Ponte en contacto

Columnistas

José Sobrevilla – Participa Noreste.net en foro académico

Publicado

en

Por José Sobrevilla.

Este jueves 7 de abril, se llevó a cabo el Conversatorio “La libertad de expresión antes y después de la Cuarta Transformación” realizado por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma del Estado de México. Realizado en línea, el evento fue moderado por el maestro Ricardo Joya Cepeda, y el Dr. Aldo Muñoz Armenta, profesores e investigadores de la FCPyS de la UAEM, y la relatoría estuvo a cargo del Dr. Marco Aurelio Cienfuegos Terrón. Participaron además de este reportero, Raúl Fraga Juárez, del programa de TV por Internet La Agenda del Emprendedor; Eduardo Garduño Campa, columnista de El Sol de Toluca, Rebeca Jiménez, corresponsal de El Universal en el Edomex. Enrique Gómez, subdirector de El Sol de Toluca, Víctor Gamboa, reportero de El Universal, Israel Dávila, corresponsal en el Edomex de La jornada y Claudia Ballesteros, coordinadora de la oficina regional de AMX Noticias.

En la participación, acerca de si con 4ª T existe mayor o menor libertad de expresión, argumentamos que, en sentido estricto, preguntar si con la “Cuarta Transformación” existe mayor o menor “Libertad de expresión” es −entre otras cosas− minimizar un cambio de sexenio o llevarlo a comparar con los anteriores y eso no es cierto, porque el gobierno actual arranca su periodo con un ejercicio de comunicación, único en el mundo, donde el presidente diariamente, de lunes a viernes realiza conferencias matutinas que, bien que mal, exhiben una agenda pública de temas y se somete al escrutinio de propios y extraños y los gobiernos anteriores no vislumbraron algo parecido.

Dijimos que, cierta ocasión, entrevistando al caricaturista Rafael Barajas Durán, El Fisgón, señalaba divertido que, con las conferencias diarias mañaneras, los ataques que pudiera recibir el presidente durante el día, por la media mañana o tarde-noche, ya las estaba desmintiendo o desarticulando en su conferencia tempranera. Y es cierto, sin embargo, el presidente ha ido más allá y ha apelado a su “Derecho de réplica”, en el cual ha abordado no solo los ataques políticos sino personales que le han hecho tanto medios de comunicación como articulistas o cualquiera que se ostente como tal. Además, creó una sección para hacer frente a los ataques públicos contra su gobierno.

No olvidar que estamos viviendo una transición donde el viejo periodismo con sus expresiones como reportaje, entrevista, crónica, nota informática, editorial… etc., y sus bases para llegar a la verdad y establecer su elaboración como el qué, cuándo, cómo, dónde y por qué, las imprentas, redacciones, y más, se están viendo modificadas y adecuadas a los nuevos tiempos de la era de la comunicación, donde la internet y las aplicaciones, Twitter, Facebook, YouTube, WhatsApp, Telegram, Instagram, y muchísimas más, han creado nuevos canales de salida de la información (y de la desinformación), haciendo que cualquier persona pueda crear, replicar o reproducir y publicar contenidos informativos de la manera más libre e indiscriminada, creando un caos informativo donde es más complicado encontrar la verdad, o algo parecido a ella.

Por lo tanto, para este reportero, hablar de una mayor o menor libertad de expresión nos lleva a decir que no hay gran diferencia entre los regímenes anteriores, porque el trabajo político de los gobiernos siempre ha sido cuestionado en mayor o menor medida y desde atrás tiempo se ha dado también un periodismo político interesado, donde algunos “comunicadores” apoyan o denostan a algunas corrientes políticas o grupos. Todo ello vivido como un “periodismo militante” escondido u oculto, donde no es muy evidente la forma en que se maneja o trabaja lo que pudiéramos llamar “verdad”.

Si entendemos la “Libertad de Expresión” como la define la Declaración Universal de los Humanos, como “el derecho a expresar y difundir, buscar, recibir y compartir información e ideas sin miedo ni injerencias ilegítimas que −aseguran− son esenciales para nuestra educación, para desarrollarnos como personas, ayudar a nuestras comunidades, acceder a la justicia y disfrutar de todos y cada uno de los derechos fundamentales que aparecen en la misma.

En este sentido, este reportero no ve grandes cambios con anteriores gobiernos, sin embargo, lo que sí observamos es un aumento en las agresiones y asesinatos de periodistas y eso nos lleva a otro tema, el aumento de la inseguridad y la impunidad, así como la penetración o involucramiento de la delincuencia organizada en gran parte de la administración pública desde hace ya muchos años y/o sexenios.

En mi experiencia como reportero, por no ser especializado, digamos que exclusivamente, en temas de seguridad o inseguridad, han sido pocas las ocasiones que me he visto amenazado por las fuerzas informales. La única y más grave fue en El Mañana de Nuevo Laredo, donde −según me dijeron los propietarios del medio− un cartel les había comunicado que no garantizaban mi vida… Fuera de ahí he tenido la oportunidad de escribir, investigar y publicar los temas que se me antojen sin mayor represalia.

Son momentos de transición y tanto la libertad de expresión como el periodismo mismo no pueden ser fácilmente definibles sin correr el riesgo de caer en un error. Tomar o emitir una opinión −incluso− del actual gobierno, el de la “Cuarta Transformación” con base en la información pública y publicada puede llevarnos a emitir juicios equivocados o poco precisos.

Ante la pregunta de si el gobierno censura o intimida a medios de comunicación o periodistas, señalamos que la opinión generalizada es que cuando el presidente se refiere a su anterior aliada Carmen Aristegui, o a Ciro Gómez Leyva, Joaquín López Dóriga, Raymundo Riva Palacio y varios más, como “chayoteros” o “conservadores” que defienden sus privilegios perdidos” independientemente del cuestionamiento que hagan de su gobierno o su persona, pareciera que efectivamente “intimida a quienes hablan mal de él”, o tal vez pudiera ser cierto, pero aquí debemos separar lo que son los medios de comunicación para los que trabajan, empresas periodísticas con sus intereses políticos y económicos, y los desempeños en ese sentido de los “grandes comunicadores” o líderes de opinión.

Siempre que se juzga el periodismo se hace a partir de los periodistas o reporteros olvidando o dejando de lado las empresas periodísticas. Cuando estas casi siempre son las que definen su línea editorial de acuerdo a los intereses de sus propietarios, misma que canalizan a sus trabajadores, tanto internos como externos.

La sección “Quién es quién en las mentiras de la semana” se ha convertido −para muchos− en el colmo de los ataques a la prensa, pero realmente ¿ataca o intimida a toda la prensa? Con todo y los errores en algunos señalamientos, esta Sección ha tenido como ejes principales de sus ataques al periódico Reforma, El Universal, El Financiero, El País, New York Times, y otros, que son empresas periodísticas, cuyos dueños, más que defender un periodismo libre, han sido presas de sus intereses corporativos, y no precisamente se han dedicado a informar desinteresadamente a la sociedad. Además, ellos no son lo que podría llamarse TODA LA PRENSA. Considerarlo así, en lo personal, sería un error.

En las clases de periodismo en la UNAM, gran tema de análisis era si realmente existía la objetividad periodística, y la conclusión era, por lo general, que NO, porque cada reportero abordaba la información desde su personal punto de vista, y ese “punto de vista” estaba supeditado ineludiblemente o por el dueño del medio, o por razones personales.

En el mundo académico, quienes dan catedra sobre medios de comunicación y/o medios, estarían de acuerdo en que la objetividad es algo muy complicado de lograr en el manejo informativo.

Al respecto, la columnista Milagros Pérez Oliva (El País 17 de julio 2011) decía que “La asepsia total no existe en periodismo. Ninguna información, por muy factual que sea, queda totalmente libre de las impregnaciones ideológicas o culturales del periodista. Pero entre una asepsia ideal y una interpretación totalmente moldeada por la subjetividad de quien escribe hay un larguísimo trecho que los periodistas pueden recorrer en diferente medida”.

Hoy, sigue existiendo la disyuntiva si considerar a los YouTubers “periodistas”, propagandistas o influencers, y nos viene a la memoria la definición de periodista del Comité de Derechos Humanos, cuando señala que son periodistas “una amplia variedad de personas, como analistas y reporteros profesionales y de dedicación exclusiva, autores de blogs y otros que publican por su propia cuenta en medios de prensa, en Internet o por otros medios”.

Según el portal ONU-Derechos Humanos México, el periodismo es una actividad y un servicio necesario para cualquier sociedad ya que proporciona a cada uno y a la sociedad en su conjunto la información necesaria para formarse sus propias ideas y opiniones y sacar libremente sus propias conclusiones. “Los periodistas son personas que observan, describen, documentan y analizan los acontecimientos y documentan y analizan declaraciones, políticas y cualquier propuesta que pueda afectar a la sociedad, con el propósito de sistematizar esa información y reunir hechos y análisis para informar a los sectores de la sociedad o a esta en su conjunto”.

La Real Academia de la Lengua define al periodista, en su última actualización, como la ‘persona que se dedica al periodismo (actividad profesional)’, y al periodismo como la ‘actividad profesional que consiste en la obtención, tratamiento, interpretación y difusión de informaciones a través de cualquier medio escrito, oral, visual o gráfico’, y los ‘estudios o carrera de periodismo».

Conclusión: Las nuevas tecnologías de la comunicación y la información mantienen en un proceso de transición tanto al periodismo como a los periodistas, como, así como a las empresas periodísticas y por consiguiente a la verdad y la también llamada posverdad.

Está es opinión personal del Columnista.

También te puede interesar ver: José Sobrevilla – La flora intestinal y nuestro comportamiento

Columnistas

José Sobrevilla – Dhante Loyola, rumbo al Festival del Caribe

Publicado

en

Por

Por José Sobrevilla

Este corresponsal conoció al artista plástico Dhante Loyola cuando en 2007 junto con los también artistas, Javier Márquez, Inti Santamaría y Eduardo Tecozautla publicaron en la revista mexiquense “Molino de Letras” el manifiesto “El ojo de medusa” con la frase de TH. W. Adorno, “Mínima Moralia” que decía “…nada hay ya de belleza ni de consuelo salvo para la mirada que, dirigiéndose al horror, lo afronta y, en la conciencia no atenuada de la negatividad, afirma la posibilidad de lo mejor”. Esta frase de Adorno hizo impacto en este reportero y los entrevistó en el Centro Cultural de la UNAM, recién inaugurado su museo en la Ciudad Universitaria.

De aquel tiempo a ahora, Dhante ha evolucionado enormemente como artista. Sus primeros pasos los dio trabajando como ilustrador, cuando apenas tenía 14 años y su padre le compró un aerógrafo. Con él fue que empezó en su despacho de diseño lustrando carteles de cine y portadas de películas. Todo esto antes de que existiera Photoshop. Ya estudiando arte, expuso sus primeras piezas en el Centro de Educación Artística (CEDART) «Luis Spota», donde organizó y participó en diversas exposiciones.

Durante su paso por la Escuela Nacional de Artes Plásticas, ENAP, Facultad de Artes y Diseño, FAD, siempre a contracorriente, porque estaba en boga el arte conceptual, Dhante pintaba y hacía escultura. Para ese entonces conoció a artistas como Arturo Rivera y Rafael Cauduro quienes han sido su influencia, así como quienes a ellos los influenciaron como Caravaggio, Goya, Velázquez, el españoleto José de Ribera. En la parte mexicana han sido González Camarena, Siqueiros y Saturnino Herrán.

Sin prejuicios, Dhante revela a este reportero que adoptó también formas y materiales de los efectos especiales del cine, de las películas de ciencia ficción y de horror. Incluso tomó un curso de maquillaje en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos, CUEC. 

En cuanto a sus técnicas, tuvo la fortuna de aprender las de los materiales con el gran Luis Nichizawa por lo que conoce las imprimaturas y técnicas tradicionales, óleos, encaustos, temples o a la caseína. Pero también las modernas, como acrílicos, esmaltes, resinas, etc. En sus actuales trabajos utiliza óleos, acrílicos, poliuretanos, entre otros, y también soportes “recuperados”, lo que otros ven como basura, pero que para él son potencialmente componentes para una obra. Agrega además materiales como corcholatas o maderas encontradas al paso, lo mismo que hoja de oro o clavos oxidados.

Originario de la Ciudad de México (1975+), cuenta con una trayectoria de más de 30 años en las artes visuales. En estas tres décadas de experiencia profesional relacionada con las artes, hay en su haber más de 50 exposiciones colectivas entre las que destacan las realizadas en Francia en 2012, Italia en 2016 y cada año en varios países latinoamericanos; tiene también más de 30 exhibiciones individuales -algunas de ellas- en Cuba, México y otros países de Latinoamérica.

Ha sido promotor cultural desde hace casi 17 años y en la actualidad es profesor de artes en el Caribe mexicano.

Su obra pertenece a colecciones particulares en Francia, Italia, Estados Unidos, Colombia, Perú. Cuba, Canadá y algunos otros países; también se puede encontrar en colecciones públicas como el Museo Bacardí en Santiago de Cuba y en la Universidad Autónoma Chapingo donde se albergan varias piezas de su autoría.

Ha sido participante distinguido desde hace casi 20 años del Festival Internacional del Caribe en Santiago de Cuba, en donde ha recibido múltiples reconocimientos por su obra, y por difundir y organizar dicho festival junto con el promotor cubano Rafael Carralero.

Su obra ha sido objeto de múltiples publicaciones en revistas culturales, suplementos y diarios de circulación nacional e internacional. También ha colaborado como articulista en publicaciones especializadas.

Ha incursionado en la pintura tanto como en la escultura, la gráfica e inclusive en el cine. Ejecuta la obra con técnica depurada y sensibilidad para la forma y el color, lo que le permite explorar amplios y variados caminos de la forma plástica.

Su participación previa al Festival Internacional del Caribe se dará con la reciente exposición “Miradas” que fue montada este 18 de junio en el Hotel Bahía Chac Chi en Isla Mujeres, Quintana Roo; y donde expuso obra que estará en los primeros días de julio en Santiago de Cuba.

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver:

Continua Leyendo

Columnistas

Marco Antonio Aguirre R. – La Fiscal y el secretario de Gobierno en peligro de salir del gobierno del estado

Publicado

en

Por

Místicos y Terrenales

* Por grandes fracasos de la Fiscal

* 15 grandes pifias de la Fiscalía de Veracruz

Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez

En su visita a Palacio Nacional, a Cuitláhuac García le dijeron que ya era un gran problema la ineficacia de la fiscal Verónica Hernández Giadans y el sometimiento que tiene hacia el secretario de Gobierno, Eric Patrocinio Cisneros Burgos.

Ahí le pidieron (parece que una vez más) la cabeza de Eric Cisneros, pero sobre todo que cambie a la fiscal, sin el pretexto de que la fiscalía es una entidad autónoma, porque el mismo Cuitláhuac García se ha encargado un montón de veces de evidenciar que él le da órdenes a Verónica Hernández.

La fiscal desde que tomó el cargo ha venido demostrando una y otra vez su incapacidad para el puesto, al grado de que la Fiscalía de Veracruz se mantiene como una de las peores de todo el país, con índices de impunidad cercanos al 99% de los delitos que se presume se cometen en el estado.

Verónica Hernández ha incurrido en pifias una y otra vez.

Y éste mes de junio le ha sido especialmente denotativo de su incapacidad para el cargo, pues le han explotado 6 grandes casos:

1. El más, llamativo, la liberación de José Manuel del Río Virgen

2. Simpatizantes y familiares le pidieron al presidente Andrés Manuel López Obrador que se libere a Pasiano Rueda, alcalde electo de Jesús Carranza, porque la fiscalía no ha podido probarle los cargos de los que le acusa

3. Rogelio Franco les acaba de ganar un nuevo amparo, por la detención por violencia familiar

4. Tito Delfín metió una nueva demanda de amparo al ampliarle la fiscalía la detención sin razón justificada.

5. Los padres de Viridiana, joven desaparecida en Chachalacas rechazan recibir los restos humanos que la Fiscalía les quiere entregar por no reconocerlos como correspondientes a su hija.

6. La Fiscalía asegura que capturaron a Marlon Botas, presunto feminicida, cuando éste se entregó.

Pero las pifias en que ha incurrido la fiscalía y que llevaron a que en Palacio Nacional ya pidan su remoción son más, muchas más.

Hay denuncias de tortura, de fabricación de culpables, de ineficacia en el armado de las carpetas de investigación, de corrupción, de trato inadecuado hacia los familiares de desaparecidos, y otras cosas más.

Una gran lista con todo esto la presentó el mismo senador Ricardo Monreal, de los casos que le llegaron cuando dijeron que le iban a armar una comisión investigadora a Cuitláhuac García, por el abuso de poder.

Por eso es que incluso en el congreso de Veracruz hay diputados de Morena que ya están dispuestos a pedir la comparecencia de la fiscal, de acercarla a la picota del despido, porque su demerito es tan alto, que sostenerla en el cargo tiene un costo político alto.

Una lista, pequeña, de 15 grandes pifias cometidas por la fiscal, y la descripción de los casos está en https://cutt.ly/yKQKpUT 

Para que la revise con detenimiento.

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Marco Antonio Aguirre R. – Gutiérrez Luna va con Adán Augusto López rumbo a la presidencia

Continua Leyendo

Columnistas

Ángel Álvaro Peña – Impunidad criminal en Chihuahua

Publicado

en

Por

ALMA GRANDE

Por Ángel Álvaro Peña

Chihuahua es la tierra de la impunidad, no por ello deja de ser un problema muy grave el asesinato de los sacerdotes jesuitas en Urique, Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar, y el guía de turistas Pedro Heliodoro Palma Gutiérrez.

La labor de los misioneros jesuitas culminó por el cobro de un derecho de piso en un partido de béisbol; el presunto asesino, propietario de un equipo, le disparó a Heliodoro Palma, quien llegó herido al interior de la iglesia, luego de ser sacado del hotel contiguo al templo. Los sacerdotes jesuitas al verlo agonizar le dieron los santos óleos, momento en el cual el asesino remató al guía de turistas y disparó contra los religiosos.

Las autoridades estatales, –que permitieron que el asesino se paseara desde hace años, por las calles de los municipios próximos como si nada sucediera, a pesar de tener varias órdenes de aprensión contra él–, ahora ofrecen, a través de la Fiscalía General del Estadio, 5 millones de pesos “a quien o quienes aporten información veraz, eficaz, eficiente y útil que conduzca directamente a la captura de José Noriel Portillo Gil alias El Chueco”.

Los jesuitas son una congregación dedicada, al servicio de los demás, más aún cuando viajan a lugares tan apartados donde el sacrificio es mayor y la bondad mayor.

La rapiña de la oposición similar a la conducta de los buitres de inmediato señaló como responsable al Presidente de la República a pesar de que el asesinato en este caso es un delito del fuero común, porque la investigación sólo señala factores estatales; sin embargo, en el Congreso hasta pidieron airados, casi sofocándose, la comparecencia del Jefe del Ejecutivo, cuando nada tiene que hacer en los recintos legislativos.

Los jesuitas asesinados por Noriel Portillo, El Chueco, un conocido talamontes, se suman a una serie de crímenes que pudieron evitarse si las autoridades municipales y estatales hubieran hecho su trabajo de proteger no sólo la naturaleza del lugar sino a los propietarios ancestrales de esa riqueza: los tarahumaras, a quienes ahora la oposición se vuelca para querer proteger en el discurso, pero nunca lo hicieron antes ni con la palabra ni en los hechos.

Desde hace siglos en Chihuahua impera la impunidad recordemos simplemente a las Muertas de Juárez, que iniciaron en 1993 y para 2012, superaban los mil asesinatos.

El asesinato de Marisela Escobedo, quien, al tomar la bandera de la justicia, luego del asesinato de su hija Rubí, de 16 años, en agosto de 2008, se convirtió en un símbolo en la búsqueda de culpables de feminicidios en la entidad. El asesino prácticamente confeso y con todas las evidencias en su contra fue absuelto, por tener nexos con las pandillas que actuaban en complicidad con las autoridades del estado. El 16 de diciembre de 2010 fue asesinada de un tiro en la cabeza, frente al Palacio de gobierno donde están las oficinas del gobernador, César Duarte, que tenía escasos tres meses de haber llegado a ese cargo.

Ahora, Duarte Jacques está preso por un sinfín de delitos cometidos durante su mandato.

El asesinato de la periodista Miroslava Breach Velducea, sucedido el 23 de marzo de 2017, indignó al país entero y su impunidad traspasó las fronteras, a los seis meses de que llegara el panista Javier Corral Jurado a la gubernatura de Chihuahua.

Noriel Portillo Gil, alias El Chueco, acusado de asesinar a dos sacerdotes jesuitas, un guía de turistas, mantener desaparecidas a otras personas, y de secuestrar y matar también a un turista norteamericano en 2018, pertenece al mismo grupo delictivo que el 23 de marzo del 2017 privó de la vida a la periodista, Miroslava Breach Velducea, la Fiscalía General del Estado ha dicho que “El Chueco” forma parte del grupo “Los Salazar”, comandado por Adán y Crispín Salazar Zamorano, a su vez integrantes de la facción Gente Nueva, del Cártel de Sinaloa.

Lo extraño es que el asesino paseaba por las calles en una vida normal, a pesar de que estaba identificado por las autoridades locales y estatales. El asesinato de Miroslava aún está impune.

En el Cereso estatal de Aquiles Serdán están recluidos Juan Carlos Moreno Ochoa, alias “El Larry” y Hugo Schultzm, el primero uno de los autores materiales del asesinato; el segundo, exalcalde de Chínipas por el PAN y exfuncionario estatal con Javier Corral.

Un ejemplo claro de esto es el caso del regalo que hizo la actual gobernadora panista, Maru Campos Galván, 25 días antes del asesinato de los jesuitas. Buena parte de ese predio pertenece a los tarahumaras.

Se trata de 159,823.989 metros cuadrados, vendidos a un precio 40 veces más barato de su valor real, beneficiando a Luis Lara Armendáriz, quien pagará solamente 3.4 millones de pesos, a pesar de que el terreno fue valuado en 137 millones 546 mil pesos.

La gobernadora, desconociendo la división de poderes ordenó a la bancada del PAN, su partido, con mayoría en la legislación de la entidad, aprobar dicha “donación”, con la complicidad de los diputados del PRI. Todo porque el empresario contribuyó económicamente a la campaña de la panista, quien ahora lamenta que los tarahumaras sean víctimas de tanta injusticia.

Ante el asesinato de los jesuitas el Presidente instruyó un despliegue coordinado por la Secretaría de la Defensa Nacional, para dar con la ubicación del homicida de los sacerdotes y del guía de turistas, quien es José ‘N’, alías ‘el Chueco’, y quien está señalado e imputado como autor del delito de homicidio calificado en agravio de las tres víctimas.

El olvido de las comunidades originarias de esos lugares, la miseria en la que viven no ha removido acciones humanas ni sentimientos en priístas ni panistas.

Desde 1992, la violencia impera en Chihuahua, al entrar a gobernar el primer mandatario estatal panista en la entidad, Francisco Barrio Terrazas, luego fueron turnándose PAN y PRI la gubernatura, con un doloroso común denominado la violencia y la impunidad.

PEGA Y CORRE

El destino nos alcanzó. El agua es un producto que ya no pertenece más que a los más fuertes, a pesar de ser un derecho humano. En la colonia Independencia, prácticamente en el centro de la ciudad de Monterrey, un comando armado robó una pipa con 10 mil litros de agua, la reventa del vital líquido empieza a competir con el huachicoleo, dejando a la población en la indefensión… Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Ángel Álvaro Peña – La sierra de la violencia silenciosa

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.