Celebrarán un Domingo de Ramos diferente en Papantla

Celebrarán un Domingo de Ramos diferente en Papantla

Celebrarán un Domingo de Ramos diferente en Papantla, ante contingencia por Covid-19 se oficiará misa a puerta cerrada y bendecirán palmas será a distancia.

Celebrarán un Domingo de Ramos diferente en Papantla 1
Foto: Noreste

También te puede interesar ver: Cambian operativo de Semana Santa por preventivo 

Este año el Domingo de Ramos será muy diferente, esto por la contingencia sanitaria que se está viviendo por el Coronavirus, para cuidar la salud de los feligreses el obispo monseñor José Trinidad Zapata Ortiz giró instrucciones para evitar aglomeraciones en las iglesias y las misas se oficien en privado.

Para este Domingo de Ramos, el padre Antonio Grajales Lagunes mencionó que la bendición de palmas se estará llevando a cabo “a distancia”, por lo que invita a la feligresía a sacar en sus puertas o ventanas una palma o la rama de un árbol y de manera simbólica en la misa del domingo a las ocho de la mañana se van a estar bendiciendo.

Celebrarán un Domingo de Ramos diferente en Papantla 2
Foto: Noreste

Indicando que será un año diferente, pero se tiene que cuidar la salud de la feligresía católica, la misa se oficiará a puerta cerrada, la grey católica puede colocar en sus puertas y ventanas alguna rama de una flor, esto como símbolo del recibimiento de Jesús durante el inicio de la Semana Santa.

Comentó que en una camioneta y con la imagen del Sagrado Corazón de Jesús, se va a recorrer las calles principales de Papantla para ir bendiciendo las palmas o ramas que se coloque en las puertas y ventanas, en donde se estarán entonando alabanzas, pidiendo a los feligreses a mantenerse a la puerta de sus hogares par evitar cualquier tipo de contagio.

“Es una fecha importante para los papantecos porque se da inicio a la Semana Santa, pero se debe de cumplir con las indicaciones de salud para evitar algún contagio por el Coronavirus, esperemos que esta contingencia pase pronto y podamos seguir con nuestras vida normal” finalizó el padre Antonio Grajales.

Por Delhy Galicia

Comentar