Ponte en contacto

Columnistas

Javier Roldán – Gobernantes quejumbrosos

Publicado

en

La insoslayable brevedad  

Por Javier Roldán Dávila  

Hacerla de ‘pedo’ es un gas de efecto plañidero 

Se ha convertido en un lugar común, que los gobernantes, aún después de tres años, justifiquen su falta de resultados, atribuyendo la responsabilidad al pasado. 

Nos dejaron las finanzas quebradas, los cárteles del crimen organizado arribaron en los sexenios anteriores, no hay medicamentos debido a que los que se fueron ya no tienen privilegios y, en consecuencia, nos boicotean. 

No es necesario citar más ejemplos, el asunto es que, con este tipo de pretextos, la ciudadanía queda inerme ante una atroz realidad: otra administración perdida. 

El fondo del modito, radica en que el ejercicio del poder se blinda con un manto de impunidad, porque ante la incompetencia, continúan intocables en su privilegiada posición. 

Cuando a un empleado de la burocracia le encargan una chamba le ponen plazo y si no cumple, no puede aducir: las computadoras y el internet son lentos. Igual en la empresa privada: hay que producir con los aperos disponibles, de lo contrario, sólo hay de dos sopas: ser cesado o renunciar. 

En este contexto, ediles, gobernadores y presidente de la República, saben las condiciones en que, de ganar, asumirán el poder ¿entonces? 

Es lógico que, en un inicio, se haga público un diagnóstico de cómo se recibió la administración y, además, si hay delitos que perseguir, corresponde denunciarlos, pero prolongar en el tiempo la estrategia de culpar a los que se fueron, es simulación total. 

A diferencia del elector de a pie, el poderoso puede fallar en sus quehaceres y no le pasará nada, aunque sus errores cuesten dinero y vidas, pero no choque el chofer la camionetota o a la secre se le pase un acento, porque serán castigados por ineptos. 

Este es el México real. 

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Javier Roldán – Marcelo tragando sapos

Columnistas

Miguel Ángel Cristiani – Declaración patrimonial

Publicado

en

Por

v    Todos los funcionarios están obligados a entregarla

v    Nadie que está haciendo fortunas van a declarar

v    Los fraccionamientos de los nuevos ricos en Xalapa

Por Miguel Angel Cristiani Gonzalez

El próximo martes 31 de mayo vence el plazo de la Ley de Responsabilidades Administrativas marca para que los funcionarios públicos presenten su declaración de situación patrimonial y de intereses.

Por eso es que en las oficinas de la Contraloría General en la avenida Ignacio de la Llave 105 -allá por el deportivo Ferrocarrilero- se han formado largas filas para entregar físicamente en impresiones en papel las respectivas documentaciones. Hay que reconocer que a pesar que es nutrida la concurrencia de empleados de todas las dependencias, gracias a que se establecieron varias ventanillas para revisar los papeles y luego para el sello de recibido, no es tardado, como pudiera ser.

Aunque también hay que decir que no vimos a ningún funcionario de lo que se considera la Alta Burocracia, sino que la mayoría pertenecen a la Secretaría de Educación, son maestras y maestros que apenas tienen una plaza magisterial.

No vimos a nadie desde la mismísima oficina del Gobernador del Estado, del Secretario de Despacho y homólogos, Subsecretarios de Despacho y homólogos, Director General, Coordinador de Asesores y homólogos, Director de Área y homólogos, Subdirector; Asesor y homólogos, Jefe de Departamento; Consultor, Ejecutivo de Proyectos y homólogos, Jefe de Oficina; Supervisor y homólogos.

Al final de cuentas, se trata de un mero trámite burocráticos, para poder decir que se está cumpliendo con la Ley, pero seguramente que nadie de los que están haciendo fortunas millonarias va a declarar nada de eso.

Nada más hay que darse una vueltecita por el rumbo de los fraccionamientos alrededor de Monte Magno, donde hay no una ni dos cuadras, sino manzanas completas, con residencia que valen millones de pesos, que seguramente no aparecen en esas famosas declaraciones patrimoniales.

Si realmente se quiere detectar y castigar la corrupción, como debiera ser, pues nada más basta con checar la dirección del domicilio de la Alta Burocracia -la que pese a todo lo que se diga está creando nuevos ricos en Xalapa- para ir a valorar las residencias y quienes viven en ellas, con grandes lujos y autos y camionetas que pareciera están compitiendo para ver cual es la más cara.

Seguramente que ninguno de los maestros y maestras, que estuvieron acudiendo a la Contraloría General para presentar su declaración patrimonial, viven en la parte sur de la capital, donde se siguen construyendo residencias y fraccionamientos.

Que no se olvide que el día cinco de junio del año dos mil diecinueve, mediante la Gaceta Oficial del Estado de Veracruz, Tomo CXCIX, número extraordinario 224, se publicó el Plan Veracruzano de Desarrollo 2019-2024, donde se enuncia el Objetivo 1 del Programa especial B. Honestidad y Austeridad que establece: “Erradicar la corrupción en la Administración Pública Estatal a partir de la implementación coordinada de medidas para la transparencia y la rendición de cuentas”.

La otra declaración, aparte de la patrimonial, es la de intereses, pero lamentablemente no se establece nada sobre el nepotismo, que es una de las formas de corrupción que ha venido ha proliferar en distintas áreas de la administración estatal.

Ojalá que la Contraloría General del Estado, después del martes 31 de mayo en que vence el plazo, no nada más informe de cuantos miles de empleados cumplieron con su obligación de presentar su declaración patrimonial, sino que también se informe de los casos de corrupción que debieron ser detectados ya, a estas alturas del partido.

Contáctanos en nuestras redes sociales:

https://www.canva.com/design/DAEN5B9DWgs/ZCHd2Z8KueYjlg_d59Op3A/view

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Miguel Ángel Cristiani – Transparentar la información financiera

Continua Leyendo

Columnistas

José Sobrevilla – Adiós José “Pepe” Martínez (1)

Publicado

en

Por

Por José Sobrevilla

Este martes 24 de mayo, el periodismo perdió a uno de sus exponentes mexicanos más rudo, riguroso, y estricto en el ejercicio de la profesión periodística. En su mente se llevó infinidad de anécdotas, vivencias, acontecimientos en los que fue, testigo o bien participante, tanto con personajes de la política, los negocios y del propio gremio. Escribió las biografías ‘no autorizadas’ de Carlos Slim, (Retrato Inédito” /Océano/2010), y de la profesora más famosa de México (La maestra: Vida y hechos de Elba Esther Gordillo/Océano/2013), mismas que levantaron ámpula entre los personajes aludidos como en sus cercanos. Cada uno de sus libros abordaban información generalmente poco conocida, así como enfoques, relaciones, complicidades de sus vidas que no tenían como compromiso agradar o complacer a nadie: crudos y directos en las temáticas que abordaba.

Con él hubo un distanciamiento momentáneo por un comentario en FaceBook por alguna foto donde este reportero aparecía con Isabel Arvide, Lord Molécula, Sandy Aguilera, Marco Olvera, Hans Salazar y otros de los mañaneros estigmatizados o satanizados. Después, los proyectos nos juntaron nuevamente, mismos que habríamos de emprender con el también periodista Raúl Fraga, y que nos llevaron a algunas reuniones.

Cuando concedió ser entrevistado, −entrevista reporteada y publicada en este medio− sobre su nota difundida en el Semanario Proceso acerca del vencimiento de la concesión de Telmex (marzo de 2023, ya que vence en 2026) donde señalaba que tocaría al presidente López Obrador definir si se la ratificaba o se le retiraba, fue ampliamente explícito y colaborativo. Después, y a pregunta en la mañanera de algún colega, el comandante supremo de la Cuarta Transformación dijo que “no había razones para no ratificarle la concesión al magnate”. Después de ello continuamente platicábamos por teléfono acerca de los tópicos de sus columnas. De aquellas charlas, en su memoria, les relataré una muy extensa, que sostuve un septiembre de 2021 donde comentó a este reportero adelantos de lo que pensaba difundir.

Como todos sabemos, Pepe se dedicaba al análisis de la información y prácticamente, en los días de pandemia −y otros−, desde su casa le marcaba a sus contactos para sondear los temas y enriquecer sus columnas. “Yo tengo mi propia información. Voy haciendo mis archivos, investigo. Verifico mucho mi información, porque no soporto ser desmentido”.  

Platicó, por ejemplo, que a Guillermo Correa lo había conocido cuando a finales de los ochenta, Guillermo tenía la fuente agraria en Proceso “pero yo ya andaba desde mucho antes en Chiapas, desde el setenta y siete, documentando asuntos agrarios en la selva lacandona. Ahí me tocó, antes de Marcos, ver cómo se gestaba la guerrilla. Antes de que estallara el conflicto (enero/1994), Carlos Payán censuraba muchos de mis artículos que le enviaba desde allá. Hice muchas relaciones que después me sirvieron para abrir la red de corresponsales de El Financiero a mediados de los ochenta”.

Reveló que para verificar los mínimos datos hablaba a mucha gente en cualquier parte del país. “Ayer, al revisar mi archivo de La Jornada encontré una perla negra. ¡Qué maravilla! me dije, es para la columna de mañana, que será el cumpleaños de Carmen (Lira) y le voy a dar este regalito. ¡Fíjate lo que publicaré! “Designa López Obrador a Pablo Gómez como director de la Unidad de Inteligencia Financiera”… todos los medios (Reforma, El Universal… sacaron ¿Quién es Pablo Gómez, sus antecedentes en movimiento del 68?… No. Yo tengo un amigo que vivió con él en un departamento, Joel Ortega Juárez, a quien despidieron de Milenio por órdenes de Obrador, porque lo criticaba mucho. Yo lo publiqué en una columna… 

Pero voy a lo siguiente, dijo, en 1999 Pablo Gómez había impugnado a López Obrador porque, aseguraba, no debería ser candidato al gobierno de la Ciudad de México, porque no reunía los requisitos; sin embargo, Pablo también se había postulado como precandidato para el mismo cargo, compitiendo con Obrador dentro del PRD. Entonces, escribió un artículo donde cuestionaba la precandidatura de López Obrador y lo envió a La Jornada y Carmen Lira no se lo publica. Entonces, Pablo Gómez, quien había sido fundador y socio de este medio desde hacía 15 años, mandó otra carta exigiendo su publicación, y después, como no se lo publicaron renunció al periódico. 

Fue entonces que se peleó con López Obrador. Tuvieron una relación muy distante hasta que Gómez Álvarez ingresa a Morena en 2017 con el propósito de ser diputado federal o senador. Ahí más o menos limaron asperezas, porque AMLO no estaba seguro todavía de ganar la Presidencia. Entonces, no son amigos. Lo que voy a publicar es cómo censuraba Carmen Lira a Pablo; y ante su renuncia Carmen le contestó: ‘No te censuramos, el problema es que tu eres colaborador y aparte precandidato. No se vale que tú publiques un artículo… te vamos a publicar únicamente tres párrafos’ y fue lo que le publicaron.

Por esa misma fecha, y por la misma razón, la censura de Carmen Lira, renuncia también Héctor Aguilar Camín. Ella lamenta que ambos se vayan y le dice a Aguilar Camín, ‘tú has aportado mucho con tu calidad literaria, tus conocimientos; has enriquecido a La Jornada, por eso las puertas estarán siempre abiertas para ti’. Esto fue en 1999, pero se mantiene ese encono entre López Obrador y Pablo Gómez hasta ahora. En 1997 ganó una diputación federal a través de Morena, la quinta, y quería repetir en el 2018, pero pierde la elección frente a Gabriel Cuadri y se queda sin chamba.

Cuando hicieron renunciar a Santiago Nieto, lo de su boda, decía el periodista Pepe Martínez, que el presidente lo había anunciado como ‘eficiente’ e ‘incorruptible’… pero no. Quienes lo conocemos sabemos que es bien corrupto, ‘y tengo las pruebas’, decía convencido el periodista hoy finado. Por ejemplo, argumentaba, “Pablo Gómez hizo aparecer como ‘una equivocación’ su votó a favor de la ‘Ley Televisa’. La empresa había dado la orden de que no le quitaran una coma a su ley, en marzo 2006, y todos los partidos la aprobaron por unanimidad, incluso el PRD. Y Pablo votó a favor… pero corrupción no es que te den dinero, es que seas deshonesto, ética y moralmente. 

Pablo nunca permitió que se conociera su declaración patrimonial. “Yo tengo todas las copias de hace tres años cuando se la exigieron, en 2018, y él argumentaba ante la Cámara que no se debería dar a conocer añadiendo cuestiones legales: que es un asunto confidencial y de seguridad, que no es de interés público, etcétera. Toda su declaración patrimonial, trece hojas, están en blanco con argumentos legaloides. Pero al contrario, él publicó un artículo en 2016 con Aristegui donde exigía se diera a conocer la declaración patrimonial de Enrique Peña Nieto y los integrantes de su gabinete; y que debería incluir los bienes de su esposa y familiares hasta la cuarta generación… 

Como cuando hablaba con el inolvidable Huberto Batis Martínez, las conversaciones eran variadas e interminables (hasta que se agotara la batería). Aquella ocasión, el “tocayo”, Pepe Martínez tenía enormes ganas de charlar, y este reportero tenía todo el tiempo para escucharlo. 

Pablo −comentó− había sido el responsable de la comisión instructora, el verdugo, para joder en 2020, en un ánimo de venganza, contra los que fueron sus compañeros como Mauricio Toledo, ex diputado, ex delegado de Coyoacán al que desaforaron, igual que a un diputado de Puebla, este por acoso sexual contra un chamaco. 

“En un artículo, Joel Ortega Juárez, llegó a decir que el 10 de junio de 1971, “Pablo Gómez y yo, fuimos los que le calentamos la cabeza a los estudiantes para que se manifestaran y, a la mera hora, ‘no nos presentamos’. En parte ese hecho fue nuestra responsabilidad”. Cuando corrieron de La Jornada a Jaime Avilés de una manera vil, en su renuncia (2013), publicó un párrafo interesante “¿Qué Carmen Lira no se da cuenta de que ya terminó su ciclo, y que le está haciendo mucho daño al periódico?”. Esto porque se negaron a publicarle a Jaime varios textos sobre Felipe Calderón, donde él ya avizoraba las corruptelas de Emilio Lozoya y lo de la reforma energética, afirmaba el periodista: quien dijo haber conocido muy bien a Epigmenio Ibarra, a quien llevó a presentar su libro sobre Carlos Slim. “Ahí se me puso al pedo porque yo dije que había sido seducido por Slim”. 

– ¡No!, ¡cómo crees!, me dijo.

– Cómo de que no, si ahí están todos tus artículos publicados.  

Slim le había dado dinero, yo lo sabía, por eso se lo dije en su cara. Él siempre ha ido −y sigue yendo− a las fiestas del magnate, la boda de sus hijos, bautizo de los nietos de Slim, etcétera. Tanto Payán como Epigmenio recibían financiamiento de Inbursa para los proyectos que hacía para TV Azteca, para las telenovelas. 

A todos estos personajes “Yo los padecí cuando estuve en Unomásuno, siendo reportero” Comentaba Pepe Martínez que, en aquella ocasión, él tenía la fuente más importante de política que era cubrir, como fuente a la oposición; cubría Gobernación, Senado de la República y todos los partidos opositores: el PT, PAN, PRT, Partico Comunista, PST, los sinarquistas, la Federal de Seguridad, y durante años Musacchio, Teresa Gurza, Jaime Avilés, Carmen Lira, me acosaban en la redacción… todos los que eran de la onda comunista, células, me querían quitar la fuente. Carballo (Marco Aurelio Carballo), que fue quien me asignó la fuente, siempre me respaldó. 

Esa fuente, señala, sólo la podía cubrir una persona que no militara en ningún partido. “Guardo un artículo que Carballo escribió que le llamó ‘El elogio de Martínez’ donde me daba mis ‘cebollazos’ comentó el periodista a este reportero. Y, con la esperanza de publicar una segunda parte de este triste Adiós al querido Pepe Martínez, con el pésame para su hermana Nora, la Doctora, y a toda la familia, les dejo este extraordinario elogio.

TURBOCRÓNICAS

El elogio de Martínez

MARCO AURELIO CARBALLO

José Martínez llegaba a la redacción y sin rodeos se ponía a teclear lo anunciado en el “budget”, las entradas de cada nota informativa. Formaba parte del tercio de buenos trabajadores de la noticia. Los otros nadaban digamos de a perrito, para utilizar una figura húmeda este verano lluvioso. José Martínez era reportero del moderno tabloide de hace cinco sexenios. Uno de los diez que se disputaba la primera plana.

Los mediocres cuchicheaban en la redacción y quién sabe qué tanta envidia trasudaban en la cantina. Las habladurías se detenían en el escritorio del jefe de información. Ése era yo. Aquéllos juzgaban extraño que al cubrir una fuente hermética como Gobernación, Martínez lograra notas de primera plana. La dependencia sólo se abría en elecciones y el fin de año para entregar copias del informe presidencial. La hacían de emoción. Soltaban el mamotreto de madrugada, como si fuera la fotocopia de los rollos del Mar Muerto, o las profecías de Nostradamus. Para mantener en vela a los reporteros, les exhibían películas, acaso sin el tijereteo de la infame censura burocrática.

Cuando José Martínez empezó a decantarse por los reportajes publicados en forma de libros, le comenté aquellos rumores. Su respuesta me pareció exacta en su dimensión. Ni espionaje ni contraespionaje. Lograba notas de primera plana porque él sí reporteaba.

Varios de los colegas insidiosos se convirtieron en columnistas, una de las metas del reportero. Fieles al origen escriben nomás lo del boletín. Desayunan, comen o cenan con algún vocero que, a cambio del trago, conserva el anonimato. Sobre todo si son ataques al adversario.

José Martínez reportea para ir nutriendo carpetas abiertas en su computadora. Son los expedientes de grandes personajes. Cuando un libro está redondo lo publica y si un personaje pasa de ser uno de los más ricos del mundo al más rico, la sensibilidad reporteril lo hace actualizarlo.

Sin duda habrá muchos colegas que hablen del libro en cuanto al personaje con una fortuna de 50 y tantos miles de millones de dólares. Sobre el libro “Carlos Slim. Retrato inédito” (Océano) habrá textos treinta por ciento regulares y sólo diez buenos y uno o dos excelentes.

Este libro mismo es una muestra de que el oficio podría mejorar. En ninguna parte he leído un reportaje sobre los 50 mil presos liberados, gracias a la ayuda legal y económica del empresario Carlos Slim.

Felicidades JM.

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: José Sobrevilla – Agua del acuario veracruzano “No sabía a pito”

Continua Leyendo

Columnistas

Héctor Parra – AMLO por el boicot de la Cumbre de las Américas

Publicado

en

Por

TRAS LA VERDAD 

No es difícil suponer que el interés principal de AMLO sea el boicot de la Cumbre de las Américas, dado que él se pretende erigir en el líder de América Latina, de suyo una locura más del presidente López; igual que Luis Echeverría Álvarez. 

Por eso la consistente necedad de que, él no irá si EUA no invita a los gobiernos tiranos de Cuba, Nicaragua y Venezuela, caracterizados por ser antidemocráticos, represivos y voladores de los derechos humanos ¿Qué opina AMLO de la gran mayoría de los países de América? Parece que esos no existen. 

A su impertinencia se empezaron a sumar gobiernos como el de Honduras y cómo no hacerlo después de que los norteamericanos pidieron la extradición de Juan Orlando Hernández Alvarado, expresidente de ese país. Por investigaciones de la DEA, EUA solicitó la detención y extradición al estar vinculado, presuntivamente, con el crimen organizado de ese país. Se suma la negativa de acoger a miles de hondureños en los Estados Unidos. 

José Daniel Ortega Saavedra, exguerrillero sandinista que se empoderó en la presidencia desde el año de 2007 a base de actos terroristas, tirano que ha encarcelado a sus oponentes políticos y se reelige cuantas veces quiere. Ese bastardo anunció que no iría a la Cumbre. Por supuesto que no le falta razón salir de su madriguera, sería detenido y encarcelado. Pesan múltiples denuncias en su contra por asesinatos y violaciones a derechos humanos. 

Nicolás Maduro Moros, presidente de Venezuela no fue invitado a la fiesta por las mismas razones que no participará Daniel Ortega. Desde el año de 2013 que asumió el poder por órdenes de Hugo Chávez, no ha soltado la presidencia de aquel país. Al igual que AMLO se ha dedicado a destruir las instituciones y a empobrecer a los venezolanos. 

Del gobierno cubano no hay mucho de qué hablar. Desde el año de 1952 en que arribaron al poder por medio de las armas el régimen castro-comunista no ha dejado el poder. Así son los comunistas. Primero Fidel Castro hasta la muerte, le siguió el hermano Raúl Castro, quien por su avanzada edad cedió el poder a Miguel Díaz-Canel, ahora ostenta la jefatura de Estado, jefe de gobierno y secretario del partido comunista. Al saber que no sería invitado a la Cumbre, adelantó que no iría. 

¿Qué hay de la treintena de países de América? Parecen no importarle a López Obrador. Apoya a los tiranos y él apunta por ese rumbo. Otro gobierno socialista sudamericano se sumó a la idea del dictador de AMLO, no asistir a la Cumbre. 

No hay mayores razonamientos que el supuesto argumento del hermanamiento de los países de toda América.

AMLO quiere ser considerado el adalid de América Latina. De ahí que presione a otros gobiernos para que no asistan a la Cumbre que organiza EUA; pretende desbancar a Joe Biden. López ha afirmado que es necesaria una integración continental en toda América, similar a la que precedió a la Unión Europea. Resulta tan ignorante que ello no es cierto ¿Sabrá del Brexit? 

En su falaz retórica también ha dicho: “Solo de esa manera, de una América unida, hermanada podremos hacer frente a las turbulencias de la economía mundial y lo más importante al peligro geopolítico que representa para todo el mundo el declive económico de Estados Unidos frente a otras regiones en especial de Asia y en particular me refiero al avance económico, comercial que puede ser hasta hegemónico de China” ¿Así o más clara su postura? Coquetea con los socialistas chinos. 

También asentó que, con una América unida, además de frenar este curso de acontecimientos indeseables, se podrán aprovechar las oportunidades de un mercado común. AMLO jalándole los bigotes el león. 

Otra razón más que confirma querer el liderazgo, no de México, sino de López Obrador: “No sólo con el propósito de figurar en el primer sitio como una región próspera en el mundo, sino para dar bienestar y justicia a nuestras poblaciones, para enfrentar juntos complejos problemas comunes como el de la pobreza, la inseguridad y la delincuencia, las consecuentes oleadas migratorias, el cuidado del medio ambiente, el abasto energético e incluso prepararnos, actuar juntos en catástrofes causadas por fenómenos naturales”. 

Discursos que contrastan con sus políticas públicas en México. Él defiende a los delincuentes, está en contra del cambio climático, ha agudizado la pobreza, no detiene el flujo migratorio de los mexicanos por falta de empleos bien remunerados ¿Bienestar y justicia para los mexicanos? ¿Enfrentar juntos la pobreza e inseguridad? ¡Ha promovido el desabasto energético! Las falacias del presidente López; practica las mismas políticas públicas de aquellos gobiernos que defiende. 

Las Cumbres son más de naturaleza política, que de verdadera colaboración entre la treintena de países. 

AMLO no conseguirá el boicot de la Cumbre de las Américas.  

Sin embargo, es importante la participación de México en esa Cumbre, siempre lo ha sido. Solo los nefastos tiranos se han sumado a la insensata propuesta de Andrés López. 

Por Héctor Parra Rodríguez

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Héctor Parra – AMLO descongela plazas del sector salud

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.