Ponte en contacto

Columnistas

José Sobrevilla- José Jesús Alfredo Gallegos Lara “El padre pistolas”

Publicado

en

Por José Sobrevilla

Chucándiro, es un municipio que se encuentra al norte del Estado de Michoacán a una altura de 1,850 metros sobre el nivel del mar; al Norte limita con Morelos y Huandacareo, al Este con Copándaro y Tarímbaro, al Sur con Morelia y al Oeste con Huaniqueo; de la capital, Morelia, lo separa únicamente 50 kilómetros y 236 de la Ciudad de México. De acuerdo con el Consejo Estatal de Población michoacano[1], es de los municipios con menor población (Inegi/2020) con 4 mil 944 habitantes dedicados fundamentalmente a la agricultura. Tiene una zona arqueológica con vestigios de cerámica, puntas de flecha y otros objetos, que dan cuenta de los asentamientos humanos que desde antes de la llegada de los españoles habitaban la zona.

Se constituyó en municipio el 21 de junio de 1878, y en 1901 pasó a pertenecer un distrito de Morelia, igual que Acuitzio, Cuitzeo, Santa Ana Maya y Quiroga. El origen de su nombre es chichimeca, significa “arboledas”, aunque algunos autores consideran que quiere decir “lugar de mentirosos”. De acuerdo con la página “Municipios de México” se encuentran 31 escuelas, de las cuales 10 son de Preescolar (Kínder), 14 Primarias, cinco de secundaria, dos de educación Media Superior (Preparatoria) y las demás superiores o de formaciones para el trabajo[2].

Ahí, en la parroquia del municipio, el padre José Jesús Alfredo Gallegos Lara oficia misa; lo conocen mejor como “El padre pistolas”; quien cuenta que de niño tuvo muchos sobrenombres: La garrocha (por su estatura de 1:90), “El pulgarcito Ramos”; después le decían “Feyo”, “Fredi”; es muy fiestero y le gusta cantar; asegura que –de joven– lo hacía en casi todas las bandas y conjuntos de la región. Esto cuando Cruz Lizárraga no era lo que terminó siendo musicalmente. En alguna ocasión, cuando se subió a cantar en un foro, un tipo llamado Miguel Malagón, cuando andaba borracho, se subió al foro y dijo al micrófono: “¡Esta canción se la dedico al ‘padre pistolas’… que está muy guapo!” y desde entonces se le quedó el apodo.

Nació en un pueblo llamado Tarimoro (Guanajuato) y su vocación religiosa ha estado ligada a Román Acevedo (su primo segundo); quien fue un sacerdote que “le tocó la persecución por ser maestro, pero con el tiempo llegó a ser rector del seminario, obispo auxiliar, y hasta le dio clases a Estanislao Alcaraz y Figueroa (Obispo de Morelia). Román era un hombre ‘sencillito’ que parecía una mamá, pero tenía unos “güevotes”, porque lo que él decía, eso se hacía”, explicó en entrevista ‘El Padre Pistolas’ a Cris y Sergio en el video del canal “Aventureros”[3] de YouTube. Fue muchas cosas, albañil, herrero, fontanero, electricista, pero fundamentalmente basquetbolista y, cuando estudiaba en el seminario, fue llamado a sumarse a la selección nacional, pero no quiso irse.

Después del seminario se integró como misionero en La Paz, Baja California de donde a los dos años lo corrieron porque “le tiraba duro” a las cinco logias masónicas del lugar. Un día “El obispo, que era ‘muy barbero´ con ellos, le pidió que les hiciera un favor y se negó; fue cuando salió (lo corrieron, según su decir) del lugar y se vino a Morelia con su primo Estanislao, quien le dijo que lo enviaría a un rancho (El Jaral del Refugio, Acámbaro) cerca de Tarimoro para que atendiera a su mamá, ya que queda a una hora del lugar donde había nacido. Ahí estuvo 25 años.

Ameno, con frases ocurrentes y simpáticas, directo, le comentó a los Youtubers que, recientemente, acababa de hacer una fiesta por su cumpleaños número setenta y que “llegaron mil motos con viejas nalgonas y encueradas”, encueradas porque vestían pantalones ajustado de cuero, y quienes “se jodieron nada más siete puercos, y 2º garrafones de tequila y de mezcal. Hubo banda, conjunto y mariachi”. Narró que hace cuatro años (2017) fue el único de 23 padres que celebró sus 40 años en el sacerdocio. “El cielo es un banquete, éstas nomás son comiditas que hago, pero el banquete está en el cielo… Y a los pendejos que no les gustan las fiestas, se van a ir al infierno, porque el cielo es pura fiesta, puro gusto, puro baile; así es que, la alegría y las fiestas son un símbolo de salud, felicidad y tranquilidad…” dijo.

Familiarizado con sus entrevistadores, les reveló que actualmente está curando a dos personas de cáncer; y que por semana le están hablando mujeres que tienen cáncer de pecho, de Holanda de Alemania, de Francia, Argentina, Colombia; eso porque ahora se ha dado a la tarea de hacer yerbas medicinales “Yo tengo dos hermanos médicos y desde los doce años, me daban cajas y cajas de muestras médicas, de las que ahora prácticamente ya no hay”. Agregó que, por ellos, se dio cuenta que están muy mal los servicios médicos en México, porque compran la medicina más chafa, y cita como ejemplo que, para la diabetes, los doctores recetan metformina y glibenclamida a los enfermos; padecimiento que él cura con combinaciones de hierbas.

En algún momento, los videastas le preguntan cuál es el ministerio de su comunidad, y aseguró tener 19 ranchos a los que les va poniendo sus capillitas, “van como diez”; y que en algunos de ellos tiene problemas con el agua potable, porque el agua embotellada que compran en la región, a los quince días se pone verde. Él consume la de un manantial con muchos minerales. También señaló preocuparle el que no haya buenas carreteras, problema que ha querido corregir, pero no tiene los respaldos necesarios. “Quiero hacer la bajada de la autopista que pasa a un kilómetro; pero únicamente hacer los planos me costó 480 mil pesos, y se perdieron, pero quedó un disco duro de respaldo. Le pidió ayuda a Batel (Lázaro Cárdenas) pero ya iba de salida.

También a Godoy (Leonel Godoy Rangel) ‘pero salió bien rata’; “le dije a Fausto (Vallejo Figueroa), pinche viejillo, ya era un pellejo; le cambiaron dos riñones y el hígado; en aquel tiempo –recordó– se murió Raúl Velasco y dejó una alemana güerota bien bonita que no sé donde quedaría, tengo pendiente… dijo sonriendo pícaramente.

A Jara (Salvador Jara Guerrero) le puse “El charal” porque nomás se dedicó a robar el cabrón, era una chingaderita que ni parecía gobernador, bien tramposo; y luego este canguro que tenemos ‘circulo’ (Silvano, dice Cris) nomás se dedicó a robar, desapareció la Junta Local de Caminos… qué bueno que ya se va a la fregada (…) me comentan que ya tiene un pie en la cárcel, yo digo que ya tiene los dos, por eso hace tanto alboroto”.

Asegura con orgullo el Padre Pistolas que “el candidato pendejo que no va con él a tomarse la foto y a que le eche la bendición, no gana” y que tiene años diciéndoles (a los políticos de todos los partidos) que quiten todas las plurinominales porque “para qué queremos 200 huevones ahí”. Agregó “Hay un señor que se llama Noroña, Gerardo o algo así, bien hocicón, que está con López Obrador; sí, pero su partido no vota a favor de que se acaben las plurinominales…”

Se ha peleado con los padres y con el obispo porque les piden hasta seis años de catecismo, al estilo norteamericano (…) pero que no entienden la realidad del campesino michoacano, porque los papás no tienen tiempo para llevar a los niños a la iglesia. “Soy el padre más vigilado. Cada año vienen los obispos, y los vicarios episcopales y me revisan, y no han encontrado ni un solo papel que no tenga sus plásticos, sus documentos están en orden, sus retratos: a la chingada, esa es la palabra que yo utilizo…”  

Quienes lo conocen, dicen que con todo y lo “mal hablado”, el ‘Padre Pistolas’ es una persona muy querida por la mayoría de la población, pues gracias a él y a sus ganas de trabajar, se ha logrado tener un Colegio de Bachilleres, carreteras, caminos, un Centro de Salud, entre muchos otros beneficios. Lo siguen las personas más necesitadas, y ha trabajado durante toda su vida sacerdotal en las comunidades más apartadas de Guanajuato y Michoacán, en las que promueve el respeto, amor al prójimo, el trabajo y la paz; no le importa salir a la hora que sea para visitar enfermos, confesarlos o bien llevarles la comunión, así como para darles los santos oleos.

Dentro y fuera de la iglesia, el ‘Padre Pistolas’ es un hombre –solo un ser humano, como él dice– quien hace señalamientos tanto al gobierno local y federal, a la cúpula religiosa y asegura que no le interesa el poder, ni los lujos, únicamente reunir fondos para seguir ayudando a los pobres y realizar obras y acciones que beneficien a los pueblos donde le toque desempeñar su ministerio sacerdotal.

Cuenta el periódico El País que, un día, un policía le preguntó que porqué oficiaba misa armado; y que le respondió “para defenderme de pinches rateros como tú”.

Fue el 16 de febrero de 2016 cuando Juan Diego Quesada –de este medio español– difundió un texto donde decía que, a la luz de sus acciones, el párroco era un defensor de los débiles. “En las parroquias en las que estuvo con anterioridad llevó luz y agua, asfaltó carreteras. Da catequesis a las prostitutas de Morelia y visita la cárcel para aliviar la conciencia de los presos. A la vez es retrógrado y faltón en muchos aspectos. Las mujeres –asegura– primero tienen que cuidar a sus hijos y después ‘putear y llevar falda’. La decadencia de España, dice al oír el acento del periodista, tiene que ver con la proliferación de la homosexualidad. Por todos lados se ven ‘jotos aquí y allá’ que resquebrajan los cimientos de la sociedad”[4]. (ver video)

Esta es una opinión personal del columnista


[1] https://coespo.michoacan.gob.mx/wp-content/uploads/2021/02/Poblacion-en-Michoacan-2020.pdf Consultado el 09.10.2021

[2] https://www.los-municipios.mx/municipio-chucandiro.html  Consultado el 09.10.2021

[3] Entrevista de Cris y Sergio “Aventureros” subida el 26 de julio 2021. https://www.youtube.com/watch?v=XN60TAXMMPs&t=13s Consultado el 09.10.2021

[4] https://elpais.com/internacional/2016/02/16/mexico/1455638181_945167.html Consultado el 09.10.2021

Columnistas

Héctor Parra – Las fuerzas armadas en el rejuego político

Publicado

en

TRAS LA VERDAD 

Los distintos “comandantes supremos” de las Fuerzas Armadas permanentes, ante la incapacidad de los civiles, los presidentes han obligado al ejército y a la marina a resolver problemas de inseguridad pública. También han fracasado. 

Ni Felipe Calderón, ni Enrique Peña, mucho menos Andrés López, han logrado, por medio de soldados y marinos, amainar la fuerza de la delincuencia organizada. Por el contrario, aún con las Fuerzas Armadas en las calles, la inseguridad se incrementó mucho más. Aunque el mitómano de López Obrador, asegure lo contrario. Más de 126 mil asesinatos en apenas 3 años 10 meses del gobierno de la 4T, desmiente las falacias del presidente. 

Si el gobierno de AMLO se preocupa por prorrogar más allá de su mandato el uso de las Fuerzas Armadas en las calles, es síntoma inequívoco de su derrota en el combate a la seguridad pública, a pesar de todas las irregularidades constitucionales, legales y operativas que ha cometido. 

López Obrador, en su afán de fortalecer a las Fuerzas Armadas y la Guardia Nacional, les ha proporcionado presupuesto público inimaginable, dejando desnudos a los gobiernos de los estados para un combate más eficiente y efectivo en beneficio de la seguridad pública; eliminó el traslado de presupuesto público para policías estatales y municipales. Ello generó coadyuvó a generar más violencia. 

Los legisladores federales, ignorantes en materia de seguridad pública, se desgarran para decidir si los militares y marinos seguirán más allá del mandato de AMLO, en lugar de ahondar las discusiones sobre el rotundo fracaso del programa de seguridad pública. 

La disputa la centran en si aquellos siguen o no en las calles haciendo labor de policías, cuando durante 3 sexenios han probado no tener la capacidad. Con AMLO ¿Será por aquello del 10% de conocimiento y 90% de honestidad? 

Al presidente se le ha apoyado como a ningún otro, desde caprichos y programas fallidos. Sus legisladores le han aprobado todo. El fracaso es evidente, los soldados y marinos no pueden. 

El colmo, el gobierno de la 4T, ha desmantelado el sistema de seguridad pública en los estados al negarles recursos públicos federales para capacitación, preparación, pertrechos, salarios, prestaciones, instalaciones, equipo adecuado, vehículos, etcétera. Por eso los delincuentes les llevan la delantera. 

Los políticos solo han servido para echarse culpas, mientras la población sufre las consecuencias de la inseguridad. 

AMLO utiliza a las Fuerzas Armadas, como “arma política”, no como solución a los problemas de inseguridad. 

Los legisladores se disputan la permanencia de marinos y militares en las calles ¿Y los programas para combatir la delincuencia? ¿¡Abrazos y no balazos!? Probado en demasía que no sirve ese programa gubernamental. 

La violencia creció, no solo los homicidios, los desaparecidos, el tráfico de estupefacientes, tráfico de personas y muchos más delitos. Eso parece no importarles a los legisladores. El meollo es si se quedan o no más tiempo en las calles las Fuerzas Armadas ¿Para qué si no pueden con la delincuencia? Mucho más grave, cuando el comandante supremo obliga a las fuerzas castrenses a no disparar a los delincuentes. 

Conociendo los delincuentes las limitaciones y desventajas de marinos y solados, constantemente han sido vilipendiados, golpeados, insultados, corrido, desarmados y humillados. 

Los delincuentes “blanden” sus armas frente a militares y marinos, lo cual, de suyo es un delito, pero no pueden actuar, no les es permitido ¿Para qué entonces concederles más tiempo en las calles? 

Militares y marinos están hartos de ser utilizados y humillados. 

Pero, el comandante supremo de las Fuerzas Armadas, Andrés López Obrador, no les permite actuar. Todo es un juego perverso de los políticos, mientras el desprestigio crece en contra de las corporaciones que fueron de las mejor calificadas en confianza que cualquiera otra dependencia del gobierno. Las fuerzas castrenses han venido perdiendo. 

Luego el mismo gobierno de la 4T los involucra en el problema de los 43 normalistas asesinados; más tarde los “empinan” en el espionaje a civiles considerados opositores al gobierno. López Obrador, sin embargo, los exonera de toda culpa, no quiere que pierdan la confianza en el comandante supremo; asegura que los errores de soldados y marinos ha sido culpa de ordenes emanadas de los civiles ¿Cuáles civiles? Las Fuerzas Armadas Permanentes, solo obedecen al comandante supremo y en esta ocasión es López Obrador. Por lo tanto, toda la culpa es del mismo presidente de la República Mexicana y ese se llama Andrés Manuel López Obrador. 

Si los legisladores federales deciden que las Fuerzas Armadas permanentes estén más tiempo en las calles realizando actividades de competencia policial, nada de ello cambiará en el combate a la delincuencia. Si deciden lo contrario, será exactamente lo mismo. 

El fondo del problema es político, no de seguridad pública. 

Mientras tanto, esos políticos en disputa, ponen en juego el prestigio de soldados y marinos, obligándolos a realizar actividades que no son competencia militar. 

No olvidemos que, en la SCJN está pendiente de resolver si declara o no la inconstitucionalidad de varias normas inconstitucionales; habida cuenta y a razón de que, AMLO obligó a que la fuerza civil de la Guardia Nacional, dependa jerárquicamente de la Sedena. Más elementos humanos que no pueden con la inseguridad pública que reina en el país. 

Lo que sí resulta cierto e inequívoco: el gobierno de la 4T, sigue su plan de militarizar muchas funciones de competencia civil. Y no hay quien lo detenga. 

Por Héctor Parra Rodríguez 

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Héctor Parra – Morena recorta 4,913 millones de pesos al INE

Continua Leyendo

Columnistas

Javier Roldán – Ejército exhibe al gobierno de Veracruz 

Publicado

en

La insoslayable brevedad  

Por Javier Roldán Dávila  

Confirmado: los otros datos matan caja china  

Si el señalamiento, hubiese venido de una investigación periodística o de un partido opositor, la excusa maestra de Cuitláhuac García habría salido a relucir: es un complot de los ‘conservadores’, de la prensa ‘chayotera’, todo son calumnias. 

Sin embargo, gracias al hackeo de los guacamayos, nos hemos enterado que los servicios de Inteligencia del Ejército Mexicano, acusan que el gobierno del estado de Veracruz, le ha dado un trato privilegiado al Cartel del Noreste desde 2019. 

De acuerdo a un documento oficial, fechado el 16 de marzo del año arriba mencionado, se afirma que: “además de que el gobernador veracruzano apoyó la entrada del Cártel del Noreste, “los titulares de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, Policía Estatal y Fuerza Civil dan protección al Cártel del Noreste”. “El gobierno estatal les quitó el huachicol y que mencionó que después seguirían ellos”.  

No sobra decir, que el propio presidente López Obrador, reconoció el robo cibernético de la información confidencial, por lo tanto, los datos que han salido a la luz son veraces. 

Claro está, que todo es una presunción, pero, la sospecha es, nada menos, de la institución más confiable para la 4T, en la que el mandatario ha depositado responsabilidades metaconstitucionales, como la distribución de vacunas y la construcción de obras de infraestructura.  

Así las cosas, el Cui no puede salir con su típica charada de descalificar lo filtrado a los medios, es muy grave y si pretende apostar al olvido, cometerá un error garrafal, más tarde o más temprano, el destino lo alcanzará. 

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Javier Roldán – Futuro ominoso de la guerra en Ucrania  

Continua Leyendo

Columnistas

Gilberto Haaz Diez – El jalón de orejas a Indira

Publicado

en

 Todo Veracruz, o una buena parte, estaba pendiente de la senadora Indira, que no 

es Ghandi. Indira de Jesús Rosales San Román, senadora panista, tenía intrigada a buena parte del panismo y la población veracruzana, como final de película de Alfred Hitchcock, porque cuando se votaba la permanencia del Ejército en las calles, ella brilló por su ausencia, y se marchó, y a su barco le llamó libertad. No se le había visto y hubo tuiteras y youtuberas, que la retaron a una entrevista para que explicara el porqué de esa huida, como decía Pepe Alameda: el toreo no es graciosa huida, sino apasionada entrega. No aparecía la tal Indira. Hasta que ayer, en el noticiero de Azucena a las 10, se le vio. Toda en blanco, con pañoleta al cuello y su pelo suelto, tomó el micrófono y tuvo su intervención. Dijo que votaría en contra, como así fue en la votación pequeña, falta la grande. Indira dijo que “no son ingenuos, que el Ejército y la Marina deben estar en las calles”, pero no así tan sueltos. Les falta un mando civil, como ocurre en todas las democracias. El poderoso Ejército de Estados Unidos tiene un civil al mando, y todos recordamos los clinchs de Robert McNamara, secretario de la Defensa de JFK en tiempos que se preparaba la invasión a Cuba y los halcones militares querían entrar con todo y McNamara los paró en seco, por orden presidencial (véase la película 13 días). Así aquí. Los militares tienen que tener una cabeza civil que los mande. Son tantos los memes del poder del Ejército mexicano que, hubo alguno que circuló, diciendo que el Tata Martino había renunciado a la selección y en su lugar llegaba un militar. Por lo pronto, el jalón de orejas a Indira funcionó, ya es un voto con su partido, ya muchos le veían cara de la ‘Alito’ Moreno del PAN. Y eso calienta, manito, diría Kamalucas, un filósofo de mi pueblo. 

JORGE MORENO SALINAS 

El político priísta, Jorge Moreno Salinas, ha sido de todo y sin medida. Navegó por rumbos electorales y siempre le sirvió a su partido. Licenciado por la UV, dirigente estatal de la CNOP, secretario general del PRI en Veracruz, secretario de Seguridad Publica y exdiputado local. Famoso y conocido por ser gente leal y afín al senador Héctor Yunes Landa. A quien el gobernador Duarte en sus tiempos, le mandó de regalo una caña de pescar para que Yunes Landa ‘pesque peces gordos’, en alusión a la parentela de Soledad de Doblado, con quien JDO traía un ligero pleito verbal. La caña de pescar no le gustó a Héctor y Jorge cantando ‘el pescador se hace a la mar’, llevó a Palacio de Xalapa la caña de regreso porque, entre otras cosas, era pirata, querían una original, con la que se pescan los marlines. Jorge declaró hace poco que para que el PRI sobreviva, debe aliarse con Morena y vivir la vida loca, como canta Ricky Martín. El asunto es que, si llegan como rémoras pequeñas, tendrán que formar fila porque, delante de ellos, están el PT y el PVEM, que ese vende caro su amor, como la aventurera de Lara, a quien gobierne, así gobierne el diablo el Verde se va a aliar con ellos, para rememorar un poco al gran periodista Julio Scherer, que algún día señaló: “Si el diablo me da una entrevista, estoy dispuesto a ir a los infiernos”. Así quiere ahora Jorge. Que el Judas traidor, Alito, el que cruzó la barrera de las traiciones, mejor se vaya con Morena, aunque se duda que Alito Moreno jale a todos los militantes, el traidor lo fue él solo para salvar el pellejo, porque la cárcel o la fuga lo tenía en la mira. En fin, veremos. Otros dicen que el acercamiento de Héctor Yunes Landa con el gobierno del estado, obedece a ello, a que es mejor aliarse con el diablo que andar solos. ¿Será? 

www.gilbertohaazdiez.com 

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Gilberto Haaz Diez – Y llegó el 61

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.