Ponte en contacto

Columnistas

Partido del Trabajo en Veracruz respalda libertad de expresión

Publicado

en

Partido del Trabajo en Veracruz respalda libertad de expresión. El Partido del Trabajo se une al respeto de la garantía de libre manifestación y expresión de ideas de cualquier mexicano que AMLO recuerda como derecho constitucional. El grupito de personas que se han establecido sobre la avenida Juárez en la ciudad de México, representa el tamaño de la oposición conservadora. Más, sin importar su reducido número, el Estado tiene que garantizar tal derecho. Frenaaa se frena sólo. No necesitan intervención extraña a su movimiento.

También. AMLO garantiza la libertad de expresión, sin embargo, seudo intelectuales le quieren restringir el uso de la palabra. Pedían debate y ya no lo aceptan. Pedían respuestas y ponen oídos sordos. Los conservadores se entienden entre ellos sólo cuando hablan de ganancias, explotación, corrupción e impunidad. En el 2021 acabarán de comprender que la 4T llegó para quedarse y que, ahora, primero son los pobres. El camino elegido por AMLO es el que debe seguir la oposición.

En el ámbito estatal. Existen fuertes rumores que anuncian un nuevo subejercicio de los recursos federales asignados. Hace una semana manifestamos que la condición para aceptar incremento de deuda pública es que no exista subejercicio y, obviamente, que no se regrese recurso alguno a la federación. Sin embargo, todo apunta a que el secretariado otra vez le está fallando al gobernador. De ser ciertos los datos, se debería hacer cambios en el gabinete.

Partido del Trabajo en Veracruz respalda libertad de expresión

AMLO anunció otro sorteo para apoyar asistencia social y a deportistasEn otro contexto. En el plano de seguridad civil, el PT manifiesta su preocupación por el alza de delitos graves en esta semana; especialmente en la zona de Fortín y Córdoba. El sector empresarial, afectado por la pandemia, se ve amenazado por la delincuencia sin que Seguridad Pública del Estado haga mayor caso a la demanda de reunión entre ese sector y altos mandos de entes encargados de brindar seguridad a la población. El PT solicita que la guardia nacional atienda las demandas del sector aludido en aquella zona.

Por otro lado. El Partido del Trabajo, solicita que la procuración de justicia en el Estado ya no se retrase más. Toda vez. Que tiene que destinarse recursos suficientes para garantizar la aplicación de protocolos sanitarios que eviten la propagación de la pandemia en las áreas laborales del poder judicial. Es necesario que el Tribunal Superior de Justicia escuche las propuestas de abogados independientes y de las barras para mejorar el servicio que prestan a la ciudadanía.

Por último, el PT le recuerda al IVAI que están pendientes las denuncias que anunciaba su presidenta cuando recién tomó el cargo de consejera. Parece que le resultó fácil llamar la atención de los medios, pero no ha cumplido ningún dicho en relación a los actos irregulares y de corrupción que dijo encontrar al inicio de su gestión.

Sigue leyendo: El Partido del Trabajo reitera su total apoyo al presidente de la República

Por Vicente Aguilar Aguilar
Coordinador estatal

Columnistas

Miguel Ángel Cristiani – Mis recuerdos de Bangalore

Publicado

en

v    Hay 1,850 compañías de informática en esta ciudad

v    Computación genera 23,000 millones de dólares anuales

v    Infosys una empresa creada en 1981 por siete jóvenes vale 4,000 millones

Por Miguel Ángel Cristiani González

Estoy leyendo el libro de Andrés Oppnheimer ¡Basta de Historias! En donde le dedica un capítulo a la ciudad de Bangalore en el sur de la India, en donde nosotros tuvimos la oportunidad de vivir durante un mes y conocer distintos aspectos de la urbe que se ha convertido en el más importante polo de desarrollo de las tecnologías de la computación a nivel mundial.

Les compartimos en la Bitácora Política de hoy lo que escribió Oppenheimer: BANGALORE: ALTA TECNOLOGÍA EN MEDIO DE LA MISERIA

Visitar la sede de Infosys, la compañía de procesamiento de datos más grande de la India, me recordó las guaridas de los malos en las películas de James Bond: era una ciudad futurista dentro de una ciudad, con sus propias reglas de tránsito, empleados caminando por senderos con letreros por todos lados, y un aire de constante agitación. Infosys había sido creada en 1981 por siete jóvenes, con un capital conjunto de 250 dólares. Hoy día, tiene 69,000 empleados en todo el mundo, incluyendo 17,000 en su sede en Bangalore, y está valuada en más de 4,000 millones de dólares.

Lo más notable de la sede central de Infosys en la «ciudad electrónica», a unos 20 kilómetros de la ciudad de Bangalore, en el sur de la India, es el contraste con la pobreza que la rodea. El camino a la «ciudad electrónica» es tan caótico como los que había encontrado en Nueva Delhi, y la entrada al centro de empresas de computación de la India no tiene ni siquiera un semáforo. Simplemente, la ruta conduce a dos modernos edificios de vidrio que tienen la forma de pirámides invertidas, rodeados de varios otros edificios, en lo que viene a ser un complejo edificio ultramoderno, separado de la calle por una muralla de seguridad. Afuera, se pueden ver multitudes de indigentes recostados contra la muralla, y una ciudad de chozas improvisadas a un costado de la ruta. A pocos metros de los edificios de vidrio de Infosys y Hewlett Packard, uno ve algunos de los barrios más pobres sobre la tierra, con gente que camina descalza, bueyes que vagan por las calles y pordioseros por todos lados.

Pronto entendí por qué Bangalore debería convertirse en visita obligatoria para todos los líderes latinoamericanos. Hay 1,850 compañías de informática en esta ciudad de cinco millones y medio de habitantes, incluyendo la crema y nata de las principales firmas de computación del mundo, como Microsoft, IBM e Intel, y sus competidoras indias, incluyendo Infosys, Tata Consulting y I-flex. Juntas, emplean a 450 000 ingenieros, la mayoría de ellos jóvenes, que son responsables de la mayor parte de los 23,000 millones de dólares anuales que genera la India en ingresos provenientes de la informática.

M.N. Vidyashankar, el ministro de Tecnología de la Información del estado de Karnataka, cuya capital es Bangalore, me contó que la industria de procesamiento de datos y servicios de computación de Bangalore comenzó en los años ochenta; cuando se fundó Infosys en la ciudad, empezó a recibir cada vez más pedidos de Texas Instruments, y pronto comenzaron a crearse nuevas compañías indias para ofrecer servicios a las multinacionales más grandes de todo el mundo.

«La razón del boom de Bangalore es muy sencilla», me explicó Vidyashankar. «Un graduado de ingeniería de 21 años en India gana unos 3,300 dólares al año. Imagínate, si tú empleas a un graduado de ingeniería en Estados Unidos, tienes que pagarle por lo menos 50,000 dólares al año. Las empresas de Estados Unidos están contratando cada vez más servicios en la India, o montando sus propias subsidiarias de prestación de servicios aquí, porque abaratan enormemente sus costos.»

A medida que se instalaban cada vez más empresas de servicios de computación en Bangalore, aumentaba el número de estudiantes de la ciudad y sus alrededores que escogían carreras de ingeniería y tecnología. Y aunque los salarios de los jóvenes ingenieros de Bangalore eran mucho más bajos que los de sus contrapartes en Estados Unidos, eran muchísimo más altos que los de cualquier profesional en Bangalore. Un ingeniero gana tres veces más que un médico en Bangalore, me señaló el funcionario. «Hay casos de médicos que están trabajando en empresas de informática, porque ganan mucho más», explicó. Los ingenieros estaban comprando automóviles, comiendo en restaurantes, y produciendo un efecto económico multiplicador que estaba alcanzando a cada vez más habitantes de la ciudad. Y gracias al auge de la informática, el gobierno había podido elevar la recaudación de impuestos y empezar a construir las carreteras, escuelas y hospitales que tanto necesitaban los pobres.

Contáctanos en nuestras redes sociales:

https://www.canva.com/design/DAEN5B9DWgs/ZCHd2Z8KueYjlg_d59Op3A/view

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Miguel Ángel Cristiani – La nueva Ley Orgánica de la UV

Continua Leyendo

Columnistas

José Sobrevilla – Las nuevas expresiones del son en Xalapa

Publicado

en

Por José Sobrevilla

Este miércoles 28 de septiembre (2022), aquí en Xalapa, a las 17 horas dará inicio el ‘Foro del Son Jarocho’ con el tema “Hacia las nuevas expresiones del son”, esto en el Museo de la Música Veracruzana (Casa Doña Falla) con la conferencia del investigador independiente y compositor,  Maestro Alejandro Escudero, quien ha sido profesor de Canto Coral en el Instituto Politécnico Nacional y en la Escuela Nacional de Antropología e Historia, ENAH; también creador −en Xalapa− del colectivo Voces Xallahuac, canto coral comunitario. En el mismo evento, a las 18 horas, el Dr. Rafael Figueroa Hernández, coordinador del Centro de Estudios de la Cultura y Comunicación de la Universidad Veracruzana, dará su posicionamiento del tema, mismo que aquí le adelantamos, gracias a la conversación vía zoom que el catedrático tuvo con este periodista. 

Seguramente no se lo querrá perder porque, además, a las 19:30, en el evento musical, tocarán lo mejor de su repertorio en “Mujeres al Son, Colombia y México unidos por el arpa”; con la Agrupación femenina ‘Llamarada’ con la colombiana Susana Díaz, y las jarochas del ‘Folk Ensamble’. El evento durará tres días en los que participarán otros expositores y grupos de música jarocha. Toda una fiesta sobre las nuevas versiones del son y sus manifestaciones actuales. 

En su artículo ‘Hacia una tipología del son en México’, Rosa Virginia Sánchez García, del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información Musical-INBA, ha difundido que, considerando aspectos como la dotación instrumental y modos de interpretación, principalmente, se han determinado seis variantes regionales del son: por el Golfo de México los sones jarochos cultivados en las regiones de Sotavento, Los Tuxtlas y la zona istmo de Veracruz y los huastecos del norte del Estado que hoy gobierna el ingeniero Cuitláhuac García.

“Por el lado del Pacífico: los sones tixtlecos, de la montaña guerrerense; los sones calentanos, propios de las diversas poblaciones asentadas en las cercanías del río Balsas en Michoacán y Guerrero; los sones planecos o de ‘arpa grande’ que corresponden a la zona que se ubica en la depresión del río Tepalcatepec, en Michoacán, y los sones jaliscienses, también llamados ‘de mariachi’, que abarcan parte de los estados de Nayarit y Colima, además del propio Jalisco. Los anteriores, además, están emparentados con otros muy similares como los sones istmeños de Oaxaca, las chilenas, los ‘gustos’ de la Costa Chica y las jaranas yucatecas”. 

Rafael Figueroa Hernández, autor del libro “Son Jarocho: Guía histórico-musical”, uno entre la veintena que ha escrito, nació en Veracruz en 1959, y es investigador de la música popular veracruzana, en sus vertientes rumbera y jarocha. Tiene licenciatura en Sociología, maestría en Estudios Latinoamericanos por la UNAM, y doctorado en Historia y Estudios Regionales por la Universidad Veracruzana. Su estancia post doctoral la realizó en la Universidad del Sur de California, USC; y es investigador y Coordinador del Centro de Estudios de la Cultura y la Difusión, de la Universidad Veracruzana y autor de varios libros, como le decía, sobre la música popular mexicana y caribeña. 

− Rafael Figueroa, ¿En qué consistirá el Foro que arranca este miércoles aquí en Jalapa?

− Serán tres días en los que estaremos analizando los nuevos senderos del son jarocho, hacia dónde vamos o lo que va a pasar con esta expresión musical. El evento fue convocado por el maestro Alejandro Escudero, siempre preocupado por estos temas y, te puedo decir, que desde los noventa, ha existido una especie de movimiento de recuperación del son tradicional, de esto que como nación habíamos dejado de lado, olvidada, que es la parte rural; y el ‘movimiento jaranero’, que así le llaman, se había dedicado a reivindicar lo tradicional; pero al mismo tiempo, empezaron a haber muchos jóvenes interesados en el son jarocho tradicional, pero al mismo tiempo, con la sangre nueva vinieron nuevas cosas, nuevas posibilidades.

− ¿Cuál será tu contribución al Foro?

− En el son jarocho, las influencias externas se ven ahora como muy notorias, aunque siempre han estado en evolución, y ahora son enormes, porque estamos a la distancia de un ‘clic’. Hoy, los muchachos pueden oír música de cualquier parte del mundo, y los que han hecho son jarocho tradicional, a veces consciente o inconscientemente, le meten nuevas cosas; con cualquier género musical. A veces, a los chavos algo les suena bien y así lo empiezan a tocar. No es nada más complicado que eso.

Yo creo que hay que tener mucho respeto a la tradición en el sentido de que hay que conocerla. Como dice mi padre “hay que tocar el son como Dios manda”, y cundo ya aprendiste a tocarlo así, lo demás es de cada quién. Esa es un poco mi posición. Hay cosas extraordinarias que están sucediendo, que a los oídos tradicionalistas les puede sonar muy locochonas, pero que son desarrollo normal. Claro, algunas funcionarán y otras no.

− Sobre la intervención musical ¿Qué nos puedes platicar?  

− El grupo ‘Llamarada’ de Colombia no lo conozco, pero sí al ‘Grupo Ensamble’ que son mujeres arpistas. No se qué tanto conozcan del son jarocho, pero hay dos vertientes, una tradicional que inició en algún momento de los años, en la colonia, y otro que nació por la urbanización, cuando los soneros jarochos tuvieron que irse a la Ciudad de México, a tocar en bares, en la radio, en películas, etc. Se cambió y se modificó… 

Por un lado es el ‘movimiento jaranero’ que es el que abreva en la parte tradicional y al otro se le llama −no es un buen nombre pero no nos hemos puesto de acuerdo en ningún otro− ‘Son blanco’ porque son los que visten de blanco y que es un son más escénico, más profesional en cuanto a la parte técnica de la ejecución, desgraciadamente ninguna de las dos vertientes se lleva bien con la otra.

El Grupo Ensamble está dentro del llamado ‘Son blanco’ y es un sonido más técnico, más pulido, más preparado, digamos; en cambio el del ‘Movimiento jaranero’, es un son más cercano a la tierra, pero los dos, a mi gusto, tienen sus particularidades, sus maneras de hacerse, en ambos hay extraordinarios ejecutantes, simplemente hay que saberlos oír con oídos diferentes.

Respecto a las tipologías del son, durante mucho tiempo ha habido un son que se clasificaba −yo diría− por regiones. Si eras de este lado de la Sierra de los Tuxtlas, de la Cuenca del Papaloapan, sonabas de una manera, en la misma Sierra de los Tuxtlas, con su carga indígena sonaba de otra, y del otro lado, en la Cuenca del Río Coatzacoalcos era otra. Aparte estaban los que se habían ido al puerto de Veracruz, a la Ciudad de México, que tenían otro sonido. Era como un sonido regional donde todo mundo estaba en contacto con los otros.

Pero con la globalización, el concepto de región vino a trastocarse mucho porque ahora había comunicación entre todos lados; y entonces con el ‘Movimiento jaranero’ por ejemplo, y cuando empezaron a grabar los grupos importantes, había grupos de Los Tuxtlas que les gustaba un grupo de Tlacotalpan, o uno de Tlacotalpan oía algo de Minatitlán que les gustaba, y este concepto de capital musical sonora común, fue cada vez más importante porque ya no era escuchar a los que viven en mi pueblo, sino escuchar los que me gustan, a los que yo quiero seguir, y entonces se formaron escuelas. 

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: José Sobrevilla – ¿Quién es quién en las mañaneras? Tzeltzin Tonatzin Juárez Enguilo

……………….

Crestomatías del video:

Cultura Adentro: https://www.youtube.com/watch?v=VgasdRbKzJ0&t=829s

Fundación Harp Helú Oaxaca: https://www.youtube.com/watch?v=klTpKUfnoIU&t=1s

Continua Leyendo

Columnistas

Ángel Álvaro Peña – Encinas plagia verdad histórica

Publicado

en

ALMA GRANDE

Por Ángel Álvaro Peña

La desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa se convirtió en una trampa para las autoridades de la 4T. El informe dado a conocer el 19 de agosto de este año con la finalidad de que el octavo aniversario de la desaparición no se convirtiera en un escándalo internacional, le falló a Alejandro Encinas, a pesar de que fue revisado por el propio Presidente de la República.

Al señalar que el propio López Obrador había autorizado el documento, la trampa se cerró y el pez, que por su boca muere, se ensartó en el anzuelo. El primer error consistió en decir que se trataba de un “Crimen de Estado”. En los crímenes de Estado no hay culpables, sólo una acusación política, y el caso Ayoitzinapa es político, judicial, policíaco, de violación de derechos humanos y un crimen de lesa humanidad, por decir lo menos.

Es decir, que al haber varias instancias involucradas unas invadieron las áreas de otras, se interpretó el Código Penal con visión política y a partir de esa observación del subsecretario encargado del caso, todo se vino abajo, junto con su prestigio.

Al concentrarse en un crimen de Estado, se intentó culpar a políticos y se olvidaron de poner los nombres de quienes ejecutaron el delito, con el pretexto de que, a la instancia de Encinas, la subsecretaría de Derechos Humanos, eminentemente política, no le correspondía, porque entonces estaría haciendo tareas de un Ministerio Público. Así, evitó señalar responsables con el pretexto de invadir atribuciones; en cambio, si se extralimitó en otras a la hora de ponderar que la investigación del actual gobierno era diferente a la emitida por el entonces procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, porque en realidad tienen muchas semejanzas.

Presionado por el tiempo, Encinas hizo las cosas al aventón al incurrir en los mismos errores que Tomás Zerón, ahora prófugo de la justicia y refugiado en Israel. Y, en lugar de aplicar el sentido común a la investigación le dio preferencia a demostrar que ahora sí se conocería la verdad. Una verdad muy cercana a la verdad histórica de Murillo Karam.

La obsesión de Encinas por culpar al Ejército, influido por sus viejas actividades guerrilleras, y tratando de probar que el Ejército de ahora es diferente al de hace ocho años, se le fueron nombres y sólo dio dos de generales, de los cuales sólo uno está en prisión, pero dejó de lado a otros que incurrieron en delitos similares, de diferentes rangos militares.

Para la verdad histórica de Murillo Karam, las autoridades se llevaron menos de un mes, se dio a conocer el 27 de octubre de 2014, en cambio la 4T para llegar a conclusiones similares se tardó casi cuatro años.

Ante esta situación se le acusa al propio Encinas de sabotear la investigación que, voluntaria o involuntariamente, echó a perder, pero también se le señala por revelar secretos de Estado, por compartir información extranjeros, es decir a los integrantes del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, perteneciente a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Este grupo está compuesto por investigadores de diferentes países, y su calidad de investigadores internacionales no les quita la calidad de extranjeros, por lo que se incurre en el delito de traición a la patria, como lo han hecho panistas y priistas al denunciar supuestas anomalías del actual gobierno mexicano en el extranjero. Acusación que tiene ahora como bandera la 4T, de la que Encinas forma parte.

Anunciar tan ligeramente que la desaparición de los estudiantes de la normal rural Isidro Burgos, de Ayotzinapa, es un Crimen de Estado, significa otorgar la impunidad a los verdaderos culpables, y, al mismo tiempo, se presta para señalar chivos expiatorios. Porque la frase Crimen de Estado es una abstracción, con significados políticos, pero sin peso penal, ni cargos a personas físicas reales. Así, Encinas, actuó con una gran irresponsabilidad a la hora de intentar sobresalir, que, al final de cuentas, resultó todo lo contrario.

Por su parte, Omar Gómez Trejo renunció como titular de la Unidad Especial de Investigación y Litigación para el caso Ayotzinapa perteneciente a la Fiscalía General de la República, según anunció el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Mientras esto sucede y las pifias aumentan, los padres de los estudiantes desaparecidos se indignan al descubrir los motivos políticos de una investigación que debió estar apegada a derecho y de acuerdo a las instancias que realizaban las pesquisas. Por esto y el tiempo transcurrido sin avances reales, el movimiento de Ayotzinapa se radicaliza y extiende más allá de los límites de Guerrero y más allá de las fronteras de México.

PEGA Y CORRE
Mientras la crisis de vivienda en el país crece, en Nuevo León existen al menos 26 mil viviendas asignadas por el Infonavit deshabitadas, lo mismo sucede en otras partes del país que sumarían más de 100 mil. Lugares vacíos que a veces nadie aceptó por las malas condiciones y la distancia a centros urbanos. Habrá que darles una solución rápida… Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Ángel Álvaro Peña – Jóvenes panistas quieren un PAN de masas

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.