Ponte en contacto

Columnistas

Javier Roldán – Adiós a los plurinominales

Publicado

en

La insoslayable brevedad 

Por Javier Roldán Dávila 

Mientras tanto ya se encomiendan a su santo patrono: ‘El Tlacuache’ Garizurieta 

Una iniciativa que hay que reconocer, es la pretensión del presidente López Obrador de disminuir el número de diputados plurinominales y, para el caso del Senado, tendrían que desaparecer, ya que, son representantes de las entidades ante el Pacto Federal, por lo tanto, con las dos senadurías por estado que, históricamente estuvieron estipuladas, basta y sobra. 

En lo que toca al asunto de la representación proporcional fue desvirtuado, la idea original planteada en la reforma electoral promovida por don Jesús Reyes Heroles, buscaba darle voz a minorías valiosas que no alcanzaban lugar, por el principio de mayoría relativa, en la Cámara de Diputados, el Partido Comunista fue una de las motivaciones. 

No obstante, se hicieron tergiversaciones a la ley y la partidocracia aprovechó para obtener ventajas en dos sentidos: repartir curules a los grupos que reclamaban posiciones y, la más importante, obtener una sobrerrepresentación para el control de las votaciones. 

Desde luego, la ambición por tener más ‘huesos’ para repartir, generó un costo adicional por los salarios de la aristocracia partidista y la burocracia que los acompaña, para hacerles más llevadero el ‘sufrido’ trabajo. 

Ignoramos que se proponga en cuanto a diputados, pero sí de doscientos baja a cincuenta, será más que suficiente para que toquen diez por circunscripción plurinominal y que, verdaderamente, se otorguen a las minorías, las fórmulas legales para la distribución se tienen que modificar. 

Veremos qué pasa, pero en esta, le asiste toda la razón al tabasqueño.

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Javier Roldán – ¡Eres grande Gatell!

Columnistas

EJERCICIOS DEMOCRATICOS PARTICIPATIVOS, deben efectuarse para resolver temas de trascendencia nacional y no cuestiones de legalidad

Publicado

en

Por

Breves del Derecho

Lic. Carlos Asdrubal Pantoja de la Cruz

Nuestra Constitución Política contempla un mecanismo de Democracia Participativa sobre temas de TRASCENDENCIA NACIONAL, denominado “Consulta Popular” y lo describe en el artículo 35, fracción VIII como un derecho de los mexicanos.

Esta prerrogativa es similar a la que se utilizó para determinar si la nación de Inglaterra seguía o no unida a la Unión Europea, el famoso “Brexit”, tema que por su trascendencia de naturaleza económica y de afectación general, el gobierno británico determino someterlo a consulta del pueblo anglosajón porque dicha decisión determinaría el rumbo económico futuro de aquel país que en su caso beneficiaria o afectaría a toda la nación, un tema sin duda de vital trascendencia nacional.

Otro ejemplo en el mundo de democracia participativa es Grecia, quien en dos ocasiones históricas ha utilizado este mecanismo para determinar sus políticas públicas de interés nacional, el primer ejercicio lo realizo en 1974 al organizar una consulta en la que el pueblo griego decidió el fin de la monarquía que encabezaba el rey CONSTANTINO, hermano de la reina doña Sofía, es decir, sometió a consulta de sus ciudadanos trasladar su forma de gobierno de monarquía a república y el segundo ejercicio lo efectuó en 2015 cuyo motivo de celebración fue la imposibilidad de llegar a un acuerdo en las negociaciones entre el gobierno griego de SYRIZA y sus acreedores, lo que dio como resultado un rotundo rechazo popular a las condiciones del rescate propuesto por la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo, que endeudaría al pueblo griego por décadas, es decir, en ambos casos las decisiones sometidas a voluntad popular son de vital importancia y trascendencia nacional porque fijan el rumbo político, económico y futuro de ese país.

En nuestro país, si bien, el tema desde hace mucho se encuentra establecido en nuestra constitución, lo cierto es que, nunca el Gobierno ha realizado un referéndum (Consulta Popular), para tomar decisiones importantes y trascendentes de carácter nacional que determinen el futuro del país, ni antes, ni ahora, aunque se presuma que por primera vez este primero de agosto se realizara una consulta popular, la realidad es que se va a efectuar con un tema que a mi juicio no reúne las características de ser trascendente, ni de interés nacional sino de carácter ideológico, propagandístico y partidista.

En efecto, el tema sometido para la consulta es llevar a Juicio a los Expresidentes y lograr que por las malas decisiones tomadas desde sus respectivos Gobiernos se les repare el daño a las víctimas, sin embargo, el tema no lo proponen todas las ideologías políticas, solo una, por tanto en una pluralidad de ideas no se puede considerar de “Agenda Nacional”, además, los ilícitos de los que se les puede acusar ya se encuentran previstos en el Código Penal Federal y no es necesario someterlos a consulta, así como, el procedimiento y proceso ya se encuentra previsto en el Código Nacional de Procedimientos Penales y la reparación del daño y sus modalidades de pago o resarcimiento en la Ley General de Victimas.

Más bien, pienso que dicha consulta contiene un despropósito porque por extraño que parezca o suene esta iniciativa del actual gobierno y su partido es una idea encaminada a buscar todo lo contrario, que no se juzgue a esos personajes, menos aún que se imparta justicia y se les repare el daño a las víctimas, veamos:

En la especie, si el verdadero propósito del Gobierno es llevar a Juicio a los expresidentes y que aquellos por sus malas decisiones tomadas en el “pasado” en sus respectivos gobiernos reparen el daño causado a las posibles víctimas, esos dos temas de ninguna manera se deberían de someter a consulta, pues las facultades y atribuciones legales para que esa justicia restaurativa del daño se aplique le corresponden a la Fiscalía General de la República y el Poder Judicial de la Federación, quienes pueden, recibir denuncias, investigar, recabar pruebas, imputar, vincular a proceso, sentenciar y condenar a los expresidentes con penas de prisión, multas y penas reparativas del daño, por los delitos que hayan cometido y que se les comprueben, ello simplemente haciendo uso en sus respectivas competencias, de sus facultades y atribuciones que les confieren y se encuentran plasmadas en nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en el Código Penal Federal, en el Código Nacional de Procedimientos Penales y en la Ley General de Victimas.

Por otra parte, de resultar condenados a la reparación del daño lo harían en su calidad de Expresidentes de la República, lo que implica que de ninguna manera aquellos lo repararan de su bolsa como ciudadanos sino como entes de gobierno, por tanto, esa restauración saldría de la bolsa del estado mexicano y ¿sabe usted de donde tomara el estado el dinero para reparar ese daño? Sí pensó usted bien, de nuestros impuestos.

En consecuencia, todo este tema de la consulta es meramente un simulacro de justicia y derecho a la reparación del daño, estéril y ocioso, en primera porque la justicia y el derecho no se somete a consulta y en segunda porque al ser una idea que impulsa un partido político en contra de todos los demás no es de carácter o de agenda “nacional” en tercera, porque quienes terminaran pagando el daño causado a las víctimas con nuestros impuestos seremos nosotros los ciudadanos y no los verdaderos responsables que causaron esos daños.

Concluyo diciendo que, la democracia participativa si bien, es un ejercicio interesante, único y valioso que por primera vez en la historia se ejercerá por las mexicanas y los mexicanos, también lo es, que es un despropósito estéril utilizar dicho mecanismo constitucional y desperdiciar esta oportunidad histórica en un tema ideológico de “justicia” tan vano porque en esencia es un tema de legalidad que se puede resolver sin necesidad de consultarlo y porque el resultado de la consulta no determina el rumbo futuro del país.

¡Nos vemos en la próxima, DEO VOLENTE!

Esta es opinión personal del columnista

Continua Leyendo

Columnistas

Javier Roldán – Mario Delgado se cura en salud

Publicado

en

Por

La insoslayable brevedad 

Por Javier Roldán Dávila 

Pregunta sin cargo al erario: ¿dilapidar el presupuesto es corrupción? 

El domingo próximo se realizará la Consulta Popular en la que se preguntará, con tono cantinflesco cortesía de la SCJN, si se lleva a juicio a los expresidentes.  

El asunto es que, si no vota el 40% de la lista nominal de electores, el resultado no es vinculatorio, o sea, no será obligatorio acatar el resultado, lo que dicho en lenguaje vulgar implica que valdría ‘para pura madre’ o, como quien dice, un fracaso para la 4T. 

Por lo tanto, para justificar el posible chasco, comienzan a busca un control de daños. 

El primer paso lo dio Clitalli Hernández, secretaria general de MORENA, quien sin el menor pudor señaló: “Sin duda si la consulta no cumple su objetivo en términos de participación para ser vinculante, la principal razón y la culpa será del INE”. 

La doña dice lo anterior, ya que el INE, afirma, puso trabas para la instalación de la tercera parte de las mesas receptoras, pero igual acusaban del pasado proceso y todo salió bien. 

Por su parte, Mario Delgado, líder nacional, declaró lo siguiente: “independientemente del resultado de la Consulta Popular, en Morena vamos a buscar la ruta para que se cree una Comisión de la Verdad. No vamos a descansar hasta que se haga justicia”. 

En este caso, el ‘independientemente’ se debe entender: si la consulta falla, haiga sido como haiga sido, ‘juzgamos’ a los expresidentes. 

Al final, lo que procede, es que se lleve a juicio a quienes han violado la ley, ex funcionarios de toda índole, y no crear ‘comisiones de la verdad’ que son una simulación, al igual que la consulta, que costará más de 500 mdp, con cargo a los impuestos de todos.  

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Javier Roldán – Será responsabilidad de Cuitláhuac

Continua Leyendo

Columnistas

Héctor Parra – Morena adelanta y anuncia su derrota de consulta

Publicado

en

Por

TRAS LA VERDAD 

Mario Delgado Carrillo y Minerva Citlali Hernández Mora, presidente y secretaria de Morena, adelantan que no ganarán la consulta promovida por AMLO y Morena. Delgado ha comentado que irán por una “comisión de la verdad”, para que investiguen a los expresidentes. 

La comunicóloga advierte la existencia del “complot” del INE, para que no prospere, por el hecho de no haber puesto las mismas casillas que para la elección pasada y solo vaya a instalar 50 mil. La señora no supo el número exacto de casillas, ni la cantidad de mesas para la consulta, pero sí advierte que más más de 2 millones de ciudadanos también solicitaron la realización de la consulta. Así lo declaró en el programa radiofónico con José Cárdenas en entrevista por la tarde, dijo Citlali y Cárdenas la corrigió, para “nosotros ya es de noche”. Así de desorientados andan 

Citlali imagina su derrota en la consulta, a fin de cuenta ellos son los únicos que la promueven. Se ha referido que los mexicanos no aceptaron la consulta del aeropuerto y ahora que sí es una que se ajusta a la norma, no pasará, se trata, dijo de un ejercicio de democracia participativa. A su contentillo: no. 

Que el INE y una parte de la sociedad promueven la no participación, se refirió a Ricardo Anaya, como uno de ellos. Vamos, está reconociendo su derrota política y Mario adelanta su “comisión de la verdad”. Serán más de 500 millones de pesos tirados a la basura, en tiempos de “austeridad republicana”, dinero público recortado que ha dejado a millones de mexicanos sin medicinas. 

Ni la ilegal campaña de AMLO ha surtido efecto, la mayoría de los empadronados no acudirán a la farsa de la consulta que solo piden los morenistas. El anuncio resulta excelente en democracia, la mayoría manda y si la mayoría no desea acudir a la farsa, está en su derecho. No tienen por qué criticar a los que no irán a perder el tiempo en las mesas. Ellos mismos se pusieron las trampas. Por cierto ¿Iría AMLO a Badiraguato a pedir apoyo? Con eso que dijo el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo que Morena es un “narcopartido”, no vaya siendo que sí. 

Aseguró Citlali que el INE tiene dinero suficiente para desahogar el proceso, pero no lo hizo. Lo que no dice ni reconoce la senadora con licencia, que al momento procesal de presentar el presupuesto la consulta no existía en el ámbito jurídico, luego entonces no formó parte del proyecto del presupuesto. Luego, cuando anunciaron que la SCJN sí aprobó la realización de la consulta, de inmediato el INE, promovió la ampliación del presupuesto por poco más de mil millones de pesos, solicitud que fue denegada por los diputados de Morena. Fueron ellos mismos los que se tiraron el “pial”, por eso no hay dinero; el INE tuvo que recortar programas y sacar a estirones esos 500 millones de pesos. 

Existen muchas razones del por qué la ciudadanía no se prestará a la farsa, dado que la pretensión de AMLO y Morena, es echar la culpa al “pueblo” como aquel que decidió se investigara y procesara a los expresidentes, no así el acto ilegal de los promoventes. La aplicación de la justicia no está sujeta a condiciones de consultas populares. Así como el mismo presidente dejará en libertad a miles de delincuentes por medio de su iniciativa de ley de amnistía; lo mismo puede y debió hacer, según su intención política. Simple solución. Aplicar la ley, eso es todo. 

Ahora resulta que, si la mayoría de los mexicanos no aceptan la consulta, esa mayoría está mal y no la terca minoría de legos, ineptos e incompetentes en Derecho, aquellos que promueven actos evidentemente ilegales aprobados por la Corte, todo por darle gusto al presidente López en un acto populista. 

Ya me imagino al presidente exaltando al “pueblo”, como aquel que reclamó justicia en contra de expresidentes por haber realizado actos políticos del pasado; de acuerdo a la redacción de la pregunta, entre esos políticos estarían el mismo López Obrador, Marcelo Ebrard, Claudia Sheimbaum, Mario Delgado, Manuel Bartlet, Irma Eréndira Sandoval y muchos más del gobierno del del partido Morena. 

Pero no, mañosamente solo quieren emprender acciones en contra de los adversarios de AMLO. “Justicia selectiva”. Otra razón más para adelantar el fracaso de la supuesta democracia participativa, provocada por los mismos promoventes. El cinismo que caracteriza al presidente López, no tiene fronteras, también se queja y acusa del “boicot”. No señor, son sus malas acciones las que darán al traste con el fraude maquinado que fracasará, el pueblo no se dejará engañar ¡No a la consulta popular del domingo 1º de agosto! No hay boicot alguno. No a las venganzas personales.

Por Héctor Parra Rodríguez

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Héctor Parra – AMLO y su consulta popular se caen

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.