Ponte en contacto

Columnistas

Ángel Álvaro Peña – La telaraña y la mosca en el Congreso Local

Publicado

en

ALMA GRANDE

Por Ángel Álvaro Peña

Cuando la familia coincide en la política y defiende más el parentesco que el servicio a la sociedad, esta práctica se vuelve una mafia y se aleja del propósito principal que los mantiene viviendo del presupuesto.

Así sucedió con dos personajes de la política veracruzana que desde que llegaron a cargos públicos en la estructura del gobierno de Veracruz, no han hecho otra cosa que protegerse entre ellos y atacar a los demás, de resultados cero, lo cual debe tomarse en cuenta para no volverlos a designar en el futuro. Ya no pueden hacer más daño Cecilia Guevara y su hijo mimado, Fernando Elías Guevara.

El cerebro maquiavélico de quien luego de la frustración de no ser candidata a la presidencia municipal de Poza Rica, puesto por el que había hecho una gran inversión y debió quedarse con la nominación a diputada local.

Las aspiraciones truncadas siguieron al no competir por una diputación Fernando por Morena sino por el PT, partido que no alcanzó en la entidad los votos suficientes para que llegara, a pesar de que estaba tan seguro de ganar que hasta hizo campaña para ese cargo innecesariamente, pero nunca llegó. A Fer le dieron la subsecretaría como consolación, aunque su madre siempre pensó que se merecía la titularidad de la dependencia de Infraestructura y Obras Públicas. Creyéndose amigos del aspirante a gobernador y del líder del partido, y, sobre todo, de López Obrador, creyeron conseguir todo lo que deseaban pero nunca advirtieron carecer de experiencia, vocación y simpatías.

Las frustraciones se cuentan una a una, igual que los quebrantos y aspiraciones perdidas.

Con esas frustraciones en la familia poco tiempo podrían dedicar a construir o pensar en los demás. Todo fue rencor y sed de venganza. Así que Cecilia aprovechó su experiencia como presidenta de los diputados locales de Veracruz y con esos contactos, creó toda una estrategia para recibir a Elio Hernández, quien, según ella, le robó el puesto a su hijo, y actuó en consecuencia.

Desde la víspera de la comparecencia de Elio Hernández la mano de Cecilia se notó. La trampa empezó a colocarse como telaraña para las moscas desde las curules. Se tomó en cuenta la poca claridad con la que ha trabajado el secretario, como es el caso del subejercicio pendiente en su dependencia del año pasado, que se suma al del presente y su incompetencia para realizar su tarea y entonces preparó su veneno.

Así como no perdona a Fernando Remes que esté sentado en la presidencia municipal de Poza Rica, tampoco perdona a Elio Hernández como titular de la secretaría de Infraestructura y Obras Públicas, ella quiere ocupar el puesto de Remes y, que su hijo sea secretario, aunque sea por dos años. Sabe, de sobra, que la trayectoria propia y la de su hijo no gozan de muchas simpatías como para pensar en que en el futuro les podría ir mejor. No son bien vistos en la región.

Así que, aunque el gobierno sea morenista, instruyó a diputadas locales de ese partido, como Janix Liliana Castro Muñoz, para increpar a Hernández Gutiérrez al decir que las carreteras del sur de Veracruz parecen “cono de huevo”, y le exigió al funcionario estatal que la acompañe a un recorrido en la zona sur de la entidad, para que conozca directamente las necesidades de la población, en materia de caminos y obras.

“La carretera estatal Isla-Santiago Tuxtla, tramo carretero federal 145 Sayula de Alemán-Tierra Blanca-La Tinaja, la tenemos como un cono de huevo”, dijo Castro Muñoz, quien pidió que se realicen trabajos para la rehabilitación de los caminos, así como la construcción de un puente en la comunidad El Maguey, municipio de José Azueta. Lo que empezó a mermar el optimismo de secretario de Obras Públicas del Gobierno del Estado de Veracruz.

Desde luego que priistas y panistas también se le echaron encima. En realidad, no necesitaba Cecilia arriar a nadie contra Elio, hubo mucha tela de dónde cortar. Así, el panista Enrique Cambranis Torres dijo que era muy grave que este año la secretaría carezca de avance alguno en proyectos carreteros en la entidad, criticando además que el titular declarara públicamente que no es prioridad para esta dependencia más obras de impacto social.

Pero quien, sin duda, se llevó las palmas en cuanto a los cuestionamientos a la secretaría de Obras, fue el priísta Marlon Ramírez, quien responsabilizó al compareciente de entregar obras a empresas de reciente creación por 320 millones de pesos, y mostró pruebas al enseñar un contrato de una persona de nombre Víctor Manuel López Sandria, de 27 años, supuesto apoderado de José Octavio Méndez Morales, una obra por 11.5 millones de pesos, mientras que de acuerdo con la Ley de Obras Públicas del Estado, se requiere experiencia suficiente para llevar a cabo estos compromisos.

Marlon Ramírez Marín, mostró la fotografía del domicilio fiscal de la empresa LMN Constructores Asociados a la que le entregó más de 32 millones de pesos, en la colonia El Sumidero, imágenes de viviendas muy “modestas”. Añadió que las empresas de nueva creación a las que se les entregaron contratos no son de administraciones pasadas, sino de la actual, creadas en 2019.

Además, señaló que no se ejercieron mil 200 millones de pesos este año, siendo el subejercicio una práctica reiterada en la dependencia, porque año con año desde que tomaron posesión del cargo Hernández Gutiérrez y Elías Guevara, se deja de gastar el presupuesto asignado a obras de primera necesidad social, por si fuera poco, el dirigente del PRI en la entidad aseguró que mientras que lo poco que se ejecuta es con empresas “fantasma”.

Porque resulta poco creíble que en todos estos asuntos el inmaculado subsecretario no se haya dado cuenta de todos los tejemanejes de su jefe. La Ley de Servidores Públicos aclara perfectamente que, si un subordinado se da cuenta de un desvío de fondos o actos de corrupción de sus superiores, tiene la obligación de denunciarlo y el chamaco Guevara nunca dijo esta boca es mía.

Debieron pasar cuatro años en la administración para que se descubrieran estas anomalías que seguramente empezaron con el actual gobierno. Sin embargo, el gobernador presume que en su sexenio se ha construido más infraestructura que en las administraciones anteriores.

Ahora, Fernando Elías aparece, junto al secretario en el Congreso Local, como un Judas de la administración veracruzana.

PEGA Y CORRE

Desde que el Presidente de la República anunció que para el próximo año habría un incremento de 20 por ciento al salario mínimo, los empresarios afiliados al Consejo Coordinador Empresarial declararon a los medios que estaban de acuerdo. Señalaron que no era necesario ni discutirlo, ni que lo platicaran, como una muestra de que no hay ni enfrentamiento no distanciamiento entre el gobierno y los empresarios como algunos quieren hacer creer. Así avanzamos más y mejor. Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Ángel Álvaro Peña – La lectura de las marchas

Columnistas

Gilberto Haaz Diez – La maldición del Metlac

Publicado

en

columnista invitado

Una de mis hijas suele decirme que es mi Karma, el que me ocurre cuando salgo a la autopista mugre de Capufe. Porque Yo Mero, como en el béisbol, de 10 veces que voy al bat, las 10 veces me ponchan. No hay día que salga de viaje, y lo hago por lo regular cada 15 días, en que no me ocurra un incidente con las mugres y retardadas casetas, que el gobernador Cuitláhuac, en lugar de haber atendido este problema cuando llegó y medio mundo se lo planteó, se dedicó a chapear montes y a bailar cumbia que te vas de ronda, o salsa, que es lo mejor que sabe hacer. Pues apenas dijo que, como las Cerezas de los Hermanos Carreón, para abril o para mayo la directora de Capufe se comprometió con el santo de la 4T que iba a ampliar la caseta de Fortín. Yo no les creo, pero, en fin, veremos. El Karma, según las religiones es una energía o ley cósmica trascendente que se genera a partir de los actos de las personas. También conocido como un espíritu de justicia y/o equilibrio. Por ejemplo, cuando murió el gobernador de Puebla, sus adversarios se alegraron y le dijeron que era un Karma, porque él mismo se burló de la muerte de la gobernadora y su marido en accidente de helicóptero, y le reviraron eso del Karma, toma para que aprendas. Aunque estés difunto. El presidente AMLO se molesta de que se alegren cuando la gente esté muerta o enferma en fase terminal, como el caso del otro odiado, el fiscal Alejandro Gertz Manero, pero es porque el país está lleno de odios, los hunos contra los hotros, por parafrasear a Unamuno. Cada que salgo mi Karma de la autopista me persigue, ayer, para no hacerla muy cansada y larga, en la caseta de Paso del Toro venia en sentido contrario un gran contenedor que no cabía por ninguna caseta, decían que era para el Tren Maya de AMLO. Allí nos tuvieron parados de idiotas una hora. Luego, al regreso de Xalapa, un accidente en el Puente del Metlác donde una pipa y un tráiler chocaron, detuvo el regreso y a las 8 de la noche llegaba la cola al antiguo Tec de Monterrey, hoy Universidad Anáhuac, nos desviamos y nos fuimos por la federal. Es increíble que un viaje de Orizaba a Xalapa, ida y vuelta, lo hagas en 8 horas. Para Ripley, todo por estos inútiles que nomás saben cobrar.

SOY UN KENNEDIANO

Muy temprano en la mañana, en mi café mañanero del Orbe, me sorprendió la llegada de una persona que andaba haciendo ejercicio y en la mano llevaba un libro. Se acercó a mi cotidiana mesa y se presentó como un lector mío. Juan Javier González Delgado me llevaba un libro de ficción de la muerte de JFK, de Stephen King, algo sabia de este libro. Soy un Kennediano, he leído tantos libros de Kennedy, de los malos y de los jalados, pero también de los buenos y serios, como la biografía de Ted Sorensen, el no irlandés, el único judío que trabajó con Kennedy y que él mismo, sin recomendación de nadie, se presentó una vez y pidió cita con el senador y le dijo que quería trabajar para su proyecto. No solo lo reclutó, fue la gente más eficiente y el hombre que hacía junto al presidente los discursos. Era un jefe de prensa sin serlo. Alguna vez de hace años, en otra Administración un jefe de prensa le dijo a Sorensen: ‘Todos los que aquí llegan quieren ser como tú’. También leí La muerte de un presidente de William Manchester, el libro que le encargó la familia y narra minuto a minuto la muerte desde Dallas hasta el toque de queda en el Cementerio Nacional de Arlington y la encendida de la flama eterna. Jackie Kennedy se molestó con él, pero Manchester no quiso quitar ni una coma de ese libro bien escrito, testimonio de lo que ocurrió en aquel noviembre de 1963, y esos días. Le agradecí a don Juan Javier, quien me dijo de remate que su esposa es paisana terrablanquense, doña Lidia del Carmen, y aproveché para enviarle saludos. Leeré el libro. Se agradece.

LA MUERTE DE SUSY PAULER AVELLA

Me llegó la triste noticia de que Susy Pauler Avellá había fallecido. A sus 88 años, ya estaba malita tenía unos días. Fue una mujer de su tiempo, gran amiga de los amigos, supo en este camino difícil de la vida, cultivar buenas amistades. La conocí desde que era reportera, periodista y directora de un medio impreso de comunicación. Siempre pendiente de las cosas de la ciudad. Vivió bien su tiempo y se le extrañará. A su familia, a todos sus amigos nuestro sentido pésame. Te vamos a extrañar, querida Susy. A su memoria, rememoro el poema de Elizabeth Fraye: “No te pares en mi tumba a llorar. No estoy ahí. Yo no duermo. Soy los mil vientos que soplan. Soy los destellos de diamante en la nieve. Soy la luz del sol sobre el maduro grano. Soy la suave lluvia de otoño cuando despiertes en la mañana silenciosa. Soy la rápida y estimulante carrera de tranquilos pájaros que vuelan en círculos. Soy las estrellas suaves que brillan por la noche. No te pares en mi tumba a llorar. No estoy ahí. Yo no morí”.

Descansa en paz.

www.gilbertohaazdiez.com

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Gilberto Haaz Diez – Día de la Candelaria (en Salinas)

Continua Leyendo

Columnistas

Miguel Ángel Cristiani – Veracruz y su daño patrimonial

Publicado

en

v    Observaciones fiscales y de obras por 117 millones 507 mil pesos

v    Faltas administrativas y/o la presunta existencia de un daño patrimonial

v    Tan sólo en el último año del gobierno de Fernando Yunes Márquez

Por Miguel Ángel Cristiani González

El ayuntamiento de Veracruz, presidido por el panista Fernando Yunes Márquez en el Informe Particular de la Cuenta Pública correspondiente al año 2021, el último de su administración, presenta una observación de daño patrimonial por 117 millones 507 mil pesos.

Lo que lo ubica en el segundo lugar con mayores montos de las observaciones de los 212 municipios que fueron auditados por el Órgano de Fiscalización Superior del Congreso del Estado el ORFIS.

Observaciones de presunto daño patrimonial:

Subtotal Financiero $113,597,617.85

Subtotal Técnico a la Obra Pública $3,909,425.19

TOTAL $117,507,043.04       

En el documento que ya fue entregado a la Legislatura Estatal y que fue aprobado para seguir su trámite legal, se detectaron once inconsistencias que dieron origen a igual número de observaciones fiscales y de las obras públicas realizadas.

La Fiscalización Superior de la Cuenta Pública del ejercicio 2021 se practicó sobre la totalidad de la información proporcionada por el Ente Fiscalizable, por lo que la veracidad de la misma es responsabilidad de las y los servidores públicos que administraron los recursos del ejercicio que se auditó. La revisión efectuada por el ORFIS fue planeada y desarrollada de acuerdo con el objetivo y alcance establecidos, aplicando los procedimientos de auditoría y las pruebas selectivas que se estimaron necesarios. En consecuencia, existe una base razonable para sustentar el presente Informe Individual.

Una vez concluido el Procedimiento de Fiscalización Superior de la Cuenta Pública del ejercicio 2021 y los plazos legales para la solventación de los resultados notificados en el Pliego de Observaciones, el ORFIS dictamina que derivado del análisis efectuado a las aclaraciones y documentación justificatoria y comprobatoria presentadas, éstas no fueron suficientes para solventar las observaciones que hacen presumir la comisión de faltas administrativas y/o la presunta existencia de un daño patrimonial a la Hacienda Pública Municipal, respecto de la gestión financiera del H. Ayuntamiento de Veracruz.

Observaciones que hacen presumir la existencia de un daño patrimonial a la Hacienda Pública Municipal y de las cuales el ORFIS promoverá el fincamiento de responsabilidades y determinación de daños y perjuicios de conformidad con el Título Quinto de la Ley de Fiscalización Superior y Rendición de Cuentas del Estado de Veracruz de Ignacio de la Llave, así como con las Leyes General de Responsabilidades Administrativas y de Responsabilidades Administrativas para el Estado de Veracruz de Ignacio de la Llave, mismas que están detalladas en el apartado correspondiente y que a continuación se indican:

Entre los apartados que se mencionan como parte de las Reglas De Disciplina Financiera se encuentra como muestra la Observación Número: DE-193/2021/001 ADM.

La asignación de recursos para gastos de “servicios personales” por $1,124,298,028.24 aprobada en el Presupuesto de Egresos del Ente Fiscalizable, rebasó el límite de crecimiento, de acuerdo con los criterios establecidos en la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios por un importe de $5,629,446.49, incumpliendo presuntamente los servidores públicos y/o ex servidores públicos responsables con lo dispuesto por los artículos 10 fracción I, 21 y 60, párrafo primero de la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios.

Pero esto no termina con la aprobación del Informe de la Cuenta Pública, faltan de seguir el trámite de los otros tres primeros años de la administración municipal del puerto de Veracruz.

La pelotita de las auditorías, ahora está en el terreno de la Fiscalía General del Estado, en donde hay que esperar para ver si la Fiscal puede chutar el balón hasta el fondo de las redes del poder.

Contáctanos en nuestras redes sociales:

https://www.canva.com/design/DAEN5B9DWgs/ZCHd2Z8KueYjlg_d59Op3A/view

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Miguel Ángel Cristiani – Tantoyuca la danza de los millones

Continua Leyendo

Columnistas

Gilberto Haaz Diez – Día de la Candelaria (en Salinas)

Publicado

en

columnista invitado

He estado algunas veces en ese sitio llamado Tlacotalpan, en su Día de la Candelaria. El legendario 2 de febrero. La historia bíblica cuenta que se conmemora la presentación del Niño Jesús en el Templo. Para llegar a Tlacotalpan se cruza Salinas (nada que ver con el expresidente), pueblo pegado a El Mosquitero, una aldea pueblerina donde los chamacos cambujos, tostados por el sol, con la panza descubierta y llena de lombrices piden que le compren los famosos platanitos fritos, caseros, hechos a mano, fritos con aceite casi de camión, la salsa aparte. En el cruce de un puente ya habilitado, que estuvo por años detenido, el que desvía hacia el verdadero viejo Paso del Toro, en las vías, lo bordeamos. En los puestos, guanábanas, piñas, papayas, tamarindo, plátano, yaca, algo que aseguran los vendedores es ‘como el Viagra veracruzano’, o alguna jalada. Las frutas de la tierra veracruzana, a la vista. Cerca de aquí existe una empacadora de frutas, de Herdez, venida a menos, la han cerrado por incosteable, en Los Robles. Como la leche que compraba Nestlé en toda la zona. Salinas es un pueblo que no obedece al nombre de Carlos, no se vayan con la finta. Es muy viejo, creo que lo bautizó Pedro de Alvarado cuando anduvo por estas tierras, en 1519, tierras que olían a Conquista. La carretera ahí va, mucho mejor que la de Capufe. En Salinas se venden los mejores tamales de elote. Ya rondamos por La Laguna, vemos la desviación de Tlalixcoyan. Ya huele a tamales de elote, aparece la geografía pueblerina, La Mixtequilla, El Corralito, el contraste entre la modernidad y lo clásico, un Oxxo pegado a la carretera. Uno de los miles que hay en el país, el conglomerado más grande de venta de frituras de chatarras. Una patrulla de la federal de caminos a las vivas, multan a un pobre chatarrero. Los campos sembrados de piña, a ambos lados de la carretera. Aquí llega uno a Loma Bonita, Oaxaca, la ciudad de las tres mentiras: ni está situada en una Loma, ni es Bonita, ni es Oaxaca, piensan y viven como veracruzanos. Como Santillana del mar, en la Cantabria española: ni es Santa, ni es llana y no tiene mar. Los sombreros de palma a 25 pesos. Los de tres pedradas, que usan los rancheros y lecheros de esta zona. Los del campo, pues. El presidente Echeverría, en su paroxismo de locura, creó un aeropuerto internacional en Loma Bonita, no pensaba mal el hombre, era para que desde allí se exportara la piña al mundo, lo que pasa es que en aquel tiempo los narcos se vieron más listos y la utilizaron para el trasiego de la droga. Hasta que un día llegó el Ejército y la selló. Hoy habrá algarabía en el pueblo, mucha gente, aunque las marchantas dicen que menos que el año pasado. Llegan de todo el país, el parque es una romería, conjuntos tocan música grupera. Los puesteros a las vivas. Vigente la casa de Rafaela Murillo, donde se venden las blusas bordadas a mano y los trajes de jarochas típicas, por encargo siempre. Tlacotalpan es Pueblo Mágico. Bello. Único. Y tiene un rio. 

LOS FESTEJOS ANTIGUOS 

Hace algún tiempo, en ese lugar donde el rio Papaloapan embellece y a veces cobra furia y fuerza y se desborda, entre el paseo y las fiestas, se celebraba una comelitona para picudos. Era en la casa de Vitico Pereda, el amigo personal del añorado escritor Germán Dehesa, veracruzano, un escritor como no había dos de su estilo extraordinario y su forma de escribir. Iba el gobernador en turno. Solo entraban los elegidos. Otras se hacían en la casa de Rafael Murillo “La Flecha”, festejos de un pasado que se fue, al menos de los políticos, y que la ciudad sigue viva y con muchísimos turistas que la van a contemplar en estos días donde la vida sigue igual, aunque en otro tiempo y no con la misma gente. Allí llegaron gobernadores como Miguel Alemán, con su inseparable Alejandro Montano, Fidel Herrera y Javier Duarte de Ochoa. Alguna vez, lo recuerdo, Dante Delgado Rannauro, que ya no era priísta, merodeaba por el pueblo y por poco veríamos en vez de un duelo de jaraneros, un duelo de políticos componiendo el estado y el país. Hace años que no voy. Pero debo ir a hacer un recorrido, para volver a oler esos pueblos que tienen olor único, de arte y poesía y decimeros y música y gente buena, ah, y de comida chingonometrica (palabra tlacotalpeña) 

EL COMPAYITO (GRANDES RECUERDOS) 

Hace años fui de corresponsal de guerra, cuando las terribles inundaciones, el día que el agua llegó al pueblo y aquello parecía Venecia. Fui a su Fiesta. Visité la afamada Casa de Rafaela Murillo, como si fuera de Coco Chanel, se vende la mejor ropa bordada a mano. Dos mil y pico cada una, nada baratas, en casa antigua con tejados y mujeres de vestimenta típica. Reza un letrero que se hacen trajes de jarochas a la medida, que esos deben andar en los 8 mil pesos para arriba. Pero los valen. Ofertan tres mecedoras de madera, al pie. Recuerdo esa vez cuando comí con un par de amigos en la casa de Juan Carlos Molina Palacios, el famoso Compayito, muerto en condiciones terribles en 1919 a las afueras de su rancho en Jamapa, y a quien ni sus compañeros diputados ni la Fiscalía ni nadie, le han rendido justicia, encontrando a sus criminales. Juan Carlos Molina compró la casa en Tlacotalpan, con todo y mobiliario, cuadros y muebles, como dicen los pueblerinos: “Compró potro en barriga de yegua”. Casa pegada al Rio Papaloapan, el de las Mariposas. Comimos muy rico en esa casa, unas veinte personas, y desde ahí vimos el Paseo a la Virgen. Molina era un extraordinario anfitrión. Hoy seguro esa casa está vacía, o a lo mejor ocupada por su familia, que seguro ella y sus amigos siguen esperando Justicia. Descansa en paz, Compayito. 

www.gilbertohaazdiez.com 

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Gilberto Haaz Diez – El mea culpa de Yon de Luisa (Femexfut)

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.