Ponte en contacto

Columnistas

José Sobrevilla – Nos urge un Salvador

Publicado

en


Por José Sobrevilla.


Y que le dicen al presidente Andrés Manuel “¡Nos urge un Salvador!”, y que nos trae de Estados Unidos a Cienfuegos Zepeda. ¿Malo el chiste?, sí. Sin embargo, en muchos de los que quedamos vivos, se está incubando la idea, cada día más, de que en este mar de intereses que desborda la “pandemia” (pondré en adelante comillas porque realmente debería ser una “Sindemia”), nos urge que alguien más o menos coherente nos salve de esta “Infodemia” que han provocado los gobiernos, medios, FDA, OMS y todos los organismos globales que están sacando provecho económico y político del miedo, la impotencia que da no poder hacer nada ante todo ese alud de intereses que nos cobijan como sociedad.


Y apropósito de malos chistes, me ha llegado un libro que se titula “La risa, un arma cargada de futuro. Humor para los tiempos difíciles. En medio de la pandemia desatada por el COVID-19, en medio de cuarentenas y noticieros que nos acercan el horror día y noche, desde ‘Punta del Este Internacional’ le proponemos sonreír”. Chéquelo, a lo mejor a usted sí lo hace reír.


En la mañanera del viernes pasado (22/01/2021), la exposición del ciudadano presidente y las preguntas de los colegas, el tema dominante fue las vacunas anticovid, pero como bien comentaba el amigo, también mañanero, Alejandro Alemán (periódico Plaza Juárez) “nadie cuestionó sobre la estrategia para combatir la pandemia…” que debería ir más allá del distanciamiento y confinamiento social, lavado de manos, uso de gel y cubrebocas. Ah, y enterrar a nuestros muertos, porque –señala Alemán, el bueno– “Ellos ponen ‘las estrategias’ y nosotros los muertos”.


Piénselo bien y le dará la razón al colega, pero… ¿a qué se debe el que no hablemos de otra estrategia para combatir los contagios? Según la opinión de este tecleador, es porque no se ha dado el enfoque correcto a la lucha contra el Covid, ya que, junto al virus, la población mundial venía sufriendo varios problemas somáticos y psicosomáticos que han tenido que ver con cuestiones de marginación social y malas políticas de salud pública. Y, claro, le atinó, a que posiblemente a la OMS, la FDA y muchos gobiernos e instituciones multinacionales les conviene reacomodar la población y economías como las teorías “conspiracionistas” rezan, y que, alguna verdad pudieran encerrar. ¿No cree?
Pero independientemente de quién saca raja del sufrimiento popular, ¿qué nos está pasando como sociedad?

Como que aún no hemos tomado conciencia de la realidad y finitud de nuestra existencia y seguimos saliendo sin protección ni razón (“para morir nacimos”) o bien, tampoco nos ha ‘caído el veinte’ de la importancia de muchas cosas. Por ejemplo, siempre hemos escuchado que “información es poder” y seguimos otorgando nuestros datos a Facebook, Instagram y WhatsApp a cambio de un servicio vanidoso y divertido que disminuye nuestro poder como ciudadanos o individuos libre pensantes. O bien, como decía mi amigo Lacho “Si es de Estados Unidos, es bueno”.

Ni se diga de usar el software libre y olvidarnos de Windows, Microsoft, Bill Gates y sus sueños de dominar el mundo.
Otro amigo, Roberto, me hizo llegar por WhatsApp (como un alienado más que soy) un mensaje que bien vale reproducir: “Callar sobre uno mismo es humildad. Callar sobre los defectos de los otros es caridad. Callar cuando se está sufriendo es heroísmo. Callar cuando otro habla es delicadeza. Callar cuando no hay necesidad de hablar es prudencia. Callar cuando Dios nos habla al corazón es silencio. Callar ante el sufrimiento ajeno es cobardía. Callar ante la injusticia es flaqueza.


Hablar de uno mismo es vanidad. Hablar debiendo callar es necedad; pero hablar oportunamente es acierto. Hablar ante una injusticia es valentía. Hablar para defender es compasión. Hablar con sinceridad es rectitud; hablar para rectificar es un deber. Aprendamos antes a callar, para poder hablar con acierto y tino, porque si la palabra es plata, el silencio es oro”.


“La religión es el opio de los pueblos”, escribió a los 25 años Karl Marx (“Contribución a la crítica de la Filosofía del Derecho de Hegel”) para referirse a las creencias como narcóticos; sin embargo hoy, por muy acentuada que esté nuestra fe, su efecto –de la “pandemia”– ante la realidad, jamás podría operar como narcótico por la crueldad del Covid-19 y sus efectos dañinos sobre todo a la gente más pobre.


Bueno. La realidad es tan devastadora que, cuando un vecino de mi colonia (Tlalnepantla, Edomex) pidió permiso para usar mi internet porque no tenía para pagarle a Slim el servicio, y le urgía a sus hijos hacer una tarea, tuve un sueño, guajiro, por supuesto: Soñé que llegaba a la mañanera (me tocaba asistir), y anunciaba el presidente que Carlos Slim, dueño de Telmex, Telcel y muchos negocios que rigen nuestras vidas, condonaría el pago de internet al pueblo como apoyo a las clases a distancia de la SEP y a la economía de los más necesitados…


Pero no, la realidad es otra. Como todos los supermillonarios del mundo nuestro ilustre mexicano, orgullo de esta administración, sigue aumentando su riqueza, incluso a costa de la “pandemia”. En alguna mañanera ¿no se si lo acuerda? anunció AMLO su participación en la creación de la vacuna de AstraZeneca. Nadie creyó que era por el amor que tiene a su país, ni a los usuarios que han ayudado a hacer su fortuna.


Solo échele números. Durante el segundo trimestre del 2020, la fortuna de este santo señor, amante del Beisbol como tantos, aumentó en 37 mil 162 millones de pesos su riqueza, y con ello no sólo revirtió la reducción de 167 mil 716 millones de pesos del primer trimestre anterior, sino que, en un contexto global y local de incertidumbre y dislocación económica, derivado de la sorpresiva irrupción viral del Covid-19, que obligó al cierre masivo de negocios, algunos en forma parcial y otros totalmente, incrementó su patrimonio. Lo anterior fue dado a conocer por José Luis Caballero (El Economista 09/ agosto/2020) de acuerdo con el análisis trimestral realizado por la Unidad de Inteligencia y Estudios Especiales de ese medio.


Otra. En marzo de 2019, también en una mañanera, el presidente López Obrador reveló que Slim le confió que al finalizar el sexenio pensaba retirarse de la vida empresarial. Los mercados no se volvieron locos porque los negocios del magnate los dirigen ya sus hijos y yernos. Y como bien ha difundido la revista Expansión, América Móvil, la compañía de telecomunicaciones más grande de México está ya en manos de su hijo mayor Carlos Slim Dommit quien también es presidente del consejo de administración de Grupo Carso. En efecto, la “pandemia” les cayó como ‘anillo al dedo’.


Este 27 de enero nuestro héroe nacional, el señor Slim Helú, cumplirá 81 años de vida. Que nos disculpe por no salir al Ángel a celebrarlo. Tenía razón Quino (Mafalda) “Mientras la ignorancia siga de fiesta, el mundo seguirá de luto”. Hasta ahí se las dejo.

También te puede interesar:  José Sobrevilla – Teletrabajo, el sueño mexicano

Columnistas

Fernando Padilla Farfán – Por qué tiembla los 19 de Septiembre

Publicado

en

Ing. Fernando Padilla Farfán

Explico por qué.

La Tierra gira permanentemente alrededor del sol describiendo una órbita elíptica. Debido a esto a veces está mar cerca, a veces más lejos del astro Rey.

Gracias al equilibrio de dos fuerzas: la centrípeta y la centrífuga, la Tierra guarda la distancia adecuada con respecto al Sol. Mientras la primera jala la Tierra hacia el Sol, la segunda lo impide tirando en sentido contrario: hacia el universo; con el propósito de evitar que nuestro planeta sea tragado por el astro incandescente. Sobra decir lo que ocurriría si una de las dos fuerzas cede.

Pero centrándonos en el punto, vamos a lo siguiente.

Como la tierra circula alrededor del Sol en una trayectoria elíptica, no circular; hay una fecha en la que está más cerca: el 3 de enero; y otra en la que está más lejos: el 3 de julio. 

Cuando está más cerca, la fuerza de atracción del Sol es mayor como también es mayor la fuerza centrífuga para impedir la colisión. 

En medio de esta lucha de fuerzas: una a favor de la integridad de la Tierra, y la otra a favor del Sol; nuestro planeta sufre una leve deformación provocando que las placas tectónicas se muevan. 

Cuando la Tierra se aleja del Sol, el poder de la fuerza centrípeta disminuye e inicia el reacomodo de las placas tectónicas para recobrar su forma original. En este proceso interviene una tercera fuerza: la de gravedad. 

Mientras las grandes masas de tierra se reacomodan, se van acumulando grandes cantidades de energía misma que será liberada aproximadamente 78 días después de haber alcanzado la máxima distancia al Sol: el 19 de septiembre. En esta fecha, las placas Tectónicas son atraídas al centro de la Tierra por la fuerza de gravedad, para contribuir en el reacomodo. Las posibilidades que tiemble el día 19 de septiembre son altas. Sin embargo, pueden variar, un poco, debido a que los bordes de las placas tectónicas son irregulares. Lo que no puede predecirse es la intensidad, ya que depende de la masa de rocas que se mueva o desplace.

Las réplicas del sismo durarán hasta en tanto no concluya el reacomodo de las placas tectónicas. 

¿Por qué no se ha roto el equilibrio de las tres fuerzas, que derivaría en la extinción de todo ser viviente? Nadie lo sabe. Ni la ciencia puede explicarlo de manera entendible y lógica.

#fernandopadillafarfan

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Fernando Padilla Farfán – Humanos que vibran

Continua Leyendo

Columnistas

Miguel Ángel Cristiani – Don Miguel López Azuara

Publicado

en

Fue un referente de la lucha por la libertad de expresión

El periodismo nacional está de luto por su partida

Subdirector Editorial de Excelsior al lado de Julio Scherer

Por Miguel Ángel Cristiani González

A don Miguel López Azuara lo conocimos cuando regresó al estado de Veracruz, para ser el coordinador de Comunicación Social del gobierno en la administración de Patricio Chirinos, lo recordamos por su trato amable y sereno, como del maestro que escucha atento al alumno, lo que hacía que siempre fuera un placer platicar con él.

En alguna gira del gobernador por su natal Tuxpan, nos acercamos a saludarlo, para preguntarle si Chirinos querría ser testigo de la entrega de cerca de doscientas piezas arqueológicas, que el presidente del ejido de Tabuco quería entregar al Museo Municipal y de inmediato lo consultó y resolvió afirmativamente.

Siempre que lo saludamos en la capital del estado, su trato fue amable y cordial, hasta se sentía afectuoso y sincero.

Cuando vino al estado de Veracruz, don Miguel ya era don Miguel.

Como atinadamente lo apuntó el periodista tuxpeño Ramón Rodríguez en una amplia e interesante entrevista que le hizo, don Miguel López Azuara fue un referente de la lucha por la libertad de expresión y la autonomía de los medios de comunicación en México, desde las páginas editoriales de Excelsior y la revista Proceso al lado de Julio Scherer.

López Azuara fue maestro de varias generaciones de periodistas, formador de comunicadores con experimentados consejos en la redacción, pero sobre todo fue un buen amigo.

Por eso es que el Club de Periodistas Primera Plana publicó una esquela dando el pésame a sus hijos Norma Yolanda, Enrique y Miguel, en la que se manifiesta que el periodismo nacional está de luto por la partida de don Miguel.

Su carrera dentro del periodismo nacional inició dentro de la función pública, al ser director de Bibliotecas y Publicaciones de la Secretaría de Educación Pública (SEP) al lado de otro destacado político tuxpeño don Jesús Reyes Heróles; luego fue vocero de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE); director de la agencia de noticias Notimex y director de Información de Presidencia de la República.

En 1955 ingresó al periódico Excélsior donde fue desde reportero, columnista político, editor, jefe de Corresponsales y subdirector Editorial.

Junto a Julio Scherer, López Azuara defendió la autonomía del periódico frente al gobierno y cooperativistas.

Excélsior era un ágora del pensamiento libre, donde colaboradores como Daniel Cosío Villegas, Rosario Castellanos, José Emilio Pacheco, Carlos Monsiváis, Cesar Sepúlveda y Marcos Moshinsky, quienes daban su mejor aportación a la causa cultural y donde un Octavio Paz en su faceta más crítica dirigía revista plural, el periódico era de hecho una avanzada democrática y cultural en un México cerrado y cooptado desde la Presidencia de la República.

Posteriormente fue fundador, columnista, jefe de información, jefe de redacción y consejero editorial y de administración de la revista Proceso.

Asimismo fundador y consejero editorial del diario La Jornada y editorialista de El Universal.

También se desempeñó como director de la revista Examen del Comité Ejecutivo Nacional del PRI; coordinador de comunicación social de la Cámara de Diputados; y director de la Asociación de Editores de los Estados.

Nació el 6 de enero de 1934 en Tuxpan, Veracruz. Entró en 1955 al periódico Excélsior donde fue reportero, columnista político, editor, jefe de Corresponsales y subdirector editorial. Fundador, columnista, jefe de información, jefe de redacción, consejero editorial y de administración de la revista Proceso. Fundador y consejero editorial del diario La Jornada.

Es recomendable leer la Revista Praxis, que dirige el periodista tuxpeño Ramón Rodríguez: Miguel López Azuara, retrato de una época; el poder y la libertad de expresión de Scherer a Buendía. – Ramón Rodríguez Rangel (praxisrevista.com)

Contáctanos en nuestras redes sociales:

https://www.canva.com/design/DAEN5B9DWgs/ZCHd2Z8KueYjlg_d59Op3A/view

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Miguel Ángel Cristiani – Mis recuerdos de Bangalore

Continua Leyendo

Columnistas

Gilberto Haaz Diez – Los tamales de Playa de Vacas

Publicado

en

Fui al Puerto de Veracruz a una encomienda, sucede que el orizabeño Heriberto Castelán, por mediación de los Rotarios, obsequió a una gente que perdió una pierna, una silla de ruedas y por allí aprovechamos para llevarle un par de muletas, el hombre quedó agradecido y contento. Pero cerca de ahí, ya andando por el rumbo, encargué a quienes atienden, doña Rosy y Noemí, unos tamales de elote y los afamados bollitos, en Playa de Vacas, donde los preparan a la leña y a fuego lento. El negocio se llama ‘Atena’ y, además, preparan mondongo, pozole y barbacoa, yo solamente les compro unos 30 para llevar porque, llegando a Orizaba, convido a mis hijos y a un par de amigos que los saborean y se chupan los dedos. Son nuestros tamales veracruzanos, que allí y en la Cuenca, en Tierra Blanca, los hacen mejor que con la receta secreta que el coronel Sanders hace de los pollos Kentucky, cuando anden por allí cómprenles, son riquísimos y así consumimos lo que Veracruz produce. 

EL CALOR JAROCHO Y LOS COMUNICADORES 

Soplaba en Veracruz un viento tranquilo, uno que presagiaba que llegaba el Norte por ese huracán llamado Ian, que le pegó muy duro a los hermanos cubanos y les inundó lo que pudo, con todo y sus carestías, pueblo muy querido por Veracruz y México y que siguen sojuzgados quien sabe por cuántos años más, porque siempre decíamos que cuando cayeran los dichosos hermanitos Castro, esa Isla recobraría su libertad y pasarían a formar parte de las naciones que, del turismo, eran una potencia, lo digo Yo Mero que una vez fui a Cuba en el año 2009, y tienen todo para volver a ser grandes. Gente lista, trabajadora, buena, fueron creadores de lo que hoy es el imperio de Miami, y si uno ve la televisión de Univisión, Galavisión y Telemundo, notas que los grandes comunicadores son de raíces cubanas, aunque tenemos un par de mexicanos chingones, uno de ellos Jorge Ramos, que pone a parir chayotes cada que viene a una mañanera a AMLO y el orgullo veracruzano, el talentoso Raúl Peimbert, un gran comunicador, decente, honesto con su trabajo que, alguna vez vino a servir a los veracruzanos cuando Miguel Alemán lo llamó de emergente a cubrir el área de Comunicación Social del gobierno de Veracruz, y dejó gran huella y grandes amigos. Larga vida a nuestros hermanos cubanos, y rogamos que Joe Biden no los apriete tanto, porque ahora mandó un warning pidiendo a los europeos que no viajen a la Isla. Déjalos, papá Biden, ellos viven del poco turismo que les llega. Algún día los volveremos a ver libres. 

ESE TATA MARTINO 

Si por mi fuera y yo mero me apellidara Azcárraga, lo primero que haría para componer a esa maltrecha selección mexicana, es despedir al Tata Martino, un tipo flojo, huevonzón que no trabaja, que prefiere irse a ver a los argentinos de Messi, dizque porque son nuestros rivales en el Mundial y no atender a los suyos. Ayer, sin ser pitonisos ni nada parecidos, cuando comenzó el juego, un amigo que sí sabe de futbol, me dijo que Colombia es una selección fuerte y que México no se las vería tan fácil, con todo y que ya iban 2-0 ganando. A Colombia le toca la mala suerte de estar en un grupo donde hay potencias sudamericanas, y por eso no van al Mundial, se eliminan en el grupo donde andan Brasil, Argentina, Paraguay, Uruguay y Chile y ellos, los colombianos, pero ese equipo tenía ayer a varios europeos y en un cerrar de ojos nos clavaron tres goles, como los tres tiros de a Rosita Alvirez, que nomás tres tiros le dio. Para un relevo, que no sería malo, aunque el refrán dice que no hay que cambiar de caballo a mitad del rio, para un relevo ahí está Vucetich o el Piojo Herrera, porque con este Tata Martino -que se aferra a llevar a su paisano Funes Mori al Mundial, un bulto que, si fuera tan bueno, estaría con la selección Argentina-, no pasaremos de lo de siempre. En fin. 

www.gilbertohaazdiez.com  

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Gilberto Haaz Diez – Mañana de fiaca

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.