Médico italiano fallece por coronavirus

Gino Fasoli era un médico italiano retirado, pero al enterarse sobre la emergencia del coronavirus decidió regresar para ayudar, pero murió días después.

Era médico de familia y gerente de sala de emergencias. En África incluso lo secuestraron para curar a los enfermos. Luego de trabajar durante años en Cazzago San Martino, se retiró.

Las personas que lo conocieron hablan de él cómo una persona buena y servicial, por lo que cuando se pidió a los médicos retirados que ayudaran con la emergencia del coronavirus, respondió a la apelación.

Médico italiano fallece de coronavirus
Foto: New Straits Times

Al rescate de los infectados

Muchas cirugías quedaron desatendidas, ya que los médicos acudieron a los hospitales para ayudar a sus colegas. Pero Gino, una persona con el hábito franciscano y su compromiso con la sociedad y la medicina, estaba contagiado por el virus y no pudo sobrevivir. Falleció dando una mano a los enfermos y tratando de ayudar a quienes lo necesitaban.

Tambien te puede interesar NY Zona de desastre por COVID-19

Fasoli era originario de Sulmona y la noticia de su muerte le fue dada por el sitio web local Onda Tv. Decenas de mensajes de condolencia llovieron en las redes sociales, donde la noticia de su desaparición se extendió en unas pocas horas.

Foto: Anadolu Agency

“Un médico amable y sensible”, escribe Vilma; “Una persona adorable: cuando estaba allí para ayudar a otros, siempre estaba en primera fila”, agrega el vecino del médico, que será enterrado en Sulmona, donde vive la familia.

Gino deja a su hermano Gabriele dolorido, su cuñada Gabriella y su nieta Anna Paola.

Muertos 20 médicos

Otro médico que se une a la lista de colegas caídos es un ex fraile franciscano, ya son 20 los decesos de médicos en Italia desde que se desatara la crisis por el coronavirus. Estos héroes de bata blanca permanecen entre los enfermos y los pacientes que han seguido ayudando, visitando, operando. “Una lucha desigual con las manos desnudas” fue el sincero grito de Filippo Anelli, presidente de la Federación Nacional de la Orden de Cirujanos y Dentistas. Y ahora Giuseppe Fasoli llora cuando dice que “a finales de febrero mi hermano me dijo que finalmente le habían dado una mascarilla. ¿Uno al día?, le pregunté. “No, sólo una”, me dijo”.

Comentar