Ponte en contacto

Columnistas

José Sobrevilla – Pánuco, Veracruz, presente en Congreso Nacional de Morena

Publicado

en

Este 17 de septiembre −como todos sabemos− dio inicio el tercer Congreso Nacional Ordinario del Movimiento de Regeneración Nacional, Morena, con la participación de más de tres mil congresistas electos en todo el país. Al Congreso, el tercero, que fue celebrado en la Ciudad Deportiva (Magdalena Mixiuhca, CDMX) asistieron gobernadores, tanto de Zacatecas, Tabasco, Sonora, Sinaloa, Colima, Nayarit, Morelos, Puebla, Campeche y Veracruz, así como los gobernadores electos de Tamaulipas, Quintana Roo, y Oaxaca. El objetivo, renovar el Consejo Nacional y el Comité Ejecutivo, con excepción de la presidencia y la secretaría general, así como discutir y aprobar reformas a los documentos básicos del partido con miras a la conclusión de su reorganización interna.

Durante los trabajos de este congreso nacional se discutió la elección de su comité y, en urnas, se votaron a los nuevos integrantes del mismo, al que asistieron los congresistas del Distrito Electoral Federal 01 de Veracruz con cabecera en Pánuco, y que encabezaron Maritza González Ortiz, Sarahi Hernández del Ángel, María del Rosario Pomposo Lara, Óscar Andrade Franco, José Luis Trinidad Camargo, Adrián Domínguez Rangel, Julio Vera Montalvo, Luis Fernando Cervantes Cruz, Rosalía Álvarez Muñoz y Valeria Nieto Reynoso.

Como seguramente usted sabe, ahí fueron electos 200 consejeros nacionales, de los cuales, como lo ha establecido el presidente López Obrador, y el partido Morena lo ha asumido, cien serían mujeres y cien hombres, además del Comité Ejecutivo Nacional (CEN). En esta elección, nuestra paisana, la panuquense Maritza González Ortiz, hija del maestro René, quien en vida diera clases a este columnista, y esposa del actual alcalde de Pánuco, MVZ Oscar Guzmán de Paz, estuvo entre las elegidas como consejera nacional; esto ante los más de 2 mil 836 congresistas que asistieron a esta asamblea. Seguramente usted recordará que, en esta columna, dimos a conocer que ella fue la segunda mujer más votada en el Estado de Veracruz durante las pasadas elecciones a congresistas.

El pasado sábado 17 de septiembre, el semanario Proceso (nota de Arturo Rodríguez García) había difundido que, con la realización de este Congreso Nacional, Morena terminaría con los siete años de retraso en la renovación de los órganos internos y una modificación estatutaria del partido ahora en el poder, y que fue “un acto de primera importancia para el morenismo en tanto la dirigencia nacional se propone cambiar aspectos fundamentales del partido”. 

Como también es conocido, su fundador y líder moral, el presidente Andrés Manuel López Obrador, avisó con tiempo su declinación a participar en la vida activa del partido y, como también lo expresó desde que asumió la Presidencia del país, mantendría −por razones obvias− su militancia en suspenso. Tampoco −señaló Proceso− participaría en este Congreso el presidente ejecutivo del CEN de Morena, Mario Delgado Carrillo, ni la secretaria general, Citlali Hernández quien −esta última−, en la entrevista con MVS Noticias, se dio a conocer que en este congreso Mario Delgado y ella lograron ampliar sus periodos como presidente nacional y secretaria nacional hasta 2024, con una votación de mil 807 votos a favor, 520 en contra, y 38 abstenciones, con el objeto de no entorpecer las elecciones de 2024 donde se decidirá al sucesor del presidente Andrés Manuel López Obrador. 

Citlali Hernández dijo también a la reportera Ana Francisca Vega que aún no se encuentra decidido quién será el candidato o candidata para las elecciones presidenciales en 2024, pero que “será a través de una encuesta como conoceremos al próximo candidato presidencial rumbo a la sucesión del actual habitante de Palacio Nacional. El piso parejo −aseguró− está para todas y todos», destacó.

Con la presencia del gobernador del estado Cuitláhuac García, en este evento de gran importancia para el Movimiento de Regeneración Nacional, la actual presidenta del DIF municipal de Pánuco, Maritza González Ortiz, aseguró a medios locales, haberse sentido muy contenta al haber asistido al Tercer Congreso Nacional Ordinario de Morena y añadió que “fue una enorme distinción haber sido electa como una de las 100 mujeres a nivel nacional; es algo histórico porque es un gran compromiso histórico para México, para nuestro estado y nuestra región, ya que es donde se está definiendo el rumbo de México, trabajando de la mano con nuestro Presidente del CEN de Morena, Mario Delgado Carrillo y de nuestro gran líder nacional, Andrés Manuel López Obrador”.

El 18 de septiembre, en Twitter, Mario Delgado publicó “Muchísimas gracias a la militancia por el respaldo y la confianza que nos dieron para que mi compañera @CitlaHM y yo nos mantengamos al frente de nuestro partido hasta 2024. ¡No tenemos derechos a fallarles y no les vamos a fallar!” con el hashtag #UnidadyMovilización.

Esta es opinión personal del columnista

Columnistas

Gilberto Haaz Diez – Los tamales de Playa de Vacas

Publicado

en

Fui al Puerto de Veracruz a una encomienda, sucede que el orizabeño Heriberto Castelán, por mediación de los Rotarios, obsequió a una gente que perdió una pierna, una silla de ruedas y por allí aprovechamos para llevarle un par de muletas, el hombre quedó agradecido y contento. Pero cerca de ahí, ya andando por el rumbo, encargué a quienes atienden, doña Rosy y Noemí, unos tamales de elote y los afamados bollitos, en Playa de Vacas, donde los preparan a la leña y a fuego lento. El negocio se llama ‘Atena’ y, además, preparan mondongo, pozole y barbacoa, yo solamente les compro unos 30 para llevar porque, llegando a Orizaba, convido a mis hijos y a un par de amigos que los saborean y se chupan los dedos. Son nuestros tamales veracruzanos, que allí y en la Cuenca, en Tierra Blanca, los hacen mejor que con la receta secreta que el coronel Sanders hace de los pollos Kentucky, cuando anden por allí cómprenles, son riquísimos y así consumimos lo que Veracruz produce. 

EL CALOR JAROCHO Y LOS COMUNICADORES 

Soplaba en Veracruz un viento tranquilo, uno que presagiaba que llegaba el Norte por ese huracán llamado Ian, que le pegó muy duro a los hermanos cubanos y les inundó lo que pudo, con todo y sus carestías, pueblo muy querido por Veracruz y México y que siguen sojuzgados quien sabe por cuántos años más, porque siempre decíamos que cuando cayeran los dichosos hermanitos Castro, esa Isla recobraría su libertad y pasarían a formar parte de las naciones que, del turismo, eran una potencia, lo digo Yo Mero que una vez fui a Cuba en el año 2009, y tienen todo para volver a ser grandes. Gente lista, trabajadora, buena, fueron creadores de lo que hoy es el imperio de Miami, y si uno ve la televisión de Univisión, Galavisión y Telemundo, notas que los grandes comunicadores son de raíces cubanas, aunque tenemos un par de mexicanos chingones, uno de ellos Jorge Ramos, que pone a parir chayotes cada que viene a una mañanera a AMLO y el orgullo veracruzano, el talentoso Raúl Peimbert, un gran comunicador, decente, honesto con su trabajo que, alguna vez vino a servir a los veracruzanos cuando Miguel Alemán lo llamó de emergente a cubrir el área de Comunicación Social del gobierno de Veracruz, y dejó gran huella y grandes amigos. Larga vida a nuestros hermanos cubanos, y rogamos que Joe Biden no los apriete tanto, porque ahora mandó un warning pidiendo a los europeos que no viajen a la Isla. Déjalos, papá Biden, ellos viven del poco turismo que les llega. Algún día los volveremos a ver libres. 

ESE TATA MARTINO 

Si por mi fuera y yo mero me apellidara Azcárraga, lo primero que haría para componer a esa maltrecha selección mexicana, es despedir al Tata Martino, un tipo flojo, huevonzón que no trabaja, que prefiere irse a ver a los argentinos de Messi, dizque porque son nuestros rivales en el Mundial y no atender a los suyos. Ayer, sin ser pitonisos ni nada parecidos, cuando comenzó el juego, un amigo que sí sabe de futbol, me dijo que Colombia es una selección fuerte y que México no se las vería tan fácil, con todo y que ya iban 2-0 ganando. A Colombia le toca la mala suerte de estar en un grupo donde hay potencias sudamericanas, y por eso no van al Mundial, se eliminan en el grupo donde andan Brasil, Argentina, Paraguay, Uruguay y Chile y ellos, los colombianos, pero ese equipo tenía ayer a varios europeos y en un cerrar de ojos nos clavaron tres goles, como los tres tiros de a Rosita Alvirez, que nomás tres tiros le dio. Para un relevo, que no sería malo, aunque el refrán dice que no hay que cambiar de caballo a mitad del rio, para un relevo ahí está Vucetich o el Piojo Herrera, porque con este Tata Martino -que se aferra a llevar a su paisano Funes Mori al Mundial, un bulto que, si fuera tan bueno, estaría con la selección Argentina-, no pasaremos de lo de siempre. En fin. 

www.gilbertohaazdiez.com  

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Gilberto Haaz Diez – Mañana de fiaca

Continua Leyendo

Columnistas

Miguel Ángel Cristiani – Mis recuerdos de Bangalore

Publicado

en

v    Hay 1,850 compañías de informática en esta ciudad

v    Computación genera 23,000 millones de dólares anuales

v    Infosys una empresa creada en 1981 por siete jóvenes vale 4,000 millones

Por Miguel Ángel Cristiani González

Estoy leyendo el libro de Andrés Oppnheimer ¡Basta de Historias! En donde le dedica un capítulo a la ciudad de Bangalore en el sur de la India, en donde nosotros tuvimos la oportunidad de vivir durante un mes y conocer distintos aspectos de la urbe que se ha convertido en el más importante polo de desarrollo de las tecnologías de la computación a nivel mundial.

Les compartimos en la Bitácora Política de hoy lo que escribió Oppenheimer: BANGALORE: ALTA TECNOLOGÍA EN MEDIO DE LA MISERIA

Visitar la sede de Infosys, la compañía de procesamiento de datos más grande de la India, me recordó las guaridas de los malos en las películas de James Bond: era una ciudad futurista dentro de una ciudad, con sus propias reglas de tránsito, empleados caminando por senderos con letreros por todos lados, y un aire de constante agitación. Infosys había sido creada en 1981 por siete jóvenes, con un capital conjunto de 250 dólares. Hoy día, tiene 69,000 empleados en todo el mundo, incluyendo 17,000 en su sede en Bangalore, y está valuada en más de 4,000 millones de dólares.

Lo más notable de la sede central de Infosys en la «ciudad electrónica», a unos 20 kilómetros de la ciudad de Bangalore, en el sur de la India, es el contraste con la pobreza que la rodea. El camino a la «ciudad electrónica» es tan caótico como los que había encontrado en Nueva Delhi, y la entrada al centro de empresas de computación de la India no tiene ni siquiera un semáforo. Simplemente, la ruta conduce a dos modernos edificios de vidrio que tienen la forma de pirámides invertidas, rodeados de varios otros edificios, en lo que viene a ser un complejo edificio ultramoderno, separado de la calle por una muralla de seguridad. Afuera, se pueden ver multitudes de indigentes recostados contra la muralla, y una ciudad de chozas improvisadas a un costado de la ruta. A pocos metros de los edificios de vidrio de Infosys y Hewlett Packard, uno ve algunos de los barrios más pobres sobre la tierra, con gente que camina descalza, bueyes que vagan por las calles y pordioseros por todos lados.

Pronto entendí por qué Bangalore debería convertirse en visita obligatoria para todos los líderes latinoamericanos. Hay 1,850 compañías de informática en esta ciudad de cinco millones y medio de habitantes, incluyendo la crema y nata de las principales firmas de computación del mundo, como Microsoft, IBM e Intel, y sus competidoras indias, incluyendo Infosys, Tata Consulting y I-flex. Juntas, emplean a 450 000 ingenieros, la mayoría de ellos jóvenes, que son responsables de la mayor parte de los 23,000 millones de dólares anuales que genera la India en ingresos provenientes de la informática.

M.N. Vidyashankar, el ministro de Tecnología de la Información del estado de Karnataka, cuya capital es Bangalore, me contó que la industria de procesamiento de datos y servicios de computación de Bangalore comenzó en los años ochenta; cuando se fundó Infosys en la ciudad, empezó a recibir cada vez más pedidos de Texas Instruments, y pronto comenzaron a crearse nuevas compañías indias para ofrecer servicios a las multinacionales más grandes de todo el mundo.

«La razón del boom de Bangalore es muy sencilla», me explicó Vidyashankar. «Un graduado de ingeniería de 21 años en India gana unos 3,300 dólares al año. Imagínate, si tú empleas a un graduado de ingeniería en Estados Unidos, tienes que pagarle por lo menos 50,000 dólares al año. Las empresas de Estados Unidos están contratando cada vez más servicios en la India, o montando sus propias subsidiarias de prestación de servicios aquí, porque abaratan enormemente sus costos.»

A medida que se instalaban cada vez más empresas de servicios de computación en Bangalore, aumentaba el número de estudiantes de la ciudad y sus alrededores que escogían carreras de ingeniería y tecnología. Y aunque los salarios de los jóvenes ingenieros de Bangalore eran mucho más bajos que los de sus contrapartes en Estados Unidos, eran muchísimo más altos que los de cualquier profesional en Bangalore. Un ingeniero gana tres veces más que un médico en Bangalore, me señaló el funcionario. «Hay casos de médicos que están trabajando en empresas de informática, porque ganan mucho más», explicó. Los ingenieros estaban comprando automóviles, comiendo en restaurantes, y produciendo un efecto económico multiplicador que estaba alcanzando a cada vez más habitantes de la ciudad. Y gracias al auge de la informática, el gobierno había podido elevar la recaudación de impuestos y empezar a construir las carreteras, escuelas y hospitales que tanto necesitaban los pobres.

Contáctanos en nuestras redes sociales:

https://www.canva.com/design/DAEN5B9DWgs/ZCHd2Z8KueYjlg_d59Op3A/view

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Miguel Ángel Cristiani – La nueva Ley Orgánica de la UV

Continua Leyendo

Columnistas

José Sobrevilla – Las nuevas expresiones del son en Xalapa

Publicado

en

Por José Sobrevilla

Este miércoles 28 de septiembre (2022), aquí en Xalapa, a las 17 horas dará inicio el ‘Foro del Son Jarocho’ con el tema “Hacia las nuevas expresiones del son”, esto en el Museo de la Música Veracruzana (Casa Doña Falla) con la conferencia del investigador independiente y compositor,  Maestro Alejandro Escudero, quien ha sido profesor de Canto Coral en el Instituto Politécnico Nacional y en la Escuela Nacional de Antropología e Historia, ENAH; también creador −en Xalapa− del colectivo Voces Xallahuac, canto coral comunitario. En el mismo evento, a las 18 horas, el Dr. Rafael Figueroa Hernández, coordinador del Centro de Estudios de la Cultura y Comunicación de la Universidad Veracruzana, dará su posicionamiento del tema, mismo que aquí le adelantamos, gracias a la conversación vía zoom que el catedrático tuvo con este periodista. 

Seguramente no se lo querrá perder porque, además, a las 19:30, en el evento musical, tocarán lo mejor de su repertorio en “Mujeres al Son, Colombia y México unidos por el arpa”; con la Agrupación femenina ‘Llamarada’ con la colombiana Susana Díaz, y las jarochas del ‘Folk Ensamble’. El evento durará tres días en los que participarán otros expositores y grupos de música jarocha. Toda una fiesta sobre las nuevas versiones del son y sus manifestaciones actuales. 

En su artículo ‘Hacia una tipología del son en México’, Rosa Virginia Sánchez García, del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información Musical-INBA, ha difundido que, considerando aspectos como la dotación instrumental y modos de interpretación, principalmente, se han determinado seis variantes regionales del son: por el Golfo de México los sones jarochos cultivados en las regiones de Sotavento, Los Tuxtlas y la zona istmo de Veracruz y los huastecos del norte del Estado que hoy gobierna el ingeniero Cuitláhuac García.

“Por el lado del Pacífico: los sones tixtlecos, de la montaña guerrerense; los sones calentanos, propios de las diversas poblaciones asentadas en las cercanías del río Balsas en Michoacán y Guerrero; los sones planecos o de ‘arpa grande’ que corresponden a la zona que se ubica en la depresión del río Tepalcatepec, en Michoacán, y los sones jaliscienses, también llamados ‘de mariachi’, que abarcan parte de los estados de Nayarit y Colima, además del propio Jalisco. Los anteriores, además, están emparentados con otros muy similares como los sones istmeños de Oaxaca, las chilenas, los ‘gustos’ de la Costa Chica y las jaranas yucatecas”. 

Rafael Figueroa Hernández, autor del libro “Son Jarocho: Guía histórico-musical”, uno entre la veintena que ha escrito, nació en Veracruz en 1959, y es investigador de la música popular veracruzana, en sus vertientes rumbera y jarocha. Tiene licenciatura en Sociología, maestría en Estudios Latinoamericanos por la UNAM, y doctorado en Historia y Estudios Regionales por la Universidad Veracruzana. Su estancia post doctoral la realizó en la Universidad del Sur de California, USC; y es investigador y Coordinador del Centro de Estudios de la Cultura y la Difusión, de la Universidad Veracruzana y autor de varios libros, como le decía, sobre la música popular mexicana y caribeña. 

− Rafael Figueroa, ¿En qué consistirá el Foro que arranca este miércoles aquí en Jalapa?

− Serán tres días en los que estaremos analizando los nuevos senderos del son jarocho, hacia dónde vamos o lo que va a pasar con esta expresión musical. El evento fue convocado por el maestro Alejandro Escudero, siempre preocupado por estos temas y, te puedo decir, que desde los noventa, ha existido una especie de movimiento de recuperación del son tradicional, de esto que como nación habíamos dejado de lado, olvidada, que es la parte rural; y el ‘movimiento jaranero’, que así le llaman, se había dedicado a reivindicar lo tradicional; pero al mismo tiempo, empezaron a haber muchos jóvenes interesados en el son jarocho tradicional, pero al mismo tiempo, con la sangre nueva vinieron nuevas cosas, nuevas posibilidades.

− ¿Cuál será tu contribución al Foro?

− En el son jarocho, las influencias externas se ven ahora como muy notorias, aunque siempre han estado en evolución, y ahora son enormes, porque estamos a la distancia de un ‘clic’. Hoy, los muchachos pueden oír música de cualquier parte del mundo, y los que han hecho son jarocho tradicional, a veces consciente o inconscientemente, le meten nuevas cosas; con cualquier género musical. A veces, a los chavos algo les suena bien y así lo empiezan a tocar. No es nada más complicado que eso.

Yo creo que hay que tener mucho respeto a la tradición en el sentido de que hay que conocerla. Como dice mi padre “hay que tocar el son como Dios manda”, y cundo ya aprendiste a tocarlo así, lo demás es de cada quién. Esa es un poco mi posición. Hay cosas extraordinarias que están sucediendo, que a los oídos tradicionalistas les puede sonar muy locochonas, pero que son desarrollo normal. Claro, algunas funcionarán y otras no.

− Sobre la intervención musical ¿Qué nos puedes platicar?  

− El grupo ‘Llamarada’ de Colombia no lo conozco, pero sí al ‘Grupo Ensamble’ que son mujeres arpistas. No se qué tanto conozcan del son jarocho, pero hay dos vertientes, una tradicional que inició en algún momento de los años, en la colonia, y otro que nació por la urbanización, cuando los soneros jarochos tuvieron que irse a la Ciudad de México, a tocar en bares, en la radio, en películas, etc. Se cambió y se modificó… 

Por un lado es el ‘movimiento jaranero’ que es el que abreva en la parte tradicional y al otro se le llama −no es un buen nombre pero no nos hemos puesto de acuerdo en ningún otro− ‘Son blanco’ porque son los que visten de blanco y que es un son más escénico, más profesional en cuanto a la parte técnica de la ejecución, desgraciadamente ninguna de las dos vertientes se lleva bien con la otra.

El Grupo Ensamble está dentro del llamado ‘Son blanco’ y es un sonido más técnico, más pulido, más preparado, digamos; en cambio el del ‘Movimiento jaranero’, es un son más cercano a la tierra, pero los dos, a mi gusto, tienen sus particularidades, sus maneras de hacerse, en ambos hay extraordinarios ejecutantes, simplemente hay que saberlos oír con oídos diferentes.

Respecto a las tipologías del son, durante mucho tiempo ha habido un son que se clasificaba −yo diría− por regiones. Si eras de este lado de la Sierra de los Tuxtlas, de la Cuenca del Papaloapan, sonabas de una manera, en la misma Sierra de los Tuxtlas, con su carga indígena sonaba de otra, y del otro lado, en la Cuenca del Río Coatzacoalcos era otra. Aparte estaban los que se habían ido al puerto de Veracruz, a la Ciudad de México, que tenían otro sonido. Era como un sonido regional donde todo mundo estaba en contacto con los otros.

Pero con la globalización, el concepto de región vino a trastocarse mucho porque ahora había comunicación entre todos lados; y entonces con el ‘Movimiento jaranero’ por ejemplo, y cuando empezaron a grabar los grupos importantes, había grupos de Los Tuxtlas que les gustaba un grupo de Tlacotalpan, o uno de Tlacotalpan oía algo de Minatitlán que les gustaba, y este concepto de capital musical sonora común, fue cada vez más importante porque ya no era escuchar a los que viven en mi pueblo, sino escuchar los que me gustan, a los que yo quiero seguir, y entonces se formaron escuelas. 

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: José Sobrevilla – ¿Quién es quién en las mañaneras? Tzeltzin Tonatzin Juárez Enguilo

……………….

Crestomatías del video:

Cultura Adentro: https://www.youtube.com/watch?v=VgasdRbKzJ0&t=829s

Fundación Harp Helú Oaxaca: https://www.youtube.com/watch?v=klTpKUfnoIU&t=1s

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.