Estudio confirma que los perros reducen el estrés en los niños

Es importante considerar el tiempo, espacio y recursos económicos que se tienen para su buen cuidado y desarrollo.

México.- Un estudio confirmó que los perros reducen el estrés en los niños, más sin embargo ha causado controversia, pues a pesar del beneficio asegura que no por ello se debe evadir la responsabilidad del canino.

El profesor de psicología en la Universidad de British Columbia, Stanley Coren, charló con el equipo de Psycology Today sobre el tema y sus hallazgos fueron sumamente interesantes. ¿Tus hijos te han pedido un perro? ¿Has considerado la idea?

El contar con un perro en casa no se trata solo de pensar en el bienestar de los niños, sino también de considerar la responsabilidad que implica financieramente, en cuestión de espacio, atención y demás cuidados, pues es algo que recae sobre los cuidadores primarios, papá y o mamá aunque el niño es el mayor beneficiado.

 

Stanley Coren señaló que vivió en carne propia la experiencia de observar cómo su perro ayudaba a cambiar el humor de su nieta al llegar de la escuela, pues la niña sufría de muchas críticas por una discapacidad y era evidente su malestar. Tras unos minutos de convivir con el perro mejoraba su humor, ¿coincidencia? No, ciencia.

EL ESTUDIO QUE HABLA DE LOS NIÑOS, SU ESTRÉS Y LA INFLUENCIA POSITIVA DE LOS PERROS

Un equipo de investigadores del departamento de Psicología en la Universidad de Florida dirigidos por la investigadora Darlene Kertes, comprobó la buena influencia de los perros en niños con altos niveles de estrés.

Se recalcó que los niños podían sufrir de estrés al igual que los adultos y que muchos de ellos le evidenciaban con síntomas físicos de carta y larga duración como problemas para dormir, dolores de cabeza, dolor de estómago y cuando no se trataba, podían desarrollar padecimientos como depresión, ansiedad y úlceras.

 

Los investigadores analizaron a 101 familias con niños de entre 7 y 12 años, todos tenían un perro en casa, a los niños se les pidió realizar un par de tareas para provocarles estrés y medir sus reacciones y se dividieron en tres grupos, los que contaban con apoyo de sus padres, los que solo eran acompañados por el perro y los que no tenían a nadie.

Posteriormente, los investigadores midieron el estrés de los niños participantes antes, durante y después de las pruebas, ahí se encontró que el nivel de los niños acompañados por sus padres o solos era casi similar, pero el de los niños acompañados por el perro disminuía considerablemente porque el canino les apoyaba sin juzgar o evaluarle.

Los psicólogos señalaron que tener al perro cerca ayudaba, pero que interactuar con él en ese tiempo difícil era aún de mayor ayuda al niño para reducir su nivel de estrés.

UNA DECISIÓN QUE NO DEBE TOMARSE A LA LIGERA

Si bien, esta podría considerarse una muy buena razón para tener un perro en casa, es importante recalcar que integrar un miembro así a la familia será responsabilidad de los adultos por la serie de cuidados que requiere, pues un niño no cuenta con los recursos para hacerse cargo.

 

Al elegir un perro, es importante considerar el tiempo, espacio y recursos económicos que se tienen para su buen cuidado y desarrollo, establecer desde un principio las obligaciones y responsabilidades de cada miembro de la familia con el perro tenga una vida digna y una buena convivencia con la familia, no se trata del perro que quieran sino del que puedan tener.

Comentar