Ponte en contacto

Columnistas

Ángel Álvaro Peña – Revive la Revolución Mexicana

Publicado

en

ALMA GRANDE

Por Ángel Álvaro Peña

Conmemorar el 112 aniversario de la Revolución Mexicana sin hablar sobre las causas que motivaron a millones de mexicanos a rebelarse contra el mal gobierno, implicaría no darse cuenta de las similitudes entre el México anterior a la gesta heroica y los regímenes pasado.

El Presidente de México estableció semejanzas que hicieron pensar a los mexicanos con palabras como éstas: “Consideremos esta paradoja: los regímenes autoritarios terminan siendo subversivos, así las opresivas condiciones políticas, económicas y sociales del porfiriato provocaron la Revolución. La lección es que ningún modelo económico funciona si se sostiene con las armas y si la prosperidad de unos pocos se sustenta en la esclavitud y el empobrecimiento de muchos”.

Hizo énfasis en que el pasado inmediato de México era una copia de lo que sucedía hace poco más de un siglo. Con ese retraso y con el derecho que le permite hacer comparaciones que algunos no gustaron, señaló: “Desde su inicio, la dictadura porfirista se orientó a favorecer a los ricos y dio la espalda a los pobres. Aunque Porfirio Díaz era de origen humilde, siempre procuró pertenecer a los de arriba y agradar a potentados nacionales o extranjeros”.

La nostalgia de los conservadores, es decir, de quienes no quieren que nada cambie, la expuso el Presidente con la vida personal de Porfirio Díaz, al decir que sus pretensiones aristocráticas, al contraer matrimonio con una joven perteneciente a la alcurnia mexicana. Siempre la nostalgia de los acomplejados suspirando por pertenecer a la nobleza, porque Don Porfirio era un indio, como lo fue su antiguo jefe Benito Juárez, pero hubiera dado parte de su poder y su fortuna por ser francés.

Siguiendo con su discurso que pareciera que describía algún sexenio anterior, incluso de este mismo siglo, señala: “Con el porfiriato comenzó la época de los grandes negocios al amparo del poder público. Por ejemplo, en mayo de 1881 se llevó a cabo una maniobra que puede considerarse precursora de las prácticas del influyentismo y de la corrupción política del México moderno. El secretario de Hacienda, Francisco de Landero y Cos, vendió a Ramón Guzmán, Sebastián Camacho y Félix Cuevas 36 mil acciones de la línea de trenes de México a Veracruz — inaugurada por Lerdo—, que hasta entonces era la única vía férrea en el país. El gobierno aceptó que le pagaran por cada una de las acciones de la empresa 12 libras esterlinas, cuando ese mismo día en la bolsa de Londres éstas se cotizaban en 16 libras y la tendencia iba al alza. Uno de los compradores y beneficiarios del fraude era Ramón Guzmán, quien seis meses después firmaría como testigo de Carmelita en su boda con Porfirio”.

Su referencia a los conservadores no puede percibirse como un tema reiterativo sino como una muestra de que este grupo de personas ha estado presente siempre en la política mexicana en detrimento de la buena salud de la sociedad.

La historia es indispensable para evitar que se repitan los errores del pasado; sin embargo, cuando las necesidades de los mexicanos se convirtieron en intereses de unos cuantos, cuando quienes tomaron el poder rechazaron su origen y en lugar de defender a sus similares los tratan como enemigos, la historia se repite y hay, en ese trayecto de la vida del país, una serie interminable de impunidades.

Así, el Presidente volvió a la carga para retratar a los políticos de 1910, que se parecía a los de 2010, incluso cualquiera diría que eran los mismos, con nombres y apellidos diferentes sus acciones son las mismas. Con siglas y banderas distintas pero los hermana su desprecio a los pobres, a pesar de que ellos multiplicaron su número en la historia reciente de México.

Siguió el presidente: “Es un mito, una mentira alentada por los conservadores, que en esa dictadura se gobernó con honradez y disciplina administrativa y financiera. Por el contrario, ahí empezó la política del rescate de la quiebra a las empresas de los potentados, tipo Fobaproa. Estas decisiones en beneficio de las élites fueron, en buena medida, responsables del endeudamiento del país, que llegó a ser equivalente a cinco veces su presupuesto anual. Por lo demás, la corrupción política prevaleció en todo el periodo porfirista”.

La Revolución Mexicana no surgió como una idea política sino como una urgente necesidad social de sobrevivencia. México ha cambiado, los cambios los hace a través de las urnas, aunque quienes manejan las elecciones todavía quieren pertenecer a la nobleza y extrañan, si haberlo vivido, el tiempo de Agustín de Iturbide y los hacendados.

En uno de los mejores discursos de su mandato el presidente no dejó de señalar similitudes que hicieron historia y que todavía hace cuatro años se mostraban con naturalidad en la información política de México, al decir: “La inversión privada, a pesar de ser supuestamente la palanca principal del crecimiento, fue escasa y, obviamente, de carácter meramente lucrativo, antisocial y antinacional. El porfirista Francisco Bulnes asegura que la mayor cantidad de obra pública realizada durante ese régimen se financió mediante la emisión de bonos y contratación de deuda. Según su análisis, la inversión privada para obras como la hidroeléctrica de Necaxa, que costó 70 millones y llegó en total a 286 millones de pesos de aquellos tiempos; sin embargo, la obra financiada con deuda pública se estima en 667 millones de pesos, es decir, 69 por ciento más que la inversión privada nacional o extranjera”.

Y abundó en más semejanzas que condenan y advierten no solo sobre el futuro sino que muestra al pasado desnudo de mentiras: “Conviene destacar que el monto mayor de la deuda contraída por el gobierno fue el destinado a construir 18 mil kilómetros de vías férreas de concesión federal, pues en 1908, dos años antes de que estallara la Revolución, se rescató a las empresas extranjeras que poseían los bonos de los ferrocarriles con un costo de 500 millones de pesos, el 52 por ciento de toda la inversión pública y privada aplicada durante el porfiriato en obras e industrias de nacionales y extranjeros. Esta operación de rescate a las empresas ferrocarrileras extranjeras fue tan onerosa para México, que el periodista John Kenneth Turner, escritor del libro México bárbaro, asegura que en el negocio de la compra de los ferrocarriles a las compañías extranjeras el ministro de Hacienda, José Ives Limantour, y Pablo Macedo, hermano de Miguel Macedo, subsecretario de Gobernación, se repartieron una utilidad de nueve millones de dólares en oro”.

El cambio que sucedió de manera pacífica en 2018, produce sentimientos encontrados, contradicciones y sectores ofendidos por intentar crear un país con menos desigualdad, porque para muchos esa desigualdad era la parte sustancial de su vida, al creerse superiores a la mayoría, pensando que en México encontrarían un viaje al pasado donde había mexicanos de primera y de segunda y hasta de tercera categoría.

La explicación de la historia política de México ofrecida por el Presidente López Obrador explica también el enojo de algunos segmentos de la población que no están conformes con los cambios, para ellos lo mejor que puede sucederle a México es que anda cambie, por eso están orgullosos de llamarse conservadores, por eso evocan el pasado, por ello la nostalgia por la corona española, por los monarcas y los emperadores.

Para remata el discurso el Jefe del Ejecutivo señaló enfático: “gobiernos democráticos sólo pueden tener éxito si atienden las demandas de las mayorías consiguiendo como recompensa el apoyo del pueblo».

La transición pacífica a una manera más equilibrada de poder para disminuir las grandes diferencias sociales, fue un revolución pacífica y democrática.

PEGA Y CORRE

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales determinó que la Segob debe hacer públicos los contratos celebrados para implementar medidas de seguridad en el Mecanismo para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y de Periodistas, sin mencionar el nombre de las personas protegidas…Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Ángel Álvaro Peña – La marcha de los invisibles

Columnistas

Gilberto Haaz Diez – Mi periplo por Córdoba

Publicado

en

A Córdoba se llega por la dificultosa y retrasada autopista de Capufe, sede Fortín. La ida por los días no es problemática, es el regreso donde hay colas y colas de automóviles y camiones doble carga. Allí hay que apretar aquellito. Fui de pisa y corre a un café en Los Portales con el notario Alejandro Herrera Marín, luego unas fotos al hotel Zevallos, tradición donde se firmaron los Tratados de Córdoba entre el Virrey Odonojú y el gran Agustín de Iturbide, eso lo leí en Wikipedia, no crean que soy tan estudioso. En el café se ve imponente su bello Palacio Municipal, ahora el alcalde se ha puesto las pilas y remodela ese parque, frente a Los Portales, en ese sitio abundan los marimberos y músicos y uno que otro bolero, no el que los canta, el que nos da bola y limpia los zapatos, al que no había visto desde tiempos de Pandemia. Escribo estas líneas un día después, siguiendo el consejo de Ernest Hemingway, que, cuando anduvo por Paris y escribió Paris era una fiesta, dijo: “Nunca escribas de un lugar hasta que estés lejos de él”. Eso hago. Hacia buen tiempo, el aire pegaba fresco como si se estuviera cerca del mar. Tierra de café y de cafeteros, los Portales siempre abrigan a los amigos a saborear un cafecito, y a uno que otro chisme. Un lector leía El Buen Tono, el único diario en Córdoba-Orizaba, sobreviviente de las crisis de los periódicos de papel, ahora dirigido por el buen periodista, Luis E. Domínguez, a quien extrañan sus colegas jalapeños. Caminé por el centro histórico, su Catedral, bella, los letreros impactantes de la gente desaparecida, que lucen nuestro dolor y anuncian que este es un país donde 11 mujeres son asesinadas diariamente, en los feminicidios, para Ripley. Lo dijo el presidente chileno, Gabriel Boric, una gente de izquierda que apenas ayer fue al Senado a tirar un spticth y agradecer a los mexicanos que, en tiempos de Echeverría, acogió a los perseguidos por Pinochet, a la caída de Salvador Allende y por ahí aprovechó el viaje para darle una sacudida al criminal que desgobierna Nicaragua, el dictadorzuelo Daniel Ortega.  

AUN HAY MAS 

Pero estaba en Córdoba, uno puede comer rico en el restaurante del hotel Virreynal, donde su lema es: muchos platos, pocos pesos, terminas lleno por solo 119 pesos, con todo y su agua de horchata. Un buen sitio cordobés, luego puedes caminar, como dijera Juan Rulfo, entre los intrincados caminos, y buscar las legendarias tortas, o las del Borrego envinadas o ahora las de La Rielera, un negocio desde 1948, según reza su lema, en céntrica calle cordobesa ahora, después de ser leyendas en las vías de Peñuela, ricas tortas calentadas en un hornito, variadas, de carne enchilada, chorizo con queso, jamón con queso y chorizo con papas, me traje unas para la cena orizabeña y ver la repetición de Brasil, que ganó 2-0, platiqué con la empleada, han vendido bien, me decía, la gente ahora tiene el tiempo, porque antes cerraban por la inseguridad, a las 6 de la tarde. Temprano al otro día tomo mi primer café y me entero, por El Buen Tono, que el secretario de Seguridad Pública del Estado, Cuauhtémoc Zúñiga, vino a ver al alcalde JM10 y entregar Tránsito al Municipio, un viejo reclamo que atendió el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, y la población espera que acaben los abusos de los grüeros y los mordelones. Para cuando pardeaba la tarde, decía el poeta, preparé mi regreso al Pueblo Mágico, a mi aldea donde vivo. La autopista de regreso, congestionada en la caseta de Fortín, cosa muy natural. Estos ingratos de Capufe no han querido o podido ampliar a 12 carriles, 6 de cada lado, las casetas de cobro y con eso se evitarían las mentadas y los retrasos. Encomienda para la 4T de AMLO. Y como dijera el cantautor, ya con esta me despido. Un buen día por Córdoba, ciudad de los cafetos. 

www.gilbertohaazdiez.com    

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Gilberto Haaz Diez – La muerte de Pablo Milanés

Continua Leyendo

Columnistas

Carlos Jesús R. – Monreal peligraría en desfile de AMLO, por ello no asiste

Publicado

en

POR SI ACASO…

*Clases medias defienden estatus a la par que a INE y Trife

*AMLO quiere zombis que obedezcan a ciegas, sin voluntad

LA INASISTENCIA del Senador Ricardo Monreal al “desfile” cívico militar que encabezará el Presidente Andrés Manuel López Obrador el próximo 27 de este mes del Ángel de la Independencia al zócalo capitalino, tiene una razón que va más allá de la simple rebeldía. El zacatecano fue enterado por infiltrados que tiene al interior de la Cuarta Transformación, que sería víctima de escarnio en plena marcha, y en una de esas hasta de violencia física y verbal por oponerse al Presidente Andrés Manuel López Obrador que lo menospreció como aspirante a la Presidencia, lo que le mantiene con un pie fuera del Movimiento de Regeneración Nacional. Sabe Monreal que al exponerse ante una horda de fanáticos adoctrinados podría costarle mucho, y con prudencia prefiere atender una reunión interparlamentaria en Madrid, España que acudir a un evento innecesario, surgido de la rabieta que le hicieron pasar al tabasqueño al demostrarle que así como hay gente que lo quiere y sigue, hay otros que lo detestan, en este caso las clases medias a la que ha provocado severos daños por falta de inversión para impulsar la producción, por castigarlas al desaparecer antiguos beneficios como las guarderías, pero AMLO considera que hay una conexión entre felicidad y pobreza, y las consecuencias de poner en práctica políticas basadas en esa creencia ya han afectado a ese sector de población que en todas las naciones son las que mueven la economía.

DE ACUERDO con datos del Inegi, el porcentaje de hogares de clase media había venido creciendo sostenidamente y pasado de 42.4 por ciento en el 2010 a 46.7 por ciento en el 2018. Pero justamente en ese año comenzó la tendencia opuesta, de tal manera que en el 2020 ese porcentaje descendió al 42.2 por ciento. El lector perceptivo seguramente notará que ese porcentaje ya es menor que hace diez años, y la razón de ese sorprendente deterioro de las condiciones de ese sector de población se debe a la aplicación de políticas económicas que no buscan igualar hacia arriba, sino hacia abajo. Así, por ejemplo, en lugar de promover el emprendimiento individual, el desarrollo de las empresas y por consecuencia el trabajo bien remunerado, en la actual administración federal se ha decidido entregar dinero en efectivo de forma indiscriminada y sin una diferenciación social estratégica, pues el objetivo pareciera ser mantener en la pobreza a millones de mexicanos, inhibiendo su búsqueda de la prosperidad individual, dejándolos sin esperanza para mejorar. 

PERO NO es todo. Dice el expresidente Nacional de la Confederación Patronal de la República Mexicana, Gustavo de Hoyos Walther que los constantes ataques al sector empresarial –en la práctica y en el discurso– han inhibido el crecimiento económico, perjudicando en última instancia a la clase media. El ejemplo más conspicuo fue la falta de apoyo por parte del gobierno a pequeñas y medianas empresas durante la pandemia. En ese tenor, alguna vez el escritor Jorge Luis Borges dejo en claro que la mejor sociedad es aquella compuesta por una gran clase media. El sabio argentino tenía un buen punto si consideramos que esta sección de la sociedad es la que más promueve el progreso económico, la convivencia pacífica, el desarrollo tecnológico y el pluralismo político. 

PERO LA tentativa gubernamental de igualdad distorsionada, por la vía del empobrecimiento colectivo, contradice las promesas de la ilustración y de la economía moderna cuyo fin es la prosperidad de la humanidad y no su estancamiento. Y la prosperidad individual, cuando es disfrutada por amplios sectores de la población, se traduce en progreso. En ese sentido, no puede disociarse del deseo de «vivir mejor». Es en esta aspiración humana donde radica el talón de Aquiles del gobierno actual, pues tarde o temprano los mexicanos reconocerán que la felicidad no se encuentra en sufrir carencias. Y esa visión, a la vez impotente y mezquina, debe ser contrastada con la filosofía del México Ganador, que ofrece exactamente lo contrario. Lo que se pretende, en esta última visión, es igualar hacia arriba en lugar de hacia abajo. Es una visión en franca contraposición a lo que parecen creer los agoreros de la pobreza para todos, para quienes la economía es un juego de suma cero, donde sólo hay ganadores y perdedores. 

POR ELLO la multitudinaria manifestación  de quienes defienden al Instituto Nacional Electoral y al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que, veladamente, también protestan contra un gobierno que induce a la pobreza, a vivir de la limosna oficial porque de esa manera tiene atados a quienes buscan justicia y progreso, ya que las rebeldías se castigan con el retiro de prebendas miserables que no alcanzan para nada, mientras la inflación sigue haciendo estragos en el precio de los alimentos, servicios y otros beneficios sociales que deberían ser accesibles para todos. 

ALEXIS HENRI Charles de Clérel, vizconde de Tocqueville, conocido como Alexis de Tocqueville, visitó alguna vez Estados Unidos y descubrió que la fortaleza de esa nación –que constituía el futuro– se fundaba en las condiciones de prosperidad que imperaban en la clase media. No otra fue la idea del filósofo Aristóteles, quien famosamente propuso que «el justo medio» era la condición de la felicidad humana. Pero en una curiosa negación del apotegma aristotélico, el gobierno obradorista considera que hay una conexión entre la felicidad y la pobreza, y las consecuencias de poner en práctica políticas basadas en esta creencia ya han afectado a la clase media mexicana.

EL PENSADOR, jurista, político e historiador francés, precursor de la sociología clásica y uno de los más importantes ideólogos del liberalismo, fallecido en 1859, llegó a la conclusión que hoy defienden los expertos en economía; que en realidad lo que sucede normalmente es que cuando aumenta la riqueza de una nación, las condiciones económicas de la mayor parte de sus pobladores mejora. El debate sobre qué tanto puede hacer el Estado para mejorar la distribución del ingreso está pendiente. Pero no podemos soslayar que serán las clases medias –trabajadores calificados en la formalidad, profesionistas y técnicos, científicos, artistas, académicos e intelectuales– quienes están mejor preparados para brindar una solución a este dilema. En fin, AMLO necesita zombis que coman de su mano, a los que ordene y obedezcan e, incluso, reprima con la suspensión de programas sociales si no se someten, pero las clases medias que salieron de la pobreza no quieren volver a esta, y por ello luchan porque se acabe la pesadilla. OPINA carjesus30@hotmail.com

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Carlos Jesús R. – La nueva “clase alta del País” rebasa los 77 mil mensuales

Continua Leyendo

Columnistas

Marco Antonio Aguirre R. – Cuitláhuac miente: Veracruz hoy está peor que nunca: Hay decrecimiento económico en el estado

Publicado

en

Místicos y Terrenales

* Hay pobreza laboral, nula aportación al PIB nacional, bajo número de inscritos al IMSS, baja inversión extranjera

* Y todo son números oficiales, no otros datos

Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez

Cuitláhuac García para promocionar su cuarto informe de gobierno utilizó una falacia como eslogan:

Transformando la historia de Veracruz.

Y es que la historia no se puede transformar, porque ya es pasado.

Se puede intentar cambiar la visión de la historia, mostrando una versión distinta a lo conocido, pero nada más.

Para transformar la historia habría que tener una máquina del tiempo para poder ir al pasado y cambiarlo.

Pero eso no existe.

Por eso no se puede transformar la historia.

Pero esta misma falacia muestra la razón de porque su gobierno es un desastre y hoy Veracruz está peor que nunca:

Quiere cambiar el pasado, porque no entiende el presente.

¿Quién habrá sido el autor de ese eslogan?.

No importa quien haya sido, porque finalmente lo asumió el gobernador Cuitláhuac García, quien no quiso escuchar a las pocas voces que le advirtieron lo equivocado del mismo, y en cambio aceptó los aplausos de quienes tienen la misma visión obtusa y retrograda que ha mostrado.

Por eso es que Veracruz hoy está mal, muy mal, peor que nunca.

Y los mismos documentos oficiales así lo muestran.

EN VERACRUZ HAY DECRECIMIENTO ECONÓMICO

En el Tercer Informe Trimestral de Finanzas Públicas del 2022, del gobierno de Cuitláhuac García, en el apartado “Situación Económica de Veracruz” se reconoce de inmediato que “el ritmo de crecimiento económico en 2022 es de una velocidad menor al ocurrido en el año previo”.

Aunque la verdad es que la velocidad no sólo es menor, si no que que hay un decrecimiento.

El Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE), que desarrolla el INEGI, muestra que en el segundo trimestre de 2022, la actividad económica de Veracruz registró descenso anual de -0.1 por ciento.

No hubo crecimiento y sí por el contrario, un descenso.

En 2018, por su contribución de 4.7 por ciento al PIB nacional, la economía veracruzana era la quinta mayor estatal.

Ahora la contribución de Veracruz al PIB nacional es de NADA, DE CERO por ciento.

Una cifra coincidente con el decrecimiento económico que se muestra.

O sea que Veracruz y el gobierno de Cuitláhuac García, se volvieron una carga para el país, a diferencia de lo que ocurría antes, cuando la entidad era impulso para la economía nacional.

NÚMERO DE ASEGURADOS EN EL IMSS, MENOS QUE ANTES DE LA PANDEMIA

El mismo documento trata de mostrar la “fortaleza” de la economía de Veracruz mencionando el número de trabajadores registrados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Veracruz a septiembre de éste año, siendo 743,173, de los cuales, 631,326 son permanentes y 105,661 son trabajos eventuales urbanos.

Con esas cifras se ufanan de que la diferencia mensual fue de 4,203 puestos de trabajo con respecto al mes de agosto del mismo 2022.

Sólo que hay un problema.

Estos números son inferiores al de asegurados que existían antes de la pandemia.

En noviembre de 2019 se tuvo el mayor registro de trabajadores asegurados ante el IMSS en la entidad y fueron 755 mil 284: o sea, hace 3 años, los asegurados eran 12 mil 111 trabajadores más que ahora.

¿Dónde está el avance, dónde la mejoría?.

A LA MAYORÍA DE LOS TRABAJADORES EN VERACRUZ, EL SUELDO NO LES ALCANZA NI PARA COMER

Otra muestra de que en Veracruz la situación económica no es buena, es la pobreza laboral que existe, que impacta a la mayoría de los trabajadores de la entidad, el 51.9% por ciento.

La pobreza laboral es cuando el salario que se recibe no alcanza ni para comprar la canasta alimentaria básica para una familia de 4 miembros.

Esto es, cuando el sueldo no alcanza ni para comer.

En este rubro también, en lugar de mejorar las cosas, han empeorado.

De acuerdo con los mismos datos recuperados en el Tercer Informe Trimestral de Finanzas Públicas del 2022, en el primer semestre de 2018, el porcentaje de población con ingreso laboral inferior al costo de la canasta alimentaria en Veracruz, fue del 53.8 por ciento, en tanto que a nivel nacional el porcentaje era del 40.7 por ciento.

Veracruz tenía mucha más pobreza laboral que el promedio del resto del país.

Con la pandemia de COVID-19 se interrumpió la medición de este indicador y cuando se pudo contar con registro, en el tercer trimestre de 2020, dicho porcentaje se había incrementado hasta el 59.6 por ciento de la población trabajadora en la entidad, frente a un 46.0 por ciento a nivel nacional.

La distancia entre lo que ocurría en el promedio del país y la realidad de Veracruz, seguía siendo abismal.

Poco a poco esta amarga realidad disminuyó y en el país el porcentaje de trabajadores con salarios insuficientes para poder pagar la alimentación de su familia llegó a 38.3%. Pero en Veracruz la mayoría de los asalariados siguen en esa condición, con el 51.9%.

En esto, también la situación empeora.

Aunque ahora es probable que ese porcentaje sea mucho mayor, con la inflación galopante que se sufre.

BAJA EN LA INVERSIÓN EXTRANJERA QUE LLEGA

En su Cuarto Informe de gobierno, Cuitláhuac García menciona la inversión extranjera directa (IED) para Veracruz, como un “logro”.

Pero no hay tal, porque esta llegada de capitales internacionales en lugar de incrementar, va en descenso.

Este es otro rubro en el que la situación empeora.

El gobierno de Cuitláhuac García en lugar de atraer inversiones internacionales, las espanta.

En la descripción que se hace de este “logro” en el Informe de Gobierno, hay otra muestra de como en el gobierno de Cuitláhuac ni siquiera entienden bien los conceptos porque hablan de “países extranjeros”.

Todos los países son extranjeros para los mexicanos, excepto México, porque no son el propio… a menos que se tenga doble nacionalidad.

En ese documento mencionan que: “Este logro se mantiene y puede constatarse, ya que los países extranjeros continúan invirtiendo en el Estado, lo que significa que se le reconoce como moderno y confiable, contribuyendo directamente al bienestar económico y social”.

Pues si el monto de la inversión extranjera es directamente proporcional a la modernidad del estado y su confiabilidad, el caso de Veracruz es deprimente.

La inversión extranjera directa en lugar de crecer, va en descenso con el gobierno de Cuitláhuac García.

En 2019, en su primer año de gobierno, la IED fue de 1 mil 86 millones de dólares, pero al año siguiente cayó a 1 mil millones de dólares. El descenso siguió en 2021 para bajar a 935.4 millones de dólares.

Y ahora, en este año, el acumulado a septiembre es de 637 millones de dólares.

Y no hay proyección de que vayan a llegar grandes capitales extranjeros a la entidad.

Y hay más casos deplorables, como la caída en las actividades agropecuarias y en el comercio y turismo, aún cuando Veracruz llegó a ser lider nacional en las mismas.

Con todo esto como muestra, es evidente que Cuitláhuac García no está transformando la historia de Veracruz (porque además eso es imposible de hacer), pero sí está deformando más el futuro del estado, llevándose las posibilidades de una mejoría.

Y a la que quieren poner en el estado para el 2024 tiene la misma visión obtusa que Cuitláhuac.

Son místicos que nunca aprendieron a gobernar y mucho menos tienen capacidad para lograr el desarrollo de la entidad.

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Marco Antonio Aguirre R. – Claudia Sheinbaum, en picada; hasta la CdMx pierde

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.