Ponte en contacto

Columnistas

Zaida Alicia Lladó Castillo – Alfabetización Universitaria

Publicado

en

POR LA VERDAD Y LA CONFIANZA

Dra. Zaida Alicia Lladó Castillo

Por muchos años me tocó revisar textos de mis alumnos en la universidad y me di cuenta de las deficiencias que traían -cuya génesis provenía desde los años de secundaria y preparatoria-, en el tema de redacción, ortografía, escritura lógica y metodológica y sobre todo en la expresión, comprensión y defensa de lo que escribían.  Y era verdaderamente lamentable que, alumnos, casi para salir de su carrera profesional, tuvieran esos errores formativos que, sin duda, les ofrecerían un alto costo en su calidad profesional y a la hora de ejercer su disciplina.

En el presente es peor. Los jóvenes -y reconozco que también los adultos caemos en ello-, le apostamos a los verificadores electrónicos y facilitadores de la escritura, que nos brindan las nuevas tecnologías,-en el que se confía de los correctores y se abusa del “copiar y pegar” inhibiendo el ingenio y la originalidad-, y que,  quizás puedan sacar del apuro a cualquiera al corregir algo de los textos, pero que no lo es todo, porque a la hora de querer expresar o debatir formalmente sobre lo escrito, no sabemos transmitirlo o defenderlo ante los demás.

Los adolescentes y jóvenes de hoy aprenden la deformación del lenguaje en la cotidianidad. Adoptan como moda el cambiar las reglas gramaticales, ortográficas y de expresión, como si fueran propias; crean y utilizan expresiones banales, a veces incoherentes como un símbolo de exclusividad o identidad generacional y no saben distinguir lo que es el lenguaje informal, -totalmente válido-, del formal, que obliga el conocimiento de una especialidad disciplinar.

Por eso cuando llegan a las universidades, en donde se les obliga utilizar textos o usar un lenguaje especifico de la carrera, no pueden o se les dificulta mucho enderezar lo deformado en su estructura mental, en sus expresiones y menos poder aplicarlo en la construcción de escritos o en la expresión de diálogos disciplinares.

Luego entonces, este es un tema que cada vez se agrava más: el problema de la comprensión lectora de los textos que se requieren estudiar en la formación disciplinar y que, al no poseer el alumno la habilidad y el conocimiento de poder asociar:  lectura-reflexión-comprensión-aplicación en los hechos-, hace que éste se dedique a solo copiar textos del internet, repetir y/o memorizar lo leído y a presentar proyectos que dejan mucho qué desear. Y todo ello no le servirá de nada para el momento en que -concluidos sus estudios- deba ejercerlos en su práctica profesional-. La práctica profesional implica, el uso de los conocimientos recibidos en la formación, pero procesados en el análisis, el razonamiento, la deducción y/o inferencia y finalmente el armado de propuestas que se convierte en textos y verbalizaciones vitales para construir diagnósticos, intervenciones, y aportaciones en el ámbito de una disciplina en particular.

Este problema visto de manera general no es exclusivo del Sistema Educativo Mexicano, pero si se debe reconocer que existen países como Estados Unidos, Alemania, Inglaterra y Australia, donde la enseñanza de la comprensión, expresión y escritura universitaria, es un campo al que se presta una atención relevante debido a que se considera que los estudios superiores deben apoyar la construcción del pensamiento reflexivo y crítico, pero principalmente, el pensamiento propositivo y práctico ensus estudiantes, porque eso puede garantizar la calidad de sus egresados.

En cambio, en el ámbito latinoamericano -con muy contadas excepciones-, las investigaciones coinciden en que los estudiantes universitarios muestran deficientes prácticas lectoras, tales como:

  • Incapacidad para establecer un diálogo o debate con los docentes -que a veces éstos están peor que los alumnos-, de los autores leídos durante la formación disciplinar.
  • Desconocimiento de los tipos textuales académico-profesionales, corrientes disciplinares y del género discursivo del que participan.
  • Incapacidad para inferir la intención comunicativa del autor, para extraer la información más relevante o para juzgar su pertinencia.
  • Incapacidad de aplicar lo aprendido, en el ejercicio profesional, con el diseño de propuestas correctamente fundamentadas y redactadas relacionadas con su disciplina, entre muchas otras. [1]

Cuantas veces se ha visto a profesionistas (cualquiera que sea su disciplina) que pueden tener el conocimiento en su mente, pero a la hora en que tienen que expresarse oralmente o a través de la escritura (documentos, informes, minutas, etc.,) terminan delegando el tema a otros porque son incapaces de definir u orientar la idea de lo que quieren decir o escribir. Eso habla de las insuficiencias del profesionista y que, de no corregirse, los resultados que se obtienen de su labor profesional caerán, tarde o temprano, en la mediocridad.

Y el problema viene también del modelo en clase. Cuántas veces hemos visto maestros -que son muy buenos contadores, psicólogos, arquitectos, etc.- pero que no saben enseñar su materia por sus insuficiencias reflexivas y de expresión y, ello marca las diferencias con otros catedráticos -que impartiendo las mismas asignaturas-, sí lo hacen y cuyos resultados en el proceso enseñanza-aprendizaje de sus alumnos es notoria.

Es por esto, que cada vez se ha visto con mayor preocupación el hecho de atender de fondo el problema, que se supone no debería suceder: egresar estudiantes (o la presencia de docentes), que muestran evidentes problemas de comprensión y producción de textos académicos y profesionales y que se proyecta en una deficiente expresión oral de los mismos.

Es ahí donde surge la Alfabetización Académica, entendida como:  el proceso de enseñanza que puede ponerse en marcha para favorecer el acceso de los estudiantes a las diferentes culturas y enfoques escritos de las disciplinas. De tal suerte que se favorezca el dominio del discurso escrito, la adquisición del conocimiento disciplinar especializado y al acceso a la comunidad discursiva, a través de la apropiación paulatina y progresiva de los géneros disciplinares y su futura aplicación. [2]

Si bien es cierto que, en el pasado, en algunos planes de estudio universitarios se incluían materias tales como:  lectura y redacción y pensamiento crítico y aprendizaje, éstos terminaron siendo cursos irrelevantes a tal grado que fueron eliminados de algunas currículas. Eso habla de la poca importancia y sentido requerido hacia el tema.  Porque el objetivo de estas materias no sólo era leer y escribir correctamente, sino que el alumno fuera capaz de reflexionar con espíritu critico lo que lee y pueda proyectarlo con una buena redacción en sus textos, sean tareas, informes, ensayos, proyectos de investigación, etc., y, también, llevar a su vez esas reflexiones y aseveraciones a su ejercicio profesional, viendo de esta manera proyectado su saber en la realidad y, sobre todo, en el resultado de sus servicios que ofrece a la sociedad.

Ante tal perspectiva, las universidades que han dado la importancia que merece el tema de alfabetización académica y se han preocupado porque egresen mejores profesionistas, en la revisión de sus planes, han realizado estudios comparativos entre grupos experimentales y controles (grupos de alumnos que reciben la instrucción sobre el tema, contra los que no la reciben), para observar las diferencias en su reflexión, compresión y expresión oral y escrita. Las instituciones que, sí lo han hecho, han logrado mejorar su sistema de enseñanza y provocado también, cambios muy favorables en la formación. Dichas intervenciones han permito ir descartando los métodos que no son útiles y conservar y perfeccionar lo que sirve a la formación, al desempeño lector y a la proyección del conocimiento.

Ojalá nuestras universidades e instituciones de enseñanza superior se preocupen por hacer esas revisiones, por lo mucho que ofrecen a los estudiantes y maestros interesados, en la mejora de sus habilidades y en su desempeño profesional.

Gracias y hasta la próxima.

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Zaida Alicia Lladó Castillo – México en la OEI: A 28 años, triste realidad 2021


[1] Ibañez, R. y Gonzalez, C., (2017) Alfabetización disciplinar en la formación inicial del docente: Leer y escribir para aprender. Ediciones Universitarias.Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV). Chile.

[2] Loyo, D., (2017) Evaluación de la compresión lectora en estudiantes de psicología a través de la alfabetización académica, Universidad Veracruzana. Tesis profesional. Facultad de estadística e informática. Especialidad en Métodos estadísticos. https://www.academia.edu/40280240/Evaluaci%C3%B3n_de_la_comprensi%C3%B3n_lectora_en_estudiantes_de_Psicolog%C3%ADa_a_trav%C3%A9s_de_la_Alfabetizaci%C3%B3n_Acad%C3%A9mica?email_work_card=interaction-paper

Columnistas

José Sobrevilla – Agua del acuario veracruzano “No sabía a pito”

Publicado

en

Por

Por José Sobrevilla

Este lunes 23 de mayo, en la conferencia mañanera, el presidente López Obrador respondió una pregunta de nuestra compañera Judith Sánchez Reyes (Imagen del Golfo) de si tenía conocimiento de que el Acuario de Veracruz, el más importante del país y con reconocimiento a nivel América Latina, había sido clausurado −temporalmente− por la Procuraduría Estatal del Medio Ambiente por supuestas anomalías, entre ellas, una denuncia de una fiesta realizada ilegalmente en su interior del acuario en 2019, falta de transparencia en su administración al negar la entrega de informes al Estado, la muerte de un manatí e incluso también acusaban tráfico de especies. 

“La semana pasada se quitaron los sellos de clausura −dijo la periodista−, pero el lunes por la noche el gobierno de Veracruz a través de un decreto expedido por el gobernador Cuitláhuac García declaró extinto el fideicomiso público de administración denominado ‘Acuario de Veracruz’ y anunció que la Procuraduría del Medio Ambiente estatal se haría cargo del establecimiento, por lo que ahora llevará el nombre de ‘Acuarium del Puerto de Veracruz’, además de que todos los recursos generados (por el acuario) serán manejados por la Secretaría de Finanzas y Planeación”.

Argumentó además que, de acuerdo con especialistas, la clausura fue irregular al no ser de su competencia. Por su parte, el patronato que administraba este fideicomiso había asegurado que el gobierno no estaba en derecho de extinguirlo; sin embargo, “las autorizaciones y convenios para su funcionamiento están a nombre del patronato, lo que seguramente generará alguna situación legal”.

– ¿Tenía conocimiento de este asunto? Cuestionó Judith 

– ¿Trató el tema en su pasada gira? 

– ¿Tomará cartas en el asunto la Semarnat? 

– Lacónico, el presidente contestó que no tenía información sobre el Acuario; “pero vamos a pedirle a Cuitláhuac García, que nos mande un informe, igual a la Secretaría del Medio Ambiente”, e inmediatamente la compañera pasó a la siguiente pregunta…

Pero, respecto al tema, el columnista de ‘El Sol de Córdoba’, había escrito (este martes 24 de mayo) que “Qué bueno que la autoridad estatal intervino y que el procedimiento para quitarle el manejo a un grupo de empresarios que ha lucrado con el Acuario de Veracruz, siga su marcha. Saqueo y opacidad, así se ha manejado por muchos años este noble espacio de conservación de especies marinas (…) No se critica que empresarios hayan intervenido en un esquema de administración, lo que se lamenta es la voracidad para controlar un espacio con intereses familiares, lucrando, medrando con los recursos que en su origen fueron públicos, de todos los veracruzanos”.

En contraparte, el 21 de mayo, Ricardo Homs (columnista de El Universal) habría publicado que fue “Muy extraña la rapidez con que el gobierno del Estado de Veracruz se apropió del acuario, que −desde su inauguración en 1992, hace treinta años−, fue administrado de forma impecable por un consejo de administración conformado por personas honorables y muy destacadas de la sociedad veracruzana, sin intervención directa de ningún tipo de autoridad gubernamental (…) Quienes a lo largo de estos treinta años supervisaron su administración, −profesionales de gran experiencia−, jamás cobraron por participar en este consejo de tipo ciudadano. Por ello, la salud financiera del acuario siempre fue extraordinaria y transparente”.

Justo por la tarde, el mismo lunes, cobró relevancia un meme que al parecer circulaba desde el fin de semana en redes sociales (Twitter, FaceBook, Whatsapp, Instagram) donde decían que, en conferencia de prensa, el gobernador Cuitláhuac García había dicho que “el agua del Acuario era de tan mala calidad que sabía a pito”. Sin embargo, era una información falsa, dijo el mismo lunes León Ramírez en “Animal Político”. Para ese entonces, señaló el periodista, “La publicación realizada el 22 de mayo acumulaba ya 3 mil 300 interacciones en Twitter, aunque también circulaba en Facebook, de acuerdo con la herramienta CrowdTangle, con usuarios que criticaban y se burlaban de las supuestas palabras del gobernador. No hay registro de que García Jiménez haya dado esta declaración en alguna conferencia de prensa, además de que el gobierno del Estado había indicado que se trataba de desinformación”.

Pero el que se vio como lo que es, un difusor de fake news fue Joaquín López Dóriga, cuando publicó un Tuit que decía “Y aquí el catador”.

Tristes, decepcionados, los trabajadores que por años laboraron en el Acuario de Veracruz lamentaron el destino que tendrá ese lugar en manos del gobierno de Cuitláhuac García, había publicado el 21 de mayo Milenio (Isabel Zamudio) “Salimos con la cara en alto, felices de pertenecer a esto tan grande que en 30 años se convirtió en algo inigualable e increíble. Pero también salimos preocupados, decepcionados y con lágrimas en los ojos. No te merecías esto, perdón, perdón por hacerte apagar tus luces de esta forma, pero gracias, muchas gracias Acuario de Veracruz, por este tiempo de oportunidades, aprendizaje y por hacer sentir a millones de personas tan cerca de un mundo tan inmenso”, había publicado Milenio en un relato de Sofía Gómez, ahora ex empleada del lugar.

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: José Sobrevilla – El narco-diezmo

Continua Leyendo

Columnistas

Gilberto Haaz Diez – La reunión Córdoba – Orizaba

Publicado

en

Por

Noche de palacio municipal. En la azotea, un grupo de contertulios de Córdoba y Orizaba, no hermanaron las ciudades, a las que divide el puente de Metlac y la mugre caseta de paga de Fortín, no hermanaban nada, venían invitados por el alcalde, Juan Manuel Diez Francos a conocer la ciudad desde esa azotea que, por las noches, las iglesias se engrandecen iluminadas y a ratos aquello parece, guardando sus proporciones, un Vaticano en pequeño. De Córdoba asistían políticos y empresarios, más empresarios que políticos: Guillermo Rivas Díaz, que un día fue alcalde por 9 meses y Córdoba se perdió la oportunidad de tenerlo de nuevo, Othón Porres, Salvador Abella, Mario Olvera, Francisco Pitalua, el español radicado en Nueva York, Rafael, quien presumió haber vivido en el rumbo de la madrileña calle de Nuevos Ministerios, allí cerca de la Castellana, donde juega el Real Madrid en el Santiago Bernabéu, un tipo agradable y conocedor del mundo y las finanzas. Quien bendijo esa reunión fue el Padre Antolín De Bernardi. Por Orizaba, el anfitrión alcalde, Goyo Arrojo, empresario, Juan del Bosque, médico sobreviviente al Covid, político que fue suplente de JM10 en el Congreso federal y era el consentido de Beltrones y Yo Mero, como cronista de a pie, aunque ahora andaba en la azotea. Hacia unas horas que el alcalde había ido a apaciguar un lio entre los transportistas porque, sucede que los del estado han prohibido las paradas de los autobuses AU, porque cobran más barato, y la gente se les alebrestó en contra de las autoridades. Juan Manuel llegó a poner orden, pues ellos tendrán sus ordenamientos estatales, pero el 115 Constitucional le da a los municipios su libertad y autonomía para ser gobernados por las autoridades, además, esos del estado son unos verdaderos gandallas que se dedican a levantar multas por doquier. 

AMENAZABA LLUVIA 

Amenazaba la lluvia, han sido días de calores casi caniculares, entre la plática se vino la política. Se habló del pasado y del presente, el alcalde orizabeño, a quien muchos le ven la etiqueta de pronunciarlo y enviarlo a buscar la gubernatura de Veracruz, por una Alianza ganadora, explicaba a detalle las obras del porque Orizaba se ha convertido en una ciudad turística por excelencia, con sus recursos propios, donde, bien cuidados y no tentoneados, sirven para seguir embelleciendo lo que viene: Casavegas, y el Tobogán de la montaña y la ampliación a seis cabinas más del exitoso Teleférico. Se hacía un análisis de las dos ciudades. Entre bocadillos y unos tragos moderados, pambazos orizabeños, tortitas, mini hamburguesas, la noche fresca transcurría. Trascendió por allí que a Córdoba llegaría el súper rock star a una reunión de empresarios, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Checo Gutiérrez Luna, que quiere ser gobernador de Veracruz por Morena y busca un acercamiento con los barones del dinero cordobeses. Se habló del arte y del Pico de Orizaba, donde la mejor foto, decía uno de ellos, fue tomada por el gran Horacio Fadanelli, maestro orizabeño de la fotografía. Las horas pasaban y las pláticas del pasado y presente y futuro, ponían el ambiente de los contertulios. Bien lo decía JFK, cuando se reunía con sus amigos, siendo el político más poderoso del planeta: ‘Uno debe tener

reuniones, en los tiempos de crisis o no crisis, porque eso lleva a que los hombres de buena voluntad y generosidad, deban ser capaces de festejar’. Así fue. Al filo de la medianoche, se rompió una taza y cada quien para su casa. Y colorín, colorado, esa noche se ha terminado. 

www.gilbertohaazdiez.com

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Gilberto Haaz Diez – De los libros

Continua Leyendo

Columnistas

Héctor Parra – AMLO descongela plazas del sector salud

Publicado

en

Por

TRAS LA VERDAD

La “austeridad republicana” golpeó fuerte al sector salud. En el primer año de gobierno de la 4T despidió a 7 mil médicos; también le recortaron 784 millones de pesos. Hechos denunciados por el líder sindical Marco Antonio García Ayala. 

Ante el problema generado por el gobierno de Andrés López Obrador, reconocería que en México había un déficit de 80 mil médicos en el sector salud. Ofreció resolver el problema, el cual pasó al olvido. 

A 4 años de recortes presupuestales al sector salud, despido de personal y no compra de medicamentos, seguramente AMLO hizo un buen ahorro en perjuicio de la salud de los mexicanos. Decía, problema al que se le acumuló la falta de medicamentos e insumos hospitalarios y continúa el desabasto so pretexto de “ahorrar” por aquello de la corrupción. 

Después de golpear al sector salud, el presidente anunció hace unos días la contratación de médicos cubanos para que realicen el trabajo que no quieren hacer los médicos mexicanos, según López Obrador. Todos los sectores criticaron la irracional e inexplicable medida adoptada por el presidente. 

Dada la naturaleza irritable del presidente, se dedicó a vilipendiar y denostar a todo aquel que le criticó y a los que no también, acusando incluso a los estudiantes de la Facultad de Medicina de la UNAM, por no haber ayudado durante la pandemia. 

Esta vez no hubo voces que defendieran en desatino de López Obrador. AMLO logró orquestar a todos en su contra. 

Frente a la lluvia de críticas por las torpezas que comete el titular del Poder Ejecutivo, pretendió sorprender a los desinformados, con el anuncio de crear 13 mil 765 plazas para médicos de diferentes especialidades y, si no se ocupan las plazas contratará a los médicos cubanos. Más trampas de AMLO. 

Vayamos a los orígenes del problema creado por el mismo López Obrador, todo por aplicar en uno de los sectores más sensibles de la población su programa de “austeridad republicana”, que solo ha traído más corrupción. La promesa de crear el ilusorio sistema de salud de clase mundial, quedó en una de tantas promesas incumplidas, empeoró el problema del sector salud al eliminar el Seguro Popular, para crear otro que literalmente ha desaparecido al dar forma a uno nuevo denominado IMSS-Bienestar, del Insabi ya nadie lo refiere. El IMSS no tiene capacidad para atender más de 10 millones de pacientes.

Ahora bien, desde el primer año de gobierno quitó casi 500 millones de pesos del presupuesto al sector salud para asfixiarlo. A la par, ordenó el despido de 7 mil médicos, en ese mismo año. Hecho que denunció el líder sindical de la Secretaría de Salud. Posteriormente, ordena a todo el sector de la salud, que nadie compre medicinas ¡las adquisiciones se concentrarían en la Secretaría de Hacienda! Entonces con la señora Buenrostro ¡Fracaso estruendoso! 

Para abaratar las compras y terminar con la corrupción en la compra de medicamentos e insumos hospitalarios, AMLO se inventó un cargo público para las compras consolidadas y estaría al frente David León Romero, aquel que entregaba sobres con dinero a los hermanos del presidente de la República. No se volvió a saber nada del incómodo empleado. Por supuesto, los problemas del desabasto no fueron resueltos, por el contrario, lo agravaron, deterioraron el sistema de compras. 

Así que, la salud de los mexicanos se estropeó a grado tal que México ocupó el 4º lugar de fallecidos por la pandemia del Covid-19. Menores de edad sin sus medicamentos oncológicos han perdido la vida. El IMSS, ISSSTE e Insabi, sin medicamentos ni médicos. 

AMLO no pude seguir engañando. 

A inicios del año pasado aseguró haber ahorrado 11 mil 880 millones de pesos en la compra de medicamentos e insumos hospitalarios ¿A dónde fue a parar ese dinero? En el supuesto de ser cierto, sin concederle la razón, cómo no iba ahorrar, si despidió a miles de médicos, no realizó compras de medicamentos y recortó el presupuesto desde el primer año de su gobierno. El cinismo de sus propias palabras. 

De ahí que la creación de 13 mil 765 plazas para médicos sea una de tantas falacias a las que nos tiene acostumbrados. No le alcanzará el tiempo para reconstruir lo que ha destruido del sistema de salud que recibió en diciembre de 2018. 

Otra contradicción de AMLO. 

Más médicos y sin medicinas gratuitas en los hospitales; vamos, no se encuentran los medicamentos ni comprados en farmacias particulares. AMLO suspendió las compras con la vana ilusión de adquisiciones consolidadas, para destruir los lazos de corrupción que existían. Al final ha sido un rotundo fracaso el gobierno de la 4T, mientras la corrupción sí ha crecido. 

Por Héctor Parra Rodríguez

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Héctor Parra – Morena descarga sus incapacidades en el pasado

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.