Ponte en contacto

Columnistas

Gilberto Haaz Diez – Las icónicas discotecas (Baby O)

Publicado

en

ACERTIJOS

Ayer que tomé carretera rumbo a Córdoba y, para variar, la mugre autopista de Capufe ahora sufrió una cola de autos de 9 kilómetros, que hizo que los cobradores lo hicieran a mano, porque un rayo les hizo quedarse sin luz (estos de la 4T están bien salados, todo les pasa), pues allí me tenéis por la carretera federal, el antiguo camino de mulas rumbo a Cuautlapan, para llegar al destino. Las mentadas de madre se oían hasta en las mañaneras. Esa caseta de paga de Fortín es terrible, todo un dilema y preocupación, cuando no es Chana es Juana, pero siempre algo les ocurre. Mas salados que Saladino. Paréntesis (Saladino es una expresión cuenqueña, de mi pueblo, que se les atribuía a aquellos que estaban bien salados, porque Saladino, según la historia fue un sultán del mundo islámico. Cierro breviario cultural). Allí por la radio me fui enterando que la mítica discoteca Baby O, de Acapulco -donde Luis Miguel aprendió a chupar y muy seguro allí perdió su virginidad con una de sus rorras que lo asediaban-, fue quemada por la maluria. El dueño, Eduardo Cesarman, estaba en todos los noticieros, yo lo oí en radio con Pepe Cárdenas, que tiene millones de oyentes. Cesarman es un viejo conocido, empresario que alguna vez llegó a Veracruz en tiempos del gobernador Fidel Herrera Beltrán, y algo se asoció con Los Tiburones Rojos de futbol. Daba sus pormenores y todo indica que la delincuencia comenzó a aterrorizar, como tiene aterrorizado a Guerrero en esa política de vengan los abrazos y fúchila a los balazos. Y me fui a la historia de esa discoteca. Inaugurada en 1976, un año antes que la otra mítica discoteca, Studio 54 en Nueva York, donde las dos vivieron sus leyendas, una con otra. Por Baby O desfilaron todo el jet set, todos los grandes cantantes, desde Sinatra hasta el que se antoje, deportistas como Michael Jordan, vagos caza fortunas y socialites en ascendencia y decadencia, para todos había un espacio, solo era que te llevaras o te conociera un poco el cadenero y ya chingaste, vas pa adentro. Pero contó Pepe Cárdenas una anécdota, que un día después Luis Miguel llamó a Cesarman y le reclamó y le dijo que no habían dejado entrar a una personalidad. Sucede que la chica llegó toda hippie, la época era de Woodstock y su vestuario, desaliñada, mal arreglada, el cadenero le dijo ve y date un baño y cámbiate de ropa y te dejo entrar. Pues resultó que era nada más y nada menos que la futura Princesa de Mónaco, Estefanía, que así solía vestir. Al otro día una limusina del Baby O fue por ella al hotel y todo gratis, entrada y champaña, aunque no se hubiera bañado. Ojalá y la vuelvan a construir, porque Baby O era un referente de todo México, no solo de Acapulco. Pobre país. Adónde vamos a parar. 

ESTUDIO 54 (NUEVA YORK) 

La neoyorkina Studio 54 era otro rollo. Fue en su tiempo la mejor discoteca del mundo. Allí si llegaba puro picudo y uno que otro golfo que se colaba. Ha habido películas de esa historia, Salma Hayek interpreta una y ahora Halston, en Netflix, recorre esos caminos, donde Bianca y Mick Jagger eran los amos de ese universo de sexo y drogas. Allí, cuentan las historias, se hacia el amor a la vista de todos, sin importarles la facha. Dice un biógrafo de: “En la Gran Manzana estaban sucediendo muchas cosas que no podías creer. Fue realmente diferente. La caída de Roma, déjame decirte. Studio 54 fue un reflejo de todo eso”. Allí todo fue diversión hasta que un día el FBI, vía los impuestos, les cayeron como los sheriffes, al estilo americano. Aquellas orgias eran de ensueño. Voy a las hemerotecas: “Bianca Jagger entrando en el club montada a caballo, Truman Capote bailando en zapatillas de estar por casa, Michael Jackson con afro monumental y acné juvenil paseándose por la pista, Elizabeth Taylor bajándose de una limusina en la puerta, Elton John manoseándole los pechos a Divine y Andy Warhol haciéndose fotos a diestro y siniestro y una con John Lennon. Las legendarias noches del neoyorquino Studio 54 fueron el símbolo de una era y han pasado al imaginario colectivo como sinónimo de libertad, diversión, celebritis, droga y, por supuesto, música disco”. Había un antes y un después. Por allí desfilaban Liza Minnelli, Mick Jagger, Cher, David Geffen, Jack Nicholson y Michael Jackson, David Bowie, Yves Saint-Laurent, Debbie Harry, Warren Beatty, Carrie Fisher, Barbra Streissand, Joan Collins, Sidney Poitier, Salvador Dalí, Ringo Starr, Peter Frampton, Calvin Klein, Jackie Kennedy Onassis y así hasta el infinito. Todo era oropel, lujo y, por qué no decirlo, turbiedad, que también era parte fundamental del atractivo del Studio 54. Un mito que duró 33 meses y terminó con sus fundadores en la cárcel, porque el Tío Sam así es, no deja ir una. 

www.gilbertohaazdiez.com 

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Gilberto Haaz Diez – Al Rey Alfonso XIII

Columnistas

Miguel Ángel Cristiani – La graciosa huida de Salud

Publicado

en

Por

Finalmente renunció Roberto Ramos Alor a la secretaría

Luego que se encontraron 884 mil 822 medicamentos con caducidad

Entregó diversos contratos por 13 millones de pesos a una empresa

Por Miguel Angel Cristiani Gonzalez

Habría que poner en términos taurinos la renuncia del Secretario de Salud Roberto Ramos Alor, diciendo que no fue una “apasionada entrega” sino más bien una “graciosa huida.”

Lo cierto es que la renuncia, que aunque se dijo que él la presentó por iniciativa propia, no se sabe si la presentó después de que se la pidieron.

La salida de la importante Secretaría de Salud del Estado -tampoco se dijo si renuncia también al cargo de la Secretaría de Salud Federal- se da luego de la polémica que surgió cuando se reveló la existencia de 884 mil 822 medicamentos oncológico almacenados en bodegas de la capital del estado de Veracruz, que están próximos a caducar, aunque hay niños y niñas enfermos de cáncer que no tienen los medicamentos para su atención médica.

La renuncia de Ramos Alor se dio -igual que sucedió con la ex Secretaria de Turismo Xóchitl Arbesú Lago- luego de una reunión con el gobernador del Estado, Cuitláhuac García Jiménez.

Igual que ocurrió con Xóchitl Arbesú Lago, su salida del gabinete estatal fue anunciada por el gobernador en las redes sociales, igual que ahora con Ramos Alor simplemente se comentó que era por motivos de salud, sin dar mayores detalles de transparencia.

«El día de hoy he decidido aceptar la renuncia de nuestro querido amigo y correligionario Dr. Roberto Ramos Alor, a quien agradezco haberse entregado a los grandes principios humanistas del galeno, atender la salud y la vida de los demás, incluso a costa de la propia», informó.

«Por lo mismo he decidió nombrar como encargado de despacho de la Secretaría de Salud del Estado de Veracruz al Dr. Gerardo Díaz Morales».

Comentando con trabajadores del sector salud, nos informaron que el nuevo titular Díaz Morales es médico jubilado del IMSS, que fue director de Prestaciones Médicas. Habrá que darle el beneficio de la duda, para ver si ahora sí, se van a atender los problemas del sector salud.

Aunque hay escepticismo al respecto, ya que nos dicen los mismos trabajadores del sector que “todos los secretarios han sido ratas, pero éstos los superaron”.

En particular sobre Ramos Alor pesan señalamientos por asignar contratos mediante adjudicación directa, a una empresa a la que el Presidente Andrés Manuel López Obrador pidió investigar por presuntos actos de corrupción. A la empresa Sincronía Médica Aplicada S.A. de C.V. entregó diversos contratos por 13 millones de pesos.

El Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) emitió el 11 de mayo pasado un comunicado en el que notificó que, en el almacén central de abasto de Xalapa, capital del estado, se encontraron 884 mil 822 piezas de medicamentos con caducidad menor a nueve meses.

Al respecto, señaló que realizaría gestiones para revisar la caducidad de cada uno de los fármacos hallados para implementar ajustes para aprovecharlos, ya que son de alto costo.

Esto provocó reproches de distintos actores. La senadora Yunista, Indira Rosales San Román del PAN, solicitó a la Comisión Nacional de Derechos Humanos que por este caso, se inicie una queja de oficio.

Así las cosas, antes de que llegue una nueva recomendación de la CNDH -porque la local no figura para nada- se decidió que lo mejor era emprender la graciosa huida.

Luego del cambio del secretario de Salud, la pregunta que queda flotando en el aire, según Pancho López el filósofo ateniense xalapeño es ¿quién o quienes serán los siguientes funcionarios del gabinete que deberán de renunciar “por motivos de salud”?

Contáctanos en nuestras redes sociales:

https://www.canva.com/design/DAEN5B9DWgs/ZCHd2Z8KueYjlg_d59Op3A/view

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Miguel Ángel Cristiani – La transformación de Tuxpan

Continua Leyendo

Columnistas

Javier Roldán – Corrupción en Salud

Publicado

en

Por

La insoslayable brevedad  

Por Javier Roldán Dávila  

Por cierto, correligionario (bien escrito) implica compartir doctrina$  

Como es usual en México, el doctor Roberto Ramos Alor, renuncia a la Secretaría de Salud de Veracruz, como salvoconducto para librar cualquier responsabilidad sobre los presuntos actos de corrupción, que han sido denunciados por varios medios de comunicación. 

Justamente ayer, el diario NOTIVER cabeceó su edición con un lacónico ‘PFIZER GATE’, en la nota se precisa que viene una auditoría de la Federación por anomalías en el proceso de vacunación, no obstante, ya se habían documentado adjudicaciones amañadas en favor de empresas irregulares como el Corporativo Kosmos, ligado a los ‘Pandora Papers’. 

De que tamaño sería la repercusión del periodicazo en el centro nervioso de la 4T, que ayer mismo el excéntrico médico, presentó su dimisión a Cuitláhuac García que, para no variar, escribió un galimatías en su cuenta de Twitter: 

“El día de hoy he decidido aceptar la renuncia de nuestro querido amigo y correlegionario Dr. Roberto Ramos Alor, a quien agradezco haberse entregado a los grandes principios humanistas del galeno, atender la salud y la vida de los demás, incluso a costa de la propia”. 

Sobre esto último, habrá que preguntar a los padres de los niños con cáncer, si la demostrada falta de quimioterapias, se corresponde con la parte que asegura que Ramos honró el principio de “atender la salud y la vida de los demás, incluso a costa de la propia”. 

Más allá del disparate, lo destacable del caso es que, a tres años y medio de gobierno, al góber sabadaba ya no le funciona aquello de culpar a Duarte o Yunes y que, ante la presión de la Federación, tendrá que afrontar todas las tropelías que se han cometido en su periodo. 

Inevitable no caer en el lugar común, pero lo de la Secretaría de Salud, es la punta del iceberg, por lo tanto, más les vale a los hoy empoderados y envalentonados funcionarios, reflexionar sobre el futuro, porque como dijimos ayer, la ‘plenitud del pinche poder’ no es para siempre. Mientras tanto, los próximos carniceros, ya fueron a comprar la chaira. 

Posdata llena de curiosidad: lo de ‘correlegionario’ ¿no será un imperativo ¡córrele!?

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Javier Roldán – Se equivocaron de ‘presunto homicida’ 

Continua Leyendo

Columnistas

Héctor Parra – Desfachatez y mentiras oficiales

Publicado

en

Por

TRAS LA VERDAD 

En México, gracias al gobierno de la “transformación” (deformación y desinformación), vivimos tiempos de incertidumbre, desfachatez y mentiras oficiales y no pasa nada. 

En la semana que termina se vivieron dos sucesos lamentables emanados de los ministros de la SCJN y del presidente de la República, Andrés López Obrador. 

Unos dicen no, el otro dice sí; poniendo en ridículo la sentencia de la Corte, a punto de cometer el delito de desacato. 

Los ministros se fueron de bruces, pretendiendo interpretar los insanos deseos del presidente de la República, dado que ya lo habían hecho con anterioridad y ambas autoridades quedaron felices. Me refiero a las obras del AIFA, el presidente se negó a dar información de la misma y los ministros le concedieron la gracia de “decretar” la obra con la naturaleza de “seguridad nacional”. 

Presidente y ministros quedaron felices. Los mexicanos no pudieron obtener información ni con la orden del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI). 

Bajo este criterio las autoridades federales volvieron a negar toda la información relativa a la compra de las vacunas para combatir la pandemia ocasionada por el Covid-19. Dos impugnaciones tuvieron que llegar al Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Los solícitos y sumisos ministros volvieron a repetir la fórmula, negar toda información relacionada con los contratos y las vacunas por considerar que se trata de un tema de “seguridad nacional”. 

Así las cosas, el Pleno de la SCJN resolvió dos recursos de revisión en materia de “seguridad nacional” previstos en la Ley General de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales sobre los contratos para la adquisición de vacunas contra el virus del SARS-CoV-2 (RRSN 6/2021) y los comprobantes de pago respectivos (RRSN 3/2021). En el primero de ellos, dijeron los ministros, que la divulgación de las condiciones esenciales de la contratación puede poner en riesgo la “seguridad nacional”, al obstaculizar o bloquear acciones tendentes a prevenir o combatir pandemias en el país.  

Así que, los atentos ministros, debieron clasificar como reservada toda la información por un periodo de 5 años, sin que ello impida divulgar una versión pública en la que se puedan apreciar aquellos aspectos que no fueron materia de la reserva o constituyan información confidencial (datos personales y secreto comercial). Los obsequiosos ministros no tenían la menor idea de lo que les esperaba con la bipolaridad del presidente de la República.

Luego los ministros resolvieron el segundo recurso. Determinaron que los comprobantes de pago respectivos deben ser clasificados como información reservada por un periodo de 5 años, pues su divulgación puede poner en riesgo la “seguridad nacional” por la misma razón precisada en sus falaces argumentos. 

Así de simplona la desfachatez de los ministros. El recurso de revisión en materia de seguridad nacional previsto en la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública 6/2021, fue promovido por quien trabaja al lado de la oficina de AMLO, nada menos que el Consejero Jurídico del Ejecutivo Federal, en contra de la resolución dictada en el recurso de revisión RRA 1899/21, dictada por el Pleno del Instituto Nacional de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales de 19 de mayo de 2021. 

El Consejero se oponía a que se diera la información; en el segundo expediente fue lo mismo, otro recurso de revisión en materia de “seguridad nacional” previsto en la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública, expediente 3/2021, también promovido por el Consejero Jurídico del Ejecutivo Federal, en contra de la resolución dictada en el recurso de revisión administrativa 2391/21, dictada por el Pleno del Instituto Nacional de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales de 5 de mayo de 2021. 

Hasta aquí todo parecía miel sobre hojuelas, los ministros habían dado gusto al presidente de la República ¡Que nadie se entere de los contratos, de las cuantías y demás datos, relativos a las vacunas que han inoculado a la mayoría de los mexicanos! 

Pero ¡Oh! Craso error de los ministros. No le agradó al presidente. 

El presidente de la República, contrario a lo ordenado en otros casos, esta vez, en conferencia mañanera aceptó dar toda la información de los contratos. Las mentiras y la bipolaridad presidencial. 

Dijo el voluble presidente: “Sobre la resolución de la Corte, pues, aunque sea legal y nos piden a nosotros información, no la vamos a negar” ¡Ya la pidieron! 

¿Bien por el presidente? Pero, resulta que hay una sentencia de la SCJN y está a punto de incumplirla, lo cual significa incurrir en el delito de desacato. Más parece un juego perverso. 

Insistiría AMLO: “…todo, no tenemos nada que ocultar”; “aunque legalmente la Corte haya resuelto, nosotros no tenemos problema en dar a conocer la información, o sea, son vacunas que se compraron con farmacéuticas y se entrega todo”; “tenemos que hacer (pública) en nuestro informe a la Auditoría Superior de la Federación, sin problema, es una decisión de la Corte, pero vamos a respetar todo, no podemos decir no, pero entregamos todo, todo, todo, si es lo que estoy pidiendo, que haya transparencia completa”.

¿Quién entiende el trabalenguas y mentiras de López Obrador? Dice: “Es una decisión de la Corte, pero vamos a respetar todo” ¿Respetará la sentencia? Luego agregó: “pero entregaremos todo, todo, todo… que haya transparencia completa” ¿Qué va a respetar el presidente ¿La sentencia o dará la información a que está obligado? 

Conclusión. Si perversamente el pleno de la Suprema Corte reservó por cinco años los contratos y comprobantes de pago que realizó el gobierno federal para la compra de vacunas de Pfizer, AstraZeneca y Cansino contra COVID-19 ¿AMLO dará o no dará la información? 

Si da la información, incurre en el enésimo delito de desacato por violar la sentencia de la Corte. No importa que el INAI haya resuelto que debe dar la información ¡Los ministros dijeron que No! ¿Otro más de los engaños de AMLO? 

Los obsequiosos ministros tratando de cubrir la suciedad del presidente. Estaremos pendientes cualquiera que sea el resultado. 

Por Héctor Parra Rodríguez

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Héctor Parra – Claudia Sheinbaum en campaña en Dos Bocas turismo político

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.