Ponte en contacto

Sin categoría

Parlamento Veracruz.;Juan Javier Gómez Cazarín.

Publicado

en

Llegué a Córdoba el domingo en la tarde. Lo primero que hice fue visitar el centenario Teatro Pedro Díaz, donde tramoyistas hábiles, dedicados, expertos en su oficio, trabajaban como si no fuera fin de semana para alistar el local donde los tres Poderes del Estado nos constituiremos mañana en una Sesión Solemne.

Tranquilo por el notable avance de los tramoyistas –mis respetos para ellos-, me da tiempo de hacerle al turista.

Camino a pocos metros de ahí, al Parque 21 de Mayo, que lleva en su nombre el orgullo cordobés de haber sido escenario de una batalla decisiva de la Independencia, justo en esa fecha, pero de 1821.

Y enfrente, en la esquina de la Avenida 1 y la Calle 1: el Hotel Zevallos. Fue ahí donde se rubricaron los Tratados de Córdoba. Ahí se firmó la rendición española.

El virrey Juan José Rafael Teodomiro de O’Donojú y O’Ryan entendió que no tenía caso seguir luchando una guerra que para los españoles era imposible de ganar. Se reunió con Agustín de Iturbide (que también tenía su nombre rimbombante: Agustín Cosme Damián de Iturbide y Arámburu) y reconoció la Independencia de México.

Un mes y seis días después, el Ejército Trigarante, del que nos hablaron en la Primaria, entró victorioso y sin resistencia en la Ciudad de México.

El entonces Portal de Zevallos, como les dije, es ahora un hotel. Menos de un siglo después volvería a ser histórico, al haber sido cuartel de Venustiano Carranza en 1914.

Lo camino con el respeto con el que entra uno a un sitio tan histórico. Una copia de los Tratados de Córdoba se exhibe en una vitrina, con las firmas de Iturbide y de O’Donojú reproducidas fielmente. Sus cinco habitaciones –es muy pequeño- tienen nombres de personajes de ese episodio histórico.

Recorro el hotel mientras transmito en vivo, por Facebook, cuando me encuentro a un youtuber haciendo lo propio. Guillermo Sepúlveda -se presenta después de terminar su transmisión-. No es veracruzano, sino de la Ciudad de México, pero es un admirador de la historia y está en el lugar indicado.

Me comparte una reflexión: tenemos una deuda pendiente con la historia y con rescatar las virtudes de los personajes históricos. Su sacrificio, su lealtad, su amor a México deben inspirarnos no para morir por la Patria sino para vivir por ella –cita a Germán Dehesa-.

Tiene razón nuestro youtuber visitante. De eso se trata nuestra Sesión Solemne de mañana. De mantener vivas y encontrar orientación en las virtudes de los héroes que nos dieron Patria.

*Diputado local. Presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado.

Publicidad

Sin categoría

Vacuna infantil. Parlamento Veracruz Juan Javier Gómez Cazarín

Publicado

en

*

El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador inició hoy la vacunación contra el Covid para niñas y niños de entre 5 y 11 años de edad. Se trata de niñas y niños de primaria cuya exposición al riesgo por el regreso a clases presenciales mantiene con profunda preocupación a mamás y papás.

Preocupación que, de acuerdo a los expertos, tiene sus asegunes, dado que las niñas y los niños son, por afortunado capricho de la biología, el grupo de edad con menores probabilidades de desarrollar un cuadro grave y morir a causa del Covid.

Las estadísticas no mienten, pero el corazón de las mamás y los papás no entiende de números y el miedo a una enfermedad que se ha llevado a tantas amigas, amigos y familiares siempre está agazapado cerca de nosotros. Una calenturita y una tos de nuestra hija o hijo y la imaginación vuela.

Pero resulta que todavía no hay vacunas para todas y todos. La semana pasada llegaron del extranjero 804 mil dosis de las ocho millones de dosis infantiles –tienen un formato especial- que se contrataron a la farmacéutica Pfizer y que se habrán de suministrar de forma paulatina hasta fin de año.

Y resulta, también, que Xalapa, Veracruz y Boca del Río fueron de las primeras ciudades del país en las que empezó esta nueva campaña del Programa Nacional de Vacunación. De hecho, Veracruz fue una de las ocho entidades en las que arrancó.

Personalmente, creo que esa prioridad para Veracruz es un motivo más de los muchos por los que veracruzanas y veracruzanos podemos reconocer y agradecer al presidente López Obrador y a su Gobierno.

En los próximos tres días, gracias a ese trato especial que Veracruz tiene de parte del Presidente, en las dos principales concentraciones de población del Estado la espera para niñas, niños, mamás y papás habrá terminado.

A quienes les tocó ir hoy a vacunar a su hija o hijo aquí en Xalapa me comentan que la Brigada Correcaminos, coordinada con el Gobierno de Cuitláhuac García Jiménez, está en su mejor momento de eficiencia, eficacia y trato cálido. Al rato que saque unas cosas de la chamba llevaré a mi hija. Ojalá todas y todos hagan lo mismo para que ninguna niña o niño se nos quede atrás.

*Diputado local. Presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso de Veracruz.

Continua Leyendo

Sin categoría

MUJERES EN TRIBUNA

Publicado

en

“LEY DE APOYO A MADRES JEFAS DE FAMILIA: MI PROPUESTA”      

  Por Nora Jessica Lagunes Jáuregui

Hace unos días, se festejó en todo el país, el Día de las Madres. Fecha que sigue en el centro del debate entre las feministas y los sectores sociales más tradicionales: Que si es mera mercadotecnia: que menos regalos y flores y, más derechos; que si se instituyó como medida para contrarrestar al movimiento feminista en 1922; que la maternidad debe ser feminista; que se debe eliminar a la sobrecarga de cuidados para las mujeres.

Lo cierto es que, la fuerza y la fortaleza de las madres sobrepasan barreras, retos y limitaciones cuando se trata de sacar adelante a sus hijas e hijos, estén solas o en compañía, siempre entregan, hasta la vida, por sus familias, porque así lo sienten y porque así, a todas, nos han formado. Pero el desbalance se da cuando se les endilga toda la sobrecarga de deberes.

Ahora que, pareciera que el consenso es que, las madres son “seres superdotadas” que todo lo soportan, que todo resuelven, que todo superan. Madres multi labores, con un cerebro deslumbrante y capaz de organizar y procesar datos y deberes en segundos y, como si esto fuera poco, queda claro para muchos sectores que, la apuesta de la supervivencia y progreso de la humanidad, siempre ha estado sostenida por esta admirable firmeza inquebrantable de las madres de familia, pero esta concepción debe cambiar.

Creo que no debemos confundirnos, ni extraviarnos en los estereotipos sexistas que, a las mujeres, nos impone una cultura patriarcal desigual, vertical, excluyente, injusta y a conveniencia que, por un lado, enaltece a las madres de familia, como los pilares que cimientan el núcleo fundamental de la sociedad y por el otro, las abusa, las agrede, las invisibiliza y las explota.

Si nuestras ancestras, si nuestras abuelas sobrevivieron las disparidades y las discriminaciones y vencieron obstáculos para proteger y crecer a sus familias, en un entorno profundamente inequitativo y sin derechos y, lo lograron, hoy las madres de familia que han diversificado sus tareas entre el trabajo, el hogar, las y los hijos, los cuidados que todavía se les asignan como exclusivos a las mujeres, siguen padeciendo mismas limitaciones y prejuicios que aquellas grandes mujeres de antaño.

El acceso al mundo laboral, competitivo y aun sexista, misógino y machista para las mujeres y más, para las madres de familia, las ha convertido en agentes productivas y competitivas que reclaman mismos derechos y paridades, acorde al avance en la legislación y en la consagración de sus Derechos Humanos, a nivel constitucional.

Pero transformar las leyes, en realidades; principios y ejes rectores de planes, presupuestos y programas institucionales, en beneficios materiales, en respeto y conductas igualitarias, sigue siendo el gran desafío de nuestros tiempos y para las Diputadas y los Diputados de la segunda Legislatura paritaria en Veracruz, debe ser la misión generacional prioritaria en nuestra agenda de trabajo.

Por tanto, legislar con plena Igualdad entre mujeres y hombres, es nuestra responsabilidad histórica, para que las políticas públicas, planes, acciones, recursos públicos sean efectivas herramientas de la justicia, inclusión y paridad a las que las mujeres, las madres de familia, las hijas e hijos, sobre todo, quienes están en situación más vulnerable, tienen derecho.

En nuestros tiempos, el empoderamiento educativo, económico, laboral y en la formación de capacidades de las mujeres es significativo. Pero hoy, aun estando solas o con apoyo y compañía de sus cónyuges o parejas, de sus familiares, llevan a cuestas, la sobrecarga de la responsabilidad de las tareas del hogar y de los cuidados, padecen violencias y discriminaciones; se enfrentan a las resistencias sociales y culturales contra su avance.

Cierto es que, las mujeres por diversas circunstancias, han tenido que asumir obligaciones como jefas de familia, como proveedoras únicas y responsables de los ingresos y de las labores domésticas y, al mismo tiempo, tienen que cubrir aspectos afectivos, emocionales y formadores de hijas e hijos. 

Sin embargo y, pese al adelanto y contribución a la economía de las mujeres madres jefas de familia, ellas siguen siendo vulnerables. Situación que se grava en las regiones con mayor población indígena; que impacta contundentemente a las mujeres con discapacidades, adultas mayores, migrantes, de la diversidad sexual, a las recluidas y, por supuesto, que afecta enormemente a las niñas, a los niños y adolescentes.

Veamos las cifras: Acorde al CONEVAL, las madres jefas de familia o jefas de hogar, hoy se encuentran en condiciones de privación. Persisten las desventajas contra las mujeres y sus hogares, porque todavía existe una participación limitada en el mercado laboral, con empleos precarios, con ínfimos ingresos y buscando opciones en la economía informal que poco resuelven su situación y que las hunden más en la pobreza y en las desigualdades sociales, culturales y económicas que, en la realidad de sus vidas, las siguen lacerando.

En Veracruz, de los 2 millones 390 mil 726 hogares recientemente censados, en el 34% de éstos, las mujeres son jefas de familia. A nivel nacional, Veracruz es el tercer estado con mayor proporción de hogares dirigidos por mujeres. En otras palabras, de cada 100 hogares censales, 66 son dirigidos por un hombre y 34 por una mujer.

Esta realidad, reclama de los gobiernos, estatal y municipales y de los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, apoyar a las madres jefas de familia que solas, sin respaldo, sin recursos suficientes, están luchando por la alimentación, la educación, la salud y el pleno desenvolvimiento de sus hijas e hijos. Respaldarlas efectivamente, porque así lo mandatan nuestras leyes, como la Ley estatal para la Igualdad entre Mujeres y Hombres que, en el artículo 2, establece: “el logro de la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres deberá hacerse a través de la ejecución de políticas públicas que contengan acciones afirmativas a favor de las mujeres”.

Una de estas acciones es precisamente dar apoyo a mujeres que son madres, que están solas, divorciadas, viudas, casadas o separadas en trámite de disolución de su vínculo matrimonial y que no tienen ingresos fijos mensuales, ni superiores a los treinta salarios mínimos vigentes; que están probadamente, a la caza desesperada de un empleo, porque la pandemia se los quitó por ejemplo y que, en resumen, no tienen certezas económicas del futuro para sus familias.

A estas mujeres madres de familia, admirables, fuertes, valientes; columnas de sus familias; arquitectas de la sociedad; garantes de la supervivencia de la humanidad, las solas y proveedoras únicas, angustiadas por el día a día, los gobiernos no deben jamás abandonarlas, ni ignorarlas; menos exprimirlas por aquella, su legendaria fuerza y resistencia para salir avante, sin la mano de nadie.

Estas madres jefas de familia no deben ser las heroínas de su propia historia, ardua y sinuosa en la soledad y en la desprotección institucional, con sus hijas e hijos que necesitan lo básico y vital, para ser ciudadanas y ciudadanos líderes de Veracruz, que les requiere urgentemente, para crecer y reponerse de todas las crisis que hoy padecemos.

El Gobierno estatal, los municipales y los Poderes públicos tienen el deber de apoyar, proteger e impulsar el desarrollo personal y productivo de las madres jefas de familia que hoy, tienen que asumir la responsabilidad total y única, de sus hijas e hijos menores de edad.

Por todas estas razones, hace unos días presenté una iniciativa de “Ley de apoyo a madres jefas de familia para Veracruz”, que se propone mejorar la situación social de las mujeres jefas de familia y de sus hijas e hijos, a través del otorgamiento de un apoyo económico bimestral, implementado por el DIF estatal, con la participación de otras dependencias de la administración pública estatal y de las autoridades municipales. 

Esta iniciativa de Ley busca hacer valer el artículo 1 Constitucional y responder ante la grave situación económica de miles de madres jefas de familia en situación de vulnerabilidad que, de un día a otro, confrontan una cascada de deberes, pagos, necesidades y que no tienen con qué ampararse ni proveer a las y los suyos.

Estoy convencida que la aprobación y creación de esta Ley es una inversión inteligente en el presente, para el futuro. Un gran espaldarazo a las madres jefas de familia de Veracruz que, cimientan hogares, que forjan a los hombres y mujeres que seguirán construyendo y aportando a sus comunidades y a la entidad.

Es una apuesta de ganar-ganar porque con este apoyo bimestral, estaremos abonando al desarrollo sostenible, al bienestar y a la vida con dignidad humana de las familias monoparentales de Veracruz, donde una madre sola y sus hijas e hijos, tiene derecho a ser respaldada por el Estado, por las leyes y por los principios y derechos fundamentales que hoy, ya las protegen.

Apoyar a las madres jefas de familia es también fortalecer a nuestra sociedad como una más igualitaria, justa e incluyente y, más allá, es ratificarles a ellas, nuestro compromiso en los hechos de que, frente a los desafíos y desesperanzas que enfrentan, no están solas.

Si una escritora alguna vez señaló que, “La fuerza de una madre es más grande que las leyes de la naturaleza”, la fuerza y obligación de apoyo del Estado, es aún mayor.

Continua Leyendo

Sin categoría

Participa Presidenta del Congreso en sesión del Comité Coordinador del SEA

Publicado

en

• Da a conocer el Comité un informe sobre los convenios suscritos.

La presidenta de la Mesa Directiva de la LXVI Legislatura del estado, diputada Cecilia Guevara, participó, vía plataforma electrónica, en la Segunda Sesión Ordinaria 2022 del Comité Coordinador del Sistema Estatal Anticorrupción de Veracruz, en la que fueron desahogados diversos temas relacionados con la materia.

En apego al párrafo tercero del artículo 14 de la Ley del Sistema Estatal Anticorrupción de Veracruz, la legisladora atestiguó la presentación y aprobación del Convenio de Colaboración con el Poder Judicial del Estado, así como la autorización a la Secretaría Técnica para la suscripción de dicho documento.

Por otra parte, conoció el informe del Comité Coordinador de los convenios suscritos por este organismo, que han causado baja del catálogo de instrumentos jurídicos de la Secretaría Ejecutiva del Sistema Estatal Anticorrupción de Veracruz, a cargo de la licenciada Adriana Paola Linares Capitanachi.

De esta manera, el Congreso del Estado participa coordinadamente con los entes encargados del diseño, la promoción y evaluación de políticas públicas de combate a la corrupción en la entidad.

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.