilyn se la ve pura, perdida, transparente, sometida a una prueba inútil: tener que leer el Ulises de Joyce para presentarse ante el amante intelectual con la lección aprendida, cuando ella se la sabía de memoria sin literatura simplemente por haberla vivido. 

www.gilbertohaazdiez.com

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Gilberto Haaz Diez – Una de trenes del pueblo

Continua Leyendo

Columnistas

Miguel Ángel Cristiani – Declaración patrimonial

Publicado

en

Por

v    Todos los funcionarios están obligados a entregarla

v    Nadie que está haciendo fortunas van a declarar

v    Los fraccionamientos de los nuevos ricos en Xalapa

Por Miguel Angel Cristiani Gonzalez

El próximo martes 31 de mayo vence el plazo de la Ley de Responsabilidades Administrativas marca para que los funcionarios públicos presenten su declaración de situación patrimonial y de intereses.

Por eso es que en las oficinas de la Contraloría General en la avenida Ignacio de la Llave 105 -allá por el deportivo Ferrocarrilero- se han formado largas filas para entregar físicamente en impresiones en papel las respectivas documentaciones. Hay que reconocer que a pesar que es nutrida la concurrencia de empleados de todas las dependencias, gracias a que se establecieron varias ventanillas para revisar los papeles y luego para el sello de recibido, no es tardado, como pudiera ser.

Aunque también hay que decir que no vimos a ningún funcionario de lo que se considera la Alta Burocracia, sino que la mayoría pertenecen a la Secretaría de Educación, son maestras y maestros que apenas tienen una plaza magisterial.

No vimos a nadie desde la mismísima oficina del Gobernador del Estado, del Secretario de Despacho y homólogos, Subsecretarios de Despacho y homólogos, Director General, Coordinador de Asesores y homólogos, Director de Área y homólogos, Subdirector; Asesor y homólogos, Jefe de Departamento; Consultor, Ejecutivo de Proyectos y homólogos, Jefe de Oficina; Supervisor y homólogos.

Al final de cuentas, se trata de un mero trámite burocráticos, para poder decir que se está cumpliendo con la Ley, pero seguramente que nadie de los que están haciendo fortunas millonarias va a declarar nada de eso.

Nada más hay que darse una vueltecita por el rumbo de los fraccionamientos alrededor de Monte Magno, donde hay no una ni dos cuadras, sino manzanas completas, con residencia que valen millones de pesos, que seguramente no aparecen en esas famosas declaraciones patrimoniales.

Si realmente se quiere detectar y castigar la corrupción, como debiera ser, pues nada más basta con checar la dirección del domicilio de la Alta Burocracia -la que pese a todo lo que se diga está creando nuevos ricos en Xalapa- para ir a valorar las residencias y quienes viven en ellas, con grandes lujos y autos y camionetas que pareciera están compitiendo para ver cual es la más cara.

Seguramente que ninguno de los maestros y maestras, que estuvieron acudiendo a la Contraloría General para presentar su declaración patrimonial, viven en la parte sur de la capital, donde se siguen construyendo residencias y fraccionamientos.

Que no se olvide que el día cinco de junio del año dos mil diecinueve, mediante la Gaceta Oficial del Estado de Veracruz, Tomo CXCIX, número extraordinario 224, se publicó el Plan Veracruzano de Desarrollo 2019-2024, donde se enuncia el Objetivo 1 del Programa especial B. Honestidad y Austeridad que establece: “Erradicar la corrupción en la Administración Pública Estatal a partir de la implementación coordinada de medidas para la transparencia y la rendición de cuentas”.

La otra declaración, aparte de la patrimonial, es la de intereses, pero lamentablemente no se establece nada sobre el nepotismo, que es una de las formas de corrupción que ha venido ha proliferar en distintas áreas de la administración estatal.

Ojalá que la Contraloría General del Estado, después del martes 31 de mayo en que vence el plazo, no nada más informe de cuantos miles de empleados cumplieron con su obligación de presentar su declaración patrimonial, sino que también se informe de los casos de corrupción que debieron ser detectados ya, a estas alturas del partido.

Contáctanos en nuestras redes sociales:

https://www.canva.com/design/DAEN5B9DWgs/ZCHd2Z8KueYjlg_d59Op3A/view

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Miguel Ángel Cristiani – Transparentar la información financiera

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.