Ponte en contacto

Columnistas

Marco Antonio Aguirre R. – La muerte asesina tiene impunidad en Veracruz (1)

Publicado

en

  • Impunidad de 98.4% en los asesinatos cometidos durante el gobierno de Cuitláhuac García
  • Fiscalía sólo ha resuelto 16 homicidios de cada mil que se cometen en el estado
  • Verónica Hernández presume información que no tiene la Fiscalía
  • Hay disparidades entre la información de la Fiscalía y la del Poder Judicial

Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez

En Veracruz, la muerte circula con libertad, cortando vidas de forma violenta, a golpe de disparos, de asesinatos con arma blanca, con ahorcamientos, con la brutalidad de los deguellos o hasta la decapitación; sazonados con la tortura de los golpes, las quemaduras, la electricidad, el despellejamiento.
Y con ella lleva la impunidad para quienes son sus brazos ejecutores.
En Veracruz, es altamente posible que un asesino pueda seguir circulando en libertad, con pocas probabilidades de que lo atrapen y menos, muchas menos, de que la Fiscalía General del Estado (FGE) de Veracruz pueda armar un caso en su contra lo suficientemente sustentado como para que se quede en la cárcel.
Más no toda la culpa es de un mal trabajo de la Fiscalía. Cuitláhuac García también tiene mucha culpa, porque nada ha hecho para mejorar la procuración de justicia que le corresponde a la FGE, a la cual tiene en muy malas condiciones, de hecho, de las peores del país,
Aún así, tanto el gobernador Cuitláhuac García, como la fiscal Verónica Hernández Giadans se llenan la boca diciendo que ya no hay impunidad, que los crímenes se castigan.
Pero no, no es cierto.
Por eso los reclamos constantes y permanentes por los casos de homicidio no resuelto.
Por eso las liberaciones que ordena la Suprema Corte de Justicia de la Nación de presuntos homicidas que la Fiscalía mete a la cárcel, pero no aporta pruebas que sustenten sus acusaciones.
Los datos duros, oficiales, así lo demuestran.

LA IMPUNIDAD PREDOMINA EN EL GOBIERNO DE CUITLÁHUAC: 98.4%
Los otros datos, los que dicen que en Veracruz la justicia impera, esos, no se soportan ni a si mismos.
La impunidad en Veracruz durante el gobierno de Cuitláhuac García, por homicidio, es de 98.4%.
La eficacia en cambio, la probabilidad de que un asesino pueda llegar a ser sentenciado a prisión es de sólo 1.6%.
O menos.
Es decir, de cada mil homicidios registrados en Veracruz, sólo en 16 casos existe sanción de cárcel para los asesinos.
Y tal vez, ni estos.
Con estos números, ¿cómo se puede hablar de que la impunidad ha sido abatida?.
Más bien estos datos demuestran que la impunidad es permitida.
No es percepción, son datos duros, oficiales, aportados por las mismas instancias que los manejan.
La información oficial que así lo sustenta es la “Incidencia delictiva” que la Fiscalía de Veracruz le reporta al Secretariado Ejecutivo del del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) cada mes; también está la información proporcionada por la misma Fiscalía de Veracruz y el Poder Judicial (PJ) de la entidad, la cual se dio como respuesta a solicitudes de acceso a la información realizadas sobre los homicidios dolosos cometidos en Veracruz a partir de diciembre de 2018 (cuando inicia el gobierno de Cuitláhuac García) a mayo de 2022.
El director del Centro de Información e Infraestructura Tecnológica, Publio Romero Gerón, de la FGE, en la respuesta emitida anotó que de diciembre de 2018 a mayo de 2022 se registraron 4 mil 297 carpetas de investigación por homicidio doloso, cometidos en el estado de Veracruz.
Ese número es similar, aunque no igual, a los asesinatos registrados por la misma Fiscalía de Veracruz ante el SESNSP, donde el número es ligeramente menor, pues acumula 4 mil 294 casos.
Pero ni con las carpetas de investigación iniciadas se investigaron todos los casos.
De hecho, según la Fiscalía, en 1549 casos se decidió el archivo temporal y en otros 11 se determinó el “no ejercicio de la acción penal”.
Debería haber entonces 2 mil 737 casos en los que se hubiera realizado una investigación.
Pero no fue así.
El ejercicio de la acción penal se determinó sólo en 478 casos.
Entonces, ¿qué pasó con las otras 2 mil 259 carpetas de investigación abiertas?, ¿cuál es su estatus?.
La Fiscalía no lo menciona.
De hecho la Fiscalía de Veracruz tiene una fuerte deficiencia en el manejo de sus estadísticas, pues no lleva conteo sobre muchos de los procedimientos a seguir.
Ni siquiera tiene el conteo del número de personas detenidas por el delito de homicidio doloso en el lapso de referencia.
A la FGE en específico se le requirió el “número de personas detenidas por el delito de homicidio doloso, entre diciembre de 2018 a mayo de 2022, enumeradas por año”.
La respuesta de la Fiscalía fue que “la información requerida no se tiene desglosada como lo solicita, se le proporciona el número de carpetas de investigaciones iniciadas con detenido”.
Y ese número, en el lapso señalado corresponde a sólo 86 carpetas de investigación: 2 (en diciembre de 2018), 18 (en 2019), 27 (en el 2019), 30 (en 2021) y 9 (en 2022, hasta el día último de mayo).

VERÓNICA HERNÁNDEZ PRESUME INFORMACIÓN QUE NO TIENE LA FISCALÍA
La Fiscalía tiene una gran deficiencia en el seguimiento estadístico del homicidio doloso. Una muestra de ello es la respuesta otorgada cuando se le pidió el “número de órdenes de aprehensión solicitadas por el delito de homicidio doloso, en el periodo de diciembre de 2018 a mayo de 2022, enumeradas por año. De estas, cuántas fueron giradas y cuántas fueron negadas”.
“En relación a este punto le comunico que es información que no se tiene registrada en esta Dirección a mi cargo”.
Y a partir de ahí ya no hay información sobre el número de causas penales en las que se haya dictado auto de formal prisión, ni de personas detenidas que hayan obtenido su libertad porque el juez de control calificó como no legal su detención, ni detenidos condenados, mucho menos de los que obtuvieron su libertad por determinación de juez federal o del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Veracruz.
Esto es una gran muestra del desorden que tienen en la Fiscalía, donde ni siquiera han desarollado un buen sistema de seguimiento de su trabajo.
Aún así, la Fiscal Verónica Hernández Giadáns, el 3 de septiembre pasado, en un video que colocó en sus redes sociales señaló que se ha logrado un incremento del 80 por ciento en vinculaciones a proceso, obteniendo 120 por ciento más sentencias condenatorias.
¿De dónde saca la información la Fiscal si su dirección de Información no tiene los datos?.
Publio Romero, en la respuesta que da, entregada vía la Dirección de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales de la Fiscalía, anota que lo entregado es todo lo que tiene:
“Cabe mencionar que la información que se proporciona es la que se encuentra registrada en los sistemas informáticos con que cuenta esta Dirección, la cual está en constante actualización, y los responsables de su registro en los sistemas, son los distintos Fiscales que integran las Unidades y Subunidades Integrales de Procuración de Justicia que se encuentran en todo el territorio Veracruzano”.
Con esta anotación y las respuestas entregadas cabe la pregunta: ¿Se habrá inventando la Fiscal los datos?.
Ni siquiera las sentencias dictadas tienen registradas, mucho menos el seguimiento de los recursos que los sentenciados presentan tratando de revertir las condenas y la forma en que los órganos jurisdiccionales dictaminan.
Vaya, pues, no tienen siquiera un simple diagnóstico de la eficacia de su trabajo.
Si no saben ni lo que resulta de lo que están haciendo, ¿cómo es que van a realizar un buen trabajo?.
¿Cómo es que Verónica Hernández se atreve a decir que está haciendo un buen trabajo si no tiene ni siquiera bien los datos?.

LAS DISPARIDADES EN LA INFORMACIÓN ENTRE LA FISCALÍA Y EL PODER JUDICIAL
En el Poder Judicial hay mucho más orden en la forma de llevar la información que en la Fiscalía.
Y por lo mismo es evidente que la información proporcionada por la Fiscalía tiene sesgos fuertes.
La Fiscalía dice que en total capturaron a 478 presuntos delincuentes culpables de homicidio doloso, pero no tienen la información de cuánt382
as órdenes de aprehensión solicitaron ni cuántas les fueron concedidas.
El Poder Judicial, en cambio, en la información que proporcionó anota que se giraron 382 órdenes de aprehensión contra los presuntos delincuentes, pero tampoco menciona cuántas le fueron solicitadas.
De esas 382, cuarenta se emitieron en el llamado “Sistema tradicional” que está en extinción y 342 en el Sistema Acusatorio Adversarial Oral, o sistema oral, como se le conoce de forma corriente.
De esas 382 órdenes de aprehensión, se dio el ejercicio de la acción penal contra 257 personas.
Hay una diferencia de 96 órdenes de aprehensión entre las que dice haber ejecutado la Fiscalía (478) y las que contabiliza el Poder Judicial (382).
De todos modos, cualquiera de las dos cifras, representa un valor muy bajo para el total de casos de homicidio doloso registrados en la entidad en esos tres años y medio del gobierno de Cuitláhuac García.
Las 478 detenciones que dice la Fiscalía que realizó, corresponden apenas al 11.12% del total de los homicidios registrados en ese lapso.
El porcentaje, es muy bajo.
Con las diferencias resalta la pregunta: ¿Quién tiene la razón?
La información del Poder Judicial la avala el director de Control y Estadística del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial del Estado, la cual entregó a la unidad de Transparencia de esa instancia mediante el oficio DcyE/6298/2022.
Como sea, el Poder Judicial asienta haber iniciado apenas 358 procesos por homicidio doloso en la entidad, durante el gobierno de Cuitláhuac García.
Sólo 358 de 4297 carpetas de investigación iniciadas por la Fiscalía del estado.
O sea que 3 mil 939 casos nunca fueron investigados y mucho menos llevados a la justicia, ni siquiera.
El 91.66%.
Un índice ya de por sí terrible: 916 casos de cada mil asesinatos no fueron judicializados.
En esos procesos fueron imputadas 457 personas.
Y de esos 457 imputados, sólo 299 fueron vinculados a proceso.
Es decir, sí se les inició el juicio.
Pero el número de sentencias por éste delito emitidas por los juzgados del Poder Judicial de Veracruz, es sumamente bajo, de apenas 69.
Hasta ahí es para lo que les dio el material de pruebas que les ha entregado la Fiscalía, como ente investigador de los delitos.
69 sentencias.
Y no hay la seguridad de que todas fueran condenatorias, porque el Poder Judicial en su respuesta a la petición de acceso a la información, no lo aclara.
Esas 69 sentencias representan apenas el 1.60% del total de los homicidios registrados.
Ese es el grado máximo de eficacia que alcanza la Fiscalía en Veracruz.
Y esas 69 sentencias han llevado a que sólo 81 personas hayan sido juzgadas, de quién sabe cuántos involucrados en los homicidios.

PERO LA EFICACIA PUEDE SER TODAVÍA MENOR
Pero la eficacia de la Fiscalía de Veracruz puede ser todavía menor en la resolución de los homicidios dolosos cometidos en Veracruz.
O, su ineficacia puede ser mayor.
La Fiscalía asienta haber iniciado 4 mil 297 carpetas de investigación por éste delito, en lo que va del gobierno de Cuitláhuac García.
Un número que iguala a los asesinatos registrados en la entidad en el mismo lapso, de diciembre de 2018 a mayo de 2022.
Sin embargo, comprobado está, que la Fiscalía de Veracruz tiene un subregistro de asesinatos en la entidad, esto es, que se reportan menos casos de los que en realidad ocurren.
El ejemplo está en la columna Místicos y Terrenales del 21 de octubre de 2021, “En Veracruz hay muertos que nadie cuenta; un subregistro de homicidios dolosos que ronda el 20%, por lo menos” (ubicada en https://cutt.ly/DRnC2gr).
Así, al ser mayor el real número de homicidios dolosos, es menor la eficacia de la Fiscalía por resolver los mismos.
Un ejemplo extremo de como la Fiscalía oculta datos, es la masacre ocurrida en Coatzacoalcos, el 28 de agosto de 2019, cuando atacaron el bar Caballo Blanco y tan sólo esa noche fallecieron 26 personas.
Pero esa masacre no fue reportada a las estadísticas del SESNSP. El hecho se evidendió en la entrega de Místicos y Terrenales titulada “La Fiscal no reportó la masacre de Coatzacoalcos” (ubicada en https://cutt.ly/FetdQsF).
Y nunca fue actualizada la información de ese día. O sea que nunca registraron esa masacre en el acumulado de los homicidios dolosos cometidos en Veracruz.
Otro elemento que podría llevar a que la eficacia de la Fiscalía de Veracruz sea cuestionada, es que en la misma se han documentado prácticas de tortura.
Un caso paradigmático sobre esto es el de July Raquel Flores Garfias, acusada del asesinato de Guadalupe Martínez, rectora de la Universidad Valladolid, ocurrido en Xalapa, 29 de junio pasado.
Hay elementos suficientes que muestran que July Raquel ese día estaba en la ciudad de México, hasta donde la fueron a detener.
Y para hacerla confesar, la torturaron, incluso con violación, por parte de agentes ministeriales.
Sobre este caso de tortura, la Comisión Nacional de Derechos Humanos emitió la recomendación 51VG/2022, la cual fue rechazada por la Fiscalía porque el gobernador de Veracruz Cuitláhuac García Jiménez dijo que rechazaba la misma (15 grandes pifias de la Fiscalía de Veracruz con Cuitláhuac García, ubicada en https://cutt.ly/yKQKpUT)
En la columna “La FGE utiliza la tortura para fabricar culpables. A July la acusan de asesinato cuando estaba en la CdMx”, se mencionan otros casos de tortura por parte de la Fiscalía, para obtener confesiones y fabricar culpables; ubicada en https://misticosyterrenales.com/2021/04/06/la-fge-utiliza-la-tortura-para-fabricar-culpables-a-july-la-acusan-de-asesinato-cuando-estaba-en-la-cdmx-misticos-y-terrenales/#.YxemImzMKUl.
La eficacia de la Fiscalía de Veracruz también se merma con la práctica reiterada de detener a personas por motivos políticos o sin tener elementos que comprueben la culpabilidad que le achacan, en viles casos de fabricación de culpables.
Un caso emblemático es el de José Manuel del Río Virgen, detenido en diciembre del 2021 acusado del homicidio de René Tovar, candidato de Movimiento Ciudadano a la presidencia municipal de Cazones, el cual fue liberado el 17 de junio, después de que un juez federal le dio un amparo, el cual fue ratificado por los magistrados del Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Séptimo Circuito, de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
Ese día la Fiscal aseguró que la sentencia emitida no exonera al funcionario de los delitos que se le acusan, e incluso mencionó que seguirían investigando el caso. Pero después de eso, nada nuevo aportaron a la investigación.
La eficacia de la Fiscalía, también fue cuestionada el 22 de agosto, cuando habitantes del municipio de Rafael Lucio bloquean la carretera Xalapa-Perote para exigir justicia por el asesinato del exalcalde José Allan Libreros, ocurrido el pasado 9 de agosto, los cuales acusaron nuevamente al actual alcalde, Damián Hernández Hernández, de ser el responsable del homicidio.
Así pues, ¿cuál es la real eficiencia de la Fiscalía para resolver homicidios?.
Es difícil determinarla, pero lo que sí es evidente, con datos proporcionados por fuentes oficiales, no por “otros datos”, es que sus resultados positivos son bajos, muy bajos.
Por eso es que parece que en Veracruz los gobernantes le dan permiso a la muerte para que sus brazos armados recorran la entidad con impunidad casi total.

PERO NO TODA LA CULPA ES DE LA FISCALÍA DE VERACRUZ
Pero buena parte de la culpa de la deficiente procuración de justicia en Veracruz, es del mismo gobierno estatal, el cual mantiene una baja asignación presupuestal a la Fiscalía de Veracruz, lo que impide que se contraten más elementos, tanto para la investigación inicial de los crímenes, como para el seguimiento de los mismos.
Es tan baja la asignación presupuestal real, que ni siquiera alcanza para implementar nuevas formas de investigación policíaca en la Fiscalía.
El Índice Estatal de Desempeño de Procuradurías y Fiscalías (IEDF) 2021, de la organización Impunidad Cero, muestra que el presupuesto de la Fiscalía de Veracruz, es el tercero peor de estas instancias en el país, en una medición per capita, con $181.8 por ciudadano. En la Ciudad de México, en cambio el volumen presupuestal es de $767.2
por habitante.
Por lo pronto, según el informe «Hallazgos 2020, seguimiento y evaluación del sistema de justicia penal en México» publicado por la organización México Evalúa, el sistema de justicia veracruzano tiene un 94.3% de impunidad.
Es decir, que más de 94 crímenes, de cada 100 que se cometen, quedan impunes.
Los casos de los periodistas asesinados es una buena muestra de ello.
En la mayoría de estos, ni siquiera pistas de los posibles asesinos o avances en la investigación.
Se quedaron en el aire, en el limbo.
En la nada.
El IEDF 2021, anota que la Fiscalía de Puebla es la peor de todo el país, pues se encuentra en el último lugar con tan sólo 36 puntos de eficiencia, antecedido de Morelos (que tiene 36.1) y Veracruz ( con 36.2),
Impunidad Cero, anota que el IEDF se conforma de una serie de indicadores que reflejan aspectos cruciales para una mejor procuración de justicia, como la estructura o capacidad instalada de las instituciones, su operación y sus resultados.
Para ésta medición añadieron “el componente de transformación digital” porque “la pandemia evidenció la necesidad de que las procuradurías y fiscalías del país cuenten con sistemas informáticos que ayuden a la gestión de los casos, así como con canales alternos de recepción de denuncias, como plataformas digitales de denuncia”.
En la Fiscalía de Veracruz, eso no existe… o al menos no es conocido.
Pero la situación puede volverse peor, porque el descuido que existe para con la Fiscalía de Veracruz puede llevar a que la misma se convierta en la peor del país.
El mismo estudio, anota que en Puebla se dio el segundo mayor incremento de fiscales por cada 100 mil habitantes de 2016 a 2020. El primer lugar fue para Sonora, con un más que notorio aumento de 326%, con lo cual su índice se elevó de 2.3 a 9.8.
En Puebla, en cambio, se dio el segundo mayor incremento en este indicador, con un crecimiento de 215%.
En contraposición, Veracruz está en las entidad que tuvieron una mayor disminución en esta tasa, la del número de fiscales por cada 100 mil habitantes, con un 23%, para quedar en una triste realidad de que sólo hay 5.7 fiscales por cada 100 mil habitantes, mientras que en Chihuahua hay 33.3.; esto es, hay seis veces más fiscales por habitantes en ese estado del norte del país, que aquí, en Veracruz.
Por eso es que los fiscales de la entidad siempre tienen una sobrecarga de trabajo y por lo mismo siempre están con la prisa por sacar los casos, a como sea, para “mostrar productividad”.
El mismo IEDF 2021 apunta que en Veracruz la carga de trabajo anual por fiscal o agente del ministerio público estatal, es de 177 casos.
Una cantidad muy por arriba del promedio nacional en esto, que es de 135.9 casos por fiscal.
Y si se denunciaran todos los crímenes que se cometen en Veracruz o por lo menos si se abriese una carpeta de investigación por cada intento de denuncia, la carga sería mucho mayor.
En este rubro hay una amplísima diferencia con la situación de Campeche, donde cada fiscal o agente del ministerio público atiende al año 21.8 carpetas de investigación en promedio.
Todo esto hace, de acuerdo con la misma instancia de Impunidad Cero, que la “probabilidad de esclarecimiento del delito” en Veracruz sea muy baja.
Como lo muestra el seguimiento realizado aquí de los mismos números oficiales.
Impunidad Cero apunta que en Veracruz los delitos denunciados con inicio de investigación en 2020, fueron apenas el 6.6% de los que se cometieron; de estos la efectividad fue de 15.8%, dando una probabilidad de esclarecimiento de sólo 1.04% del total.
Impunidad Cero es mucho más estricta que México Evalúa, la cual le da 5.7% de eficacia a la Fiscalía de Veracruz.
Es decir, tomando ya en cuenta las cifras negras, las denuncias que no se presentan, la efectividad de la Fiscalía de Veracruz es todavía menor.
La misma instancia anota que la efectividad en el cumplimiento de órdenes de aprehensión es de tan sólo el 33.3%.
En cambio la organización de la sociedad civil, le concede a la Fiscalía una impunidad en homicidio doloso en 2019, de 95.7%.
México Evalúa en su estudio “Hallazgos 2020” anota que en lo referente a la “consolidación del Sistema de Justicia Penal”, Veracruz, Guerrero, Campeche y Morelos, son los cuatro estados con menor calificación en su ranking sobre el particular.
Veracruz tiene un puntaje de 307 puntos, de 1,000 como mínimo a alcanzar.
Este ranking, define la organización, evalúa las condicionantes de la operación conformadas por ámbitos que ordenan y sistematizan las acciones institucionales que las entidades federativas han realizado para la consolidación del sistema de justicia penal, de acuerdo a su nivel de desarrollo y a su grado de formalización
En ese mismo documento se muestra como la fuerza de policías ministeriales o investigadores en Veracruz es sumamente escasa, pues el promedio por cada 100 mil habitantes, es apenas de 0.6, mientras que el promedio nacional es de 14.8 elementos.
La cantidad de policías investigadores que tiene la Fiscalía es altamente contrastante, por lo escaso, con la que tiene Baja California Sur, donde hay 36.3 policías ministeriales por cada 100 mil habitantes, frente a los 0.6 que existen en Veracruz.
Igual ocurre con el Poder Judicial, pues el promedio de jueces por cada 100 mil habitantes en Veracruz es de apenas 4.2, mientras que en Campeche llega a 11.3.
Así, pues, no toda la culpa de la altísima impunidad que existe ante la criminalidad es por la ineficiencia de la fiscal Verónica Hernández Giadans, si no que también recae en Cuitláhuac García, quien le ha escamoteado más y mejores recursos a las instancias de procuración de justicia en Veracruz.

Próxima entrega: El feminicidio, también le gusta a la muerte en Veracruz.

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Marco Antonio Aguirre R. – Cheko Gutiérrez se fortalece con la llegada de Durazo al Consejo Nacional de Morena

Columnistas

Gilberto Haaz Diez – Los tamales de Playa de Vacas

Publicado

en

Fui al Puerto de Veracruz a una encomienda, sucede que el orizabeño Heriberto Castelán, por mediación de los Rotarios, obsequió a una gente que perdió una pierna, una silla de ruedas y por allí aprovechamos para llevarle un par de muletas, el hombre quedó agradecido y contento. Pero cerca de ahí, ya andando por el rumbo, encargué a quienes atienden, doña Rosy y Noemí, unos tamales de elote y los afamados bollitos, en Playa de Vacas, donde los preparan a la leña y a fuego lento. El negocio se llama ‘Atena’ y, además, preparan mondongo, pozole y barbacoa, yo solamente les compro unos 30 para llevar porque, llegando a Orizaba, convido a mis hijos y a un par de amigos que los saborean y se chupan los dedos. Son nuestros tamales veracruzanos, que allí y en la Cuenca, en Tierra Blanca, los hacen mejor que con la receta secreta que el coronel Sanders hace de los pollos Kentucky, cuando anden por allí cómprenles, son riquísimos y así consumimos lo que Veracruz produce. 

EL CALOR JAROCHO Y LOS COMUNICADORES 

Soplaba en Veracruz un viento tranquilo, uno que presagiaba que llegaba el Norte por ese huracán llamado Ian, que le pegó muy duro a los hermanos cubanos y les inundó lo que pudo, con todo y sus carestías, pueblo muy querido por Veracruz y México y que siguen sojuzgados quien sabe por cuántos años más, porque siempre decíamos que cuando cayeran los dichosos hermanitos Castro, esa Isla recobraría su libertad y pasarían a formar parte de las naciones que, del turismo, eran una potencia, lo digo Yo Mero que una vez fui a Cuba en el año 2009, y tienen todo para volver a ser grandes. Gente lista, trabajadora, buena, fueron creadores de lo que hoy es el imperio de Miami, y si uno ve la televisión de Univisión, Galavisión y Telemundo, notas que los grandes comunicadores son de raíces cubanas, aunque tenemos un par de mexicanos chingones, uno de ellos Jorge Ramos, que pone a parir chayotes cada que viene a una mañanera a AMLO y el orgullo veracruzano, el talentoso Raúl Peimbert, un gran comunicador, decente, honesto con su trabajo que, alguna vez vino a servir a los veracruzanos cuando Miguel Alemán lo llamó de emergente a cubrir el área de Comunicación Social del gobierno de Veracruz, y dejó gran huella y grandes amigos. Larga vida a nuestros hermanos cubanos, y rogamos que Joe Biden no los apriete tanto, porque ahora mandó un warning pidiendo a los europeos que no viajen a la Isla. Déjalos, papá Biden, ellos viven del poco turismo que les llega. Algún día los volveremos a ver libres. 

ESE TATA MARTINO 

Si por mi fuera y yo mero me apellidara Azcárraga, lo primero que haría para componer a esa maltrecha selección mexicana, es despedir al Tata Martino, un tipo flojo, huevonzón que no trabaja, que prefiere irse a ver a los argentinos de Messi, dizque porque son nuestros rivales en el Mundial y no atender a los suyos. Ayer, sin ser pitonisos ni nada parecidos, cuando comenzó el juego, un amigo que sí sabe de futbol, me dijo que Colombia es una selección fuerte y que México no se las vería tan fácil, con todo y que ya iban 2-0 ganando. A Colombia le toca la mala suerte de estar en un grupo donde hay potencias sudamericanas, y por eso no van al Mundial, se eliminan en el grupo donde andan Brasil, Argentina, Paraguay, Uruguay y Chile y ellos, los colombianos, pero ese equipo tenía ayer a varios europeos y en un cerrar de ojos nos clavaron tres goles, como los tres tiros de a Rosita Alvirez, que nomás tres tiros le dio. Para un relevo, que no sería malo, aunque el refrán dice que no hay que cambiar de caballo a mitad del rio, para un relevo ahí está Vucetich o el Piojo Herrera, porque con este Tata Martino -que se aferra a llevar a su paisano Funes Mori al Mundial, un bulto que, si fuera tan bueno, estaría con la selección Argentina-, no pasaremos de lo de siempre. En fin. 

www.gilbertohaazdiez.com  

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Gilberto Haaz Diez – Mañana de fiaca

Continua Leyendo

Columnistas

Miguel Ángel Cristiani – Mis recuerdos de Bangalore

Publicado

en

v    Hay 1,850 compañías de informática en esta ciudad

v    Computación genera 23,000 millones de dólares anuales

v    Infosys una empresa creada en 1981 por siete jóvenes vale 4,000 millones

Por Miguel Ángel Cristiani González

Estoy leyendo el libro de Andrés Oppnheimer ¡Basta de Historias! En donde le dedica un capítulo a la ciudad de Bangalore en el sur de la India, en donde nosotros tuvimos la oportunidad de vivir durante un mes y conocer distintos aspectos de la urbe que se ha convertido en el más importante polo de desarrollo de las tecnologías de la computación a nivel mundial.

Les compartimos en la Bitácora Política de hoy lo que escribió Oppenheimer: BANGALORE: ALTA TECNOLOGÍA EN MEDIO DE LA MISERIA

Visitar la sede de Infosys, la compañía de procesamiento de datos más grande de la India, me recordó las guaridas de los malos en las películas de James Bond: era una ciudad futurista dentro de una ciudad, con sus propias reglas de tránsito, empleados caminando por senderos con letreros por todos lados, y un aire de constante agitación. Infosys había sido creada en 1981 por siete jóvenes, con un capital conjunto de 250 dólares. Hoy día, tiene 69,000 empleados en todo el mundo, incluyendo 17,000 en su sede en Bangalore, y está valuada en más de 4,000 millones de dólares.

Lo más notable de la sede central de Infosys en la «ciudad electrónica», a unos 20 kilómetros de la ciudad de Bangalore, en el sur de la India, es el contraste con la pobreza que la rodea. El camino a la «ciudad electrónica» es tan caótico como los que había encontrado en Nueva Delhi, y la entrada al centro de empresas de computación de la India no tiene ni siquiera un semáforo. Simplemente, la ruta conduce a dos modernos edificios de vidrio que tienen la forma de pirámides invertidas, rodeados de varios otros edificios, en lo que viene a ser un complejo edificio ultramoderno, separado de la calle por una muralla de seguridad. Afuera, se pueden ver multitudes de indigentes recostados contra la muralla, y una ciudad de chozas improvisadas a un costado de la ruta. A pocos metros de los edificios de vidrio de Infosys y Hewlett Packard, uno ve algunos de los barrios más pobres sobre la tierra, con gente que camina descalza, bueyes que vagan por las calles y pordioseros por todos lados.

Pronto entendí por qué Bangalore debería convertirse en visita obligatoria para todos los líderes latinoamericanos. Hay 1,850 compañías de informática en esta ciudad de cinco millones y medio de habitantes, incluyendo la crema y nata de las principales firmas de computación del mundo, como Microsoft, IBM e Intel, y sus competidoras indias, incluyendo Infosys, Tata Consulting y I-flex. Juntas, emplean a 450 000 ingenieros, la mayoría de ellos jóvenes, que son responsables de la mayor parte de los 23,000 millones de dólares anuales que genera la India en ingresos provenientes de la informática.

M.N. Vidyashankar, el ministro de Tecnología de la Información del estado de Karnataka, cuya capital es Bangalore, me contó que la industria de procesamiento de datos y servicios de computación de Bangalore comenzó en los años ochenta; cuando se fundó Infosys en la ciudad, empezó a recibir cada vez más pedidos de Texas Instruments, y pronto comenzaron a crearse nuevas compañías indias para ofrecer servicios a las multinacionales más grandes de todo el mundo.

«La razón del boom de Bangalore es muy sencilla», me explicó Vidyashankar. «Un graduado de ingeniería de 21 años en India gana unos 3,300 dólares al año. Imagínate, si tú empleas a un graduado de ingeniería en Estados Unidos, tienes que pagarle por lo menos 50,000 dólares al año. Las empresas de Estados Unidos están contratando cada vez más servicios en la India, o montando sus propias subsidiarias de prestación de servicios aquí, porque abaratan enormemente sus costos.»

A medida que se instalaban cada vez más empresas de servicios de computación en Bangalore, aumentaba el número de estudiantes de la ciudad y sus alrededores que escogían carreras de ingeniería y tecnología. Y aunque los salarios de los jóvenes ingenieros de Bangalore eran mucho más bajos que los de sus contrapartes en Estados Unidos, eran muchísimo más altos que los de cualquier profesional en Bangalore. Un ingeniero gana tres veces más que un médico en Bangalore, me señaló el funcionario. «Hay casos de médicos que están trabajando en empresas de informática, porque ganan mucho más», explicó. Los ingenieros estaban comprando automóviles, comiendo en restaurantes, y produciendo un efecto económico multiplicador que estaba alcanzando a cada vez más habitantes de la ciudad. Y gracias al auge de la informática, el gobierno había podido elevar la recaudación de impuestos y empezar a construir las carreteras, escuelas y hospitales que tanto necesitaban los pobres.

Contáctanos en nuestras redes sociales:

https://www.canva.com/design/DAEN5B9DWgs/ZCHd2Z8KueYjlg_d59Op3A/view

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Miguel Ángel Cristiani – La nueva Ley Orgánica de la UV

Continua Leyendo

Columnistas

José Sobrevilla – Las nuevas expresiones del son en Xalapa

Publicado

en

Por José Sobrevilla

Este miércoles 28 de septiembre (2022), aquí en Xalapa, a las 17 horas dará inicio el ‘Foro del Son Jarocho’ con el tema “Hacia las nuevas expresiones del son”, esto en el Museo de la Música Veracruzana (Casa Doña Falla) con la conferencia del investigador independiente y compositor,  Maestro Alejandro Escudero, quien ha sido profesor de Canto Coral en el Instituto Politécnico Nacional y en la Escuela Nacional de Antropología e Historia, ENAH; también creador −en Xalapa− del colectivo Voces Xallahuac, canto coral comunitario. En el mismo evento, a las 18 horas, el Dr. Rafael Figueroa Hernández, coordinador del Centro de Estudios de la Cultura y Comunicación de la Universidad Veracruzana, dará su posicionamiento del tema, mismo que aquí le adelantamos, gracias a la conversación vía zoom que el catedrático tuvo con este periodista. 

Seguramente no se lo querrá perder porque, además, a las 19:30, en el evento musical, tocarán lo mejor de su repertorio en “Mujeres al Son, Colombia y México unidos por el arpa”; con la Agrupación femenina ‘Llamarada’ con la colombiana Susana Díaz, y las jarochas del ‘Folk Ensamble’. El evento durará tres días en los que participarán otros expositores y grupos de música jarocha. Toda una fiesta sobre las nuevas versiones del son y sus manifestaciones actuales. 

En su artículo ‘Hacia una tipología del son en México’, Rosa Virginia Sánchez García, del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información Musical-INBA, ha difundido que, considerando aspectos como la dotación instrumental y modos de interpretación, principalmente, se han determinado seis variantes regionales del son: por el Golfo de México los sones jarochos cultivados en las regiones de Sotavento, Los Tuxtlas y la zona istmo de Veracruz y los huastecos del norte del Estado que hoy gobierna el ingeniero Cuitláhuac García.

“Por el lado del Pacífico: los sones tixtlecos, de la montaña guerrerense; los sones calentanos, propios de las diversas poblaciones asentadas en las cercanías del río Balsas en Michoacán y Guerrero; los sones planecos o de ‘arpa grande’ que corresponden a la zona que se ubica en la depresión del río Tepalcatepec, en Michoacán, y los sones jaliscienses, también llamados ‘de mariachi’, que abarcan parte de los estados de Nayarit y Colima, además del propio Jalisco. Los anteriores, además, están emparentados con otros muy similares como los sones istmeños de Oaxaca, las chilenas, los ‘gustos’ de la Costa Chica y las jaranas yucatecas”. 

Rafael Figueroa Hernández, autor del libro “Son Jarocho: Guía histórico-musical”, uno entre la veintena que ha escrito, nació en Veracruz en 1959, y es investigador de la música popular veracruzana, en sus vertientes rumbera y jarocha. Tiene licenciatura en Sociología, maestría en Estudios Latinoamericanos por la UNAM, y doctorado en Historia y Estudios Regionales por la Universidad Veracruzana. Su estancia post doctoral la realizó en la Universidad del Sur de California, USC; y es investigador y Coordinador del Centro de Estudios de la Cultura y la Difusión, de la Universidad Veracruzana y autor de varios libros, como le decía, sobre la música popular mexicana y caribeña. 

− Rafael Figueroa, ¿En qué consistirá el Foro que arranca este miércoles aquí en Jalapa?

− Serán tres días en los que estaremos analizando los nuevos senderos del son jarocho, hacia dónde vamos o lo que va a pasar con esta expresión musical. El evento fue convocado por el maestro Alejandro Escudero, siempre preocupado por estos temas y, te puedo decir, que desde los noventa, ha existido una especie de movimiento de recuperación del son tradicional, de esto que como nación habíamos dejado de lado, olvidada, que es la parte rural; y el ‘movimiento jaranero’, que así le llaman, se había dedicado a reivindicar lo tradicional; pero al mismo tiempo, empezaron a haber muchos jóvenes interesados en el son jarocho tradicional, pero al mismo tiempo, con la sangre nueva vinieron nuevas cosas, nuevas posibilidades.

− ¿Cuál será tu contribución al Foro?

− En el son jarocho, las influencias externas se ven ahora como muy notorias, aunque siempre han estado en evolución, y ahora son enormes, porque estamos a la distancia de un ‘clic’. Hoy, los muchachos pueden oír música de cualquier parte del mundo, y los que han hecho son jarocho tradicional, a veces consciente o inconscientemente, le meten nuevas cosas; con cualquier género musical. A veces, a los chavos algo les suena bien y así lo empiezan a tocar. No es nada más complicado que eso.

Yo creo que hay que tener mucho respeto a la tradición en el sentido de que hay que conocerla. Como dice mi padre “hay que tocar el son como Dios manda”, y cundo ya aprendiste a tocarlo así, lo demás es de cada quién. Esa es un poco mi posición. Hay cosas extraordinarias que están sucediendo, que a los oídos tradicionalistas les puede sonar muy locochonas, pero que son desarrollo normal. Claro, algunas funcionarán y otras no.

− Sobre la intervención musical ¿Qué nos puedes platicar?  

− El grupo ‘Llamarada’ de Colombia no lo conozco, pero sí al ‘Grupo Ensamble’ que son mujeres arpistas. No se qué tanto conozcan del son jarocho, pero hay dos vertientes, una tradicional que inició en algún momento de los años, en la colonia, y otro que nació por la urbanización, cuando los soneros jarochos tuvieron que irse a la Ciudad de México, a tocar en bares, en la radio, en películas, etc. Se cambió y se modificó… 

Por un lado es el ‘movimiento jaranero’ que es el que abreva en la parte tradicional y al otro se le llama −no es un buen nombre pero no nos hemos puesto de acuerdo en ningún otro− ‘Son blanco’ porque son los que visten de blanco y que es un son más escénico, más profesional en cuanto a la parte técnica de la ejecución, desgraciadamente ninguna de las dos vertientes se lleva bien con la otra.

El Grupo Ensamble está dentro del llamado ‘Son blanco’ y es un sonido más técnico, más pulido, más preparado, digamos; en cambio el del ‘Movimiento jaranero’, es un son más cercano a la tierra, pero los dos, a mi gusto, tienen sus particularidades, sus maneras de hacerse, en ambos hay extraordinarios ejecutantes, simplemente hay que saberlos oír con oídos diferentes.

Respecto a las tipologías del son, durante mucho tiempo ha habido un son que se clasificaba −yo diría− por regiones. Si eras de este lado de la Sierra de los Tuxtlas, de la Cuenca del Papaloapan, sonabas de una manera, en la misma Sierra de los Tuxtlas, con su carga indígena sonaba de otra, y del otro lado, en la Cuenca del Río Coatzacoalcos era otra. Aparte estaban los que se habían ido al puerto de Veracruz, a la Ciudad de México, que tenían otro sonido. Era como un sonido regional donde todo mundo estaba en contacto con los otros.

Pero con la globalización, el concepto de región vino a trastocarse mucho porque ahora había comunicación entre todos lados; y entonces con el ‘Movimiento jaranero’ por ejemplo, y cuando empezaron a grabar los grupos importantes, había grupos de Los Tuxtlas que les gustaba un grupo de Tlacotalpan, o uno de Tlacotalpan oía algo de Minatitlán que les gustaba, y este concepto de capital musical sonora común, fue cada vez más importante porque ya no era escuchar a los que viven en mi pueblo, sino escuchar los que me gustan, a los que yo quiero seguir, y entonces se formaron escuelas. 

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: José Sobrevilla – ¿Quién es quién en las mañaneras? Tzeltzin Tonatzin Juárez Enguilo

……………….

Crestomatías del video:

Cultura Adentro: https://www.youtube.com/watch?v=VgasdRbKzJ0&t=829s

Fundación Harp Helú Oaxaca: https://www.youtube.com/watch?v=klTpKUfnoIU&t=1s

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.