Ponte en contacto

Mundo

Muere el presidente de Tanzania, John Magufuli

Publicado

en


El presidente de Tanzania, John Magufuli, quien inesperadamente murió a los 61 años, fue un acérrimo negacionista del COVID-19 que desalentó el uso de cubrebocas y llegó a sostener que su país estaba protegido de esta enfermedad por una intervención divina.

Tras 18 días sin que el mandatario apareciera en público, lo que desató un sinfín de rumores sobre su salud, la vicepresidenta tanzana, Samia Suluhu, confirmó este miércoles la muerte del presidente por problemas cardíacos.

Su último año como jefe de Estado estuvo marcado por una estrategia de lucha contra el coronavirus, basada en la fe y el rezo,  que provocó críticas dentro y fuera de las fronteras de Tanzania.

Además, su negacionismo dio pie a comparaciones con su homólogo brasileño, Jair Bolsonaro, o con el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, dos líderes mundiales que rechazaron la existencia del COVID-19 y acabaron contrayendo la enfermedad.

En marzo de 2020, poco después de que se detectase el primer caso de COVID-19 en el país, el presidente tanzano aseveró que el coronavirus era “el diablo” y que por ello, si la población tenía fe, le sería imposible “sobrevivir en el cuerpo de Cristo”.

Su política se basó en no solicitar vacunas y en reprobar cualquier medida -según él- creada por Occidente, llegando a calificar de defectuosos test de detección que habían dado positivo en una papaya y en una cabra.

Desde junio pasado, la Tanzania de Magufuli no publica ninguna cifra de casos de la enfermedad, con datos oficiales que continúan estancados en 509 contagios y solo 21 fallecidos.

Un intelectual tras los pasos de Nyerere

Nacido en 1959 en Chato, en el noroeste de Tanzania, Magufuli estudió Matemáticas y se doctoró en Químicas por la Universidad de Dar es Salam, el centro regional de pensamiento anticolonialista y panafricanista donde estudiaron varias de las figuras políticas que gobiernan o gobernaron en los últimos años en África del Este, como el ugandés Yoweri Museveni o el congoleño Laurent-Désiré Kabila.

Elegido, por primera vez, quinto presidente de Tanzania en 2015 al frente de la formación que gobierna el país desde su independencia en 1961, el Partido de la Revolución (CCM, por sus siglas en suajili), Magufuli fue reelegido para un segundo mandato el pasado 28 de octubre, en unos comicios calificados por la oposición de “fraudulentos” y en los que apenas hubo misiones de observación.

El dirigente llegó a la Presidencia con aires nacionalistas y la intención de evocar al padre de la nación tanzana, Julius Nyerere, el socialista que todavía sigue siendo el gran referente político del país incluso veinte años después de su muerte.

Sus grandes planes de desarrollo, pues comenzó siendo ministro de Obras Públicas con exploraciones de gas o la ampliación del puerto de Dar es Salam, ayudaron a que sus afines, aparte de llamarle “apisonadora” -cariñosamente por sus numerosas reformas- le considerasen un “Nyerere” contemporáneo.

Con un alegato al trabajo, su popularidad aumentó tras convertir el Día de la Independencia en una jornada de limpieza colectiva o tras prohibir viajes al extranjero sin su autorización a miembros de su Gobierno, propuesta con la que ahorró a las arcas del Estado 430 millones de dólares; además de la expulsión de decenas de personas acusadas de corrupción.

El legado durante su primer mandato incluye la firma con Uganda del primer proyecto regional de un gasoducto o la megapresa de Stiegler, en el parque de Selous (sur de Tanzania), lo que le valió críticas de activistas medioambientales por alterar una inmensa reserva natural declarada patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

La caza de la disensión

Año tras año, sin embargo, su talante se fue endureciendo. En la última campaña política prohibió cualquier mitin político de la oposición, y en estas últimas semanas de ausencia cuando ya muchas voces dudaban de su estado de salud, la Policía tanzana siguió sus pasos deteniendo a todos los que divulgaran “noticias falsas”.

Desde su llegada al poder en 2015, decenas de personas han sido encarceladas por sedición o blasfemia, transformando el significado de su apodo “la apisonadora”, y el principal opositor hoy en el exilio, el abogado Tundu Lissu, ha sido arrestado al menos en seis ocasiones.

Y no solo la oposición fue víctima de su mano de hierro, sino que Magufuli, ferviente católico, emprendió también una cruzada contra la comunidad LGTBI, prohibió a las niñas y adolescentes embarazadas acudir al colegio, arremetió contra el uso de anticonceptivos y mermó como nadie la libertad de prensa y expresión en el país.

Con información de EFE.

También te puede interesar: Descubre qué es el Coitocentrismo

Mundo

Explosión cerca de escuela en Kabul, deja 25 muertos y 52 heridos

Publicado

en

Por

Afganistán.- Este sábado el Ministerio del Interior informó que una explosión cerca de una escuela en Kabulm deja como saldo al menos 25 personas muertas y 52 heridos.

El portavoz del ministerio, Tariq Arian, dijo que al menos 52 personas, la mayoría de ellos estudiantes, resultaron heridas en la explosión.

Ghulam Dastagir Nazari, portavoz del Ministerio de Salud, dijo que hasta el momento 46 personas han sido trasladadas a hospitales.

Foto: Aristegui Noticias

Retirada de EU
Kabul está en alerta máxima desde que Washington anunció planes el mes pasado para retirar todas las tropas estadunidenses antes del 11 de septiembre.

Los funcionarios afganos dijeron que los talibanes han intensificado sus ataques en todo el país.

Ningún grupo se ha atribuido la responsabilidad de la explosión del sábado.

Foto: BBC

La explosión ocurrió en la parte occidental de Kabul, un vecindario de mayoría musulmana chiíta que ha sido atacado con frecuencia por militantes del Estado Islámico durante años.

Con información de Excélsior

Continua Leyendo

Mundo

Auto de piloto automático de TESLA se estrella y deja dos calcinados en Houston

Publicado

en

Por

Estados Unidos.’ Uno de los fallecidos estaba en el asiento del pasajero y otro en el asiento de atrás y las autoridades aseguraron este domingo que tienen “el 99.9 %” de certeza de que “nadie conducía el vehículo en el momento del impacto“.

El Tesla se estrelló contra un árbol en una curva a alta velocidad en el condado de Harris, al norte de Houston, y los bomberos necesitaron cuatro horas para apagar el incendio.

Los investigadores están intentando determinar si se desplegaron los “airbags” y si el vehículo tenía activada la conducción asistida, un sistema de asistencia inteligente que Tesla comercializa como “piloto automático” o “Autopilot“.

Foto: Revista El siglo de Torreon.

Tesla pide a sus conductores que estén en todo momento pendientes de la conducción para tomar control del vehículo e invitan a activar el sistema de asistencia inteligente, ya que es más seguro que conducir sin él.

El accidente se da cuando Tesla está empezando a probar con algunos de sus conductores un sistema de “conducción autónoma total“, aunque también pide que el conductor tenga las manos en el volante en todo momento.

Algunos expertos han criticado a la compañía por usar términos como “piloto automático” y dar una falsa sensación de autonomía por parte del vehículo.

La Agencia de Seguridad en Carretera de Estados Unidos (NHTSA, por sus siglas en inglés) está estudiando la posibilidad de imponer normas para garantizar la atención de los conductores al volante, al tiempo de que nuevos automatismos de la conducción se implantan en la industria del motor.

La NHTSA investiga más de veinte accidentes de vehículos eléctricos Tesla durante el uso del sistema de conducción asistida.

El consejero delegado de Tesla, Elon Musk, ha defendido el historial de seguridad de sus vehículos eléctricos y esta semana aseguró que la asistencia a la conducción permite tener una posibilidad “10 veces menor” de accidente.

Con información de EFE.

Tambien te puede interesar: Familiares de víctimas del metro denuncian falta de apoyo de autoridades

Continua Leyendo

Mundo

Mujer en estado de ebriedad es acusada por matar a un policía de Nueva York

Publicado

en

Por

Nueva York.- Las autoridades descartaron la posibilidad de que la mujer no se hubiera dado cuenta del atropello, porque que su parabrisas sufrió importantes daños

Una mujer fue detenida y acusada de atropellar y matar a un policía en una autopista de Nueva York, luego de que lo embistiera mientras conducía en estado de ebriedad, cuando el agente investigaba la escena de un accidente de tráfico, informaron las autoridades este martes.

Anastasio Tsakos, de 43 años y que formaba parte del Departamento de Policía de Nueva York desde hacía 14 años, se encontraba en la autopista de Long Island a la altura de la zona de Clearview cuando fue embestido por un automóvil sobre las 02:00 h local, y falleció poco después en un hospital.

Tsakos estaba redirigiendo tráfico cuando un turismo Volkswagen del 2013 que conducía una joven de 32 años le arrolló y después abandonó el lugar del suceso, según explicó el comisario de la Policía de Nueva York, Dermot Shea.

Foto: López Dóriga.

Las autoridades descartaron la posibilidad de que la mujer no se hubiera dado cuenta del atropello, puesto que el parabrisas del vehículo sufrió importantes daños.

Shea identificó a la conductora como Jessica Beauvais, de la localidad de Hempstead, en el condado de Nassau, que fue arrestada y acusada de homicidio vehicular, conducción en estado de intoxicación y abandono del lugar de un accidente mortal, entre otros cargos.

Beauvais conducía con un nivel de alcohol en sangre casi dos veces por encima del permitido, según las fuerzas del orden, y además su permiso de conducción había sido suspendido.

“Me pesa el corazón”, dijo este martes en una rueda de prensa el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio. “Hemos perdido a un hombre muy joven y bueno, un veterano que pasó 14 años en el Departamento de Policía de Nueva York, alguien que salía todos los días a la calle a protegernos“, afirmó sobre Tsakos, que estaba casado y tenía una hija de 6 años y un hijo de 3.

A la salida de la comisaría, Beauvais, esposada, pidió perdón entre sollozos.

“Lo siento porque lo atropellé y porque está muerto”, dijo a la prensa mientras los policías la introducían en un vehículo, tras lo que explicó que venía de su estudio de grabar un podcast, en el que arremetía contra las fuerzas del orden por las numerosas muertes de negros durante interacciones con agentes de seguridad.

Con información de EFE.

Tambien te puede interesar: Confiesan que George Floyd ya estaba muerto cuando llegaron los paramédicos

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.