Ponte en contacto

Columnistas

José Sobrevilla-Mantiene SME denuncia de contubernio Esparza-STPS (I)

Publicado

en

Por José Sobrevilla

Sin energía eléctrica no hay internet, nuestras noches serían oscuras, las noticias y tele programas dejarían de fluir por las pantallas, los cajeros automáticos no nos darían efectivo, los juegos de video no serían posible, así como las transferencias bancarias, trolebuses, elevadores, conservación de alimentos en refrigeradores y muchos etcéteras que harían de nuestras vidas un perfecto infierno.

Generar y mantener la permanencia del servicio eléctrico requiere personal entrenado, capacitado, lo que no se da de la noche a la mañana; por ello, desde la desaparición de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, LyFC, por el gobierno de Felipe Calderón aquel 11 de octubre de 2009, calificado por académicos como “una embestida por parte del gobierno federal al sindicalismo mexicano”, el servicio se ha proporcionado con más gasto y problemas en todo el país. ¿Se acuerda del mega apagón norteño de febrero pasado, o la explosión del transformador en metro?

En los reportes de medios, desde entonces a la fecha, hemos visto corrupción y manejo cuestionable de la Comisión Federal de Electricidad, CFE, antes y después de la llegada del ‘coleccionista inmobiliario’ (Loret dixit) Manuel Bartlett, lo que nos ha llevado a ser espectadores de una guerra política al interior y exterior del ex poderoso Sindicato Mexicano de Electricistas, SME; mismo que se ha dividido en varias corrientes donde la de Martín Esparza se ha quedado con todo el pastel, pero ¿A qué precio, y con la complicidad de quiénes?

En diciembre de 2020, la Dirección Nacional del Comité interino del Sindicato Mexicano de Electricistas, la que encabeza Jorge Sánchez, denunció que Martín Esparza había comprado en 50 millones de pesos la ‘toma de nota’, y que el conducto había sido el político panista, titular de la Dirección General del Registro de Asociaciones de la Secretaría del Trabajo, Lucio Galileo Lastra Marín y, según denuncia –con documentos de prueba– el profesor de la UNAM Mario Flavio Benítez Chávez, ha expuesto la complicidad de la actual Secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde Luján.

El ex trabajador del SME, autor del libro “SME, la otra historia”, ha señalado que a la titular de la Secretaria del Trabajo le fue entregada documentación donde prueban que, de manera ilegal, la elección de Martín Esparza fue controlada de principio a fin por gente de su propio equipo. En esta denuncia aporta documentos que demuestran que uno de ellos fue Jorge Herrera Ireta, quien fuera presidente de la comisión electoral de ese proceso; también Javier García Camacho, quien, en el periodo anterior, 2019, fue representante de la planilla de Esparza, y que ha sido uno de los 12 mejor liquidados (casi 4 millones y medio); y Jesús Alberto Palomino González, el abogado defensor de Esparza Flores. Ellos controlaron la reelección de Martín Esparza con el contubernio de la Secretaría del Trabajo.

Estos “compañeros” –‘si se les puede llamar así’, dice el catedrático de la UNAM– fueron electos un viernes 5 de junio en plena pandemia, mediante una “asamblea virtual”, en cinco o seis sedes. A la gente le dijeron que no asistiera porque participarían representantes únicamente; por tanto, no hubo debates ni vigilancia de la legalidad del proceso. A los siguientes días, La Jornada publicó: “La Comisión Organizadora del proceso reportó que, de los 33 mil 120 miembros activos, votaron sólo 15 mil 450. Para el cargo de secretario general hubo 14 mil 931 votos, con 519 votos inválidos. La planilla ‘Once de Octubre’, que postuló a Esparza para mantenerse como dirigente, obtuvo 11 mil 471 votos, en tanto que la planilla ‘Dignidad y Democracia’, que postuló a Eduardo Martínez Villa a la secretaría general, obtuvo 3 mil 460 votos”[1].

Para Mario Flavio Benítez, la Cuarta Transformación no está funcionando respecto a la democracia sindical, porque Luisa María Alcalde sigue protegiendo a Martin Esparza. “Hace más de un año demandamos el proceso, entregamos pruebas, y pedimos que no se diera como valida aquella asamblea realizada en plena pandemia”; la secretaria Alcalde violó incluso el acuerdo que ella misma publicó en el Diario Oficial de la Federación[2].

Incluso, asegura el ex trabajador de SME y catedrático de Economía de la UNAM, “Martín presume la actitud de la Secretaria del Trabajo Alcalde Luján, y con esto quiero decir que la familia Alcalde lo está protegiendo, además de a otros charros”.

Todas las corrientes del SME coinciden que lo único que procedería es la reposición del proceso desde el anterior al actual; hacerlo transparente, porque, como en el viejo estilo partidista corrupto, en la reelección esparcista fueron repartidas despensas con el logo de la planilla y dinero en efectivo. “Mientras Martín esté ahí, y Luisa María le obsequie la “toma de nota”, con el pretexto del ‘respeto a la autonomía’ puede mandarnos golpear; rasurar el proceso, controlar el padrón, hacer credenciales nuevas, impedir que voten jubilados, y la actual instancia laboral, STPS, de la Cuarta Transformación solo diría “Como es autónomo, no me puedo meter”, validando el despojo.

SME, las tres corrientes al interior

Humberto Barrales Cantero, jubilado, ex Secretario de Educación y Propaganda del SME, reveló a este reportero que, al liquidarse LyFC, a Martín Esparza lo apoyaron algunos grupos de la sociedad civil como el Frente Francisco Villa, y que la mayoría de la gente, 28 mil trabajadores, fueron liquidados y con él, Esparza, se quedaron 16 mil 500, promedio, con la promesa de regresarlos a trabajar. “Los traidores ya se fueron, compañeros”, arengaba, “Nosotros somos los de la resistencia”.

Pero su membresía iba bajando por no cumplir ese ofrecimiento, y la Asociación Nacional de Usuarios de la Energía Eléctrica, ANUE, se desilusionaban porque la promesa en sectores como Tlalpan y Coyoacán, que desde ese tiempo no han pagado la luz, y que están pidiendo “borrón y cuenta nueva”, hacía que su número de afiliados se viniera a la baja, porque la oferta de borrar la cuenta no la va a permitir el presidente, a pesar de que en Tabasco sí se haya hecho efectiva.

Juan Carlos Escalante, el presidente de la ANUE, es un trabajador jubilado a quien le dio una muy buena renta vitalicia, es una persona de sus confianzas y, en las manifestaciones físicamente le aporta como mil personas. Ellos son una base social como los Panchos Villa que utiliza para sus movilizaciones más fuertes.

Jorge Sánchez –asegura Barrales Cantero– fue un priista venido a menos. “Cuando en 1994 yo estaba en la dirección, lo expulsamos”. Era el comité Central democrático, que integrábamos Rosendo Flores y Pedro Castillo Medellín como secretario general. Le habíamos descubierto malos manejos en el programa habitacional del sindicato y, cuando pasa lo de 2009 regresa y se consolida como mecanismo de oposición llegando a aglutinar de ocho a diez mil compañeros.

Y la última corriente es la de “los 4G” que encabeza Rosendo Flores, Jorge Tapia, Pedro Castillo Medellín y Manuel Fernández Flores. En ella están aglutinadas de 9 a 12 pequeñas corrientes con número aproximado de membresía de 5 mil trabajadores y 60 exdirigentes jubilados. “No les hemos prometido nada que no sea posible, más que luchar por la creación de una nueva empresa, como la teníamos, una filial o subsidiaria, porque aquí –en el Centro– se consume el 20% de la energía eléctrica, aquí están los poderes. También hemos propuesto un número determinado de jubilaciones que, por su antigüedad, tienen derecho a ella.       

Igualmente “solicitamos la aplicación irrestricta de la cláusula 112 del Contrato Colectivo de Trabajo, que es un seguro sindical” y, hasta el momento, señaló Barrales, “hemos mantenido una buena interlocución con el presidente Andrés Manuel López Obrador, porque en su momento fuimos de los pocos sindicatos que luchamos contra su desafuero”.


[1] Néstor Jiménez https://www.jornada.com.mx/2020/07/13/politica/014n1pol, consultado el 1º de mayo 2021

[2] https://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5611000&fecha=05/02/2021, consultado el 01.05.2021

Esta es opinión personal del columnista

Columnistas

José Sobrevilla-Desaparición de LyFC, y la traición de Martín Esparza (II)

Publicado

en

Por

Por José Sobrevilla

No se usted, pero a este reportero, sí le sorprendió que desde 2009 que desaparecieron la compañía Luz y Fuerza del Centro, LyFC, al pasado 2020, la Comisión Federal de Electricidad, CFE, para hacer el trabajo de los despedidos, ha contratado a un total de 6 mil 660 empresas. Únicamente en 2020 la compañía que dirige Manuel Bartlett contrató a 278 de ellas para atender la zona de la extinta LyFC; y, desde su extinción, el promedio de trabajadores que han laborado en la zona de Luz y Fuerza asciende a 13 mil 826 hombres; esto sin considerar los que trabajan para las 6 mil 660 empresas contratistas.

Tal vez usted también lo desconocía, pero en la zona que cubría LyFC, la CFE se ha convertido en una empresa que contrata empresas privadas, y estas son desde Mitsubishi Electric de México, SA de CV, ENL REN Energi SA de CV, GTD Elektro Technik, SA de CV, Schneider Electric México, SA de CV, Cooper Power Systems LLC”, y otras; aunque también hay las que vienen del interior de la República como Constructora de Obras y Proyectos Eléctricos de Michoacán, SA de CV, Construcciones y Mantenimiento Eléctrico del Sureste, SA de CV; Ingeniería y Construcciones Eléctricas de Puerto Escondido, SA de CV; Electrificaciones y Teleconstrucciones del Norte, SA de CV; Ingenieros Eléctricos de Poza Rica, por mencionar algunas.

“El colmo del cinismo”, asegura Mario Flavio Benítez Chávez, ex trabajador del SME y catedrático de Economía de la UNAM, es contratar empresas que se dedican a líneas aéreas, cables subterráneos, Transformadores, o a subestaciones, como Instaladores Maniobristas Subterráneos, SC de RL de CV; Redes Aéreo Subterráneas Industriales y Residenciales, SA de CV, entre otras. Estas son algunas de las 6 mil 600 empresas con más de un contrato dedicadas a hacer lo que antes hacía LyFC y esto solo tiene un nombre “privatización”.

“Esto no es recuperar la soberanía eléctrica”, ha denunciado en video dirigido a sus compañeros de gremio el también autor de “SME, la otra historia”.

Asegura que sí es posible regresar a una empresa pública; porque “no queremos ser parte del contratismo, del outsourcing, o de esas 6 mil 600 empresas; buscamos recuperar el sector, trabajar, ser parte de la guerra por la electricidad a favor de la nación. El gobierno tiene una deuda moral con el SME. Solo se requiere poner orden al interior de CFE y evitar la gran corrupción. Cooperativa no, contratación colectiva sí”.

Generadora Fénix, y los negocios de Martín Esparza

No solo lo ha dicho Jorge Sánchez García, muchos de sus compañeros de gremio lo aseguran también “Martín Esparza Flores (quien hoy –05-05-2021– cumple años) se aferra al poder para continuar con el legado de corrupción de Felipe Calderón y Peña Nieto; y para ello se ha valido de fraudes y violaciones a los derechos de los trabajadores”. El cargo que actualmente ostenta como Secretario General es ilegal e ilegitimo y le fue otorgado por la Secretaría del Trabajo de la Cuarta Transformación.

La primera vez que solicitó la toma de nota le fue negada por impugnación en el proceso de elecciones, pero la segunda se lo dieron el mismo día que la solicitó, “Acto peculiar por la celeridad que la autoridad responsable realizó a su favor”, mismo que logró por el contubernio con la Dirección General de Registro de Asociaciones dependiente de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, como dijimos en anterior columna[1] y, agrega Sánchez García, “desacatando la política del presidente Andrés Manuel López Obrador”.

Cada vez son más las voces que señalan que antes de que desapareciera LyFC, por cuatro años, los trabajadores del SME ignoraban que la empresa donde laboraban sería disuelta y permitiera a su “líder” convertirse en empresario y formar una cooperativa. Únicamente Martín Esparza y sus incondicionales lo sabían; por ello, después de su desaparición, siguieron recibiendo las mismas prestaciones que algunos perdieron cuando renunciaron a sus derechos como trabajadores y fueron liquidados.

Lo difundió Proceso, entre otros, “Esparza Flores negoció prebendas para sus familiares e incondicionales que iban desde pensiones vitalicias, afiliación al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el mismo sueldo pactado cuando trabajaban en Luz y Fuerza, antes de desaparecer LyFC, dejando a su suerte a 16 mil 599 trabajadores que se negaron a ser liquidados”.

El portal Sinembargo, que dirige Alejandro Páez Varela, llegó a exhibir “documentos de los trabajadores opositores al Comité Central del SME en el que demuestran que tanto el líder como 25 de sus miembros fueron beneficiados con la extinción de Luz y Fuerza, al ser incorporados como integrantes del Consejo de Administración de Generadora Fénix, además de que Esparza se convirtió en socio cooperativista y secretario general del SME”[2].

De Generadora Fénix, formada en octubre de 2015, 40% de las acciones pertenecen al SME (léase Martín Esparza) y 9% sus extrabajadores, está aliada con la empresa portuguesa Mota-Engil, de la cual tiene participación la cooperativa Luz y Fuerza y, según el mencionado portal, “Generadora Fénix le venderá energía al gobierno federal por 25 años con el plan de construir más generadoras de electricidad y comercializar energía cuando se abra el mercado eléctrico”

De acuerdo con la nota de Guadalupe Juárez (Contrarréplica Puebla 28/07/2020) Generadora Fénix, Mota Engil México, la conforman Mota-Engil y Grupo Prodi, donde durante el mandato de Enrique Peña, Mota Engil obtuvo licitaciones de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, además de contratos por más de 13 mil 608 millones de pesos, y proyectos como la construcción de la línea 1 y 2 del Tren Eléctrico de Guadalajara, las autopistas Cardel-Poza Rica y Tuxpan-Tampico, y la autopista Siervo de la Nación, entre otras.

Generadora Fénix ha interpuesto una serie de amparos contra la reforma eléctrica de López Obrador. El último (Expediente 128/2020) fue levantado en el juzgado de Distrito en materia administrativa. El actor: Generadora Fénix, S.A. promotora de inversión de capital variable; demandado: Secretaría de Energía, amparo directo “En contra de la política por recuperar la soberanía energética del gobierno de la república”. El proceso inició el 08 de junio de 2020 y cuenta con 52 notificaciones.

En su discurso, Esparza ha llegado a afirmar que está con Andrés Manuel López Obrador, que es nacionalista, pero la empresa que formó de la mano con Mota-Engil, la trasnacional portuguesa consentida de Peña Nieto, es la que está metiendo amparos en contra de la política de López Obrador.

Comenta el profesor Mario Flavio Benítez Chávez que han enviado a Luisa María Alcalde una carta en la que le explican esto y solicitando que se reponga todo el proceso, porque su lucha no se limita al aspecto gremial, ni siquiera sindical, es una lucha por recuperar la energía eléctrica para toda la nación; la renacionalización de la industria eléctrica, pero Martín Esparza marcha en sentido contrario.


[1] https://noreste.net/jose-sobrevilla-mantiene-sme-denuncia-de-contubernio-esparza-stps-i/

[2] https://puebla.contrareplica.mx/nota-Los-escombros-sobre-los-que-se-construyo-la-empresa-de-Martin-Esparza-202028713 consultado el 04.05.2021

Esta es opinión personal del columnista

Continua Leyendo

Columnistas

Ángel Álvaro Peña-Por negligencia, cese y cárcel

Publicado

en

Por

ALMA GRANDE

Por Ángel Álvaro Peña

El lamentable accidente del Metro de la Ciudad de México no descarta todas las posibilidades de su causa, lo que no puede posponerse es señalar la responsabilidad de quienes pudieron evitarlo.

Las consecuencias políticas, además de las 24 muertes y los 80 heridos, es la carrera de tres personajes empezando por Marcelo Ebrard, Claudia Sheinbaum y Miguel Ángel Mancera.

Deberá ser muy precisa la investigación de la FGR y de los peritos externos para que quede muy clara la responsabilidad que señale el descuido o la negligencia de las autoridades correspondientes.

La Línea 12 del metro ha tenido muchos problemas, tanto que debieron suspenderse las actividades 81 días para realizar una reparación a fondo y aunque se diga que se revisa esa estructura todos los días, algo debió pasar y por ello no se descarta ninguna causa, por ningún motivo.

Luego del sismo ocurrido en 2017 los vecinos mostraban su temor por las consecuencias que dejó y la estructura endeble de los puentes por donde circulaba el metro. A casi cuatro años de esa situación, son los propios vecinos quienes expresan nuevamente su solidaridad con los brigadistas, con y sin uniforme, que trabajan para echar a andar de nuevo el transporte de la ciudad.

El resurgimiento de la sociedad va más allá de las responsabilidades de mantenimiento, para ellos lo que sigue es el futuro. Sin dejar de lamentar lo sucedido, es necesario incorporarse a la acción. Desde luego, esperan sean no sólo cesados sino castigados los culpables, y en este momento todas las posibilidades están abiertas. Señalar a un posible culpable significaría especulación.

Los señalamientos oportunistas de dirigentes de partidos resultan por demás graves. Son acusaciones que no pueden hacerse en este momento y tendrán seguramente sus consecuencias en las urnas. La gente tiene conciencia del valor de su voto.

La especulación del accidente será un verdadero obstáculo para la visión correcta del problema. La visión dolosa del accidente se inició en el momento mismo del accidente, cuando se informaba que la jefa de Gobierno no había llegado a pesar de que sólo habían transcurrido 20 minutos.

Lo que sí es posible advertir es que los partidos que quieren criticar la situación son incapaces de preguntar de qué manera contribuyen a que se mitiguen las consecuencias. Todavía al mediodía de ayer, 4 de mayo, las sirenas de las ambulancias podían escucharse en esa zona de la Ciudad de México.

Es decir, se trata de un acto de consecuencias todavía impredecibles. Lo cierto es que luego de un hecho de esta magnitud no bastará con cesar a los culpables, sino que deberían estar en la cárcel, porque su omisión o desvío de dineros en la construcción y mantenimiento de la Línea 12 del metro es un grave delito.

Es necesario que haya claridad desde ahora en la información veraz que surja de ese accidente. Que la población misma verifique la autenticidad de los fallos de los peritos y que también se castigue a quienes lucran con la especulación. PEGA Y CORRE. – Se avecina la guerra del agua. La sequía acelera un problema social que parecía pertenecer al futuro lejano. La distribución del Río Cutzamala no resiste ni un año si no hay lluvias sustanciosas y creará un conflicto social en la zona conurbada de la capital del país si no se hace algo desde ahora… Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.

angelalvarop@hotmail.com

Esta es opinión personal del columnista

Continua Leyendo

Columnistas

Héctor Parra-Tragedia del metro culpa de quienes hoy gobiernan

Publicado

en

Por

TRAS LA VERDAD 

TRAGEDIA DEL METRO CULPA DE QUIENES HOY GOBIERNAN 

Por Héctor Parra Rodríguez 

Tercera y fatídica desgracias ocurrida en la “Línea Dorada” del Metro construida en el gobierno de Marcelo Ebrard Casaubón, cuyo costo rebasó todos los presupuestos programados para la obra. Calculan 10 mil millones de pesos más de lo presupuestado. 

Durante el sexenio de Miguel Ángel Mancera, se investigó y nadie fue a parar a la cárcel. Se tuvieron que corregir múltiples errores de construcción. Fue tan evidente la corrupción que generó la obra en beneficio de Marcelo Ebrard y su equipo, entre ellos Mario Delgado, ahora dirigente de Morena, que los vagones del metro no eran los adecuados para la línea del Metro. No cuadraban las ruedas con las vías, a ese grado de irresponsabilidad llegó el gobierno de Ebrard. 

Marcelo Ebrard tuvo que refugiarse en el extranjero para no ser detenido y procesado. Se dice que gastó cientos de millones de pesos viviendo a todo lujo y sin trabajar ¿De dónde el dinero para vivir con lujos él y su familia? Vivir en Francia es costosísimo. 

Cuando se pensaba que la carrera política de Marcelo Ebrard había terminado, Andrés Manuel López Obrador, lo rescató y lo hizo secretario de gabinete con un poder superior a cualquier otro secretario. Muchos lo conocen como el vicepresidente. Otros lo hacen o hacían presidenciable. 

Las vías de la “Línea Dorada” se torcieron en algunos tramos y tuvieron que ser corregidas. Derivado del temblor de 2017, sufrió más daños debido a la mala construcción. 

Luego vendrían los enormes recortes al presupuesto para el mantenimiento del Metro, para estar acorde con la política del ahorro impuesta por López Obrador, lucir la “austeridad republicana” en perjuicio de los capitalinos. El líder sindical Fernando Espino, asegura que han despedido personal capacitado cuando se queja de las anomalías que detectan y la falta de mantenimiento, a su vez han contratado gente incompetente. Que redujeron el presupuesto para el mantenimiento, aseguró Fernando Espino, Secretario General del sindicato del Metro. 

Prueba de los recortes al presupuesto destinado al mantenimiento han sido los distintos accidentes que han tenido. Se les han incendiado las líneas 3 y 4 del Metro y el Centro de Control, en este último hubo un muerto y 30 intoxicados ¿Casualidad? Por supuesto que no, es irresponsabilidad de Claudia Sheimbaun, quien ha privilegiado los recortes al presupuesto en aras del deterioro de las instalaciones del Metro. 

El colmo fue el accidente de la noche del lunes, más de 20 personas fallecidas. Se derrumba una “ballena” en el momento en que pasaban los vagones del Metro. El deterioro era visible, se aprecia por medio de fotografías tomadas con anterioridad, las “ballenas” se estaban separando de la base que las sostenía, hasta que terminaron por caerse. La falta de supervisión y mantenimiento es evidente, sobre todo en la recién construida “Línea Dorada” de Marcelo Ebrard. 

La señora Sheimbaum anunció que contratarán peritos extranjeros para que dictaminen las causas del accidente. Las causas ya se saben ¡Fue la falta de mantenimiento por falta de presupuesto! Ahora a ver a quién responsabiliza la señora gobernadora. Cuando es competencia de la Procuraduría capitalina o Fiscalía de la Ciudad de México, López Obrador utiliza el accidente para afirmar que se investigará, cuando que él no tiene competencia alguna. 

Mientras tanto ¿quién pagará las indemnizaciones a los familiares de las víctimas? La Fiscalía de la CDMX inició la investigación, pero no podrá prosperar debido a lo ordenado por su “superiora”, tendrá que esperar a que la empresa extranjera emita su dictamen para deslindar responsabilidades. Todo un espectáculo mediático de los morenistas de una tragedia nacional, el sucio manoseo de competencias e incompetencias a la vista. 

Así como la Fiscalía de la Ciudad de México, a cargo de Ernestina Godoy, persiguió a la dueña de la escuela Rebsamen, Mónica García Villegas, debido al derrumbe de la escuela a causa del temblor de 2017, causando la muerte de 19 niños, veremos si la señora Godoy es capaz de encontrar responsables del accidente en el que murieron más de 20 personas, a causa de la negligencia de las autoridades capitalinas. 

Por lo pronto, una de las responsables del accidente es la señora Claudia Sheimbaum, por ordenar los recortes al presupuesto; seguida de la directora del Metro Florencia Serranía Soto, por incompetente e irresponsable al no denunciar la falta de recursos públicos para el debido mantenimiento del Metro y sus instalaciones. Ya van varios accidentes y la señora Florencia sigue en sus funciones sin ningún problema. No deberá renunciar, más bien deberá ir a la cárcel, tal cual hicieron con Mónica García Villegas. Los funcionarios de Morena son un desastre para gobernar. 

Esta es opinión personal del columnista

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.