Ponte en contacto

Columnistas

José Ignacio Rasso- La democracia está en riesgo

Publicado

en

Por José Ignacio Rasso

Desde pequeño me ha sorprendido ver en el campo a un niño de menos de 10 años controlar el pastoreo de un grupo de ovejas. Años después me sorprende ver como un solo hombre controla el destino de todo un país y el Congreso actúa como rebaño.

La democracia, ese camino largo e inconcluso está en riesgo. Un camino que no se puede entender sin las voces y batallas que lograron la fundación del IFE en 1990 después de décadas de lucha política y social. Un camino donde la gota que derramó el vaso fue el presunto fraude electoral en las elecciones de 1988 cuando el actual Director de la CFE Manuel Bartlett era Secretario de Gobernación. Un sistema de cómputo que no cayó, sino que fue manipulado y una sociedad que no calló hasta ser escuchada.

Con los años hemos construido un entorno democrático perfectible, a base de elecciones confiables, leyes, prensa, instituciones autónomas y una sociedad cada vez más participativa. La victoria de López Obrador y MORENA no se puede entender ni celebrar sino se reconocen y defienden los avances democráticos.

El presidente llegó de forma democrática pero no está actuando como un demócrata. Quiere una corte de aplausos y una simulación de democracia a mano levantada. El demagogo atacando la demagogia. La insensibilidad como síntoma de soberbia, donde nada importa, solamente lo que piensa el soberano.

La democracia pierde voz en los constantes embates en contra de la prensa. Se desgaja en la falta de sensibilidad y entendimiento al movimiento feminista. Se tambalea cuando el Congreso no cuestiona y sus votos legislativos son un acto de venganza. Se fractura cuando se ignoran las opiniones de expertos en Parlamentos Abiertos.  Se tritura cuando se exige desde Palacio Nacional no mover ni una coma a las iniciativas de ley. Se diluye cuando las consignas nublan conciencias. Se desdibuja cuando se busca la polarización y el enfrentamiento. Y se derrumba cuando sólo se obedece.

La democracia está en riesgo cuando se pone en duda a la Auditoria Superior de la Federación. Cuando a través del discurso se desestiman 100mil millones de pesos en irregularidades y se deja el campo fértil para seleccionar un nuevo auditor a modo.

La democracia está en riesgo cuando se llega por vía democrática para destruir los contrapesos que incomodan. Cuando se disfraza la vacuna con chaleco guinda con fines electorales. Cuando la oposición presenta candidatos que responden a popularidad y no a capacidades en la función pública. Cuando partidos políticos “satélite” venden su voto al mejor postor. Cuando la justicia se decide en encuestas.

Me parece desolador que la democracia en México sea una transición interrumpida, una consolidación en riesgo. La involución democrática.

En palabras de Francisco Javier Acuña, comisionado del INAI, comparto la gran preocupación del “Desmontamiento de las Instituciones”. De aquellos contrapesos que son el equilibrio que se necesita frente a este gobierno y a los que le sucedan.

Me duele pensar que el quehacer político se trate de ver quién logra el mejor engaño y el control de las percepciones masivas. Me duele ver que las tribus legislativas actúan en manada sin debatir opciones, sin buscar consensos.

Me duele resignarme a que dentro de Morena no existan voces que puedan enfrentarse al presidente. Me duele ver a la oposición caer en los mismos errores. Me duele ver a la sociedad polarizada. Me duele ver que el voto sea castigar el pasado y defender ciegamente el presente.

Me duele ver que muchos prefieren ganar, perdiendo.

Twitter: @JoseiRasso

Esta es opinión personal del columnista

Columnistas

Carlos Jesús R. – AMLO autor de 31 órdenes de arresto contra científicos

Publicado

en

Por

POR SI ACASO…

*Odia a quienes lo rebasan en inteligencia y capacidades

*Cercanos condenaron el hecho; FGR solo el instrumento

NO, DE ninguna manera fue una acción de mottu propio orquestada por el Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero y, mucho menos un acto de venganza o revanchismo por las críticas que la comunidad científica hizo en contra de su nombramiento como investigador del nivel III en el Sistema Nacional de Investigadores, el cual está reservado para quienes hayan hecho contribuciones significativas en su campo de experiencia luego de una década que lo había intentado sin éxito, porque, hasta antes de este gobierno los evaluadores del Consejo de Aprobación habían concluido que no tenía los méritos suficientes”. Pero no, el origen de la solicitud de 31 órdenes de aprehensión contra el mismo número de científicos, investigadores, académicos y personal administrativo del Foro Consultivo Científico y Tecnológico del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) que solicitó Gertz Manero a un juez y que, por supuesto, le fueron negadas, tampoco son parte  de la denuncia interpuesta por María Elena Álvarez-Buylla, actual titular del Conacyt por los delitos de peculado, uso ilícito de atribuciones y facultades, lavado de dinero y delincuencia organizada, porque los acusados supuestamente recibieron ilegalmente 50 millones de pesos por parte del Consejo durante la administración de Enrique Peña Nieto y no los comprobaron, ya que la señora es solo una pelele sin más quehacer que obedecer ciegamente al Tlatoani, sino que la instrucción parten del mismísimo Presidente Andrés Manuel López Obrador al Fiscal General, pese a que inicialmente lo negara y hasta dijera que un juez resolvería y que el que nada debe nada debería temer, lo que el juzgador hizo finalmente: exculpar de cualquier responsabilidad a los estudiosos de la ciencia a quienes AMLO odia como suele hacerlo con aquellos que lo rebasan en inteligencia y capacidades.

POR ELLO el viernes, cuando reporteros lo interrogaron al respecto, primero intentó seguir negando su participación argumentando que el informe se lo envió la directora del Conacyt, María Elena Álvarez-Buylla -quien horas antes se había deslindado de la denuncia que le atribuyen-, pero AMLO tácitamente la tachó de mentirosa cuando pidió el documento de la aludida “porque ahí explica qué es lo que está sucediendo, porque hay mucha desinformación; entonces, a lo mejor hasta va a ser necesario que venga a informar personalmente, a ver si lo hacemos el miércoles”. Refirió que son dos documentos los que le entregó quien negara cualquier vínculo con la denuncia contra los hombres de ciencia: “uno más ejecutivo, donde explica lo que está sucediendo. Es un grupo de investigadores que formaron una especie de asociación civil y que recibían dinero del Conacyt”, y acto seguido leyó un párrafo: “Entre 2002-2018 la asociación civil -la que tiene que ver con estos investigadores- recibió alrededor de 100 millones de pesos para proyectos de ciencia y tecnología, y 471 millones de pesos para cubrir gastos de operación, entre los que se incluían choferes, celulares, servicios de bocadillos, salarios e impuestos de alrededor de 40 personas, comidas en restaurantes de lujo y viajes al extranjero. Asimismo, la asociación civil adquirió un inmueble de lujo en el centro de Coyoacán -¿por qué no en Iztapalapa? (se preguntó)- con recursos que no justificó ante el Conacyt, además de que dicha asociación civil fue la instancia responsable de emitir el dictamen en 2007 que justificó las omisiones de las autoridades federales en relación con el rescate de los cuerpos y la ampliación de investigaciones relacionadas con la mina de Pasta de Conchos’. O sea, un grupo predilecto del régimen anterior y entonces, como ya no se puede mantener estos privilegios, pues ahora se sienten perseguidos”, y luego la estacada: “Pero yo le pregunto a la gente: ¿el combate a la corrupción va a ser selectivo o va a ser parejo?, ¿vamos a excluir a grupos, a potentados, a las élites ya sea de la academia, de la ciencia, de la intelectualidad, a las élites económicas o aplicamos el combate a la corrupción por parejo? (¿Y entonces porque no lo hizo con Carlos Slim tras el desplome de la línea 12 del metro?). Y por ello fue tajante, muy a pesar de que para entonces, hasta Claudia Sheinbaum, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México se había pronunciado en contra de las ordenes de aprehensión, lo mismo que el titular de la junta de coordinación política en el Senado, Ricardo Monreal Ávila y hasta director de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto Castillo, además de un sinfín de intelectuales, científicos y hasta el rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers. Nadie se imaginaba, entonces, que AMLO era el autor intelectual de la investigación ordenada a Gertz Manero, lo que motivó que el Fiscal solicitara órdenes de aprehensión contra 31 integrantes de la comunidad científica.

Y PARA que no quedaran dudas, AMLO remacho: “¿Por qué nada más se va a castigar a los pobres, a los que no tienen con qué comprar su inocencia, a los que no tienen agarraderas, a los que no son influyentes? No, tiene que acabarse con la impunidad, sea quien sea. Al margen de la ley nada, por encima de la ley nadie, sean amigos, colegas, familiares, que se entienda”. AMLO no perdona las ofensas a su persona y familiares, y por ello aludió que uno de los investigadores, “supuestamente perseguido, se aventó un Twitter, ojalá y lo consigamos, para que vean el nivel moral, porque siempre he dicho que una cosa es la educación y otra cosa es la cultura y que los grados académicos no son sinónimo de cultura. Se pueden tener altos grados académicos y no tener sensibilidad en lo social, ni en lo humano y no poseer valores culturales, morales, espirituales, porque eso fue lo que hizo el neoliberalismo, también individualizó, dejó sin dimensión social, humana, la educación, la investigación”.

EN EL Twitter que leyó, integro, se ofende terriblemente a su esposa, aunque no se mencione su nombre sino uno de los apodos que el argot popular le ha endilgado. El Presidente estaba realmente molesto, y pidió: “Ojalá y se pueda conseguir, sí, sí, porque es de uno de estos señores, que ofende a Beatriz y me ofende a mí, pero de manera vulgar, o sea, ¿qué tenemos que ver nosotros? (¿?), pero es producto de todo un proceso de deformaciones que se fueron creando durante el periodo neoliberal. Sin duda, el Presidente que dice que no dicta instrucciones al Fiscal General de la República en efecto, no lo hace…pero solo públicamente, ya que las órdenes de aprehensión solicitadas por Gertz Manero y negadas por un juez hasta en dos ocasiones volverán a ser exigidas. AMLO va con todo contra la comunidad científica a la que de entrada le ha negado cualquier clase de apoyo económico, porque, dice, “cambiar este régimen de corrupción, de injusticias, de privilegios, pues lleva a todo esto, a insultos”. En fin, si había dudas de quien instruyó las investigaciones y ordenes de aprehensión contra 31 científicos del País, las dudas son disipadas y, lo que es peor, antes de que el Presidente asumiera tácitamente su autoría, sus más cercanos ya habían condenado semejante disparate, aunque lo más indicado es que ahora argumenten que sus declaraciones fueron descontextualizadas. Al tiempo. OPINA carjesus30@hotmail.com

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Carlos Jesús R. – Por culpa de Fidel Kuri estadio no es usado: Cuitláhuac

Continua Leyendo

Columnistas

José Sobrevilla – Descuidan al presidente, dejan que se exhiba

Publicado

en

Por

Por José Sobrevilla

El presidente puede tener una forma muy personal de gobernar, de enfrentar su responsabilidad, pero quienes le rodean, su equipo directo, el de comunicación, el de asesoría que encabeza Lázaro Cárdenas Batel, su propio equipo de ayudantía, Redes Sociales, seguridad, debieron advertirle que el tuit que comentaría este viernes 24 de septiembre (2021) ante todo México y el mundo, gracias a la pregunta de la reportera estrella de Grupo Fórmula, y que fue “sembrado” en Twitter por manos oscuras; de los cuales con nombres falsos o verdaderos, existen miles en las redes sociales, no era del grupo de los 31 investigadores que han estado siendo acusados de operar con recursos de procedencia ilícita, delincuencia organizada y peculado.

El presidente aseguró que él y su esposa están con “la conciencia tranquila” y que por ello podían ventilar contenido como el de ese tuit; aunque cualquiera con el mínimo sentido común, y una elemental búsqueda en Internet, podría haber percibido que no era escrito por uno de los científicos por muy vulgar, corriente y/o lleno de rencor que pudiera estar; lo que nos lleva a preguntar fue “error”, “descuido”, o “estrategia”.

Comentarios habremos de leer y escuchar muchísimos, entre otros como el del encuestador Roy Campos quien asegura que el presidente ‘ya aprendió a victimizarse’, o bien que “AMLO exhibe a su esposa en la mañanera” como difundió SDPNoticias (Claudia Santillana Rivera/25.09.2021) donde aseguraba que alguien había atacado de manera “burda y vulgar” a la esposa del presidente. “No, no fue ningún periodista o reportero. Tampoco alguien de su gabinete. No fue Jesús Ramírez Cuevas. Fue el propio presidente de México, al exponer lleno de ira un tuit de un personaje que aún no sé en donde radica su peso como para exponerlo en la conferencia de prensa diaria”, agregando que el sujeto tiene pocos seguidores en Twitter y “por supuesto no es uno de los científicos señalados en la investigación de la FGR; es, digámoslo así, un ciudadano más”.

Pero lo más triste es que, ante este infortunio, el presidente se vio solo, molesto, indignado, abandonado, atribuyendo el insulto a los 31 investigadores que están siendo acusados por el Conacyt ante la Fiscalía General de la República, FGR, que encabeza ese hombre “íntegro” que es Alejandro Gertz Manero, según el decir presidencial y que no necesariamente coincide con el de la comunidad académica e intelectual de este país, en su mayoría.

Uno acierto de los mandatarios que le antecedieron era que, al delegar responsabilidades, permitían al presidente ocuparse de otros asuntos más propios de su encargo e investidura, que de entrar en pleitos cuyos costos políticos deberían de asumir -en este caso– la propia directora del Conacyt, la FGR, o a quienes correspondiera, pero que sean siempre los mandos medios, no el presidente a quien se exponga a un desgaste innecesario.

Sobre el tema de los 31 científicos, un grupo de investigadores, tuvo que informar el presidente, cuando correspondía a María Elena Álvarez-Buylla Roces, estos tenían una asociación civil y que mediante ella se iban a congresos y el Conacyt les tenía que pagar del presupuesto hasta para sus lujos, “y como tenían mucha influencia y buenas agarraderas”, y mejores relaciones con los medios y con la intelectualidad orgánica del régimen, “era una especie de chantaje y se les tenían que entregar estos fondos”.

Cuando ya desaparece eso, que ya no hay esas extravagancias, lujos, derroche, pues entonces “se inconforman y se quejan de que no se invierte en la ciencia, que no nos importa la innovación tecnológica” remarcó molesto el presidente, como ya es parte de su discurso de estos primeros tres años de gobierno.

Así, con toda la carga del problema de los investigadores que, al parecer tiene un trasfondo más allá de la denuncia, y que pudiera deberse a esa clase media que exhibió a Morena en las pasadas elecciones en la Ciudad de México o bien alguna política de gobierno como la Ley de Ciencia y Tecnología, Humanidades e Innovación, como ha insinuado Julieta Fierro, el presidente exhibió que la Asociación Civil Foro Consultivo Científico y Tecnológico, que tiene que ver con estos investigadores, quienes –dijo– recibieron “alrededor de 100 millones de pesos para proyectos de ciencia y tecnología, y 471 millones para cubrir gastos de operación, entre los que se incluían choferes, celulares, servicios de bocadillos, salarios e impuestos de alrededor de 40 personas, comidas en restaurantes de lujo y viajes al extranjero”.

También reveló que este grupo habría adquirido un inmueble de lujo en el centro de Coyoacán “¿por qué no en Iztapalapa?” se preguntaba el presidente, y que eran recursos que no justificaron ante el Conacyt; pero también denunció, por el informe que le hizo llegar la directora del Conacyt, que ellos habían sido los responsables de justificar en 2007 las omisiones de las autoridades federales en el rescate de los cuerpos en la explosión de la mina Pasta de Conchos aquel 18 de febrero de 2006.

El Tuit maldito del tal Aldo Aldrete

En respuesta @FGRMexico, @Violetavr y a @Conacyt_Mx, Aldo Aldrete, cuyo nombre y fotografía aparecen en su cuenta que abrió en Washington, DC, se define como “Científico, irreverente, transgresor, Experto en Seguridad, Bioterrorismo, Miembro del Comité Científico de la ONU” y que en un tuit Sergio Sarmiento, periodista, señalara que “el Comité Científico de la ONU no existe”; pues Aldrete escribió y así lo desglosó el presidente en la mañanera del viernes 24 de septiembre:

“Comiencen con la puta pseudoescritora, pseudoinvestigadora, ¿No saben quién es?, esa idiota que no sabe ni escribir sin faltas de ortografía, ella no tiene ningún fuero, y gracias al pendejo loco imbécil ese al que hoy limpian los zapatos ustedes y Gertz” (8:29 23/09/21 Twitter for Android).

“Se llama el señor –si es real– Aldo Aldrete, fíjense, este es uno de este grupo”, dijo antes de leerlo López Obrador, y “Como siempre hemos salido de la calumnia ilesos y tenemos tranquilidad en nuestra consciencia, pues lo podemos poner. Pero esto es para que entre todos analicemos el grado de descomposición al que nos llevaron con la política de pillaje, de corrupción, en donde lo más importante era triunfar a toda costa, sin escrúpulos morales de ninguna índole. Entonces, cambiar este régimen de corrupción, de injusticias, de privilegios, pues lleva a todo esto, a insultos”.

Julieta Fierro Grossman, académica y científica, profesora de la UNAM, ha cuestionado si con la indagatoria de la FGR se busca crear un ambiente de terror para evitar protestas por la que será la nueva legislación de Ciencia Tecnología, Humanidad e Innovación; ley que pretende concentrar el poder y limitar los recursos y la libertad de investigación, ha dicho @FierroGossman. El caso es que Alejandro Gertz, por tercera vez busca sentar en el banquillo a los científicos acusándolos de delincuencia organizada. La jefa de Gobierno de la capital, Claudia Sheinbaum, ha calificado la acusación como un exceso. Recordemos que un juez federal había rechazado por segunda ocasión en la semana la solicitud de la FGR para girar órdenes de captura contra el grupo de científicos.

Apenas el jueves, a través de un comunicado, Alfredo Higuera, fiscal especial en materia de delincuencia organizada de la Fiscalía, habría anunciado sin ahondar en detalles que la Fiscalía replantearía la acusación contra los científicos para que sea revisada de manera integral; expresando “no hay duda” de que la AC Foro Consultivo, Científico y Tecnológico (FCCyT) había recibido más de 240 millones de pesos “de manera ilegal” (situación que la FGR debe demostrar), ya que el fiscal Higuera asegura que sí existe “un hecho delictivo patrimonial imputable a dichas personas”[1].

Ahora bien, el Fiscal Alejandro Gertz debería excusarse de participar en este conflicto, en el cual ha demostrado especial interés, ya que apenas hace algunos meses, en junio 10, fue aceptado y llevado hasta el Nivel III del Sistema Nacional de Investigadores del Conacyt, en medio de las protestas de la comunidad científica, después que desde 2010 había sido rechazado por la instancia en otras administraciones (del Yunque, según ha dado a conocer esta columna[2]); instancia que hoy dirige María Elena Álvarez-Buylla y a la que Alejandro Gertz, la FGR, le debe el favor. Todo ello lo debieron haber informado al presidente antes de enfrascarse en la participación de este viernes en la conferencia mañanera. Recomendamos video anexo.

Esta es opinión personal del columnista


[1] https://elpais.com/mexico/2021-09-24/la-imputacion-de-31-investigadores-la-batalla-que-enfrenta-a-la-fiscalia-con-la-antigua-gestion-del-conacyt.html Consultado el 25 de septiembre 2021

[2] https://noreste.net/jose-sobrevilla-el-ingreso-de-alejandro-gertz-al-sni/

Continua Leyendo

Columnistas

Gilberto Haaz Diez – En aquel año de Cuba (2009) Finca Vigia

Publicado

en

Por

*Por siglos, el mejor recurso de Cuba ha sido su gente. No esos dictadores. Camelot.  

EN AQUEL AÑO DE CUBA (2009) FINCA VIGIA 

Rememoro una visita a Finca Vigía, en Cuba, en el año 2009.  

Por Gilberto Haaz Diez

“Finca Vigía es el lugar donde vivió el Nobel Ernest Hemingway, por casi 20 años. Se encuentra a unos veinte minutos a la salida de La Habana. El taxi me lleva. Las afueras de la ciudad son como nuestros pueblos cuenqueños, terracería a los lados del camino, casas humildes, palmeras y un sol del carajo. Un arco marca la entrada, hay una señora en el cobro de boletos. Compro el tiquet, económico, cinco pesos con derecho a tomar fotografías. La Finca es de unas cuatro hectáreas, boscosa y con muchas palmeras. Allí Hemingway escribió la mayoría de sus obras: Por quién doblan las campanas, Paris era una fiesta y aquella legendaria, El viejo y el mar, donde dio vida a Gregorio, el pescador del libro y la película que filmó Spencer Tracy. 

El escritor solía tomar alcohol a diario, o en el Floridita o dónde se pudiera. La guía me mete por todos lados y me explica bastante, cosas que ignoro, detalles sin conocer. Vivía con 4 perros y 57 gatos y al pie de esa casa está una tumba donde les dio sepultura, una lápida con sus nombres. Dentro de la casa -que solo se puede ver por afuera-, todo lo de Hemingway, su máquina Underwood en la cual solía escribir de pie. Muchos libros. Cabezas disecadas de animales que cazaba en África, su otra pasión, uniforme militar de cuando fue corresponsal de guerra. Ahora mismo se ha digitalizado todo lo que dejó, que fueron testimonios de cartas y escritos miles y la biblioteca Kennedy de Boston mantendrá una copia. Con Fidel Castro Hemingway se vio sólo una vez, en un torneo de pesca. Hay dos fotos señeras en una tienda aledaña, iconos de Cuba, donde venden los suvenires, camisetas, llaveros, gorras beisboleras, me hago de una fotografía con Fidel, los dos personajes de aquella Cuba. Sillones, sala de estar, comedor, biblioteca, todo quedó tal como lo dejó Hemingway. Ahora no hay turismo americano por el embargo y bloqueo persistente, pero cuando venga la apertura, seguro se vendrán miles a ver su forma de vida, en ese santuario donde vivió y logró inmortalizar sus obras”. 

TOCA EL AGUA 

Partió de La Habana y el 2 de julio de 1961 se voló los sesos con una escopeta, en Ketchum, Idaho, después de haber recibido descargas de electroshocks, en tratamiento médico en la afamada Clínica Mayo. Camina uno los pasos hacia abajo de la casa, una ladera ahora bien cuidada y un camino encementado. Allí está su barco famoso, Pilar, en homenaje a la virgen de Zaragoza. Una reliquia bien cuidada. Una vez le visitó Ava Gardner, cuando vivía tórrido romance con el torero español, Luis Miguel Dominguín. Junto, una gigantesca alberca donde, aseguran, ella solía bañarse en cueros, desnuda, pues. Cuentan los historiadores que, cuando le llegaban visitas, Hemingway solía decirles: “Toca el agua, para que sientas la piel desnuda de Ava Gardner”. 

EL CARNICERO Y LOS CARNEROS  

Hallándose reunidos los carneros, vieron que entraba el carnicero, que tomaba uno de ellos y le mataba; pero no le hicieron caso. Tomó luego otro y también le degolló, pero no se daban por entendidos y solo decían entre sí: “A este tocó, a mí no, dejemos que se lleve a quien quiera”. El carnicero, no obstante, fue tomándolos a todos y matándolos, y finalmente llegó al último, el cual dijo:   

—Bien merecido lo tenemos, por no habernos defendido al principio todos juntos para conservar nuestras vidas.  

Quien no defiende a tiempo y no ayuda a su compañero, al fin perecerá. Debemos precavernos con tiempo del peligro que se ve venir. 

www.gilbertohaazdiez.com 

Esta es opinión personal del columnista

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.