Ponte en contacto

Columnistas

José Sobrevilla – Asesinos en serie

Publicado

en

Por José Sobrevilla

Se cree que el término “Asesino serial” fue utilizado desde 1930 por el director de la policía de Berlín, Alemania, Ernst Gennat (1880-1939), pero ha sido atribuido a un agente especial del Buró Federal de Investigaciones, FBI, criminólogo, perfilador de asesinos y escritor, Robert Kenneth Ressler (1937-2013) a partir de los años setenta.  En su libro “Asesinos en serie” (Editorial Ariel/2018), Ressler narra haber acuñado el nombre de “serial” por las series de aventuras en la televisión porque, cuando era niño, recordaba que al final de cada capítulo quedaba en vilo hasta la siguiente semana que continuaría. Esa sensación, asegura, es la que queda en los asesinos seriales cuando descubren que el crimen cometido no ha sido tan perfecto como lo vive en sus fantasías.

Jiménez Serrano J., Analista y Psicólogo Criminalista ha definido al asesino serial como el que mata tres o más víctimas, de forma sucesiva y entre ellas con periodos de “enfriamiento”. Además de ello, la característica principal de esta tipología es una ‘individualización de los crímenes’ en cuanto a que cada víctima puede verse por separado en momento y lugar.

Aunque el enfriamiento no quiera decir que no esté planeando seguir haciéndolo, tras el crimen, el asesino consigue cubrir las necesidades psicológicas que lo sacian: sensaciones de poder, dominio, venganza. Situación en la cual el asesino no requiere matar otra vez, aunque a veces siente la necesidad de recrear y revivir ese asesinato, por lo que puede hacer uso de souvenirs o trofeos robados en la escena del crimen; saciedad que es momentánea. “Recreaciones que en un momento ya no llegan a ser capaces de sustituir ese acto de fantasía y vuelven a matar”[1].

El psicólogo y especialista en conducta criminal, ex comisionado del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social, José Luis Musi Nahmías ha considerado que tanto el asesino serial como el múltiple cometen los crímenes a partir de una planeación integral y van armando su estrategia, su técnica y táctica, sea ya para cometer uno u otro; sin embargo, el serial mata a diferentes personas en momentos desiguales y en la mayoría de ocasiones en lugares distintos. El múltiple puede privar de la vida a muchas personas en el mismo momento y lugar. Uno de los ejemplos más claros ha sido cuando, en Estados Unidos –principalmente–, una persona entra a una universidad y comete un asesinato masivo, también ha sucedido en supermercados.

En tanto, el abogado y especialista en Seguridad, Max Morales, quien realizó el perfil criminológico de Alejandra Barraza “La Mataviejitas”, asegura que, dentro de un análisis, en el comportamiento delincuencial de una persona, hay que ver una serie de factores de cómo se comporta al momento de cometer el delito y robustecerlo con el cómo ha sido su vida previa y comportamiento posterior al delito.

La personalidad y modus operandi depende mucho de lugar y forma económica de vida de cada serial; por ejemplo, el actual feminicida de Atizapán de Zaragoza, Andrés “N”, (o Mendoza como cita el periodista de policía Carlos Jiménez) de 74 años, llegó a asesinar y descuartizar mujeres durante 20 años con más de 30 víctimas y que, en versiones televisivas ha aceptado haber comido algunas partes de sus cuerpos, reporteros han señalado que tenía dos caras, porque periódicamente recibía 600 pesos gobierno Municipal de Atizapán de Zaragoza, Estado de México, dinero que utilizaba para comprar balones de fútbol a niños, sopas instantáneas para personas en situación vulnerable, y pintura para fachadas de casas de varias de sus víctimas. Wikipedia señala que es de Oaxaca y que su nombre completo es Andrés Filomeno Mendoza Celis y, a junio de 2021, aún seguía siendo investigado[2].

Según estadísticas internacionales, por lo general, tanto seriales como múltiples, fluctúan entre los 25 y 37 años de edad; y el Buró Federal de Investigaciones, FBI, de Estados Unidos ha sido el que mejores estadísticas ha reunido de este tipo de asesinos; igual que los científicos de la conducta europeos; fundamentalmente los españoles, en donde existe, incluso, el segundo Instituto más importante que se formó en el mundo sobre criminología en la Universidad Complutense de Madrid reveló el Dr. Musi.

Como característica general, son gente muy inteligente, con un coeficiente por arriba del promedio, entre normal y normal-brillante. Pueden padecer ataques epilépticos cuyas crisis consisten en ausencias mentales. Son anodinos, muy agradables, o que tratan de agradar a los demás, para ganárselos y convertirlos en víctimas. La mayoría pertenece a lo que se llama, en economía, clase media, que no quieren regresar a sus orígenes de pobreza, pero que tampoco han podido llegar a ser lo ricos que quisieran. Todos tienen como característica que, en su niñez, fueron víctimas de malos tratos, incluyendo acciones familiares y/o de conocidos acerca de la violencia sexual; fueron maltratados y padecieron también lo que ahora se conoce como “Bullyng”, y en la escuela fueron minusvalorados, sobajados, y les fueron creando no solamente un sentimiento de bajo valor de sí mismos, sino uno de poco amor a la propia vida.

Los motivos de los asesinatos –continúa el Dr. Musi–, no todos son de tipo sexual, pero sí en su mayoría; quiere decir que son gente que se satisface solo si logra la característica fundamental de personalidad, ya sea de psicopatía, o psicosis que viene aparejado con el amor a la muerte, a la necrofilia; son capaces de matar a sus víctimas y, posterior a la muerte, violarlas, que es la única manera en que pueden tener una eyaculación, o satisfacción sexual plena; o bien hacerlo primero cuando están vivas, someterlas, hacer un ejercicio de poder, de sumisión, y después asesinarlas.

Experimentan placer con el homicidio, con el sometimiento, también con el deseo y el ejercicio del dominio, y con la sensación de poder. Todos, múltiples y seriales son enfermos, padecen trastornos mentales, en el sistema nervioso central, en las facultades mentales superiores.

El psicópata es un individuo cuyas principales características son no mantener relaciones emocionales permanentes con nadie, de hecho, no las mantienen, las actúan, no tienen afecto por las demás personas. En el psicopático, por ejemplo, es la carencia de sentimientos de culpa y de vergüenza; incluso llegan a pensar que “no hicieron un mal”; al contrario, que “hicieron un bien” porque era una persona que le hacía daño a la sociedad.

Pero los psicóticos no, ellos son el rubro general en donde se encuentran los trastornos de pérdida del sentido de realidad, los más comunes en todo tipo de esquizofrenias: simple, hebefrénica, catatónica, etc. “A un neurótico tú le puedes preguntar cuanto son ‘dos y dos’, y te va a contestar veintidós, o ‘qué coraje’. Un psiconeurótico te va a contestar ‘dos y dos’, ‘híjole, me duele mucho la cabeza’ porque somatiza el estrés y la angustia lo vuelven en síntomas de enfermedades o padecimientos; mientras que un psicótico, si tú le preguntas cuanto es ‘dos y dos’, te va a responder ‘un avión’, o ‘un tren’ o ‘un árbol’, o algo que ver con la conciencia y la realidad”.

Juana Barraza la “Mata viejitas”

Cuando Max Morales, perfilador de la asesino serial Juana Barraza Samperio, a finales de 2006, aseguró que “era mujer”, todos se rieron, porque era el único especialista que opinaba contrario a los demás, quienes pensaban que podía ser un estilista. “¿Qué es lo que hice? Los asesinos seriales en todo el mundo, tienen características que son comunes. Padecen una psicopatía o trastorno de comportamiento, y en esa definición un asesino serial es una persona que mata con cierta saña, con violencia a un número de tres a cuatro personas, en un periodo de tiempo de manera consecutiva, o en una jurisdicción.

Quiere decir que lo hace por el solo placer de poder dar rienda suelta a ese impulso que no pueden controlar de asesinar a una persona. Claramente pueden distinguir entre ‘el bien’ y ‘el mal’, pero conscientemente deciden cometer delitos atroces. No quiere decir que sean personas que tienen una desviación mental; es simplemente una disfunción de su comportamiento”.

Son asesinos de varias víctimas consecutivas –continuó Max Morales–; ellos eligen a su sacrificado, pero no son gente que sea ocasional; las seleccionan de acuerdo a sus impulsos; tienen la visión de tener una especie de “venganza social” por algo que les pasó a ellos. Generalmente son personas que proceden de familias disfuncionales y que, lamentablemente, en su niñez tuvieron comportamientos de violencia agresivos hacia ellos, tanto de familiares como parientes políticos, las nuevas parejas de su mamá o su papá, fundamentalmente.

Otra característica es que son obsesivos con el poder. Quieren tener la potestad de la vida de la víctima que ellos señalen; poseen también una personalidad narcisista; tienen un IQ elevado, lamentablemente, enfocado al mal; así como la necesidad de llamar la atención, pero primero se hacen pasar como gente tranquila, de muy bajo perfil, que no da problemas. Incluso se presentan como gente educada. El caso es que posteriormente, cuando ya fueron descubiertos se vuelven cínicos. Incluso se vanaglorian de esa posición que tienen de superioridad mental.

– Max, ¿Cómo diferencias un asesino serial de uno múltiple?

– El múltiple, al momento de estar cometiendo un delito, por salir del problema mata a varias personas como una cuestión colateral, aunque no las tenía pensado matar. Por ejemplo, una persona que va manejando enojada y va atropellando gente; o que estuvo en una situación de toma de rehenes. Sin embargo, el asesino serial no puede controlar el impulso y selecciona previamente a sus víctimas. Otra característica es que ellos mismos creen tener una ‘autojustificación’ para lo que hicieron; creen justificarlo por la infancia que vivieron. Son manipuladores y persuasivos; tienen una facultad de convencimiento que los hace mimetizarse y hacer empatía con las víctimas.

También son personas que tienen una “doble moral”; por un lado, participan socialmente en cosas agradables de la sociedad, pero lo que hacen realmente es ocultar su verdadera personalidad. Muchos especialistas dicen que lo hacen indirectamente para ver cuánto tardan realmente en poderlos capturar; es como un reto. Por último, sienten que sus actos tienen una motivación y justificación; se creen ellos esa situación, que ellos no eran así, pero las circunstancias los cambiaron, y la sociedad tiene que ‘justificarlos’ o verlos con cierta caridad.

Por su parte, el Dr. José Luis Musi asegura que los psicóticos pueden tener momentos de lucidez, como que tienen brillos de sentido de realidad, los cuales les causan sentimientos de culpa, a tal grado que muchos, después de cometer los actos homicidas, se llegan a suicidar porque no pueden resolver la culpa. Los psicópatas no. Nunca tienen sentimientos de culpa o de vergüenza, y convierten a la persona en una cosa; no lo viven como un ser humano sensible, que transmite emociones y que ellos también las pueden transmitir, intercambiar; muchos son muy peligrosos, todos, diría yo, criminológicamente hablando.

Tienen una gran capacidad de hacer un enorme daño social y pocas o nulas posibilidades de rehabilitación o readaptación social. Por eso, en las cárceles hay que tenerlos separados de la demás población.  No son reintegrables socialmente, coincide el Dr. Max Morales, por más años que pasen en la cárcel, porque ya tienen esa desviación en su comportamiento.

En el caso de la “Mata viejitas” lo primero que hice fue analizar el comportamiento que tenían las víctimas, donde todas fueron personas de la tercera edad, jubiladas y solas. El primer acercamiento era para ofrecerles acompañarlas al súper, o cargarle las bolsas hasta su vehículo; se presentaba como enfermera y que les podía ayudar a obtener sus beneficios económicos de vejes, y una vez que las enganchaba se seguía ofertando como una persona que –además– podía asistirlas en labores del hogar, como sirvienta o planchadora.

El problema era que una vez que le decían que sí, porque era agradable, les quería cobrar de más por sus servicios; sin embargo, las personas adultas, quienes cuidan mucho sus gastos, y ella les quería cobrar “como si fueran de Las Lomas” (una de las colonias más cara de México) y ese era el ‘detonante’, porque cuando los adultos mayores se sienten engañados o estafados “no tienen pelos en la lengua” y le reclamaban que era una ‘abusiva’, que “cómo quería cobrar esa cantidad”, y ella se acordaba del maltrato infantil que le daba su abuela, las golpizas, y en ese momento las asesinaba.

¿Por qué concluí que era mujer?

Por el ritual que tenía, el modus operandi utilizado; las convencía con sus dotes de ‘enfermera’, les ofrecía masajes relajantes, se los daba y al final tomaba cualquier elemento que tuviera cerca, el cordón de la plancha o el enchufe de alguna aspiradora, y las ahorcaba. Nunca las violó, y les dejaba una estampa de un santo como para sentirse bien.

Detrás de La Mataviejitas estaba Juana Barraza. Una mujer corpulenta, de 1,75 metros de altura, que se había dedicado toda su vida a la lucha libre profesional y al comercio, quien tenía tres hijos y llegó a estrangular a veinte personas aproximadamente, de las cuales solo reconocía dieciséis; también cometió 12 robos. Fue condenada a 759 años de cárcel[3].

Un asesino serial siempre reincide, asegura el Dr. Musi. Siempre andan y actúan solos, y muchos viven totalmente solos; de tal manera que no tienen con quien intercambiar las cosas más comunes de la vida. Curiosamente ‘siempre dejan alguna huella’, porque el impulso del homicidio no lo pueden parar, el deseo, la ansiedad por matar, la satisfacción sexual al hacerlo; y la dejan como diciendo “ojalá y me agarren, me detengan, porque no puedo parar”.

El único caso que este reportero pudo encontrar de asesinos seriales que no actuaban solos fue el de Los Huipas, detenidos en 1950, y que eran de un grupo étnico llamado “yoremes”, (sur y norte de Sinaloa, Sonora y Durango) y eran cuatro hombres Yocupicio Soto; Adelaido Huipas Quijano; Leonardo Yocupicio Huipas y Basilio Humo Valenzuela, todos eran primos de primer y segundo grado, y además amantes. Cometían los asesinatos presuntamente por el rencor que le tenían a la sociedad por haberlos rechazado por sus preferencias sexuales. Eran originarios de Huatabampo, Sonora, y curiosamente el incesto no preocupaba tanto a la sociedad, como el hecho de que hubieran sido homosexuales.

Su venganza era terrible, cruel, salvaje y despiadada, y escogían como víctimas a quienes se habían burlado de ellos por su estatus en la comunidad, pero específicamente a quienes los ridiculizaban por ser homosexuales; usaban un marro de mezquite, aunque lo más escalofriante era que antes de asesinarlos, los torturaban y les cortaban los genitales, y los senos en el caso de las mujeres; incluso, comenzaron a coleccionar los testículos y penes de los hombres que asesinaban[4].

Antiguamente a los asesinos seriales –comentó José Luis Musi– les llamaban “locos”, “enfermos morales”, “desalmados”, “monstros”, “vampiros”, “propios de cultos satánicos”, y siempre devotos de la Santa Muerte. Pasaban de las neurosis agudas a las psicosis agudas, paranoicos, esquizofrénicos, son víctimas de obsesiones y alucinaciones que, para ser psicótico, uno de los principales síntomas son las alucinaciones, ya sean auditivas, que oyen cosas que no existen, que les mandan, les platican u ordenan que hagan cosas; visuales, que ven cosas; táctiles, olfativas, o gustativas.

Hay muchas obsesiones y totalmente viven en esa ‘obsesión’ de continuar con sus crímenes; y cada vez desarrollan más una angustia de desahogarse con el homicidio. Recordemos los de aquella época en Ciudad Juárez, en donde tuvo que venir una comisión de las Naciones Unidas en la investigación de las famosas “Muertas de Juárez” y que, como fueron encontradas en campos algodoneros, la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos contra México fue llamada “Campos algodoneros”, como puede ser localizada en Internet.

Ahí dice que México tiene que sacar “mínimo” la huella genética de todos los habitantes del país. “yo preguntaría a los gobernadores y demás autoridades ¿por qué no empiezan a sacar la huella genética de policías y ladrones?, porque en la mayoría de las ocasiones, en los homicidios, siempre encontrarás la participación de alguna autoridad de carácter policial. Por eso es importante la obtención de esos bancos de datos. Actúan siempre –como ya dije– como profesionales del crimen, astutos, limpios en hacer sus cosas, precavidos y obsesivos, bien vestidos y se comportan óptimamente.

Crestomatías video


[1] https://www.uv.es/GICF/3R1_Jimenez_GICF_10.pdf consultado el 23.07.2021

[2] https://es.wikipedia.org/wiki/Andr%C3%A9s_Mendoza_(asesino_serial) consultado el 28.07.2021

[3] https://elpais.com/mexico/2021-04-25/la-mataviejitas-asesina-o-victima.html Consultado el 27.07.2021

https://www.infobae.com/america/mexico/2021/07/21/incesto-discriminacion-y-una-brutal-venganza-los-huipas-los-asesinos-seriales-indigenas-que-sacudieron-a-mexico/ – Infobae Consultado el 27.07.2021

Esta es opinión personal del columnista

Columnistas

Gilberto Haaz Diez – En aquel año de Cuba (2009) Finca Vigia

Publicado

en

Por

*Por siglos, el mejor recurso de Cuba ha sido su gente. No esos dictadores. Camelot.  

EN AQUEL AÑO DE CUBA (2009) FINCA VIGIA 

Rememoro una visita a Finca Vigía, en Cuba, en el año 2009.  

Por Gilberto Haaz Diez

“Finca Vigía es el lugar donde vivió el Nobel Ernest Hemingway, por casi 20 años. Se encuentra a unos veinte minutos a la salida de La Habana. El taxi me lleva. Las afueras de la ciudad son como nuestros pueblos cuenqueños, terracería a los lados del camino, casas humildes, palmeras y un sol del carajo. Un arco marca la entrada, hay una señora en el cobro de boletos. Compro el tiquet, económico, cinco pesos con derecho a tomar fotografías. La Finca es de unas cuatro hectáreas, boscosa y con muchas palmeras. Allí Hemingway escribió la mayoría de sus obras: Por quién doblan las campanas, Paris era una fiesta y aquella legendaria, El viejo y el mar, donde dio vida a Gregorio, el pescador del libro y la película que filmó Spencer Tracy. 

El escritor solía tomar alcohol a diario, o en el Floridita o dónde se pudiera. La guía me mete por todos lados y me explica bastante, cosas que ignoro, detalles sin conocer. Vivía con 4 perros y 57 gatos y al pie de esa casa está una tumba donde les dio sepultura, una lápida con sus nombres. Dentro de la casa -que solo se puede ver por afuera-, todo lo de Hemingway, su máquina Underwood en la cual solía escribir de pie. Muchos libros. Cabezas disecadas de animales que cazaba en África, su otra pasión, uniforme militar de cuando fue corresponsal de guerra. Ahora mismo se ha digitalizado todo lo que dejó, que fueron testimonios de cartas y escritos miles y la biblioteca Kennedy de Boston mantendrá una copia. Con Fidel Castro Hemingway se vio sólo una vez, en un torneo de pesca. Hay dos fotos señeras en una tienda aledaña, iconos de Cuba, donde venden los suvenires, camisetas, llaveros, gorras beisboleras, me hago de una fotografía con Fidel, los dos personajes de aquella Cuba. Sillones, sala de estar, comedor, biblioteca, todo quedó tal como lo dejó Hemingway. Ahora no hay turismo americano por el embargo y bloqueo persistente, pero cuando venga la apertura, seguro se vendrán miles a ver su forma de vida, en ese santuario donde vivió y logró inmortalizar sus obras”. 

TOCA EL AGUA 

Partió de La Habana y el 2 de julio de 1961 se voló los sesos con una escopeta, en Ketchum, Idaho, después de haber recibido descargas de electroshocks, en tratamiento médico en la afamada Clínica Mayo. Camina uno los pasos hacia abajo de la casa, una ladera ahora bien cuidada y un camino encementado. Allí está su barco famoso, Pilar, en homenaje a la virgen de Zaragoza. Una reliquia bien cuidada. Una vez le visitó Ava Gardner, cuando vivía tórrido romance con el torero español, Luis Miguel Dominguín. Junto, una gigantesca alberca donde, aseguran, ella solía bañarse en cueros, desnuda, pues. Cuentan los historiadores que, cuando le llegaban visitas, Hemingway solía decirles: “Toca el agua, para que sientas la piel desnuda de Ava Gardner”. 

EL CARNICERO Y LOS CARNEROS  

Hallándose reunidos los carneros, vieron que entraba el carnicero, que tomaba uno de ellos y le mataba; pero no le hicieron caso. Tomó luego otro y también le degolló, pero no se daban por entendidos y solo decían entre sí: “A este tocó, a mí no, dejemos que se lleve a quien quiera”. El carnicero, no obstante, fue tomándolos a todos y matándolos, y finalmente llegó al último, el cual dijo:   

—Bien merecido lo tenemos, por no habernos defendido al principio todos juntos para conservar nuestras vidas.  

Quien no defiende a tiempo y no ayuda a su compañero, al fin perecerá. Debemos precavernos con tiempo del peligro que se ve venir. 

www.gilbertohaazdiez.com 

Esta es opinión personal del columnista

Continua Leyendo

Columnistas

José Sobrevilla – Zócalo, 21 años escudriñando el mundo de los medios

Publicado

en

Por

Por José Sobrevilla

Si algo ha tenido Carlos Padilla Ríos es una profunda tenacidad para llevar adelante la revista Zócalo, pero sobre todo impulsar la calidad de contenidos que, a lo largo de 21 años, cumplidos el pasado 15 de septiembre, ha ofrecido en lo que se refiere al análisis de los medios de comunicación, el periodismo y sus actores; sin embargo, labor que desafortunadamente no ha sido suficientemente destacada, por lo que, aprovechando la presencia del comunicador, director de la revista, durante la conferencia de prensa mañanera, solicitamos unas palabras sobre este acontecimiento.

Le comento que Carlos Padilla Ríos, riguroso periodista, es egresado de la Escuela Nacional de Estudios Profesionales de Acatlán de la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM, en la licenciatura de Comunicación Colectiva y Periodismo y, entre otras actividades, ha sido redactor y reportero de la prestigiada Radio Educación.

– ¿Cómo surge la revista?

La iniciativa del nacimiento de la revista Zócalo se dio dentro de un grupo de reporteros pertenecientes a la Fraternidad de Reporteros de México, FREMAC, que hoy dirige Raúl Correa, poco antes del año 2000, y donde –por aquellos tiempos– Carlos Padilla estaba a cargo del periódico “Los Periodistas” que editaba la FREMAC.

– ¿Por qué se llamó “Zócalo”?

Porque en su origen fue una publicación orientada a ventilar los asuntos del gremio periodístico, pero también los de la Ciudad de México; sin embargo, como en todo proyecto nuevo, donde siempre se junta gente, nos fuimos adecuando y acudimos con pintores, fotógrafos a quienes explicamos la importancia de una revista con estas características, y el gremio artístico, como siempre, ha sido muy solidario en proyectos ciudadanos, por lo que nos donaron obra plástica y fotográfica y con ello reunimos algunos recursos para arrancar y posteriormente también buscamos publicidad.

Zócalo inicialmente fue un tabloide quincenal de 32 páginas que duró con esta periodicidad cerca de cuatro años, sin embargo, por falta de recursos pudimos seguir sacándola cada quince días y la ampliamos a cada mes en 2005, pero ahora en formato de revista. Invariablemente sus contenidos han sido escritos por catedráticos universitarios, analistas y periodistas. Es una publicación que desde aquel tiempo ha sido mensual. Conformamos una empresa periodística hecha por periodistas y analistas y, siempre hemos impulsado los temas de la comunicación política, la libertad de prensa, el derecho a la información, las fakenews, el secreto profesional de los periodistas, y los derechos de las audiencias en cuanto a temas afines. Ahora estamos en Internet, y en todas sus vertientes de redes sociales.

Como todo proyecto independiente hemos venido enfrentando una serie de dificultades en el aspecto periodístico como es la falta de recursos, factores administrativos, de circulación; sin embargo, desde 2005 nos hemos mantenido circulándola en establecimientos comerciales y sigue siendo de carácter nacional. Hemos sobrevivido por el apoyo y solidaridad de catedráticos e investigadores quienes entienden que temas como estos, por el bien de las audiencias, es importante ventilarlos. Actualmente sólo puede conseguirse en Sanborns porque las universidades, por la “pandemia” siguen cerradas y las librerías del Fondo de Cultura Económica, El Sótano, y Gandhi dejaron de distribuir revistas.

“Nosotros no tenemos fines de lucro, sino más bien hacemos hincapié en estos temas”. Por ejemplo, revela, la edición de septiembre la hemos dedicado a los “100 años de la Radio en México”, y en ella tanto profesores de la UNAM, Universidad Autónoma de la Ciudad de México, UACM, de la Universidad Autónoma Metropolitana, y otras instituciones, así como periodistas independientes escriben sobre estos primeros cien años de la radio en México a través de sus distintas épocas; desde el inicio de este medio de comunicación con instrumentos rústicos, su evolución tecnológica, y todas sus distintas épocas desde los cuarenta hasta los noventa”.

– ¿Cómo se ve desde Zócalo la creación de un “Quién es quién en las mentiras de la semana” como segmento de las conferencias mañaneras?

A partir del comienzo de este gobierno estamos siendo testigos de un cambio radical, sustancial respecto a la relación entre las empresas mediáticas y el gobierno del presidente López Obrador. Es un cambio de 180 grados sino es que más; un cambio revolucionario porque se ha roto esta complicidad entre los negocios mediático-empresariales y el poder político; dirán algunos que se le sigue otorgando recursos a muchas empresas mediáticas, pues sí, porque son las que siguen dominando el panorama de los medios de comunicación; son los que tienen mayor alcance a nivel nacional y el gobierno tiene la necesidad de informar sus políticas públicas para que lleguen a todos los rincones del país.

En este sentido, el gobierno está ejerciendo también su derecho de réplica y los periodistas tenemos el derecho de informar y analizar, pero también cualquier ciudadano, incluso el C. Presidente está en su derecho a replicar y dar su versión de los sucesos informativos. Es conocido por todos que, durante décadas, quizás sesenta o setenta años, las empresas de comunicación fueron las voceras de los gobiernos en turno; y ahora ya se rompió esa vocería. Hoy sabemos que algunas de las empresas mediáticas tienen hospitales y otro tipo de negocios que se han hecho al amparo de esos intereses coludidos con el poder político.

– En lo personal, ¿Cómo interpretas el que un presidente establezca conferencias mañaneras diarias?

– Yo creo que es otro acierto del gobierno federal. Recordemos que los presidentes anteriores se escondían, no daban conferencias de prensa, tenían un pool de reporteros que siempre preguntaban y a quienes siempre se les daba la palabra; hablo de Televisa, TV Azteca, o los periódicos que siempre favorecieron las políticas públicas de Peña Nieto, de Calderón, de Fox o de Zedillo o Salinas; eran voceros totalmente del poder político. 

Ahora, este tipo de conferencias diarias del presidente López Obrador, son un avance gigantesco, porque él contesta todos los días a la prensa y muchas veces esa prensa es crítica hacia las políticas públicas, lo cual está bien. El Ejecutivo de la Unión utiliza las conferencias no solamente para dirigirse a la prensa, se dirige también a sus seguidores, y todos los días también escuchamos a un mandatario informado, crítico, autocrítico, y los ciudadanos a través de las mañaneras son informados… sí, es la versión oficial, pero muchos ciudadanos le siguen creyendo al presidente porque mucho de lo que dice está cercano a la verdad.

– Por estos 21 años ¿Qué mensaje mandas a tus lectores y seguidores?

Creo que los ciudadanos deben ejercer su derecho a la información en el más amplio sentido de la palabra; deben ser exigentes con los medios de comunicación y, en la medida de lo posible, cotejar las informaciones, no dejarse llevar por las noticias falsas, las informaciones exageradas que circulan en las redes sociodigitales. Los ciudadanos, a través del tiempo, ya saben de qué pie cojean los periodistas, sobre todos los comunicadores oficialones. Todo mundo conoce a López Dóriga, Javier Alatorre, los periodistas de Excélsior, quienes a falta de más recursos se dedican ahora a criticar todo tipo de políticas públicas.

Otro acierto de este gobierno, más allá de los cien compromisos, sin proponérselo, ha sido crear en el país otra prensa opositora, misma que con sus pros y contras, tiene la virtud de ser muy crítica pero no siempre sus versiones, la información que difunden, se acercan a la verdad. Más bien trabajan para mantener sus intereses económicos. He ahí su importancia.

Nota: La revista Zócalo la encuentra en https://www.revistazocalo.com/ (costo en presentación impresa de $60.00 de venta en Sanborns) y actualmente en la versión digital se anuncia el No. 253 “Debate global para regular redes”. Lo invitamos a ver a continuación la video-entrevista de Noreste.net.

Esta es opinión personal del columnista

Continua Leyendo

Columnistas

Miguel Ángel Cristiani – El año de Hidalgo…

Publicado

en

Por

  • El saqueo en las arcas municipales de los que se van
  • Daño patrimonial a la Hacienda Pública de $2,038,503,221.83
  • Se llevan todo lo que pueden y no pasa nada

Por Miguel Ángel Cristiani González

Es bien sabida la expresión popular de que “estamos en el año de Hidalgo…chin chin el que deje algo” la que ahora tiene aplicación, a unos días de que terminen las actuales administraciones municipales que están concluyendo su período de gobierno.

Nada que ver con la celebración de los 200 años de la Independencia de México.

Habrá que esperar a que lleguen las nuevas autoridades, a ver con qué sorpresitas se encuentran.

Como diría ya saben quién, en el pasado, en muchos de los ayuntamientos, cuando llegaban a tomar posesión los nuevos funcionarios, se encontraban con que los que se fueron, se llevaron todo, literalmente todo, lo que pudieron, muebles, computadoras, vehículos, hasta las cafeteras se robaban y si eran del mismo partido, pues no pasaba nada, no había denuncias y a comprar todo nuevo y todos felices y contentos.

Lo anterior viene a colación, porque precisamente, el próximo jueves 30 de septiembre, la auditora del Órgano de fiscalización Superior (ORFIS), Delia Cobos González acudirá al Congreso del Estado a entrega los resultados de las auditorías practicadas a los municipios y entes públicos en lo que se denomina la Cuenta Pública del año 2020.

En una amplia charla que se prolongó durante más de tres horas, con los periodistas del Grupo de los Diez, la titular del ORFIS advirtió que en esta ocasión no habrá prórrogas y las cuentas claras se van a entregar en tiempo y forma.

Respecto a que la cuenta pública del 2020 se entrega en tiempos, en los tiempos que señala la ley y que en cuanto a los municipios que deben de solventar ya lo último de sus cuentas públicas, la prescripción de la ley es de 7 años, por lo que su responsabilidad no termina, aunque ya no estén en el poder.

Aclaro además que para los delitos graves la ley señala que la prescripción es de 7 años y para los no graves 3 años.

Pero precisamente por esos tiempos y plazos -que ahora son muy largos- se presta a que los funcionarios responsables de alguna irregularidad, se confíen en que tienen tiempo para poder “aclarar” los posibles malos manejos administrativos.

Por eso es que ya se va a presentar ante el Congreso del Estado una propuesta para hacer una reforma constitucional y a las leyes correspondientes, para reducir los tiempos de la fiscalización.

Y es verdad, que ahora, en que se van dando los pasos para detectar, aclarar y en su caso sancionar a los culpables, son muchas las instancias que se tienen que cubrir y en el transcurso de ese largo y sinuoso camino, se van diluyendo los casos y al final de cuentas, son contados los que llegan a ser enjuiciados.

Cada vez que los tiempos se prolongan puede dar lugar a irregularidades a impunidad, a componendas o sea una serie de circunstancias que cuando los tiempos, los plazos son cortos, se inhiben.

Así las cosas, en las Cuentas Públicas del ejercicio fiscal dos mil diecinueve, en 210 Municipios y 6 Entidades Paramunicipales (5 Organismos de Agua y 1 Instituto Municipal de la Mujer) las aclaraciones y documentación justificativa y comprobatoria presentadas, no fueron suficientes para solventar las observaciones que hacen presumir una falta administrativa y/o la existencia de presunto daño patrimonial a la Hacienda Pública Municipal, respecto de la gestión financiera.

Las 1,768 Observaciones hacen presumir la existencia de un daño patrimonial a la Hacienda Pública Municipal de $2,038,503,221.83, de las cuales el ORFIS promoverá el fincamiento de responsabilidades y determinación de daños y perjuicios de conformidad con el Título Quinto de la Ley Número 364 de Fiscalización Superior y Rendición de Cuentas del Estado de Veracruz de Ignacio de la Llave.

Las Observaciones que implican incumplimiento de disposiciones legales o posible comisión de faltas administrativas, se generaron 2,401 Observaciones  Administrativas, las cuales el Titular del Órgano Interno de Control, deberá continuar con la investigación respectiva y promover las acciones que procedan, informando al ORFIS dentro de los treinta días hábiles siguientes a la vista desahogada, el número de expediente y fecha con el que se inició la investigación o procedimiento respectivo; así mismo deberá remitir al Órgano de Fiscalización Superior del Estado, un tanto en copia certificada de la resolución definitiva que se determine, dentro de los diez días hábiles siguientes a su emisión.

Derivado de las auditorías en Materia de Deuda Pública, Obligaciones y Disciplina Financiera se determina: 18 Observaciones hacen presumir la existencia de un daño patrimonial a la Hacienda Pública Municipal por $39,976,506.21, de las cuales el ORFIS promoverá el fincamiento de responsabilidades y determinación de daños y perjuicios de conformidad con el Título Quinto de la Ley Número 364 de Fiscalización Superior y Rendición de Cuentas del Estado de Veracruz.

618 Observaciones realizadas a municipios, implican incumplimiento de disposiciones legales o posible comisión de faltas administrativas, de las cuales el Titular del Órgano Interno de Control, deberá continuar con la investigación respectiva y promover las acciones que procedan.

Con base en las observaciones que derivaron de la revisión a los Entes Fiscalizables Municipales, en el apartado de los Informes Individuales, se describen aquellos en los que existe la presunción de que los servidores públicos y en su caso los ex servidores públicos cometieron probables irregularidades o posibles conductas ilícitas en el manejo de los recursos públicos municipales, que hacen presumible la existencia de presunto daño patrimonial a sus haciendas públicas.

En estos momentos, ya el área jurídica del ORFIS se encuentra elaborando la documentación respectiva para continuar con el proceso legal.

Otro dato interesante es que el 80 por ciento de los municipios presentan irregularidades en su administración, por lo que, desde ahora, se vienen impartiendo cursos y talleres a las nuevas autoridades que habrán de entrar en funciones, para que no puedan decir, es que no sabía que no se podía hacer eso así.

De los que se van, todavía tienen varios años, para que puedan ser llamados a rendir las cuentas claras y tratar de justificar las irregularidades que cometieron, ya que como se ha dicho, son hasta siete años, en que todavía se pueden hacer los cargos a los malos funcionarios, aunque ya no estén en el poder.

Contáctanos en nuestras redes sociales:

https://www.canva.com/design/DAEN5B9DWgs/ZCHd2Z8KueYjlg_d59Op3A/view?website#2

Esta es opinión personal del columnista

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.