Ponte en contacto

Columnistas

Javier Roldán Dávila – Auditoría decisiva

Publicado

en

La insoslayable brevedad 

Javier Roldán Dávila 

Así como los muertitos, tampoco ellos tienen salida de emergencia 

Cuando ocurrió la tragedia de la guardería ABC, en el año 2009, una de las exigencias (más que válida), de la oposición, consistió en exigir la renuncia del entonces director del IMSS, Juan Francisco Molinar Horcasitas. 

Hoy, que se vive algo similar con el accidente del Metro, el gobierno de la CDMX, procede igual que el de Calderón, pues al menos la directora del STC, Florencia Serranía, debió separarse del cargo, por un mínimo de decencia. 

Sin embargo, cuando se dé a conocer la auditoría practicada por la empresa noruega DNV-GL, a las instalaciones de la Línea 12, el presidente López Obrador no podrá permanecer impávido, tendrá que tomar drásticas decisiones y si no lo hace, él asumirá el costo. 

Tanto el reportaje del NYT, como el columnista Salvador García Soto, coinciden en señalar que las prisas por terminar la obra antes de concluir la administración de Marcelo Ebrard, fueron las que provocaron las fallas estructurales con las consecuencias que conocemos. 

Luego entonces, la pregunta obligada es: ¿mantendrá YSQ al Canciller en el cargo después de hacerse oficial el asunto?, sería muy insensible e, insistimos, la factura sería para el tabasqueño, que se somete a una evaluación en las urnas en 2022. 

Ahora, si pretenden endosarle la responsabilidad a Miguel Ángel Mancera, con todo respeto, es un triple mortal sin red. El juego está definido y es de perder-perder. 

Esta es opinión personal del columnista

Columnistas

EJERCICIOS DEMOCRATICOS PARTICIPATIVOS, deben efectuarse para resolver temas de trascendencia nacional y no cuestiones de legalidad

Publicado

en

Por

Breves del Derecho

Lic. Carlos Asdrubal Pantoja de la Cruz

Nuestra Constitución Política contempla un mecanismo de Democracia Participativa sobre temas de TRASCENDENCIA NACIONAL, denominado “Consulta Popular” y lo describe en el artículo 35, fracción VIII como un derecho de los mexicanos.

Esta prerrogativa es similar a la que se utilizó para determinar si la nación de Inglaterra seguía o no unida a la Unión Europea, el famoso “Brexit”, tema que por su trascendencia de naturaleza económica y de afectación general, el gobierno británico determino someterlo a consulta del pueblo anglosajón porque dicha decisión determinaría el rumbo económico futuro de aquel país que en su caso beneficiaria o afectaría a toda la nación, un tema sin duda de vital trascendencia nacional.

Otro ejemplo en el mundo de democracia participativa es Grecia, quien en dos ocasiones históricas ha utilizado este mecanismo para determinar sus políticas públicas de interés nacional, el primer ejercicio lo realizo en 1974 al organizar una consulta en la que el pueblo griego decidió el fin de la monarquía que encabezaba el rey CONSTANTINO, hermano de la reina doña Sofía, es decir, sometió a consulta de sus ciudadanos trasladar su forma de gobierno de monarquía a república y el segundo ejercicio lo efectuó en 2015 cuyo motivo de celebración fue la imposibilidad de llegar a un acuerdo en las negociaciones entre el gobierno griego de SYRIZA y sus acreedores, lo que dio como resultado un rotundo rechazo popular a las condiciones del rescate propuesto por la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo, que endeudaría al pueblo griego por décadas, es decir, en ambos casos las decisiones sometidas a voluntad popular son de vital importancia y trascendencia nacional porque fijan el rumbo político, económico y futuro de ese país.

En nuestro país, si bien, el tema desde hace mucho se encuentra establecido en nuestra constitución, lo cierto es que, nunca el Gobierno ha realizado un referéndum (Consulta Popular), para tomar decisiones importantes y trascendentes de carácter nacional que determinen el futuro del país, ni antes, ni ahora, aunque se presuma que por primera vez este primero de agosto se realizara una consulta popular, la realidad es que se va a efectuar con un tema que a mi juicio no reúne las características de ser trascendente, ni de interés nacional sino de carácter ideológico, propagandístico y partidista.

En efecto, el tema sometido para la consulta es llevar a Juicio a los Expresidentes y lograr que por las malas decisiones tomadas desde sus respectivos Gobiernos se les repare el daño a las víctimas, sin embargo, el tema no lo proponen todas las ideologías políticas, solo una, por tanto en una pluralidad de ideas no se puede considerar de “Agenda Nacional”, además, los ilícitos de los que se les puede acusar ya se encuentran previstos en el Código Penal Federal y no es necesario someterlos a consulta, así como, el procedimiento y proceso ya se encuentra previsto en el Código Nacional de Procedimientos Penales y la reparación del daño y sus modalidades de pago o resarcimiento en la Ley General de Victimas.

Más bien, pienso que dicha consulta contiene un despropósito porque por extraño que parezca o suene esta iniciativa del actual gobierno y su partido es una idea encaminada a buscar todo lo contrario, que no se juzgue a esos personajes, menos aún que se imparta justicia y se les repare el daño a las víctimas, veamos:

En la especie, si el verdadero propósito del Gobierno es llevar a Juicio a los expresidentes y que aquellos por sus malas decisiones tomadas en el “pasado” en sus respectivos gobiernos reparen el daño causado a las posibles víctimas, esos dos temas de ninguna manera se deberían de someter a consulta, pues las facultades y atribuciones legales para que esa justicia restaurativa del daño se aplique le corresponden a la Fiscalía General de la República y el Poder Judicial de la Federación, quienes pueden, recibir denuncias, investigar, recabar pruebas, imputar, vincular a proceso, sentenciar y condenar a los expresidentes con penas de prisión, multas y penas reparativas del daño, por los delitos que hayan cometido y que se les comprueben, ello simplemente haciendo uso en sus respectivas competencias, de sus facultades y atribuciones que les confieren y se encuentran plasmadas en nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en el Código Penal Federal, en el Código Nacional de Procedimientos Penales y en la Ley General de Victimas.

Por otra parte, de resultar condenados a la reparación del daño lo harían en su calidad de Expresidentes de la República, lo que implica que de ninguna manera aquellos lo repararan de su bolsa como ciudadanos sino como entes de gobierno, por tanto, esa restauración saldría de la bolsa del estado mexicano y ¿sabe usted de donde tomara el estado el dinero para reparar ese daño? Sí pensó usted bien, de nuestros impuestos.

En consecuencia, todo este tema de la consulta es meramente un simulacro de justicia y derecho a la reparación del daño, estéril y ocioso, en primera porque la justicia y el derecho no se somete a consulta y en segunda porque al ser una idea que impulsa un partido político en contra de todos los demás no es de carácter o de agenda “nacional” en tercera, porque quienes terminaran pagando el daño causado a las víctimas con nuestros impuestos seremos nosotros los ciudadanos y no los verdaderos responsables que causaron esos daños.

Concluyo diciendo que, la democracia participativa si bien, es un ejercicio interesante, único y valioso que por primera vez en la historia se ejercerá por las mexicanas y los mexicanos, también lo es, que es un despropósito estéril utilizar dicho mecanismo constitucional y desperdiciar esta oportunidad histórica en un tema ideológico de “justicia” tan vano porque en esencia es un tema de legalidad que se puede resolver sin necesidad de consultarlo y porque el resultado de la consulta no determina el rumbo futuro del país.

¡Nos vemos en la próxima, DEO VOLENTE!

Esta es opinión personal del columnista

Continua Leyendo

Columnistas

Gilberto Haaz Diez – Leer un buen rato

Publicado

en

Por

*De Borges: “Que otros se enorgullezcan por lo que han escrito, yo me enorgullezco por lo que he leído”. Camelot. 

Por Gilberto Haaz Diez

En este mes que la NASA anuncia habrá un hotel en el espacio, el Voyager Station, donde ya se podrá ir en dos años a hospedarse y estar dentro del alojamiento, chupando a placer y viendo la tierra y las estrellas y gravitando como astronauta. Si Julio Verne viviera. Se fue julio y acabaron los memes del cantante. Julio es el mes intermedio del año y en este mismo año de pandemia, ahí vamos capoteándola, poco a poco, paso a paso en el cuidado del maldito virus. Hay una campaña mundial por leer. Los jóvenes no leen. Hay que enseñarlos a leer, acostumbrarlos a que lo hagan, sea cual sea el medio: diario, revista, folletos, libros, Tv y Novelas o Tv Notas, cualquier cosa impresa. Menos aún ahora en la época del Internet, donde los aparatitos telefónicos distraen a jóvenes y adultos. Mientras que en Europa la media de lectura es de 11 libros al año, en nuestro país es tan sólo de 2.9. La clase baja mexicana no es la única que enfrenta este problema, pues cuatro de cada 10 connacionales del sector más rico de la nación no lee. Pocos leen, a los chavos les debe dar ‘hueva’ leer. Es la gente grande la que lee. Hace un par de días, aprovechando el tiempo olímpico, hice una limpia en mi cuarto, donde dormían conmigo unos 50 libros, ellos eran los que veían mí anochecer y despertar. Después de una limpia se fueron a su lugar, a la biblioteca pequeña que tengo abajo, y dejé unos dos o tres para las noches de lectura. Me quedé con uno de cuentos de Hemingway, y otro de Gabriel García Márquez, de sus columnas periodistas. Fenomenales los dos. García Márquez decía que el mejor cuento de Ernest Hemingway, un cuento corto, era ‘El gato bajo la lluvia’, búsquenlo, aparece en Internet y léanlo en cinco minutos, es extraordinario. Además, hay que ingeniárselas para leer a máxima velocidad. El presidente Kennedy desde sus tiempos de estudiante de Harvard, presumía que leía a la velocidad de 1 mil 200 palabras por minuto, y retenía todo. Charles de Gaulle era de mente brillante, leía un discurso de cuatro páginas, y con eso sobraba para memorizarlo.  

LEER PARA APRENDER. 

Quien esto escribe lee como Dios le ayuda, a los sobresaltos y a veces a las cabeceadas y los bostezos. Suelo hojear las primeras 20 páginas de un libro, si no me atrae, se va a formar parte de la hemeroteca, al carajo. Al olvido. Ah, pero si me prende, me dan las doce, la una y las tres, como canta Joaquín Sabina. El escritor Juan José Millas, escribió: “Me piden a veces que hojee libros o revistas y que informe sobre ellos. Cuando digo que para informar necesito leer todo el texto, me miran con piedad, como a un tonto. Nadie lee un libro entero en la actualidad. No hay tiempo, es para ayer, por Dios, ábrelo por tres o cuatro sitios para hacerte una idea. El problema es que los libros siempre se abren por donde no deben, para engañarte”. Honoré de Balzac, según la biografía de Balzac escrita por André Maurois, el ojo del novelista francés ‘abarcaba siete a ocho líneas de un solo vistazo, y frecuentemente le bastaba una sola palabra en la frase para captar el sentido’. Es un dato histórico que el famoso filósofo y economista inglés, Mills, no alcanzaba a dar vuelta las páginas de los libros tan rápido como era capaz de leerlas. John F. Kennedy fue uno de los más notorios alumnos de Evelyn Wood, precursora del método moderno de lectura veloz en los Estados Unidos. Otros dos moradores de la Casa Blanca, Theodore Roosevelt y Jimmy Carter, también se destacaron como lectores rápidos. Estoy en eso porque leí un libro en dos días. De miedo. De amanecer con él. Del periodista Alejandro Almazán: “Chicas Kaláshnikov y otras crónicas”. Tremendo. Voy a su contraportada: Da cuenta de “los sicarios y los levantados; los verdugos y los asesinados; los sobrevivientes y los que no la libraron; las armas, las balas, los cadáveres, los gatilleros, los traficantes, los soplones, los vigías, los testigos, los inocentes, los corruptos, los periodistas, los alcaldes… a todos ellos da voz y rostro Alejandro Almazán en 14 crónicas que retratan la asfixiante realidad de un país donde la violencia es de todos y a todos nos condena”. 

www.gilbertohaazdiez.com

Esta es opinión personal del columnista

Continua Leyendo

Columnistas

Javier Roldán – Mario Delgado se cura en salud

Publicado

en

Por

La insoslayable brevedad 

Por Javier Roldán Dávila 

Pregunta sin cargo al erario: ¿dilapidar el presupuesto es corrupción? 

El domingo próximo se realizará la Consulta Popular en la que se preguntará, con tono cantinflesco cortesía de la SCJN, si se lleva a juicio a los expresidentes.  

El asunto es que, si no vota el 40% de la lista nominal de electores, el resultado no es vinculatorio, o sea, no será obligatorio acatar el resultado, lo que dicho en lenguaje vulgar implica que valdría ‘para pura madre’ o, como quien dice, un fracaso para la 4T. 

Por lo tanto, para justificar el posible chasco, comienzan a busca un control de daños. 

El primer paso lo dio Clitalli Hernández, secretaria general de MORENA, quien sin el menor pudor señaló: “Sin duda si la consulta no cumple su objetivo en términos de participación para ser vinculante, la principal razón y la culpa será del INE”. 

La doña dice lo anterior, ya que el INE, afirma, puso trabas para la instalación de la tercera parte de las mesas receptoras, pero igual acusaban del pasado proceso y todo salió bien. 

Por su parte, Mario Delgado, líder nacional, declaró lo siguiente: “independientemente del resultado de la Consulta Popular, en Morena vamos a buscar la ruta para que se cree una Comisión de la Verdad. No vamos a descansar hasta que se haga justicia”. 

En este caso, el ‘independientemente’ se debe entender: si la consulta falla, haiga sido como haiga sido, ‘juzgamos’ a los expresidentes. 

Al final, lo que procede, es que se lleve a juicio a quienes han violado la ley, ex funcionarios de toda índole, y no crear ‘comisiones de la verdad’ que son una simulación, al igual que la consulta, que costará más de 500 mdp, con cargo a los impuestos de todos.  

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Javier Roldán – Será responsabilidad de Cuitláhuac

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.