Modificación genética para diseñar niños: ¿Es posible?

Modificación genética para diseñar niños: ¿Es posible? En efecto, a estas alturas ya somos capaces de hacer ciertas modificaciones genéticas en diversos organismos, de hecho se ocupa diariamente para estudios científicos con fines de investigación.

El poder diseñar a un ser humano “al gusto” podría ser un hecho posible, pues contamos con la tecnología necesaria para poder hacerlo. Sin embargo, esto no es tan fácil como se escucha.

Modificación genética para diseñar niños

Estamos muy lejos de la realidad planteada en los párrafos anteriores y no precisamente por el asunto tecnológico, si no por el factor moral, pues para ir despejando dudas, lo primero que se debe saber es que el hecho, no es legal.

Partamos al lado de la ciencia. Para poder hacer esto posible, se deben utilizar técnicas avanzadas como CRISPR y cambiar el ADN del ser humano, lo cual es más fácil de hacer con un embrión, debido a que tiene menos células, sin embrago, no es legal en ninguna parte del mundo modificar directamente el material genético de una persona.

También puede gustarte: Cómo curar las aftas de manera rápida

Modificación genética para diseñar niños: ¿Es posible?

Aún con todo lo anterior, existen otras técnicas conocidas como selección embrionaria que consisten en analizar el material genético de los embriones fertilizados y escoger los que son óptimos para implantarse in vitro.

Ya dentro del proceso se pueden elegir otras características, y es donde encontramos “el truco de magia.”

Te puede interesar: La Semana de la Conciencia Social

En algunos países como Estados Unidos, se puede, de forma legal, escoger el sexo del embrión, así como el color de ojos o cabello.

Sin embrago, por cuestiones bioéticas no se pueden tocar otros factores como posibles enfermedades genéticas o predisposición cognitiva. Así es como, más o menos creamos un bebé “a la carta.”

Las implicaciones dentro del tema han sido discutidas por expertos años atrás y lo seguirán siendo. Debido a las consecuencias éticas, sociales, biológicas e incluso legales que implica el hecho.

Sin embargo, aún podemos decir que de alguna manera ya hemos comenzado a diseñar bebés a nuestro gusto.

Comentar